(ca) gargantas-libertarias: INFLUENCIAS ANARQUISTAS EN LA REVOLUCION MEXICANA

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Mar Jun 16 07:30:57 CEST 2020


Presentamos un extracto del texto "Influencias anarquistas en la revolucion mexicana" de Jason Wehling -- Traducido por Miguel Gómez, al 
final del texto dejaremos colgada el enlace con la version original. ---- El caso del Zapatismo: Agrarismo y Comunalismo ---- "La inmensa 
mayoría de los pueblos y ciudadanos mexicanos no son propietarios más que de la tierra que pisan... porque las tierras, la madera, y el agua 
se monopolizan en pocas manos" dice el artículo 7 del plan Ayala[68]. Este plan fue publicado en noviembre de 1911, y hasta 1918,
representó los asuntos por los que lucharon Emiliano Zapata y sus seguidores rurales. Aunque una gran porción del plan estaba reservada para 
atacar a Madero por sus fallos en mantener su propio plan, el de San Luis Potosí, el documento revela la importancia vital que los 
Zapatistas daban a la reforma agraria.


Las medidas que esta reforma tomó sólo les permitía una única salida: la rebelión armada. El
método elegido para la reforma era la expropiación de facto. Cuando los Zapatistas luchaban,
desmantelaban el control de la hacienda, a menudo con poca o ninguna remuneración. En vez
de dar la tierra a los individuos, "en su mayor parte,[la tierra]... se le daba a las comunidades
de las aldeas, las que, en armonía con sus viejas costumbres, la ponían a disposición de su
miembros"[69]Es decir que la tierra debía ser utilizada para el servicio de la comunidad, no
para el beneficio personal. Esto reflejaba la relación Zapatista con lo que podía llamarse
Comunalismo Agrario.


Zapata y sus fuerzas tuvieron mucho éxito por el hecho significativo de que eran sobre todo del
mismo entorno y clase social. Los Zapatistas eran el "más homogéneo de todos los movimientos
revolucionarios... la gran mayoría de ellos eran campesinos libres, alguno de los cuales había
sido empleado durante varios meses como trabajadores agrícolas; una minoría consistía en
peones de hacienda"[70]. Esto era la "gran fuerza del movimiento Zapatista", según Tutino, su
ideología y organización estaban "enraizadas en las comunidades campesinas de Morelos"[71].


Este pasado compartido permitía un movimiento unido que se tradujo en una ventaja militar
efectiva. "Esa coherencia arraigada en las comunidades de Morelos hizo a los Zapatistas
inasibles en su tierra natal. Los ejércitos que se les oponían podían pasar y ganar batallas, pero
los Zapatistas podían disolverse en las colinas y en las aldeas, para reaparecer localmente siendo
la fuerza predominante una vez que las tropas se iban"[72].


Organizativamente, la estructura militar de Zapata era muy diferente de la de sus aliados, como
Carranza y Pancho Villa, porque él era más coordinador que el clásico hombre fuerte, el
caudillo. Aunque Zapata era responsable de diseñar las operaciones, la estructura total del
mando estaba relativamente descentralizada. Esto funcionó muy bien. Womack indica que los
"jefes de Morelos aprendieron a sincronizar sus ataques, de modo que en un solo día los
comandantes federales tenían que rechazar incursiones en tres o cuatro lugares del distrito, no
sabiendo si uno de ellos o todos estaba perdido"[73].


Toda la organización militar estaba ligada, íntimamente, con las comunidades locales. Las
unidades reales de la guerrilla eran bastante pequeñas, integradas generalmente por sólo 200 o
300 hombres cada una. Pero ésto era el resultado de la base en donde se originaban: las aldeas.

"Durante gran parte del año los soldados vivían en sus aldeas, pero se juntaban cuando se debía
luchar una batalla importante, y, después de que la lucha terminaba, se retiraban a sus aldeas
una vez más"[74].

Este localismo también tenía sus desventajas, porque los campesinos "simplemente estaban poco
dispuestos a dejar su tierra local durante cualquier espacio de tiempo; lo que sucedía en el
exterior apenas les concernía"[75]. Esta limitación no fue un descuido por parte de Zapata. "La
incapacidad de sobra conocida de Zapata de proyectar su movimiento más allá de su base
regional no estaba causada por ignorancia o inocencia. Revelaba, en lugar de eso, su fina
comprensión de los valores y de las metas de los aldeanos campesinos que él lideraba, y la
fuerza defensiva inherente y la debilidad ofensiva de una sociedad campesina movilizada"[76].

Estos componentes del Zapatismo estaban muy relacionados con los ideales del anarquismo. Su
"comunalismo agrario" era antagónico, deliberadamente o no, al capitalismo y a su necesidad
inherente de la santidad de la propiedad privada. En la organización, sus métodos militares
reflejan una oposición frontal contra la jerarquía rígida e institucionalizada. Una vez más esto es
muy similar a las estructuras creadas por otros anarquistas, tales como Buenaventura Durruti en
la Guerra Civil española y Nestor Makhno en la Revolución Rusa. El poder, social y político,
tendía a estar cimentado en el nivel de la comunidad, fluyendo hacia arriba cuando era
necesario.

Notas
68.- John Womack, Jr., Zapata y la Revolución Mexicana, Nueva York: Vintage Books,
1968, pag 402.
69.- Katz, La Guerra Secreta en México, pag 124.
70.- Katz, La Guerra Secreta en México, pag 123.
71.- Tutino, Confrontación Revolucionaria, 1913 - 1917, pag 46.
72.- Tutino, Confrontación Revolucionaria, 1913 - 1917, pag 47.
73.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 181.]
74.- Katz, La Guerra Secreta en México, pag 124.
75.- Katz, La Guerra Secreta en México, pag 125.

76.- Tutino, Confrontación Revolucionaria, 1913 - 1917, pag 47.

Municipalismo Libertario y anarquismo

Mientras que la organización militar de estilo Zapatista era un poco Anarquista, el
Municipalismo Libertario que fue instaurado en las aldeas bajo control Zapatista estaba muy
cerca del ideal anarquista.

"La ideología del movimiento se centraba insistentemente en los derechos aldeanos a
la tierra para la producción campesina y en la independencia local. Y la organización
política Zapatista se cimentaba en la tradición local de los consejos de aldea... que el
movimiento[de Zapata]desarrolló como una liga de gobiernos de las comunidades.
Hasta la muerte de Zapata en 1919, el liderazgo permaneció en los hombres de las
aldeas. Los intelectuales de raíces urbanas podían unirse y servir al movimiento[
como Díaz Soto y Gama]; pero no pudieron conducirlo"[77].

Los Zapatistas "soñaban con un sistema político en el cual las aldeas pudieran organizar su
propio destino, con la tierra distribuida entre propietarios individuales sin la intervención del
gobierno del estado"[78]En otras palabras, el gobierno se basaba en la idea de que una clase de
élite de encargados políticos tomaría las decisiones por toda la nación y eso fue rechazado. El
método Zapatista reflejaba el ideal anarquista en que la toma de decisión debía recaer en
aquellos más afectados.

El Municipalismo Libertario encaja bien con los planes agrarios mantenidos por los campesinos
de Morelos. Consideraban el control político local un requisito previo para la redistribución
equitativa de la tierra que los Zapatistas exigían. De hecho, la "expulsión violenta de los
funcionarios locales (jefes, magistrados, recolectores de impuestos y jefes de policía) era la
expresión más común y más extensa de la voluntad popular"[79]. Éstos eran los obstáculos más
visibles a sus metas.

Estos ideales comunitarios fueron codificados en la Ley General sobre las Libertades
Municipales, decretada por Zapata en septiembre de 1916. Declaraba que:
"La Libertad Municipal es el la primera y más importante de las instituciones
democráticas, puesto que nada es más natural o digno de respecto que el derecho que
el ciudadano de cualquier asentamiento tiene para arreglar por sí mismo los asuntos
de su vida común y de resolverlos como mejor convenga para sus intereses y las
necesidades de su lugar"[80].

Esto tuvo el efecto de suprimir todo el control federal y del estado sobre los consejos de aldea,
para los Zapatistas, los fundamentos de la organización política y social. El decreto decía que la
elección debía ser directa. Zapata creía que a menos que los ciudadanos participaran
directamente en los asuntos de su ciudad, emergería un "nuevo despotismo", los jefes locales
podrían reafirmar su influencia y el sistema ya no reflejaría los deseos de la comunidad como un
todo[81]. Esta ley general también puso otras restricciones en el proceso municipal en la
esperanza de evitar esta situación.

La ley general incluía: un límite de término de un año; la reelección estaba permitida solamente
después de que un funcionario esperara dos términos en los que el puesto estuviera cubierto por
algún otro; las minorías estaban protegidas porque tenían capacidad de iniciar audiencias de
recusación; y cualquier persona tenía derecho a ver los expedientes financieros en cualquier
momento.

No asombra saber que cuando los Carrancistas recuperaron el control de Morelos, eliminaron
inmediatamente las provisiones para los municipios libertarios. Carranza deseaba mantener un
puño de hierro sobre el país mientras que consolidaba su poder y el control local minaba esta
meta. El sistema fue suprimido totalmente y en diciembre de 1920, el gobernador de Morelos
decretó que los consejos municipales serían designados por el ejecutivo. La democracia local no
era algo que Carranza creyera importante. De hecho, Womack afirma que "el único voto para el
que los Carrancistas estaban preparados era el de la elección presidencial"[82].

Notas
77.- Tutino, Confrontación Revolucionaria, 1913 - 1917, pags 46-47.[Volver]
78.- D. A. Brading, Introducción: la política nacional y la tradición populista, De Caudillos
y campesinos en la Revolución Mexicana, corregido por D. A. Brading, Cambridge:
Cambridge University Press, año 1980, pag 15.[Volver]
79.- Alan Knight, "campesino y caudillo en México revolucionario, 1910-17", De
Caudillos y campesinos en la Revolución Mexicana, corregido por D. A. Brading,
Cambridge: Cambridge University Press, año 1980, pag 27.
80.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 264.
81.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pags 264-65.
82.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 352.
Zapata, Ricardo Flores Magón y el anarquismo

Mientras que los Zapatistas soñaban a menudo como los anarquistas y se comportaban a
menudo como tales, una controversia rodea la cuestión de si Zapata estaba o no en contacto o
tenía cualquier relación cercana con los anarquistas prominentes de otras partes de México,
especialmente con Ricardo Flores Magón.

Clark indica que "Magonistas y Zapatistas unieron fuerzas contra Madero. Mantuvieron durante
la revolución y más adelante durante la corta presidencia de Madero un sistema de mensajeros y
de comunicación secreta" (Clark, 16). Pero no proporciona ninguna fuente para esta afirmación
ni ofrece cualquier noción sobre qué forma tomó ésta. Womack, por otra parte, discrepa. "hay
una versión de que Zapata trató con el notorio anarco-sindicalista Ricardo Flores Magón... Pero
esto es imposible. Ricardo estuvo en las cárceles americanas desde 1907 a agosto de 1910, y
después fue a Los Ángeles para dirigir la invasión de Baja California"[83]. Ciertamente los dos
grupos hubieran podido mantener una comunicación aunque Ricardo estuviera en la cárcel,
porque éste nunca dejó de conversar con los miembros de su propio movimiento durante su
encarcelamiento. De hecho Womack observa que Zapata probablemente recibió copias de
Regeneración de la capital[84].

Curiosamente el Plan de Ayala de Zapata contenía algunas alusiones bastante obvias a la
anterior retórica del PLM. "Muchos de los conceptos y de las frases que los liberales repetían
constantemente, y más recientemente en el manifiesto de septiembre[1911], se reflejaron en
varias ocasiones en las palabras del Plan de Ayala"[85]. Palabras como, "tiranos",
"usurpadores", y "jefes" se utilizan en todo el documento de Zapata, palabras que recuerdan a
las que el PLM utilizó. De hecho, Womack afirma que algunas de las medidas en el Plan de
Ayala eran tan extremas que "ningún otro grupo revolucionario excepto los anarco-sindicalistas
abogarían, y menos adoptarían como política"[86]. Incluso el lema final del plan de Zapata "
Libertad, justicia, y ley," es muy similar al lema de la plataforma liberal de 1906: "Reforma,
justicia, y ley".

Ésto no quiere decir que el documento sea algo así como una copia del programa
Liberal/Anarquista de los Magonistas. "En algunos pasajes los anarco-sindicalistas deben
haberse reído,[el plan]reconocía que 'dios' así como 'el pueblo' habían ayudado a iniciar la
revolución de 1910"[87]. El carácter religioso de los Zapatistas que emerge en el Plan de Ayala
era ciertamente conflictivo con los ideales seculares de los magonistas y de los anarcosindicalistas.
Mientras que magonistas y anarco-sindicalistas urbanos nunca trabajaron con los Zapatistas,
"Ricardo tuvo varias oportunidades de aliarse con los grupos revolucionarios activos. Emiliano
Zapata, en particular, era receptivo a la influencia del PLM"[88]. De hecho, Zapata propuso
realmente que la Regeneración de Ricardo se transladara a Morelos desde 1912, donde ya no se
vería sujeto al hostigamiento del gobierno. Zapata incluso ofreció al PLM el uso de la Fábrica de
San Rafael, que habría podido proveer de los materiales necesarios para formar un periódico
nacional.

Ricardo tuvo que declinar por varias razones. Primero, lo encarcelaron durante la mayoria de
este tiempo y no tuvo forma física para conseguir ir a Morelos. En segundo lugar, Ricardo creía
que Regeneración ayudaba a mantener el ánimo de América contra cualquier movimiento de los
Estados Unidos de intervenir en la Revolución Mexicana. Si transladaba el periódico, creía que
no tendría el mismo impacto en América. Irónicamente, el intento de Ricardo de influir en
América pudo haber ido más lejos que su intento original. Durante una época, él era
probablemente más conocido en los Estados Unidos que en México y quizás aún más popular.
En un mitin para la causa de Ricardo en Portland, Oregón, organizado por el programa la
editorial Oregonian, se reunió la suma de $46,22. Eso era una suma bastante substancial dadas
http://espora.org/biblioweb/anarquismo-1910.html#zapataMagonAnarquismo Influencias Anarquistas en la Revolución Mexicana las "pobres 
condiciones económicas y el extenso desempleo en el Noroeste"[89].

Una influencia en Zapata es segura, la de Antonio Díaz Soto y Gama. Soto y Gama era un
"discípulo apasionado de Tolstoy y de Kropotkin" y era un líder anarco-sindicalista en Ciudad
de México. Él se unió a los Zapatistas con algunos otros miembros anteriores de la Casa, tales
como Rafael Perez Taylor, Luis Mendez, Miguel Mendoza Lopez Schwerdtfeger, y Octavio
Jahn, quién era un sindicalista francés y del que incluso se dijo que era un veterano de la
Comuna de París de 1871[90].

Soto y Gama se convirtió en rápidamente el ideólogo principal de los Zapatistas. "Soto y Gama
tomó el relevo en elaborar y refinar las ideas[para los Zapatistas]... la doctrina del agrarismo y
el culto a los agraristas que emergió fue obra suya"[91]. Soto y Gama negó principalmente que
él fuera quien escribió los tratados políticos publicados por los Zapatistas, sólo admite que
ayudó a pulir la fraseología.

Soto y Gama también desempeñó un papel importante en propagar el Zapatismo en la
convención de Ciudad de México el 26 de octubre de 1914. Allí, denunció larga y
apasionadamente a Carranza y elogió a Zapata. Aunque los Constitucionalistas estaban en
mayoría, "los gritos que siguieron su discurso y que sacudarieron el edificio fueron vivaspara
Villa y Zapata"[92]. Dos días más tarde, se forjó un pacto, la convención acordaba aprobar algo
del agrarismo de Zapata por lo menos "en principio".

Notas
83.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 62.
84.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 398.
85.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 397.
86.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 397.
87.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 398.
88.- MacLachlan, El Anarquismo y la Revolución Mexicana, pag 55.
89.- MacLachlan, El Anarquismo y la Revolución Mexicana, pag 50.
90.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 193.
91.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 194.
92.- Womack, Zapata y la Revolución Mexicana, pag 217.

  Zapata: el Cuasi-Anarquista

¿Era Zapata anarquista? Parece que la única respuesta es negativa. Las influencias anarquistas
eran ciertamente evidentes y las metas eran absolutamente similares, pero no idénticas.
Millon argumenta que aunque el movimiento Zapatista se ha caracterizado como fuertemente
socialista, anarquista, o 'Indianista', los "Zapatistas indudablemente estaban influenciados por
estos conceptos, pero a este respecto, uno debe tener cuidado de no hacer una montaña de un
grano de arena"[93]. Continúa indicando que:

"Aunque los conceptos anarquistas influenciaron indudablemente a algunos de los
revolucionarios del sur, sin embargo... estas ideas no penetraron en la revolución del
sur lo suficiente como para designar a ese movimiento como 'anarquista'... Así, los
hombres del sur deseaban democratizar el Estado, no eliminarlo, y aunque intentaron
distribuir la propiedad extensamente, también habrían dejado suficientes tierras en
manos privadas como para permitir que floreciera una buguesía agricola en Mexico"
[94]

Millon continúa su argumento acentuando que el programa de Zapata buscaba mejorar las
condiciones de los trabajadores, pero sobre todo las de los campesinos, pero sin una oposición
clara a un marco capitalista. "De hecho, antes que al anarquismo mismo, los intelectuales
asocian con el Zapatismo y su orientación agraria un romanticismo pequeño-burgués similar al
de Rousseau y Jefferson"[95]. Millon concluye que en vez de anarquismo, "las metas buscadas
por los Zapatistas se pueden resumir en un término: libertad humana"[96].

Notas
93.- Robert P. Millon, Zapata: La ideología de un campesinado revolucionario, Nueva
York: International Publishers, 1969, pag 83.
94.- Millon, Zapata, pag 99.

95.- Millon, Zapata, pag 99.
96.- Millon, Zapata, pag 132

Tomado de: http://flag.blackened.net/revolt/mexico/history/anarchism_1910.html
  Compartir

https://gargantas-libertarias.blogspot.com/2020/06/influencias-anarquistas-en-la.html


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca