(ca) cnt.es: "Fuenlabrada Libertaria" #7 - INDICE + EDITORIAL

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Lun Sep 28 07:26:37 CEST 2020


INDICE
- ¿Por qué este verso? ¿Por qué Mario Benedetti? Por Jaime Manso.
- Homenaje biográfico a Lucio Urtubia.
- Vox anuncia que creará un sindicato, por Alberto Quintana.
- El "Único" Anarquista. Anarquismo individualista, por León Darío.
- Cómic Casas Viejas.
- Biblioteca libertaria Jesús Lizano, por Sebastián Martín.
- Busque usted a alguien ahí fuera que le ayude, por Luis Rabanal.
EDITORIAL
Fuenlabrada Libertaria, vocero del sindicato de oficios varios de CNT
Fuenlabrada, cumple con este número de Septiembre - Octubre un año de vida.
Durante este tiempo han sido muchas las personas que han participado con la
aportación de artículos, dibujos, información, etc... quienes nos encargamos de la
edición estamos eternamente agradecidas a todas ellas, por el desinterés con el que
han prestado su tiempo, esfuerzo y conocimientos, aportando su granito de arena para
poder crear un medio de expresión donde hemos tratado gran diversidad de temas,
confrontado puntos de vista y aprendido de forma mutua.
Elegimos el formato del fanzine por la carga histórica asociada a la cultura
underground de este tipo de publicaciones que se remonta al siglo XIX. Estaba y está
asociado a medios de edición de bajo costo y a una filosofía alejada de los derechos
de propiedad, tanto en su autoría como en su difusión, de ahí que apostásemos porque
fuese una publicación gratuita y que llegase tanto en un formato físico como digital a
todo el mundo. Como dijo Antonio Lara "los fanzines han jugado un papel
fundamental en la evolución general de los medios, y, más concretamente, de las
formas culturales marginadas por las instituciones oficiales".
Desde CNT Fuenlabrada hemos iniciado varios proyectos de carácter cultural
como herencia de la labor educativa que han tenido tanto los sindicatos anarquistas
como los atenemos libertarios dentro del movimiento obrero a lo largo de toda su
existencia. Dichos proyectos tienen como objetivo formar espacios de encuentro
donde el intercambio de ideas, conocimientos y pareceres sea una constante que
derive en otros proyectos secundarios y alternativas de ocio que le rindan batalla al
oficial, basado en consumo de alcohol, drogas y juego. Un pueblo formado es lo que
más detesta el poder, un pueblo formado conoce sus posibilidades y las potencia, en
muchos casos, fuera de los cauces que estipula el Estado, se le arrebata pues, el
monopolio sobre el conocimiento, creando poco a poco, una nueva sociedad basada
en valores más humanos que garantizan un porvenir en acracia, solidaridad, apoyo
mutuo y libertad.
  ¿Por qué este verso? ¿Por qué Mario Benedetti?
Acá hay tres clases de gente:
la que se mata trabajando,
las que deberían trabajar
y las que tendrían que matarse.
Mario Benedetti.
Pocos versos en la historia de la poesía tienen tanta carga como los expresados
por el maestro Benedetti. Sin duda tenía una gran virtud para revelar pesadas
verdades tras el decoro propio de la poesía, el ensayo o de sus cuentos, conquista al
lector literariamente para movilizarlo humanamente. La virtud comunicante de
Benedetti no es gracias a recurrir a un facilismo, muy al contrario, como nos
explicaba "cuando uno quiere a alguien es lógico que procure elevarlo y no
disminuirlo, abrirle los ojos y no cubrírselos con una venda" era sin duda un
provocador. Un autor que no terminaba en su obra, sino en sus actitudes, ya que tenía
capacidad moral para hacerlo. Para él, la acción estaba provocada por una obra que
formulaba preguntas, sembraba dudas y movilizaba rebeldías. No solo estaba
comprometido sino que era un comprometedor. La piel de su obra exuda su
pensamiento profundo en la cual está demarcada su concepción del mundo, su
esencia humana se sumerge en la cada página escrita, sus versos son abiertos al lector
popular con anhelo y deseo de soñar, gracias a la abundancia de metáforas que utiliza.
Hoy como ayer, una manera de existir de la sociedad lo hace mediante las clases
sociales. No se sustrae de la lucha de clases, porque precisamente es su producto más
elaborado. Esto último a causa de que es palabra militante.
En este verso destaca su función sociológica; estudia al individuo como parte
de un conjunto social, "la gente", pero desde su función en la sociedad. Por un lado
por su utilidad productiva, generadora de valor, sea de una forma involuntaria o
impuesta, que no es lo mismo aunque así lo parezca. Y finalmente nombra a aquellas
personas que no son necesarias o que son necesariamente eliminables para el bien del
conjunto o como ejercicio de justicia en la tierra sin esperar a esa justicia prometida
en el cielo.
En el caso de Benedetti, sabía más que de sobra sobre trabajo no elegido, no
terminó sus estudios secundarios para empezar a trabajar a los 14 años y así ayudar
económicamente a su familia. Ejerció de vendedor, taquígrafo, contable, cajero... una
vez que se dedicó a la literatura pasaron 10 años de autoedición a base de préstamos
hasta que pudo vivir de ella. Por ello, podemos incluirle en las personas del primer
grupo "las que se matan trabajando". Aquellas cuya labor que es rutinaria, mecánica e
impuesta por no tener nada más que la venta de su fuerza de trabajo les acompaña
desde la cuna hasta la tumba, un día tras otro escapando a la carrera del acecho del
hambre, del miedo al paro, de no poder vivir para malvivir. El castigo del trabajo (no
olvidemos que trabajo viene del latín tripalium, antigua herramienta de tortura) que
desde la interpretación cristiana del génesis de la humanidad, es una imposición en
forma de castigo por un acto de rebeldía, una rebeldía que anhelaba la libertad, y la
expulsión de Adán y Eva al mundo terrenal donde ganarían el pan con el sudor de su
frente.
En el segundo grupo están aquellos individuos que "deberían trabajar", aquí los
castigados por el trabajo quieren hacer sentir a sus enemigos de clase, aquellos que
viven sin tener la obligación de trabajar; burgueses, clero, especuladores, clase
política, profesionales de la represión y fuerzas armadas, lo mismo por lo que ellos
están pasando, la carga de la no elección. Por desgracia la masa trabajadora ha
asumido muy rápido la "cualidad" dignificadora del trabajo, pensando que si esta se
ejerce será posible redimir algún pecado o delito. De la desgracia del trabajo se pasó
al falso orgullo de trabajar, que se redefinió como "derecho humano". La burguesía
no fue combatida como portadora funcional de la ideología del trabajo, sino que fue
insultada en nombre del trabajo por parasitaria. Diferentes sistemas políticos han
utilizado el trabajo como forma de educación o como prolongación de un castigo (por
motivación política habitualmente), desde los regímenes comunistas hasta el nacional
socialismo, pasando por la antigua Grecia, donde solo tenían la obligación del trabajo
los esclavos y prisioneros de guerra. Todas las miserias individuales y sociales son
fruto de la pasión por el trabajo. Lástima de aquellos que celebraron como una
victoria el paso de la esclavitud al trabajo asalariado, entregándose y entregando al
mundo a la moral burguesa, cristiana y económica.
Y por último está el grupo de "los que deberían matarse", aquí se engloban
todos aquellos elementos que son reaccionarios para el desarrollo de la humanidad y
aquellos que aún sin ser los ideólogos de los males, son responsables de su desarrollo,
extensión y perpetuación, es decir, los lobos y el ganado de ovejas que no solo no
cuestiona su condición sino que la justifica y se encarga de que trascienda a futuras
generaciones, condenando a quienes se rebelan contra ella. La eliminación de estos
elementos es la justicia de quienes carecen ya de esperanza, que están cansados de
esperar a esa justicia que está adulterada por los intereses y privilegios. Es a su vez el
resultado de un juicio de la mayoría, la sentencia de la población que clama por su
libertad y su emancipación. La eliminación física de estos elementos no tiene una
motivación ejemplificante, porque hemos aprendido que incluso los privilegiados son
idealistas, y serían capaces de hipotecar su integridad por mantener su posición. Esa
eliminación es necesaria precisamente por la falta de esperanza en un juicio "justo"
en otra vida, hecho por una fuerza suprahumana que sea objetiva de verdad. Sabemos
que no será así, lo que no hagamos nosotros hoy, no nos vendrá dado mañana. En
estos casos el ejecutor se convierte en un antiheroe, un asesino de asesinos, un
magnicida bajo el encargo del pueblo, cuya inocencia será concedida por la historia.
Hace unos años en un recital de poesía autoproclamado como "disidente", es
decir, con el valor añadido de tener un contexto político, uno de los autores que recitó
defendía que la poesía solamente tenía una utilidad estética orientada al divertimento
del lector. Su objetivo era rebatir la defensa de que la poesía si tenía una utilidad más
allá de la estética. Como decía otro gran maestro, Gabriel Celaya, "la poesía es un
arma cargada de futuro". Ese arma era la posibilidad de configurar la sensibilidad del
lector, habiendo en él un antes y un después tras la lectura de un poema, un parecer es
el conjunto de sensibilidades, y un ideal es el conjunto de pareceres. Así pasaría con
la sensibilidad de tantos jóvenes que engrosaron las filas de la OPR-33 y que leían los
poemas de Mario Benedetti. Jóvenes que empuñaban los medios para transformar el
mundo, jóvenes con ideales y sensibilidades diferentes a las de su generación,
alteradas en mayor o menor medida por esos versos que marcaron, marcan y
marcaran la sensibilidad necesaria para un mundo mejor. Por eso, este verso. Por esto,
Mario Benedetti.
Jaime Manso Castaño, militante de CNT Fuenlabrada.

https://fuenlabrada.cnt.es/wp-content/uploads/2020/07/fuenlabrada-libertaria-7.pdf


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca