(ca) Tierra y Libertad! La Insurrección de los Pueblos frente al Colonialismo y los Impérios - Resoluciones del VII Congreso de União Popular Anarquista - UNIPA III. (3/3)(pt)

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Dom Ago 2 11:51:27 CEST 2020


En este mismo sentido, la burguesía rural se tensa con Bolsonaro en el momento de la crisis amazónica. La amenaza por parte de las grandes 
compañías internacionales de bloquear la compra de granos y cuero fabricados aquí, hizo que diferentes organizaciones y compañías de la 
burguesía rural presionen a Bolsonaro para que cambie la retórica sobre la Amazonía y también implementen algunas políticas para controlar 
los incendios.
Aunque sea estas mismas empresas las responsables de los incendios, el riesgo de pérdida de exportaciones ha generado tensión con la forma 
en que Bolsonaro infla el problema y genera desgaste internacional. Entendemos este tema mejor en el marco de las tensiones del 
neoimperialismo y el discurso "ambientalista" como regulador de las estrategias de poder y acumulación de capital. El gobierno aprovechó la 
ocasión y la retórica ambiental para aumentar la represión del campesinado mediante la creación de la Fuerza Nacional Ambiental y el decreto 
GLO en la Amazonía.

Las políticas del gobierno de Bolsonaro han tenido profundos impactos en las condiciones de trabajo. La tasa de desempleo alcanzó el 12,7% 
en el primer trimestre de 2019, lo que representa 13,2 millones de trabajadores. La población de personas desanimadas también ha aumentado a 
4,9 millones de personas, y la tasa de personas subutilizadas también ha aumentado. La mayoría de las mujeres y personas de 40 años o más 
están desempleadas. La región con el mayor número de desempleados es el noreste (IPEA). En julio de 2019, el trabajo informal tuvo un récord 
de 24,2 millones, con un aumento del 3,9% (441 mil personas) en comparación con el trimestre anterior.

Además de los ataques llevados a cabo por los gobiernos del PT (seguridad social, reformas laborales, etc.), por la "Agenda de Brasil" del 
gobierno de Temer (como la EC 95 y la Reforma Laboral), el gobierno de Bolsonaro en solo un año - frente a la cobardía y apatía de las 
burocracias sindicales - avanzó en la ruina de los derechos del pueblo.

En abril, el gobierno emitió el MP 881, conocido como la "nueva reforma laboral", que, entre otras cosas, liberaba el trabajo a los domingos 
y feriados, relaja las normas de seguridad y salud de los trabajadores, etc. La reforma de pensiones, que había sido bloqueada por huelgas y 
luchas durante el gobierno de Temer, fue aprobada en octubre de 2019, atacando la jubilación de los trabajadores y la seguridad social. 
También la MP 905 cambia más de 86 artículos CLT y crea la "tarjeta de trabajo verde y amarilla", ampliando las formas de trabajo precarias 
y temporales, especialmente para los jóvenes marginados. Al mismo tiempo, el ajuste fiscal termina erosionando aún más el precario servicio 
público, cuyo usuario fundamental es el proletariado marginal.

Así, los servicios de salud y educación se vuelven más precarios, aumentando la revuelta de la masa del proletariado marginal y también de 
los trabajadores y estudiantes del servicio público. El ajuste fiscal afectó a todas las áreas, con la excepción de aquellas que siempre han 
sido privilegiadas: el poder judicial y la legislatura. Todas estas medidas que imponen la explotación y la miseria a nuestro pueblo buscan 
satisfacer la avaricia de las fracciones burguesas (financieras, industriales, rurales, comerciales) que apoyan al bloque en el poder.

En Educación, la política era perseguir a los docentes, amenazar la libertad de profesorado e incluso la invasión de las universidades. La 
educación sola representa el 18% de la contingencia total (corte de becas, finalización del programa, etc.). El Proyeto de Ley "Future-se" 
es la gran arma para transformar los modelos de educación que tenemos hoy, ya que altera 16 leyes en los más variados ángulos de la 
educación, propone cambios en la LDB, en ciencia y tecnología, en la comercialización de energía eléctrica, cultura, normas fiscal, 
organizaciones sociales, carrera de educación superior y EBSERH.

En enero de 2019, el Congreso aprobó el recorte presupuestario de R$ 1 mil millones para la salud pública, presagiando un año de 
desmantelamiento y retrocesos. El gobierno de Bolsonaro impuso una serie de obstáculos a los usuarios del SUS. Con menos dinero, las 
consecuencias eran inevitables: hospitales desechados, menos trabajadores, escasez de medicamentos. La salud indígena también ha sido 
atacada por el gobierno. El Ministro de Salud, Luiz Mandetta, incluso propuso cobrar por atención en el SUS.

La restricción financiera ha impactado el cierre de 400 farmacias populares desde 2016, sin poder atender a millones de personas. Durante 
2019, el Ministerio de Salud también suspendió el contrato con siete grandes laboratorios públicos, utilizados para la producción de 19 
medicamentos distribuidos por el SUS. Además, contra la salud de las personas, el gobierno lanzó la mayor cantidad de pesticidas en los 
últimos 14 años.

Al observar los gastos autorizados al comienzo del año y los recortes por contingencias, el área más afectada fue la vivienda, con un 
recorte del 90% en los recursos. La segunda área más afectada fue la de los Derechos de Ciudadanía, con recortes del 27% de los recursos 
autorizados, que se centran en políticas dirigidas a mujeres, indígenas, negros, inmigrantes, consumidores y personas con discapacidad. Los 
programas que más sufrieron en esta área fueron: Justicia, Ciudadanía y Seguridad Pública (con un recorte del 44.9%) y el Programa para la 
Protección y Promoción de los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Con respecto a la política anti-nacional del bloque conservador, es importante decir que, a pesar de seguir algunos aspectos de continuidad 
con el bloque socialdemócrata, expande aún más las privatizaciones de los sectores estratégicos y los términos de los contratos que apuntan 
a favorecer preferencialmente a los Estados Unidos, pero también a China y el Reino Unido, Francia, etc.

De 2013 a 2018, alrededor de 400 empresas brasileñas fueron compradas por capital extranjero, que desembolsó aproximadamente 133 mil 
millones de reales para las adquisiciones, según datos del Transactional Track Record (TTR). Los principales compradores incluyen los 
Estados Unidos con 75 transacciones; China, 23; Francia, 22; Reino Unido, 20; Alemania, 17. Los datos de la Sociedad Brasileña para el 
Estudio de Empresas Transnacionales y Globalización Económica (Sobeet) muestran que, en 2010, el capital extranjero representó el 27% de las 
inversiones privadas en infraestructura en Brasil, que en 2018 ascendió a 70%. Según las cuentas del gobierno, desde 2009, casi la mitad del 
dinero chino invertido en Brasil fue al sector eléctrico, por ejemplo.

Según la plataforma Land Matrix, Brasil se encuentra entre los cinco países con la mayor superficie de tierra agraria vendida a extranjeros 
entre 2000 y 2015. Las áreas preferidas han estado en Mato Grosso y Matopiba (principal frontera agrícola en Brasil). Este conjunto de datos 
apunta a una política de privatizaciones o fusiones, que contribuyó a la formación de monopolios globales, con la desnacionalización de la 
tierra y la riqueza y la sobreexplotación de la clase trabajadora.

La señalización del gobierno de Bolsonaro para la privatización de las empresas incluye desde las empresas Correios, Embraer, como tambíen 
el Serpro y Dataprev (con una base de datos nacional enorme e inestimable, hoy un mercado importante), las cárceles (como Dória en SP, para 
obtener mayores ganancias y disciplina en el "mercado de prisioneros") hasta Petrobras, que ya ha vendido filiales y subastado la 
exploración en el pre-sal. La privatización y la desnacionalización tienen una fuerte relación con los paquetes de reforma aprobados y en 
curso, como las reformas de Seguridad Social, Trabajo e Impuestos.

También está en crescimiento el poder clerical en la sociedad y en el Estado. Los que más han sufrido con el aumento de este poder son las 
poblaciones negras e indígenas, víctimas de extorsión económica (que genera una gran desigualdad de ingresos entre creyentes y pastores), de 
discriminación religiosa (que involucra desde proyectos de catequesis hasta ataques físicos a símbolos/espacios de religiosidad de origen 
africano e indígena) y dominación patriarcal (negando la autonomía femenina sobre su cuerpo, trabajo y territorio). El poder clerical está 
ganando terreno cada vez más en las instituciones y políticas gubernamentales, en escuelas, universidades, políticas de salud, políticas 
antidiscriminatórias, políticas para niños y adolescentes, etc.

Es esencial que la línea sindicalista revolucionaria defienda la creencia libre y no ponga los aspectos morales y religiosos en el primer 
plan de la unidad popular. Pero eso no significa que no se deba luchar contra la estructura de poder clerical. Por lo tanto, uno no puede 
hacer la vista gorda ante la violencia patriarcal, mercantilista y racista (en resumen, colonial) profundizada por el poder clerical, 
especialmente su facción neo-pentecostal-sionista.

No podemos ignorar el papel real y nefasto que desempeñan las estructuras de este poder para reforzar los prejuicios y la discriminación en 
el seno del pueblo, que han sido promovidas e inculcadas por instituciones religiosas. El hecho de que los creyentes pobres reproduzcan 
estos prejuicios no indica que sean opresores, sino que viven bajo un régimen de opresión. El trabajador creyente también es víctima de este 
poder clerical. De ahí la importancia de construir estrategias que aumenten la resistencia y debiliten ese poder, poniendo las bases 
religiosas en acción en contra sus verdugos y opresores.

4. Línea de masas: escenarios y estrategias de resistencia
La situación nacional apunta a la intensificación de los conflictos de la clase trabajadora con el Estado y la burguesía. Contrariamente al 
alarmismo de las organizaciones y al activismo socialdemócrata, el pueblo no está apático ni defiende la ideología fascista. El ciclo de 
luchas que comenzó en 2013 aún no ha terminado y la tendencia es la aparición de nuevas revueltas y luchas. Encontramos, en la lucha de 
clases, el desarrollo de fuerzas por la libertad frente al avance de las fuerzas de la autoridad. Por el contrario, por parte de la 
socialdemocracia, lo que hemos visto es la capitulación más abierta a las fuerzas reaccionarias y burguesas.

Aún así, la clase trabajadora continúa luchando. El movimiento indígena ha demostrado ser uno de los principales protagonistas de la 
confrontación contra el gobierno de Bolsonaro, así como fue en el avance del neoextractivismo en los gobiernos del PT. La "retomada" de sus 
tierras ancestrales, sin esperar la tutela del Estado, es el punto más avanzado de acción directa por la tierra y la libertad hoy en Brasil. 
Esta táctica de lucha por la tierra necesita ser fuertemente apoyada, expandida e impulsada a otros sectores del campesinado.

Además, el proletariado marginal ha generado luchas más o menos espontáneas y autoorganizadas por parte de familias de jóvenes asesinados y 
encarcelados, por vendedores ambulantes que luchan por el derecho al trabajo, además de trabajadores subcontratados, repartidores, de call 
centers y supermercados, que también han estado experimentando con nuevas formas de lucha y organización.

La política neoliberal e intervencionista de los recortes en la educación, la salud y la retirada de los derechos en general también 
llevaron a luchas y huelgas contra la reforma de las pensiones (tanto federales como estatales), luchas contra los recortes en la educación, 
contra "Future-se" y por la autonomía universitaria (con énfasis en la protesta del 30 de mayo, que aparece fuera de las burocracias 
sindicales), una histórica huelga nacional de petroleros, huelgas de maestros, entre otros.

La estrategia principal de la socialdemocracia en estas luchas fue imponer al movimiento sindical-popular una línea política pasiva y 
condicionada al desempeño de sus parlamentarios y su participación electoral en 2020 y 2022. En la práctica, las centrales sindicales 
hegemónicas fueron fundamentales para desorganizar la resistencia y garantizar la aprobación de las medidas antipopulares. La actuación de 
las centrales ocorrió de tres maneras:

1) Por un lado, tomaron la iniciativa de convocar algunas protestas nacionales y días de lucha, evitando que aparezcan alternativas más 
autónomas; 2) Por otro lado, actuaron activamente para que las protestas estuvieran mal preparadas, vaciadas y no expresaran, en su forma y 
contenido, un antagonismo efectivo y directo con el gobierno y las estructuras de poder; 3) Actuaron para que la insatisfacción en algunos 
sectores de la clase no se convirtiera en una ola de huelgas o que se canalizara a una gran caravana de todo el país para marchar en 
Brasilia, como el "Ocupa Brasilia" en 2016.

Esta práctica de la socialdemocracia ha dejado clara su estrategia: erosionar la imagen del gobierno de Bolsonaro a través de acciones de 
masas simbólicas y explorar las contradicciones mediáticas y parlamentarias. Reproducir una sensación general de miedo e impotencia en su 
propia base y en la clase en general y tratar de canalizar toda esta insatisfacción y revuelta contra el gobierno para las próximas 
elecciones. Para PT y PCdoB, es mejor que estas demandas antipopulares sean aprobadas ahora y erosionen la imagen de Bolsonaro do que sean 
derrotadas y caygan como una demanda para un posible gobierno PT en el futuro. Por esta razón, el discurso hegemónico del petismo ha sido 
respetar el mandato de Bolsonaro y "derrotarlo" en las próximas elecciones.

La cuestión central es que el costo de esta estrategia electoral de las burocracias sindicales y partidarias es la sangre, el sudor y el 
sufrimiento de nuestro pueblo. El punto de descrédito que ha alcanzado la política electoral en Brasil requiere una estrategia, por parte de 
la socialdemocracia, que forme una base de desesperación absoluta e indignación con el gobierno, pero, al mismo tiempo, con un sentimiento 
de impotencia colectiva. Este escenario es perfecto para el elitismo reformista, que se presenta como un "salvador del país". La máxima 
imperial de "dividir para gobernar" se aplica a Bolsonaro, pero también a la socialdemocracia. El reformismo del petismo necesita gobernar 
el movimiento de masas (dividirlo, pacificarlo, centralizarlo) para llegar al gobierno federal nuevamente.

La crisis del sindicalismo de Estado y de la socialdemocracia es estructural. Ambos dependen de la clase trabajadora insertada no 
precariamente en el empleo. La flexibilización de las formas de trabajo, como la subcontratación, el subempleo con una alta tasa de 
rotación, la burocratización de los sindicatos y los partidos que dejan de ser máquinas de enfrentamiento para convertirse en máquinas 
electorales y el alejamiento de sus bases, ponen en crisis estas formas tradicionales de organización. Este vacío organizacional, combinado 
con una insatisfacción generalizada, hace que los levantamientos, en general, sean más o menos espontáneos y explosivos.

Los partidos de izquierda no pueden impulsar esta insatisfacción popular. Lejos de esto, continúan tratando de salvar a las instituciones, 
haciendo una lectura política donde oponen la defensa de la democracia al fascismo, la barbarie y la civilización, el amor/tolerancia y el 
odio. Al convertirse en defensores del statu quo, no pueden avanzar hacia los instintos populares de insatisfacción con el orden. Y esta 
postura tiene mucho que ver con el carácter de clase de la izquierda partidaria, vinculada mucho más a una aristocracia obrera e intelectual 
que, debido a sus propias condiciones de vida, quiere mantener lo que tiene y es refractario a las revueltas insurgentes, que desprecia y, 
al mismo tiempo, teme.

El sindicalismo revolucionario ahora tiene un gran campo para crecer. Pero para hacerlo, debe distinguirse claramente de la 
socialdemocracia. No podemos permitirnos ser capturados por la polarización (petismo x bolsonarismo) que tiende a crecer en un año 
electoral. No podemos caer en el discurso de la defensa abstracta de la "democracia", ya que esto implica desorganizar el trabajo 
preparatorio de resistencia (ideológico y organizativo) necesario para enfrentar la ofensiva que ya se está llevando a cabo y se 
profundizará. La defensa abstracta de la "democracia" ha demostrado ser una narrativa que básicamente significa el regreso del bloque 
socialdemócrata al poder. No existe un avance real en los derechos de la clase trabajadora. Por el contrario, los reformistas, en todas 
partes, trabajan con el bloque conservador e incluso apoyaron su programa cuando están en gobiernos estatales.

Por otro lado, el sentido común de votar por el "menos peor" muestra un cierto limbo en la política brasileña. Si bien expresa una crítica a 
los candidatos (todos son malos), se coloca en una posición de impotencia y pasividad, en la que la adhesión a la "menos peor" es la única 
postura posible para impedir al "enemigo" (lo "más peor") de tomar el poder. El anti-bolsonarismo y el anti-petismo surfean en esta falta de 
una alternativa real para la clase trabajadora. Lo que ha demostrado la crisis política y el primer año del gobierno de Bolsonaro es que la 
mayor amenaza para el proyecto de socialdemocracia no es el bolsonarismo (y viceversa), sino el surgimiento de una fuerza colectiva autónoma 
del proletariado que es imposible de gobernar o destruir.

Por lo tanto, la misión de los anarquistas para el próximo período es exactamente fortalecer esta fuerza colectiva. No será "creado" de la 
nada, ya existe en un estado potencial en el conocimiento y las prácticas de la clase trabajadora, aunque con varias contradicciones. Su 
materia prima son las luchas y las revueltas que han surgido fuera de las burocracias y las luchas dirigidas por la burocracia sindical. En 
el primer caso, el papel de los revolucionarios es más constructivo y directivo, y en el segundo caso, es más de oposición y de profundizar 
la contradicción entre liderazgo y base. Además, hay demandas de supervivencia de la clase que impulsan acciones de solidaridad y 
mutualidad. En todos ellos hay contradicciones sobre las cuales es posible actuar.

Todas las experiencias de lucha y autoorganización, aunque sean locales y diversas, son importantes en la medida en que responden a las 
demandas reales del pueblo y deben canalizarse hacia el proyecto estratégico común de construir una Confederación Sindicalista 
Revolucionaria de masas en Brasil. Se acabó el tiempo de la dualidad "burocratismo x activismo". Son caras de la misma moneda, así como 
"Lulismo x Bolsonarismo". Estas falsas polarizaciones han llevado a la clase trabajadora a un callejón sin salida, ya que se desarrollan 
para mantener el sistema y mantener a la clase trabajadora alejada de la lucha real por su liberación, la lucha por la libertad contra la 
autoridad.

A pesar de las grandes posibilidades que pueden abrirse en el próximo período, en el muy corto plazo los escenarios serán difíciles para 
alternativas revolucionarias y combativas. Una lucha cuerpo a cuerpo, casa por casa, calle por calle, será fundamental, combatiendo en dos 
frentes: la reacción clerical militar-burguesa y el reformismo-lulismo que apuesta por la administración del gobierno federal. La estrategia 
revolucionaria es resistir localmente, continuar construyendo a nivel nacional y expandir el llamado a todos los militantes sinceros y 
movimientos combativos en Brasil. Es necesario hacer un llamado histórico a la ruptura con el aislamiento, el activismo y el burocratismo a 
los que algunos sectores combativos aún están vinculados.

Es importante que cada activista preste atención al método materialista de movilización, para no exponerse y aislarse con un estilo cliché 
simplemente agitativo, que solo sirve para "demarcar la posición ideológica", pero que tiene poca efectividad para las tareas de la lucha de 
masas. La creación de medios concretos para, de hecho, masificar a los sindicatos revolucionarios y autónomos contará más (para mejorar las 
formas de recaudación, afiliación, apoyo legal, métodos de huelgas y luchas por reclamos, etc.).

Es importante profundizar la transición en la línea de masas de una estructura de "oposición" a la construcción de verdaderas organizaciones 
representativas que harán la lucha reivindicativas. Para esto, es esencial distinguir el papel del brazo de masas y el papel de la 
organización anarquista, sin querer transponer las tareas políticas e ideológicas de la organización al brazo de masas, ya que esto genera, 
en la práctica, un sabotaje del potencial de ambos.

Es importante preparar más que una campaña de boicot electoral para las elecciones de 2022. El escenario más probable será una fuerte 
polarización política "Lulismo x Bolsonarismo". Es necesario profundizar la lucha ideológica y política, en cada base y región, sobre la 
construcción del Congreso del Pueblo y de las asambleas populares como una verdadera alternativa de contrapoder para la clase trabajadora. 
La política revolucionaria y anarquista de negar el camino electoral requiere un paso más, a riesgo de ser neutralizado por la polarización 
sistémica: es necesario construir una fuerte campaña nacional para construir el poder popular (Congreso del Pueblo) y defender los derechos, 
en unidad con el boicot electoral.

4.1 Tierra y libertad: la teoría y política bakuninistas de la cuestión nacional, anticolonial e internacionalista

Después de la Segunda Guerra Mundial, prácticamente todas las revoluciones populares instrumentalizaron de alguna manera la cuestión 
nacional (como en China, Vietnam, Cuba, Argelia, etc.) pero, en la mayoría, degeneraron y se reintegraron en el sistema mundial capitalista 
como naciones subordinadas. Por lo tanto, no pudieron romper la dinámica internacional del imperialismo y la dependencia. Estos movimientos 
de liberación nacional en la periferia del sistema mundial fueron influenciados por concepciones socialistas (de la 3a internacional 
comunista o por la Tricontinental) o por el republicanismo/nacionalismo burgués, un hecho que no impidió la colaboración de estas dos líneas 
en diferentes momentos históricos. En este sentido, es necesario una crítica teórica relacionada con este tema.

En primer lugar, existe una visión actual de que el marxismo, debido a su concepción economicista, habría excluido el debate sobre la 
"cuestión nacional" y se habría centrado únicamente en la "cuestión de clase". Esta opinión es errónea, dado que Marx y Engels a menudo se 
han posicionado en políticas concretas a favor de las naciones económicamente desarrolladas en detrimento de las naciones y pueblos 
oprimidos (como en los casos de los eslavos, India y México). Segundo, el giro orientalista esbozado después de la Revolución Rusa de 1917, 
materializado en la política para los países coloniales y semicoloniales de la 3a Internacional, aunque representa un avance en relación con 
la socialdemocracia clásica, reprodujo visiones etapistas que defendieron la alianza con la burguesía nacional y mantuvieron la perspectiva 
estatista de la revolución.

Los debates provocados por el "panafricanismo" y las teorías descoloniales son fundamentales para revelar la faz de la colonialidad y el 
imperialismo en el siglo XXI, pero no necesariamente apuntan a emancipaciones sustantivas si continúan operando en el marco de las 
revoluciones anticoloniales del siglo XX, en las cuales se originan. Los movimientos "pannacionalistas" (panarabismo, panafricanismo, 
paneslavismo, panindianismo, etc.), a pesar de sus notables diferencias, tienen como una de sus características principales la constitución 
de ontologías centralistas basadas en la idea de "Estado-nación". Por otro lado, el anarquismo, que surge al mismo tiempo del interior e de 
la crítica del "pan-eslavismo", ofrece un paradigma científico y popular que, a pesar de estar históricamente subalternizado, ofrece una 
fuerte crítica del paradigma centralista del Estado-nación.

Frente al proceso de integración sistémica de los movimientos de liberación nacional, creemos que los caminos que reclaman la autonomía de 
los pueblos "fuera del Estado", como los zapatistas y los kurdos, con todas sus contradicciones, responden a un problema histórico del siglo 
XX y construyen nuevos caminos para la autodeterminación y el autogobierno de las pueblos-naciones oprimidos. En este sentido, vemos una 
conexión entre los dilemas puntuados por los nuevos y periféricos movimientos de liberación nacional de hoy en día con la elaboración de la 
teoría bakuninista, un elemento que puede ofrecer nuevos paradigmas interpretativos y políticos para los movimientos de liberación de las 
pueblos-naciones subalternos.

La elaboración político-teórica de Mikhail Bakunin hace una contribución importante al problema de la Cuestión Nacional. Bakunin realizó un 
análisis de la resistencia popular a los Estados imperiales europeos y su papel colonial en los pueblos marginados del continente, 
principalmente campesinos y trabajadores sobreexplotados de naciones oprimidas. Esta perspectiva, constantemente olvidada, marca su 
trayectoria política y la de todo un sector del movimiento obrero y socialista europeo, que pasa de la lucha antiimperialista, vinculada a 
la lucha por la libertad de los pueblos-naciones oprimidos, a la lucha antiestatista, revolucionaria y socialista. Bakunin, en el período 
comprendido entre 1848 y 1876, elabora una dura crítica al Estado-Nación ya señalando la autodeterminación de los pueblos y de la clase 
trabajadora. No por nada, en el apogeo de su desempeño político, dice: "Todavía soy francamente patriota de todas las patrias oprimidas" 
(BAKUNIN, Carta a mis amigos en Italia, 1871).

La percepción de Bakunin de la Cuestión Nacional le permitió revelar la estratificación de la clase trabajadora entre las naciones centrales 
y periféricas, siendo pionera en la compreensión de la formación de un doble mercado laboral vinculado a las estructuras del colonialismo 
europeo, interno y externo. Mucho antes de Lenin, Bakunin ya había notado la formación de una aristocracia obrera en las naciones 
imperialistas, vinculada a la consolidación de los imperios, principalmente en los países germano-anglosajones, que diferían de la masa de 
la clase trabajadora sobreexplotada en otros países.

Esta perspectiva lo llevó a defender, a nivel teórico y práctico, el papel protagónico de las masas trabajadoras de las naciones oprimidas 
(campesinos, siervos, esclavos y el proletariado "andrajoso") en la revolución social. La lógica que aplicó al análisis de clase en la 
década de 1860-1870 es profundamente similar a la lógica que aplicó al estudio de la Cuestión Nacional en 1840. Así, la lucha del 
campesinado eslavo sobreexplotado y oprimido a nivel nacional que aparece en el primer momento, se desarrolla teóricamente en el defensa del 
protagonismo de los sectores más explotados en la revolución social.

Uno de los documentos centrales que sintetiza el pensamiento de Bakunin en este período es la escritura de 1862 "Para los rusos, polacos y 
todos mis amigos eslavos", que nos parece una especie de balance del proyecto organizativo y programático del Populismo Revolucionario. En 
este documento, Bakunin aborda la creación del grupo Tierra y Libertad, el programa socialista y campesino, la idea de la federación en 
oposición al centralismo y las críticas a la degeneración del movimiento nacionalista polaco. Resumimos aquí las principales contribuciones 
de lo que llamamos "Populismo Revolucionario", sintetizado por su lema principal "Tierra y Libertad":

a) crítica al centralismo epistemológico y al proyecto de modernidad capitalista basado en modelos/pueblos de Europa occidental presentes en 
los movimientos liberales y socialdemócratas;

b) incorporación de los saberes y luchas de los pueblos originarios al proyecto revolucionario;

c) defensa de la insurrección y la alianza campesina-obrera;

d) defensa de un socialismo de basis agrario-campesino;

e) defensa de una federación de comunas campesinas;

f) el derecho a la libre determinación de los pueblos;

g) defensa del armamento nacional.

No es casualidad que el anarquismo se haya expandido a los países periféricos y semiperiféricos en el último cuarto del siglo XIX, llevando 
consigo la línea Populista y Sindicalista Revolucionaria. De esta tradición, vinculada al populismo revolucionario, tenemos algunas 
experiencias históricas que debemos destacar: Magonismo y Zapatismo en la Revolución Mexicana de 1910, el papel de Makhnovitchina en la 
Revolución Ucraniana de 1917-19, y el papel de los anarquistas en la Comuna de Manchuria (Corea) en 1929-1932. Todas bajo el lema "Tierra y 
libertad", con una fuerte connotación antiimperialista y basado en la construcción de territorios libres defendidos por la insurrección 
campesina, de carácter federalista y socialista.

Podemos decir, entonces, que el anarquismo fue el resultado de dos movimientos: la radicalización del populismo revolucionario ruso y su 
fusión con la tendência obrera mutualista dentro de la AIT, dando lugar al ala revolucionaria colectivista o socialista revolucionária. Al 
cumplir con estas perspectivas, se procesaron las concepciones fundamentales del anarquismo: la alianza obrero-campesina, el sindicalismo 
revolucionario, la revolución anticapitalista, antiestatista y, por lo tanto, anticolonial, de abajo hacia arriba y desde la periferia hasta 
el centro.

En nuestra opinión, el populismo revolucionario tiene su relación con el anarquismo de la misma manera que el sindicalismo revolucionario. 
Ambos sectores existían en el AIT (ver que las secciones del AIT en Rusia y Europa del Este estaban marcadamente influenciadas por el 
populismo), pero solo alcanzaron su potencia a principios del siglo XX: el populismo revolucionario en Ucrania, Manchuria y México, y el 
sindicalismo revolucionario en todo el mundo.

De esta manera, el anarquismo funda una línea integradora para las luchas de clases y para las luchas de liberación nacional. Pero no 
siempre se ha desarrollado unificado de esta manera, y el caso de México en sí es emblemático, en el que un levantamiento campesino de 
carácter federalista y socialista, que levantó el lema populista "Tierra y Libertad", bajo el liderazgo de Emiliano Zapata, sufrió de una 
reacción dura perpetrada por la burguesía en alianza con los "sindicatos revolucionarios" de los trabajadores que consideraban a los 
campesinos insurgentes "conservadores" debido, entre otros elementos, a la religiosidad popular.

La separación entre populismo revolucionario y sindicalismo revolucionario, provocada por las revisiones hechas al pensamiento bakuninista, 
produjo procesos de degeneración y aislamiento del proyecto revolucionario anarquista tanto en la ciudad como en el campo. Así, evaluamos 
que, entre otros elementos, la falta de una rearticulación de la línea sindicalista y populista revolucionária, en la idea de una 
confederación de trabajadores y pueblos libres en lucha, fue una de las debilidades del anarquismo, en su proceso de expansión global en el 
siglo XX hacia una intervención con más fuerza en las luchas de los pueblos del tercer mundo y promover una articulación más consistente de 
la lucha de los pueblos negros e indígenas a su proyecto revolucionario.

Aunque ha habido experiencias al respecto, su sistematización a menudo no se ha llevado a cabo o necesita ser recuperada. El debate actual 
sobre la autodeterminación de los pueblos dentro de los movimientos indígenas y negros en América Latina puede aportar contribuciones 
innovadoras a los dilemas de los movimientos de liberación nacional y social, y el anarquismo tiene una contribución a este proceso, así 
como debe saber aprender e integrarse en su perspectiva, las experiencias de lucha de los pueblos oprimidos de las naciones de todo el mundo.

La derrota de estas experiencias y el revisionismo operado en la teoría anarquista relegó la interpretación bakuninista de la cuestión 
nacional al olvido y al estancamiento, a menudo transformando el internacionalismo en un principio abstracto y distante de los pueblos 
colonizados, o permitiendo que sea capturado por la línea marxista o liberal. De esta manera, el anarquismo perdió gradualmente la capacidad 
de responder a las demandas de la lucha de clases en la periferia del capitalismo y abrió las lagunas para las corrientes estatistas, ya 
sean nacionalistas o comunistas, que tomaron la dirección de estos movimientos alrededor de la década de 1930.

4.2 Construir la alianza revolucionaria de las clases trabajadoras y pueblos oprimidos

En este contexto nacional e internacional, de una ofensiva conservadora y de extrema derecha, es esencial reanudar la crítica anarquista de 
las experiencias de los frentes únicos antifascistas y antiimperialistas con las burguesías nacionales. Bakunin, Makhno y Amigos de Durruti 
legaron un importante debate teórico-político sobre las alianzas en torno a proyectos democráticos nacionales hegemonizados por la 
burguesía. Es tarea de los bakuninistas hoy contribuir teórica y políticamente a la defensa de la intransigencia de clase, contra las 
diversas propuestas de conciliación de clase "contra el fascismo" o "en defensa de la democracia" que surgió desde el comienzo de la crisis 
de la socialdemocracia en el mundo y, más específicamente, del lulismo en Brasil.

La idea de "frentes democráticos" entre partidos republicanos, socialdemócratas y de derecha ha sido reeditada para defender las 
instituciones de la democracia burguesa. Esta política de conciliación de clases no se ha restringido solo al campo electoral, sino que 
también ha influido más o menos en el movimiento sindical y popular en todo el país. Lo que debemos reafirmar en el movimiento de masas es 
que la política de conciliación de clases y la desorganización y retraso de la clase trabajadora son consecuencias directas de la estrategia 
socialdemócrata (PT, PCdoB, PSOL, etc.), que fortalece el avance de la extrema derecha y la explotación del pueblo. El reformismo es la 
antesala del conservadurismo. Por esta razón, estos "frentes democráticos" no luchan en su raíz contra el fascismo o la dictadura, sino que 
son solo estrategias para que los partidos de izquierda y derecha institucional regresen al poder.

Además, frente a toda la ofensiva conservadora, existe una demanda legítima de la organización de colectivos antifascistas. Sin embargo, 
estos colectivos "antifa" han presentado dos problemas: 1) su captura por polarizaciones electorales, que a menudo sirven como instrumentos 
de reformismo; 2) una concepción del antifascismo basada en un sesgo eurocéntrico y, a veces, contracultural, que impide su avance. Es 
necesario un paciente trabajo militante, junto con los colectivos antifa y los movimientos populares, que desenmascara el oportunismo de los 
"frentes democráticos" de los partidos socialdemócratas. Que quede claro que con el mantenimiento del compromiso con el desarrollo del 
estatismo y del capitalismo brasileño, la lucha real contra las raíces del militarismo, del colonialismo y del imperialismo es imposible.

Además, es esencial prestar atención a los aspectos del colonialismo y el imperialismo que impactan las estructuras de clase y 
étnico-raciales en Brasil. La línea anticolonialista, clasista e internacionalista que continuaremos y profundizaremos en el próximo período 
se traduce en la alianza revolucionaria de las clases trabajadoras y los pueblos oprimidos. Esta línea es local, nacional e internacional.

En cuanto a la escala local, destacamos la importancia de las acciones en nuestros barrios periféricos, favelas y cárceles, así como con las 
comunidades campesinas, indígenas y quilombolas. Este trabajo no solo debe ser de afuera hacia adentro (de tipo asistencialista), sino que 
debe ser una verdadera alianza y solidaridad revolucionaria y clasista entre la ciudad y el campo. Reafirmamos la importancia estratégica de 
defender los territorios indígenas, quilombolas, campesinos y periféricos en la lucha contra el colonialismo interno.

En segundo lugar, mirando el territorio nacional, es esencial expandir las formas de resistencia y autoorganización popular a las ciudades 
pequeñas y medianas e integrarlas en el movimiento revolucionario regional y nacional. Se necesita un método para construir la Confederación 
Sindicalista Revolucionaria que cubra no solo a los trabajadores urbanos o asalariados, o incluso a los grandes centros urbanos y capitales, 
sino que expanda y agregue los movimientos del proletariado marginal, los trabajadores en ciudades pequeñas y medianas y pueblos campesinos, 
indígenas, quilombolas y "ribeirinhos".

Además, la importancia geográfica nacional (no solo sectorial o social) de las ciudades pequeñas y medianas es que son el espacio 
privilegiado para la consolidación de la alianza obrero-campesina. Estos territorios periféricos en el campo y en la ciudad concentran la 
gran mayoría del proletariado marginal y el campesinado, fracciones de clase estratégicas para la revolución brasileña y, no por casualidad, 
objetivos prioritarios de la política militarista y colonialista del Estado.

Esta línea de articulación orgánica significa mucho más que el reformismo (marxista o libertario) ha hecho en apoyo de los movimientos 
populares en paralelo y con un estatus inferior al de las estructuras sindicales formales y oficiales. El hecho es que el sindicalismo de 
Estado es parte del estado colonial brasileño. Es la estructura hegemónica del control estatal y la fragmentación sobre la clase 
trabajadora. Por lo tanto, la línea de masas revolucionaria debe moverse necesariamente para articular una presión por la destrucción del 
sindicalismo de Estado por dentro y por fuera, con movimientos y federaciones autónomas.

La lucha contra las estructuras y la hegemonía del sindicalismo de Estado en Brasil es una tarea irreparable e inevitable para construir la 
alianza revolucionaria de las clases trabajadoras y los pueblos oprimidos. La experiencia de los gobiernos del PT demostró el nefasto papel 
desempeñado por la burocracia sindical y la aristocracia obrera al integrarse al Estado y colaborar con las políticas neoextractivistas e 
industrialistas. Incluso hoy, en medio de una ofensiva conservadora, la política principal de la aristocracia obrera de CUT es la ilusión de 
un nuevo pacto de conciliación de clases que beneficia a los empresarios y trabajadores de la industria nacional. El nacionalismo, el 
desarrollismo y el industrialismo son ideologías de esta aristocracia obrera. Estas ideologías son absolutamente incompatibles con las 
luchas y la resistencia anticoloniales de los pueblos.

Finalmente, esta línea de masas es internacional. Significa, en la práctica, que las organizaciones sindicalistas revolucionarias deben 
establecer diálogos y redes de solidaridad con las experiencias de lucha de los pueblos originarios y los movimientos populares en los 
países periféricos, como los kurdos, los zapatistas y los mapuche. Estas redes deben evolucionar, según las condiciones, a estructuras más 
orgánicas de federaciones o confederaciones regionales e internacionales de autogobiernos, comunas y pueblos libres en lucha, volviendo al 
siglo XXI la política histórica del bakuninismo.

Esta línea, tanto a escala nacional como internacional, significa una ruptura con toda una tradición de teorías socialdemócratas y 
comunistas que distorsionan el principio del internacionalismo desde las concepciones centralistas y eurocéntricas, especialmente la URSS 
que, en el peor de los casos, se movió hacia una "social-imperialismo". Además, rompe directamente con la polarización interimperialista 
entre Estados Unidos y China que ha capturado a muchas organizaciones de trabajadores para que actúen como una fuerza de apoyo a los 
intereses burgueses y estatales, a menudo bajo el disfraz de "internacionalismo". Por lo tanto, el Internacionalismo Revolucionario, de 
abajo hacia arriba, sin un pueblo o nación como central o dominante sobre los demás, debe ser rescatado de la tradición colectivista en la 
Asociación Internacional de Trabajadores (AIT).

Dentro de esta línea de masas, la incorporación y promoción de las luchas feministas clasistas, campesinas, indígenas, negras, trans, 
trabajadoras y estudiantes pobres es esencial como parte de un programa revolucionario y una estrategia para combatir el patriarcado, el 
colonialismo y el capitalismo. La Revolución Integral, una formulación teórica y política bakuninista, es la destrucción de todos los 
sistemas centralistas de dominación y explotación que hoy pesan sobre las clases trabajadoras.

Por lo tanto, la construcción del autogobierno y el socialismo (bases de la revolución integral) no es una noción abstracta, pero sí 
significa la desconcentración global y radical de la riqueza y el poder. Implica, por lo tanto, la transformación profunda, y como un 
proceso integrado, de relaciones asimétricas de género, étnicas, generacionales, culturales y discriminatorias en general, junto con la 
destrucción de la propiedad privada y del Estado. De lo contrario, es una estafa.

De esta manera, las estructuras sistémicas patriarcales no pueden ser remediadas o "deconstruidas" individualmente o en enfoques 
separatistas o reformistas. Las mujeres trabajadoras deben organizarse en movimientos revolucionarios fuertes, en los organismos de nuevo 
poder y autogobierno, en asambleas populares, en cooperativas independientes de producción y distribución, en los sindicatos autónomos, etc. 
Las luchas femeninas indígenas y comunitarias en América Latina, las huelgas mundiales de las mujeres, las grandes marchas por los derechos 
reproductivos y contra el feminicidio, los círculos de autodefensa y otros, emergen en el siglo XXI como experiencias importantes para esta 
nueva política anti-patriarcal, anticolonial y anticapitalista de las clases trabajadoras y pueblos oprimidos.

La socialdemocracia, en su proceso cíclico de inserción en el sistema, abdicó exactamente la disputa ideológica y organizativa de estos 
territorios y sectores proletarios marginados, moldeando cada vez más su perfil social y territorial a los estándares pequeñoburgueses y 
metropolitanos. La socialdemocracia hace esto porque su objetivo son los coeficientes electorales (visibilidad de los medios, centros 
administrativos de poder, metrópolis, "influenciadores digitales" de la pequeña burguesía, alianzas con partidos burgueses, etc.). Es el 
resultado de su centralismo epistemológico y colonial.

La teoría y la práctica socialdemócrata, por lo tanto, nunca enfrentarán verdaderamente las estructuras de poder del colonialismo interno y 
el imperialismo hasta el punto de destruirlo. A lo sumo, crea una alternativa no hegemónica, pero nunca antisistémica. Porque toda su teoría 
y política (incluida la territorial) conduce a la integración sistémica y a la abdicación de la confrontación donde es más necesario romper 
las estructuras de dominación y explotación del colonialismo interno. Por esta razón, solo ve la política territorial (de la construcción de 
un poder como disputas por el control de las fracciones del espacio) como una política de Estado, es decir, en el momento en que se hace 
cargo del Estado burgués y colonialista y organiza este territorio de arriba hacia abajo.

Las jornadas de junio de 2013, las tomas de escolas, las revueltas obreras en las obras del PAC, la huelga de camioneros, la revuelta 
popular-campesina por el agua en Correntina (BA) y otros, demostraron no solo el potencial revolucionario de ciertas fracciones de clase, 
pero también la importancia estratégica de la descentralización y el enraizamiento territorial de la insurgencia en el interior del país, ya 
que el colonialismo interno actúa preferentemente en el territorio nacional mediante la apropiación de tierra, agua y mineral, redes de 
transporte e infraestructura, recursos distribuidos de manera desigual en todo el espacio geográfico.

Las tareas antiimperialistas y anticoloniales de la revolución brasileña solo pueden cumplirse plenamente con el enraizamiento territorial 
de la insurgencia que puede, a mediano y largo plazo, conducir a la insurrección general del campo y la ciudad. Para esto, es importante 
romper con esta política centralista y colonial de la socialdemocracia. Es necesario unir la estrategia, la teoría y la tradición del 
sindicalismo revolucionario con las prácticas y teorías de resistencia de los pueblos oprimidos de Brasil. En este cruce histórico, el 
territorio es esencial, y las posibilidades de autogobierno y autonomía se derivan de él.

La construcción del Congreso del Pueblo y las asambleas populares y territoriales serán esenciales en este proceso. El tema de los 
territorios revolucionarios (o el autogobierno popular) ya aparece en Bakunin cuando considera la formación de Gobiernos Revolucionarios 
Provinciales, Nacionales y Regionales como una estrategia para la Revolución Proletaria Mundial.

Para los anarquistas revolucionarios, es esencial aprender, sistematizar e incorporar al movimiento revolucionario de masas en Brasil las 
experiencias de resistencia, autoorganización y mutualidad de los pueblos indígenas, negros, indígenas, ribeirinhos, recolectores de caucho, 
campesinos, etc. Estas luchas étnicas y nacionales exigen un método de incorporación anti-centralista (organizativa y epistemológicamente) 
en el proceso general de la revolución brasileña y mundial, que es absolutamente diferente de los enfoques actuales socialdemócratas y 
comunistas, posmodernos y neoimperialistas.

4.3 Solo el pueblo salva al pueblo: el mutualismo en la política de masas clasista, anticolonial e internacionalista

La creación de prácticas y lazos de solidaridad entre los trabajadores es parte de la historia de lucha por la existencia de las clases 
trabajadoras y los pueblos del mundo, sin limitarse al sistema capitalista ni a los trabajadores asalariados. En Brasil, las experiencias de 
solidaridad y apoyo mutuo como expresiones de lucha contra los poderes dominantes han estado presentes desde la resistencia al colonialismo 
y la esclavitud, son experiencias históricas de nuestro pueblo.

La lucha insurgente de los pueblos indígenas y negros contra el sistema colonial y esclavista en Brasil desarrolló procesos avanzados de 
resistencia y solidaridad, de los cuales los quilombos son la mayor expresión (pero también huelgas negras, sabotajes, escapes, redes de 
apoyo, etc.). Además, no podemos dejar de mencionar la tradición del apoyo mutuo del campesinado, como la tierra de uso común y los trabajos 
colectivos.

El bandidaje y el mesianismo popular en Brasil también fueron expresiones de resistencia y unidad de la clase trabajadora brasileña contra 
la opresión y la explotación. Las asociaciones de trabajadores para asistencia mutua en los siglos XIX y XX también fueron bastante fuertes 
y están en el origen del sindicalismo revolucionario. El origen y el crecimiento de las Ligas Campesinas en la década de 1940-50 se produjo, 
no por nada, a través del apoyo mutuo para la garantía de ataúdes para los campesinos que murieron.

El mutualismo, llamado por Proudhon, es una forma de expresar la capacidad de los propios trabajadores para organizarse y en el futuro 
reemplazar las instituciones del Estado y el capital por las propias organizaciones de trabajadores. Las prácticas mutualistas fueron 
fundamentales para la creación de los primeros sindicatos en Brasil y en todo el mundo. Cajas de resistencia, cooperativas, restaurantes 
comunitarios, escuelas, actividades culturales y recreativas fueron algunas de las actividades responsables de la masificación de los 
sindicatos revolucionarios, ya que las bases sindicales eran principalmente de trabajadores pobres. Muchas de estas prácticas terminaron 
siendo absorbidas por el Estado y algunas influyeron en las primeras leyes sociales y laborales.

Con el reflujo mundial del sindicalismo revolucionario después de la década de 1930 (debido a varias razones como la represión, el 
revisionismo y otros), estas prácticas disminuyeron en el campo del anarquismo y el sindicalismo revolucionario, pero siempre han estado 
presentes de manera difusa en las prácticas diarias de lucha por existencia de trabajadores pobres y pueblos originarios.

Actualmente, en Brasil, las prácticas típicamente "mutualistas" están controladas hegemónicamente por el Estado, por empresas, por iglesias 
o por mafias políticas y criminales. Se desarrollan de arriba hacia abajo para mantener las relaciones de dominación y explotación sobre el 
proletariado marginal. Tienden a aumentar la dependencia de los trabajadores de los centros de poder. Por lo tanto, no son prácticas 
realmente mutualistas en el sentido atribuido por el anarquismo: de unión horizontal y autónoma entre trabajadores con el objetivo de que se 
apropien cada vez más de las condiciones de reproducción de su existencia.

Hoy, con el avance del sindicalismo revolucionario, se abre una oportunidad importante. Cuando el bakuninismo nació en Brasil, el anarquismo 
tenía poca o ninguna organización entre el proletariado marginal, que hoy es una realidad y potencialidad en la nueva estructura de masas 
que se ha apoderado de los sindicatos revolucionarios y autónomos. Pero aún es necesario adaptar la estructura de los sindicatos al 
proletariado marginal y no al revés, que es un proceso que requiere pensar en la dinámica de la asamblea, el lenguaje, las agendas y las 
tácticas que facilitan la entrada masiva del proletariado marginal y el campesinado en estas organizaciones.

Ahí radica la importancia del mutualismo. La línea de masas debe dar la debida importancia al mutualismo como propulsor del sindicalismo 
revolucionario. Es importante que las organizaciones promuevan algún proyecto mutualista o se integren a proyectos existentes, buscando 
incorporarlos al sindicalismo revolucionario.

Existen varias demandas sociales, según la región y la categoría, como cocinas sociales, centros culturales, cajas de resistencia, fondos de 
huelga, prácticas deportivas, bolsas de trabajo, lavanderías comunitarias, cooperativas de producción o consumo, apoyo psicológico y varias 
otras prácticas que pueden ser realidad con categorías específicas o incluso en comunidades, vecindarios, barrios marginales o incluso en 
las cárceles.

Por otro lado, para que esta línea no se convierta en desviaciones, es importante regirse por dos puntos:

1) El trabajo de masas hoy consolidado en categorías y fracciones de clase debe consolidarse y profundizarse, ya que es fundamental para 
expandir las prácticas mutualistas y la organización del proletariado marginal. Las prácticas mutualistas deben servir para consolidar y 
expandir la unidad de clase entre los sectores con más derechos y los sectores precarios. Un ejemplo es el de la educación, en una masa de 
trabajadores subcontratados y temporales (principalmente mujeres y negros) está desorganizada mientras los empleados todavía tienen una 
adhesión razonable a las entidades de representación oficial;

2) El mutualismo no puede confundirse con el assistencialismo o el emprendedorismo. El mutualismo es la autoorganización y la autonomía 
colectiva de los trabajadores. Es un embrión de la economía socialista. Por lo tanto, la línea de masas no puede dar paso al idealismo 
pequeño burgués (en su versión benevolente o empresarial), como lo hacen los sectores reformistas del marxismo y el eclecticismo. Los pobres 
no son "pobrecitos" que necesitan ser "ayudados", necesitan estar organizados, asumiendo el poder y su posición de combate en la 
construcción de la gran Confederación Sindical Revolucionaria.

La política mutualista del anarquismo y del sindicalismo revolucionario no es un fetiche. Surge de la necesidad frente al crecimiento de la 
pobreza, del desempleo, del genocidio y del encarcelamiento, así como del avance de la precarización y privatización de los servicios 
públicos. Por lo tanto, debe integrarse como parte de la resistencia general por los derechos del pueblo y por la revolución.

En otras palabras, los paradigmas globales del liberalismo y la socialdemocracia y el comunismo (privatización x estatización) deben de ser 
superados mediante la construcción de una estrategia mutualista y sindicalista revolucionaria que unifique la creación de nuevas 
instituciones económicas y servicios públicos con la expropiación y el autocontrol de las tierras y medios de producción y circulación por 
la propia clase trabajadora. Esta línea mutualista, aplicada en el campo y en la ciudad, es un instrumento fundamental de la alianza 
obrero-campesina.

Finalmente, en momentos históricos como los que estamos viviendo, no solo en Brasil sino en todo el mundo, es importante reforzar el papel 
iniciador-dirigente de los anarquistas en la lucha de clases y, por lo tanto, el papel de vanguardia que debe asumir la organización 
anarquista. Como dirían los makhnovistas, escapar de esta tarea es fallar a las masas trabajadoras y la revolución.

Así, la estrategia de la Unión Popular Anarquista (UNIPA) es su constitución como partido revolucionario anarquista y la construcción de su 
brazo de masas y otros frentes. Reforzamos el llamamiento para que todos los militantes sinceros del pueblo se unan a las filas de combate 
del bakuninismo, por la causa del pueblo, por el autogobierno y el socialismo.

¡Construir el Partido Revolucionario Bakuninista!

¡Construir la Confederación Sindical Revolucionaria!

¡Trabajar por la revolución!

¡El anarquismo es lucha!

https://uniaoanarquista.wordpress.com/2020/07/30/esp-tierra-y-libertad-vii-conunipa/#more-3160


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca