(ca) Cataluña comunicado de Embat: Comunicado de Embat sobre el coronavirus y el estado de alarma (en)

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Mar Mar 31 09:11:35 CEST 2020


UN VIRUS QUE ENTIENDE DE FRONTERAS, CLASES, RAZA Y GÉNERO ---- El siglo XXI nos ha llevado una guerra en forma de pandemia. La gestión de 
ésta en el Estado español, y en todo el mundo capitalista, se está tratando como una emergencia económica. Una gestión trágicamente nefasta. 
El Gobierno español insiste en que "no es momento de hacer política" mientras intenta dar mensajes patrióticos, apelando a una disciplina 
social; pero todas las víctimas, mortales o no, tienen unas causas políticas muy claras: ---- 1.- La privatización sanitaria de los últimos 
10 años que, irónicamente, también fue fruto de otra crisis (la del 2008, por si lo habíamos olvidado) que ha dejado un panorama nefasto en 
el ámbito de la sanidad. Multitud de centros hospitalarios con plantas cerradas, menos personal y peores condiciones laborales, entre otros. 
Deja en evidencia que el modelo privatizador actual no es solo un error y una estafa sino que nos expone y nos hace todavía más vulnerables 
como sociedad.
Y ¿ahora qué? El Estado desvía a enfermas a centros privados por carencia de recursos en los centro públicos, en vez de nacionalizarlos, y 
las facturas las pagaremos después todas. Mientras, aplauden a los profesionales a los que han estado condenando con los recortes desde el 
2008 tanto el Estado español como la Generalitat de Catalunya.
2.-La política centralizadora que, bajo el argumento que "el virus no entiende de fronteras", se niega a delegar e intervenir confinando las 
zonas más claramente afectadas: Madrid y Cataluña. De nuevo, el fantasma del nacionalismo español se planta en el centro del debate, negando 
la capacidad de actuación descentralizada para mantener la unidad de España. Mostrando de nuevo, como el nacionalismo español está por 
encima de todo, vidas incluidas.
3.-La inoperancia del Gobierno de la Generalitat que sigue haciendo un papel autonomista. Victimizándose. En vez de gestionar los recursos 
que todavía tiene en materia sanitaria, educativa, de transportes, etc. Teléfonos de atención de urgencias que comunican durante horas y que 
en muchos casos no dan respuesta (en forma de visita médica, diagnóstico o tratamiento), de órdenes imprecisas y, a veces, contradictorias 
desde el Departamento de Educación, trabajadoras de los transportes públicos expuestas durante días sin material ni medidas políticas de 
protección, como la limitación del número de pasajeros o los cambios de turno.
Cierto es que el estado de alarma es un impedimento. Pero siempre hay alguna excusa. Esta gestión subalterna al Estado español ha generado 
que no se adopten las medidas necesarias para contener la epidemia y para evitar la afectación socioeconómica en la población. Se está 
mostrando de nuevo que no sirve de nada generar una retórica de unilateralidad si esta no se hace efectiva y se actúa como un títere del Régimen
4.- El virus está evidenciando la lucha de clases: sanidad pública desbordada, servicios sociales desatendidos, trabajadoras precarizadas 
manteniendo los servicios básicos mientras los cargos directivos se protegen en casa, Expedientes de Regulación Temporal de Empleo a cargo 
de fondos públicos en empresas millonarias, carencia de pruebas diagnósticas y medios de autoprotección para las clases populares y 
represión a las más precarizadas para permanecer a casa, o abusos policiales de todas las fuerzas represivas, avaladas por Gobierno de la 
Generalitat y por el Estado español. Mientras tanto, mano laxa con las fugas a segundas residencias, también con empresas que no son de 
primera necesidad y obligan a asistir a las trabajadoras poniéndolas en riesgo, clase alta y política con medidas sanitarias privadas a su 
disposición, uso (¿alquiler?) de hoteles como hospitales, y otras barrabasadas.
La expropiación de infraestructuras es una necesidad evidente y una responsabilidad de clase y humana.
5.- El patriarcado y el racismo tan absolutamente arraigado a nuestra sociedad. Cuando las cosas se posan difíciles, todas a casa, y lo que 
pase en casa ya te lo gestionarás. Cerradas con los agresores, o con un montón de compañeros de piso compartiendo habitación porque no hay 
más recursos, o saliendo a escondidas para que la policía no pueda comprobar que soy migrada. No todo el mundo vive el confinamiento como 
unas vacaciones para leer y conectarse a plataformas de cine.
6.-El colaboracionismo del gobierno PSOE/Podemos con un modelo económico capitalista, salvaje y depredador. Como bien señalan multitud de 
organizaciones sociales y sindicales, la gestión de esta pandemia se está basando al aguantar un sistema económico en el que las personas, 
de ninguna forma, son la prioridad. Todas las medidas que las instituciones están promoviendo, mientras la población clama soluciones muy 
evidentes, pretenden mantener el statu quo. Mientras, por la televisión, se vende como un esfuerzo colectivo que hay que hacer por 
"disciplina social". Las trabajadoras que no forman parte de sectores clave, obligadas a ir a trabajar bajo criterio del empresario; las que 
son indispensables, sin las medidas sanitarias y otras muchas sufriendo los Expedientes de Regulación de Empleo que el gobierno está 
facilitando, no solo poniendo dinero público sino permitiendo que las empresas dejen de pagar las cotizaciones de la Seguridad Social. 
Haciendo imposible de afrontar el pago de alquileres y suministros. Como bien dice el movimiento por la vivienda: los despidos de hoy, son 
los desahucios de mañana.
REDES DE APOYO Y PLAN DE CHOQUE
Ante esta clara politización, la izquierda revolucionaria y libertaria no nos podemos quedar atrás.
-Animamos a la participación en las redes de apoyo mutuo creadas en todo el territorio. Ahora, más que nunca, solidarias.
-Que el confinamiento no sea excusa para permitir abusos, ni laborales, ni machistas, ni racistas, ni inmobiliarios. Denunciémoslo y actuemos.
-Exigir el establecimiento de mecanismos de protección de emergencia frente a la violencia machista por parte de las instituciones.
-Exigir el establecimiento de mecanismos de protección de todos los servicios sociales por parte de las instituciones.
-Que la crisis la paguen los ricos: que pare toda actividad económica que no sea básica, que las empresas faciliten todos los medios para 
garantizar el teletrabajo si hiciera falta, y que ninguna trabajadora se quede sin salario durante el confinamiento. En el caso de las 
grandes empresas, estos salarios no pueden salir de fondos públicos. Y, ¿si las grandes fortunas y empresas son grabadas con más impuestos?
-Reclamar una moratoria de todos los pagos de alquileres, hipotecas y suministros. Y una renta básica de inserción para aquellas personas en 
situación de pobreza.
-Esta crisis nos demuestra que la sanidad no puede quedarse nunca en manos privadas. Re-nacionalización de los hospitales privados y 
concertados y residencias de gente mayor sin compensación con dinero público.
-Que los Centros de Internamiento de Emigrantes que se hayan cerrado durante esta crisis, evidencia su farsa racista, no se vuelvan a abrir 
nunca más.
-Atención urgente a la situación de las presas, facilitar la apertura de los centros penitenciarios y la liberación.
-Confinamiento de las zonas metropolitanas que así lo necesiten como medida sanitaria. Descentralización, por lo tanto, de la gestión de las 
infraestructuras.
Embat, Organización Libertaria de Cataluña
Barcelona, 26 de marzo de 2020

facebook.com/permalink.php?story_fbid=2703578106363692&id=788315991223256


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca