(ca) Catalunia, lasoli cnt: Solidaridad Obrera [INTERNACIONAL] LA VICTORIA DE LÓPEZ OBRADOR, LA VICTORIA DE LA IZQUIERDA O EL REFLEJO DE UNA CRISIS PROFUNDA DE PAÍS? por Edurne Bagué (it)

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Dom Jul 29 15:56:49 CEST 2018


El pasado domingo 1 de julio las y los habitantes de México estaban convocados a las 
urnas. Habían de votar la alcaldía, el gobierno del estado, el senado, el congreso y la 
presidencia de la República para el próximo sexenio (2.018 a 2.014). Una jornada que desde 
hacía semanas iba generando expectativas y que tuvo lugar en medio del mundial de fútbol 
-un acontecimiento que paraliza el país - en un momento de buena racha de la selección que 
se había clasificado para los cuartos de final. Todo eran buenos augurios para la ansiada 
jornada electoral que parecían indicar que quizás llegaba el momento del cambio en una 
sociedad cansada. ---- A las 20: 08h, sólo 8 minutos después de que se empezaran a dar los 
resultados preliminares, ya se mostraron las primeras reacciones ante los resultados. Era 
la primera señal de una anomalía en las conductas electorales del país: el Partido 
Revolucionario Institucional (PRI) - el partido del actual presidente de la República, 
Enrique Peña Nieto (EPN) e histórico del país - salía reconociendo la derrota y deseando 
suerte al nuevo presidente. Pocos minutos después salía Anaya del Partido de Acción 
Nacional (PAN) - partido de los ex-presidentes Fox y Calderón. Nuevamente, alabanzas y 
deseando lo mejor al nuevo presidente. Ambas reacciones sorprendieron a un país que no 
está acostumbrado a este tipo de situaciones.

A partir de ese momento, la euforia se extendió por todas partes, a los gritos de "sí se 
Pudo", "es un honor estar con López Obrador". La Ciudad de México parecía que salía de un 
letargo pesada. La tensa calma de la esperanza contenida por meses y semanas ante el temor 
del fraude electoral por fin podía ser liberada, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por 
fin era el nuevo Presidente de la República Mexicana.

Comprender el alcance del 1 de julio

Pero por qué es importante la victoria de AMLO y su formación Morena? ¿Qué lo diferencia 
de las otras opciones? El hecho es altamente complejo, lleno de aspectos, aquí sólo 
seleccionamos algunos.

En primer lugar, Lopez-Obrador, "Peje" como se le conoce popularmente, ha trabajado de 
forma muy diferente: más cualitativa y seria ... tiene un programa de 400 páginas. Un 
equipo de expertos (académicos y profesionales con reputación de la UNAM y de otros 
espacios dentro del país) por lo tanto, una muestra de un trabajo profesional en política 
pública que muestra a la gente que busca calidad y profesionalidad y no tanto 
"compadrazgo". Pero esta no es más que la última fórmula de trabajo de un personaje que 
siempre ha tenido una línea de trabajo y de praxis política inspirada en la 
socialdemocracia europea, sea desde los alineamientos de los partidos de la derecha, como 
los del izquierda. Como propuesta de izquierdas, siempre ha seguido la línea de trabajo de 
los socialistas europeos, también en la doble vertiente: políticas progresistas en derechos,

En segundo lugar, la historia de López-Obrador es la del descrédito del sistema electoral 
mexicano, ya que desde los comicios de 2006, ha sido el principal afectado del fraude 
electoral. En 2006, cuando iba de candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) 
frente Calderon del PAN. Aquel era un año crucial para el país que vivía los hecho de 
Atenco, de la APPO y el eje zapatista ponía sobre la mesa la otra campaña . Sólo un año 
después de la victoria de Evo Morales, y en los momentos más fuertes del proyecto Chávez 
(Venezuela) y de Correa (Ecuador). Pero el Peje, como decíamos, siempre ha sido seguidor 
de la social-democracia, y nunca se ha alineado abiertamente con las propuestas de la 
izquierda más transformadora.

En 2006, se hicieron acampadas al zócalo de la Ciudad de México y mucha movilización 
social. Esta vez, se comentaba en todos los círculos de la vida cotidiana, el temor de un 
nuevo fraude y el riesgo de que derivara en revueltas, crisis económica e inestabilidad 
política y social. La tensa calma, en parte, se explica a raíz de la experiencia, sobre 
todo de 2006, aunque también en las elecciones anteriores, del 2012, hubo un nuevo fraude 
electoral que le dio la presidencia a EPN.

La experiencia de los dos fraudes electorales anteriores, en cierto modo, la avalan ante 
una población cansada, que entiende que detrás de los mismos estaba la mano negra de las 
oligarquías opresoras procurando mantener el estado de las cosas, y por lo tanto , sus 
privilegios. Este supuesto, lo proyecta como alguien que tiene la capacidad de llevar al 
país los cambios que este necesita.

Esto se une al buen recuerdo que hay de su paso por el gobierno de la capital de la 
república y un cansancio muy profundo en el seno de la sociedad mexicana, que ve como, de 
forma explícita, todo se torció en la década de los 90, bajo el mandato de Salinas de 
Gortari, con la firma del TLC y la reforma de la Constitución, con los que se acaban de 
socavar avances importantes vinculados a la Revolución Mexicana.

El anhelo de cambio, ya se puso de manifiesto en las elecciones del 2000, cuando el 
castigo al sistema hegemónico mexicano del PRI, era castigado dando la victoria a Vicente 
Fox del PAN. Pero ahora, el PAN no era una opción que simbolizara ningún tipo de cambio en 
clave positiva, después de un gobierno de Felipe Calderón que todo el mundo lo recuerda 
por haber empeorado de forma considerable la situación interna del país: aumento de la 
pobreza, aumento de la violencia, implantación y consolidación de lo que se llama 
narco-Estado, con su guerra contra el narco, que no hizo más que militarizar el país, 
aumentar la inseguridad y encaminar al país a políticas que a muchos les recordaban las de 
Uribe en Colombia.

Ante este escenario, la única propuesta que aún no ha tenido opción de demostrar si puede 
mejorar la situación era AMLO, y por tanto, la esperanza y el encargo ahora son para él y 
Morena. La sociedad mexicana lleva años reclamando este cambio.

AMLO: un reflejo de la demanda de cambios.

AMLO es el reflejo de la necesidad y la demanda de cambios en el país que superan los 
marcos de la derecha y la izquierda. Se le pide profesionalidad en el ejercicio de la 
política, la recuperación de las instituciones públicas, tanto metafóricamente como de 
forma objetiva - autoridad, poder real, sentido de lo público - por lo tanto, que el 
objetivo sea atender a la ciudadanía y no el enriquecimiento personal. Acabar con el 
compadrazgo, el cacicazgo y el clientelismo como elementos de la estructura de país. Todo 
ello se verbaliza con la expresión "acabar con la corrupción" en palabras del propio AMLO 
"la mafia del poder ya no dominará México, ya no tendrán el poder de mandar, porque 
mandará el pueblo". Por lo tanto, ha encontrado en la corrupción y la mafia la crítica a 
los problemas estructurales del país, como Podemos con la casta, tiempo atrás. Los 
elementos expuestos han favorecido un electorado transversal frente la propuesta de Morena 
y AMLO. El deseo de un México que quiere dejar atrás una etapa de oscuridad y decadencia 
que se encuentra representada en el PRI y el PAN.

Ahora bien, no todo son facilidades ni rosas. El reto es monumental. No se le pide que 
aplique políticas de izquierdas. De hecho, tampoco llevaba un programa de izquierdas. La 
acometida es que encauce el país. Es más, no es una propuesta revolucionaria en el sentido 
de que todo el mundo imaginaria, sin embargo, llevar a cabo la reestructuración del país, 
de sus instituciones y de sus dinámicas, no es poco, y por tanto, falta ver si será posible.

Conviene destacar que hay limitaciones en la línea de salida como la falta de 
entendimiento que esto no sólo depende de él - y su equipo de gobierno -, sino de cambios 
sociales profundos. Las prácticas de compadrazgo, de clientelismo y caciquismo forman 
parte del día a día de la vida cotidiana y atraviesan todas las esferas de la sociedad 
mexicana. Esto significa, en primer lugar, que resolver estos aspectos, no es algo que se 
resuelva en una legislatura, sino que necesita de una estrategia más compleja a medio y 
largo plazo. Y esto lleva a un segundo aspecto, como el hecho de que parte del éxito o 
fracaso, en esta empresa pasa por la fortaleza de las alianzas de los lobbies económicos y 
sus intereses. Combatir la corrupción estructural, hacer reformas en las dinámicas de 
trabajo de la administración pública e instituciones, debe ir acompañado de medidas duras, 
y de planes estratégicos para promover un cambio en el sistema de valores de todo el 
conjunto de la sociedad. En el momento que esto se active, los actores que se verán 
amenazados, buscarán la movilización social y la ingobernabilidad. Para asegurar los 
equilibrios y el desarrollo de estas nuevas políticas y reformas, el gobierno de López 
-Obrador debe saber que cuenta con actores muy sólidos. Compañeros de aventura que no 
defienden políticas de izquierdas pero que necesitan de mejoras estructurales para 
profundizar su enriquecimiento. el gobierno de López -Obrador debe saber que cuenta con 
actores muy sólidos. Compañeros de aventura que no defienden políticas de izquierdas pero 
que necesitan de mejoras estructurales para profundizar su enriquecimiento. el gobierno de 
López -Obrador debe saber que cuenta con actores muy sólidos. Compañeros de aventura que 
no defienden políticas de izquierdas pero que necesitan de mejoras estructurales para 
profundizar su enriquecimiento.

Viendo soportes como Slim o Soros a la candidatura de AMLO, ya es visible que no se trata 
de una propuesta de izquierdas. A ello se suman las reacciones descritas en el inicio: los 
otros candidatos mostrando educación y respeto. Parecen indicar que hay un interés en 
promover ciertos cambios en el país, tal vez porque el nivel de desorden y descontrol 
afecta de forma negativa a más proyección económica y más neoliberalismo.

Posiblemente, tras la victoria histórica de AMLO hay intereses geopolíticos con fines 
estratégicos en el nuevo marco mundial que se está elaborando, en el que se considera que 
México debe tener un papel.

Por lo tanto, la responsabilidad sobre los hombros de AMLO es de dimensiones históricas y, 
a pesar de no haber ganado con un programa de izquierdas, ha puesto sobre la mesa que la 
sociedad mexicana está cambiando su percepción sobre la situación del país y de las 
soluciones. Lopez Obrador, ha ganado de forma absoluta e histórica, practicando otros 
códigos de praxis política. Este punto central es lo que muestra que la sociedad mexicana 
está ante un punto de inflexión. Ahora queda por ver cómo será el sexenio de AMLO y cómo 
se traduce en cambios en la realidad del país.

https://lasoli.cnt.cat/26/07/2018/internacional-la-victoria-de-lopez-obrador-la-victoria-de-lesquerra-o-el-reflex-duna-crisi-profunda-de-pais/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca