(ca) lasoli cnt.cat: [OPINIÓN] UNA VOZ LIBERTARIA, AQUÍ Y AHORA

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Vie Nov 16 06:10:34 CET 2018


Después de un tiempo sin escribir otra cosa que no fueran canciones, me animo a aportar 
algunas ideas, dejando claro de entrada que toda reflexión sin una concreción práctica 
pierde parte de su sentido. Así pues, tómese este escrito como una llamada para la acción. 
---- Reconozco que los últimos años han sido dispares y, personalmente, he estado 
navegando en varias aguas, dedicando quizás demasiado energías en plataformas políticas de 
más o menos implantación. A pesar de mi compromiso, no negaré que la realidad es dura y 
confusa. Sé lo que es pasar temporadas paralizado por el escepticismo y, al mismo tiempo, 
combatirlo día a día como forma de supervivencia. ---- Es en este cruce de caminos donde a 
menudo me paro a escuchar la propia y viva vocecita libertaria. Esta voz, la descubrí de 
adolescente entre publicaciones y fanzines en el local independentista de mi ciudad, 
alrededor del año 91. Es aquí donde descubro el trabajo Anarquismo y Liberación 
Nacional(El Rayo, 1987), un libro curioso que me sorprendió y agitar. Posteriormente fue 
reeditado por la editorial Virus y el Colectivo Negras Tormentas. Esto explica, en parte, 
los caminos que fui siguiendo en el futuro, principalmente en el Ateneo Libertario de mi 
ciudad ya la CNT. Es aquí donde realmente toma forma lo que nace como instinto, entre 
conversaciones con antiguos militantes anarcosindicalistas y entre lecturas de clásicos, 
algunos de los cuales, curiosamente, llegaron a estas ideas ya en una edad madura.

Aparte de militancias, el hecho de abrazar nuevamente planteamientos libertarios y 
compartirlo, no se puede entender como un gesto nostálgico o como una reclusión en la 
pureza ideológica, sino como una necesidad de incidir de forma directa en mi entorno.

Es urgente priorizar una lucha social y autogestionaria, con objetivos que valgan 
realmente la pena y que pongan el individuo y el presente en el centro de la lucha 
colectiva. En este sentido no hay ninguna independencia más efectiva que la de la gente 
empoderándose con la acción directa y sin confiar cabeza "liberación mágico" en una 
determinada élite dirigente. A pesar de haber colaborado en algunas iniciativas 
municipales, en el fondo, siempre he tenido presente que la vía de la participación 
institucional, además de ser escasamente democrática, conduce a la integración en el 
"sistema" y desmovilizar la calle, con el excepción de contadas experiencias municipalistas.

En otras palabras, no podemos esperar mucho nada de gobiernos, de estados ni de 
jerarquías. Los que creen mandar, suelen ser mandados por gente a la que no ha votado 
nadie. Estos viven normalmente en otra realidad y no dudan en hacerse atrás y contradecir 
las propias promesas si sus intereses están en juego. Tampoco dudan en utilizar la fuerza 
para reprimir toda protesta que escape de su lógica y control. Es posible que estas 
afirmaciones puedan resultar frustrantes para algunos, pero hay que ser realista y tener 
siempre presente la naturaleza del poder. Nadie se libra de ello. Así pues, toda prioridad 
y esfuerzo para fragmentar este poder y repartir la riqueza será enormemente positivo. Tal 
como aclamaron algunas feministas de los años sesenta "lo personal es político y lo 
político es personal" y es también desde una vertiente íntima que se empieza a transformar 
la realidad. La revolución puede comenzar en el momento en que la persona se niega a 
obedecer, a pesar del sufrimiento que ello pueda conllevar.

En este punto siguiente abro un espacio para hablar de una experiencia personal reciente. 
A pesar de las tentaciones, resulta difícil abstraerse cuando te llaman a la puerta para 
amenazarle té y multarte. De estas pequeñas, y no tan pequeñas, choques con el Estado, ya 
he tenido algunas, y es en este momento donde hay que transformar el miedo en unión y 
acción, como más directa posible.

Hace un par de meses el Departamento de Interior de la Generalitat me expedientó para 
participar activamente en la huelga general del 3-O de 2017. En este caso, es la propia 
institución catalana la que reprime de oficio a través de multas políticas , y he de 
deciros que no me sorprendió. La Generalitat y su cuerpo policial son parte integrante del 
Estado.

En relación con la huelga general del 3-O, también es interesante recordar que son los 
propios sindicatos libertarios y alternativos (CGT, CNT, COS, etc.) quienes convocan 
realmente la huelga. Algunos de estos sindicatos entran un preaviso ya el 21 de 
septiembre, anticipándose así a los hechos del 1-O. Este día, el Estado se muestra tal 
como es y provoca una rotura psicológico que durará años y que hay que aprovechar. Sin 
embargo, el grueso del "soberanismo" acepta el engaño del término "parada de país", 
eufemismo interclasista utilizado por la patronal y los sindicatos oficiales para desnudar 
a la huelga de cualquier connotación social y laboral, imprescindible para ir definiendo, 
sin excusas , una sociedad alternativa.

Todos estos hechos aceleran y provocan que un porcentaje importante de personas haya 
dejado de sentirse parte del Reino de España y esta conciencia es muy positiva. No podemos 
decir lo mismo de la conciencia de estar viviendo una auténtica "guerra de clases" que, 
desgraciadamente, perdemos por momentos.

Con relación a las consecuencias de hacer frente al Estado, hay que tener siempre presente 
las compañeras encausadas y reprimidas por acciones sociales y sindicales, tanto en 
Cataluña como en el resto del Estado. Mil doscientas personas represaliadas por 
comprometerse con la autodeterminación. Presas y exiliados políticos, con los que me 
solidarizo como prisioneros / as del Estado que son y, al mismo tiempo, manifiesto mi 
total oposición política en todos los casos, con alguna contada excepción.

Pero tampoco es menor la violencia ejercida de forma cotidiana por el desorden 
capitalista, sostenido sólo por la ilusión de la dictadura del consumismo, auténtica 
aberración ambiental y moral de nuestro tiempo. Asimismo, la conciencia de clase 
trabajadora sobrevive en su fragmentación, desorientada entre trabajadoras temporales, 
paradas, precarias, sin derechos, inmigrantes sin papeles, jóvenes sin perspectiva, 
mujeres doblemente explotadas, pensionistas empobrecidas, etc.

Desgraciadamente, Cataluña lidera el ranking de empresas en quiebra y de demandas por 
despidos. También está a la cabeza de los desahucios por no poder pagar ni alquileres ni 
hipotecas, y eso no lo sufren los herederos ni medios propietarios, sino las despojadas de 
siempre. Asimismo, la derecha "indepe" no duda en aliarse con la derecha ultraespañolista 
para aprobar leyes de "desahucios exprés" que apuntalan el modelo de sociedad que la gran 
banca dicta. El abanico de partidos socialdemócratas va tomando apuntes como alumnos 
aventajados de los que realmente gobiernan: gran capital y patronal. Todo ello, con una 
jerarquía eclesiástica rezando por todos ellos y con unos privilegios heredados del 
fascismo intactos. Y que quede claro, la mayoría de estos estamentos son declaradamente 
antiindependentistas y, al mismo tiempo,postureig .

No estaré tampoco de abordar abiertamente la "cuestión nacional". Pienso que ésta, por 
valió realmente la pena, debe ser parte indisociable de unos objetivos de transformación 
social reales. Pienso que es perfectamente compatible ser partidario de la independencia 
de Cataluña y, al mismo tiempo, de un federalismo radical que, además de ser un camino 
natural de solidaridad entre pueblos, se convierta en una forma de edificación social de 
abajo hacia arriba. Dicho esto, es evidente que la actual correlación de fuerzas no da 
ninguna garantía para que una hipotética república catalana favorezca nuevas formas de 
vivir y relacionarse. Asimismo, hay que tener claro que ningún nuevo estado, por pequeño 
que sea, escapa de su esencia autoritaria y, por tanto, hay que estar prevenidas y con los 
ojos bien abiertos. Pero siempre junto a las que luchan, pues hay que ser consciente de 
que, hoy por hoy,

Por otro lado, difícilmente alguien puede reivindicar patrias cuando ni siquiera tiene 
trabajo. Así pues, habrá algo más que gestos paternalistas y electoralistas por no abonar 
el campo del fascismo creciente. Hay que recordar que también las clases acomodadas no 
dudan en entregarse al fascismo cuando ven peligrar sus privilegios con la amenaza del 
igualitarismo, principio indispensable para la sociedad futura.

Con relación a las prioridades, podríamos decir aquello de: "si eres neutral ante una 
injusticia y de una fuerza desigual, te pones automáticamente al lado del opresor". Esto 
vendría a contradecir la cantinela del: "primero la independencia y luego ya veremos ...", 
cómplice en ocasiones de una realidad social insoportable para algunas. Hay que denunciar, 
pues, el enésimo intento del mesianismo de la derecha catalana, del republicanismo 
"centrado" y de una parte de la burguesía para monopolizar y dirigir la voluntad popular, 
disfrazando de forma perversa con "el unitarismo" el supuesto " interés nacional ". Es 
lamentable ver cómo algunos se aferran a una falsa legitimidad para recomponer el espacio 
político del nacionalismo clasista, autodefinido ahora como un espacio que no es "ni de 
derechas, ni de izquierdas".

Recapitulando, ya modo de conclusión, hay que hacer memoria y seguir cosiendo la Cataluña 
popular, que a lo largo de la historia ha sabido contagiarse de ideas solidarias, 
libertarias, universalistas, antimilitaristas, etc., convirtiéndose a lo largo del tiempo 
una co vidad, a pesar de los estados, consciente de sí misma y siempre propensa a 
revueltas y revoluciones de todo tipo.

Para terminar, voy a tirar del recurso del aforismo sin descubrirte el autor / a. Vital y 
realista como la anarquía misma: "La lucha es como un círculo, se puede empezar en 
cualquier punto, pero nunca termina".

Joanjo Bosk, músico y activista social.

https://lasoli.cnt.cat/12/11/2018/opinio-una-veu-llibertaria-aqui-i-ara/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca