(ca) Federación de Anarquistas de Gran Canaria sgc: Anarquismo e independentismo. Una mirada personal de los 90's hasta hoy.

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Mie Jul 25 09:41:20 CEST 2018


A petición nuestra, la compañera @cuadrosyrayas ha sido tan amable de ampliar una 
reflexión que nos compartió después leer "Catalunya y las anarquistas". Es un documento 
interesante porque está escrito desde dentro, desde la propia Catalunya, sin sectarismos 
ni dogmas, y con una visión que seguro representa a un importante sector de la juventud 
catalana. La cuestión no es coincidir o no con la tesis, sino contemplar sus vivencias y 
reflexiones y comprender por qué el conflicto catalán, para muchos de sus actores 
anónimos, esos que no firman columnas ni dan discursos, ha llegado al punto en el que 
está. ---- Escribo este (mini) texto después de leer el texto "Catalunya y las 
anarquistas" y reflexionar sobre él.
Me crie en Barcelona a finales de los noventa, casi siempre en ambientes anarquistas, 
CSOs, ateneos populares y casas okupas. En uno de los ateneos compartían espacio los 
anarquistas y los independentistas. Es importante recordar que entonces el independentismo 
era igual de minoritario. Un día apareció una enorme estelada en la persiana del local, 
recuerdo a mi madre cabreadísima y, al preguntarle, decirme que no todos los del ateneo 
eran independentistas, aquel día empecé a conocer la rivalidad entre un movimiento y otro. 
A pesar de todo, el once de setiembre íbamos a la mani, por aquel entonces eran cuatro 
gatos. Ahí viví mi primera carga policial con ocho o nueve años. Nadie la esperaba, fue 
terrible, recuerdo a mi madre corriendo desesperada con mi hermana de un año en brazos y 
su amigo corriendo conmigo. Si no me equivoco era época de CiU, justo antes del tripartit.

A los doce años colgué la estelada en mi habitación y mi vecino me dijo que tendría que ir 
a la asamblea a dar explicaciones, que en esa casa no podía haber esteladas (por si a 
alguien le interesa, la estelada se quedó allí un par de años). El pique entre 
independentistas y anarquistas era evidente, pero si desalojaban una casa donde había 
indepes, las anarcas iban a okuparla de nuevo y viceversa. Todo esto cambió cuando el 
independentismo empezó a crecer. De repente, los que mandaban a la BRIMO a las manis 
antifascistas eran los mismos que encabezaban el once de septiembre. Las relaciones fueron 
a peor y los movimientos se fueron distanciando ya que, mientras unos iban dejando de lado 
aquello de "Independència i socialisme!", los otros empezaban a equiparar todo el 
independentismo con Convergència.

Entonces llegó el uno de octubre, fue un día histórico, todos protegimos los colegios. 
Recuerdo a mi vecino diciendo "yo no voy a votar, pero lo que falta ahora es que las 
vecinas quieran hacerlo y nos les dejen". A partir de aquel día el movimiento 
independentista no supo mantener a esta gente, que, si ya tenía reticencias de antes por 
no querer un nuevo estado burocrático y centralizado (poco se habla de lo centralizada que 
está Cataluña), se apartó de nuevo al ver que la cosa iba de colgar lacitos y de defender 
a la clase política. Desde entonces la cosa solo ha ido a peor. Los políticos, como no 
podía ser de otra forma, se han asegurado de mantener su poltrona y han dejado de lado a 
los dos millones de personas que les hicieron confianza, y el anarquismo, en vez de 
aprovechar el descontento con la clase política, ha entonado el "ya os lo dije".

Ahora estamos en un punto en que el movimiento independentista ha quedado en standby y va 
perdiendo adeptos por el camino, no hay iniciativa para realizar acciones útiles, y al 
mismo tiempo no hay un objetivo para llevarlas a cabo, además, tiene un grave problema de 
credulidad, la gente no quiere sentirse engañada y te dice "deixeu-los fer, feu 
confiança". La distancia entre ambos movimientos es tan grande que resulta difícil 
imaginar un futuro en el que luchen por un mismo objetivo, pero, por el contrario, van 
codo con codo para evitar que talen la pineda de Castelldefels, para parar un desahucio o 
para manifestarse contra el turismo. Aun así, y ya para acabar, es evidente que los 
neonazis vuelven a andar a sus anchas por Barcelona, y es evidente que van a por los que 
llevan lacito, por lo tanto, las anarquistas tienen la responsabilidad de ayudar en todo 
lo que sea posible cuando se trata de autodefensa, ellas llevan muchos más años 
encarándose a los fascistas y se las necesita. Una vez las "tietes" y las anarquistas se 
conozcan y luchen juntas, como ya empiezan a hacer por ciertas causas, será mucho más 
fácil enfocar el movimiento hacia algo realmente transformador, ya que nunca debemos 
perder de vista que la mayoría de gente que defiende la independencia lo hace en pos de un 
cambio hacia una vida mejor y más justa.

Cuadros y Rayas

https://anarquistasgc.noblogs.org/post/2018/07/21/anarquismo-e-independentismo-una-mirada-personal-de-los-90s-hasta-hoy/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca