(ca) CNT-SALAMANCA: ENTRADAS -- NO MÁS NEGOCIO CON LA SANIDAD

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Jue Jun 25 08:09:12 CEST 2020


Esta mañana del sábado 20 de Junio nos manifestamos para pedir una «Sanidad pública, gratuita, universal y de calidad, libre de manos 
privadas.» ---- En un primer momento un grupo de unas 70 personas nos dábamos cita las 12h en la concentración en las puertas del Área de 
Salud de la Junta de Castilla y León, en Av Mirat, donde se sumo el colectivo Salamanca Antinuclear. ---- Coreando consignas como: ---- 
«Gobierne quien gobierne la sanidad se defiende»,»Nuestra salud no es vuestro negocio», «Fuera empresas de la sanidad» ---- «Nunca más 
negocio en sanidad», «Ley 15/97 derogación» ---- «La sanidad no se vende, se defiende», «Nunca más muertes evitables» ---- «Fondos buitre 
fuera de las residencias», «Presupuestos militares para escuelas y hospitales», «Queremos tener consultorio en el pueblo»....

Esta concentración fue creciendo hasta rebasar los 150 asistentes, momento en el que partimos en manifestación. Durante el trayecto se iban 
sumando participantes y algunos se unían en aplausos desde los balcones hasta la llegada de la manifestación en la Subdelegación del 
Gobierno en Gran Vía.

Una vez allí procedimos a la lectura y reivindicaciones del sindicato que os dejamos a continuación.

Desde CNT Salamanca seguiremos con las movilizaciones en defensa de los nuestros y nuestra salud.

COMUNICADO:

«Hoy queremos empezar este comunicado citando unas palabras de Eduardo Galeano: "Maldita sea la exitosa dictadura del miedo que nos obliga a 
creer que la realidad es intocable y que la solidaridad es una enfermedad mortal".

La situación que hemos vivido ha sido fruto de los recortes y de la precarización de la sanidad, a raíz, tanto de la anterior crisis 
financiera, como de los eternos intereses privados de unos pocos, y que ha tenido como consecuencia miles de muertes evitables, por  este virus.

Llevan mucho tiempo retorciendo las palabras, tergiversando el lenguaje para que no veamos lo que hacen con nuestro dinero, llenándolo de 
eufemismos y creando términos para ocultar la realidad de sus propósitos. Desde hace años a los "desahucios" los llaman "procedimientos de 
ejecución hipotecaria" y, en lugar de "privatización", hablan de "externalización de servicios públicos".Ya no se habla de pacientes, ahora 
somos clientes.  Llevan años introduciendo el término "rentabilidad", cuando la salud no es un negocio, sino un derecho fundamental ¡y así 
debe ser!

El beneficio de la sanidad privada aumenta cada año, mientras que el gasto en la pública decae de forma continuada. Del presupuesto 
sanitario de 2018, 8.000 millones de euros se destinaron a conciertos con empresas privadas, alcanzando su segundo máximo histórico, 
mientras el total apenas alcanzó el nivel precrisis. No es un problema de falta de recursos -de hecho somos el decimosexto país con más 
gasto armamentístico del mundo-, sino de gestión racional de los mismos. Queremos que ese dinero se invierta en cuidados y salud.

Las multinacionales y fondos buitre controlan el 75% de las plazas en centros de la tercera edad, este negocio mueve al menos 4.500 millones 
de euros anuales. Sufren una falta crónica de personal, con unos salarios ridículos, cuando las empresas declaran millones en beneficios. Se 
han convertido en factorías de atención, aparcamientos de abuelos con espíritu de eficiencia mercantil, y su principal característica es la 
precariedad, con más de 19.500 ancianos muertos, desatendidos y olvidados durante la pandemia, según datos facilitados por las CC.AA. Las 
cuales prohibieron que las familias se ocuparan de sus cuidados y ordenaron no trasladarlos a hospitales, porque no interesa gastar un 
céntimo en nuestros mayores. No podemos consentir que no tengan sus necesidades cubiertas, así como una vida plena y digna.

De igual manera, durante la pandemia no han proporcionado suficientes equipos de protección individual a los trabajadores. Salamanca es una 
de las provincias con más contagios de las trabajadoras dentro de los centros sanitarios y hospitales de toda Castilla y León.

Lo que exigimos es sencillo, una sanidad del pueblo y para el pueblo:

Queremos ser formados en la autogestión de nuestra salud y así evitar la  saturación del sistema sanitario por consultas innecesarias.

No podemos abandonar a las personas con enfermedades raras, crónicas o de salud mental. Recordemos que el suicidio es la principal causa 
externa de muerte en España.

No queremos ser la sexta comunidad autónoma más privatizada de España, queremos una sanidad en la que no haya intereses privados.

Nos proponen soluciones fáciles a problemas complejos, con discursos vacíos en defensa de la "sanidad pública". Debemos ir más allá. Hace 
falta señalar a los responsables. Entre ellos se encuentran los políticos que aprobaron la Ley 15/97 de nuevas formas de gestión en la 
sanidad; las llaman nuevas, en la lógica engañosa de que lo nuevo es mejor. La aprobación de esta ley abrió el camino legal que permitía 
transformar el sector público sanitario en un mercado de interés económico, ignorando lo importante, la salud de todas. Exigimos la 
derogación esta ley. También el artículo 90 de la Ley General de Sanidad que se ideó para que excepcionalmente los hospitales privados 
"complementaran" a los públicos a través de conciertos y que ha terminado siendo una estratagema para dirigir dinero público a bolsillos 
privados. No queremos a la privada parasitando lo público. Es necesario frenar este círculo vicioso entre la administración y las empresas 
privadas.

No queremos que nuestros hospitales estén a medio gas y, mientras, deriven pacientes a la privada. Queremos que aumente la contratación de 
personal sanitario, necesidad sobradamente demostrada durante esta crisis sanitaria, que se ofrezca una atención primaria de calidad, en 
lugar de las actuales consultas de menos de cinco minutos. Que todo nuestro personal sanitario tenga unas condiciones laborales dignas, 
eliminando la interinidad, la precariedad y la contratación privada de servicios auxiliares de los centros sanitarios y hospitales.

Una sanidad que llegue también a los pueblos de la España vaciada, que tanto han sufrido los recortes, reabriéndose los centros y 
consultorios rurales.

No podemos  seguir tolerando la inasistencia y abandono sanitario en las prisiones.

Tenemos que luchar contra la pandemia del capitalismo y tomar conciencia de que mediante la organización, el apoyo mutuo, la acción directa 
y la solidaridad a la que se refería Galeano, somos capaces de derribar la dictadura del miedo y conseguir una sanidad universal y gratuita, 
donde todas las personas tengamos acceso a unos medios sanitarios dignos para las necesidades médicas y cuidados que cada situación personal 
requiera.

Y siguiendo estas bases queremos demostrar que para nosotras no sólo son palabras. Por eso, hoy en todo el Estado, nos concentramos en apoyo 
y solidaridad con la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad.

¡Nunca más negocio con la sanidad!¡Por nuestros derechos, ni un paso atrás!»

http://salamanca.cnt.es/2020/06/20/no-mas-negocio-con-la-sanidad/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca