(ca) federacion anarquista uruguaya fAu: CARTA OPINIÓN -Junio 2018- Rendición de Cuentas.... sin palabras

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Sab Jul 7 10:10:13 CEST 2018


El gobierno ha mostrado los principales números de la Rendición de Cuentas. No la ha 
negociado con los trabajadores, sino que solo se han expuesto las principales cifras, 
primero ante la bancada parlamentaria del FA, luego ante los trabajadores y la prensa. El 
monto total de la Rendición de Cuentas ronda los 150 millones de dólares para el año 2019 
y otro tanto para el 2020, con lo cual no se cubren las más elementales necesidades 
sociales. ---- Del desglose primario de cifras, se desprende que no habrá inversión en 
obra pública, abriendo cauce a las PPP, otorgándole a las empresas privadas 1140 millones 
de pesos (más de 35 millones de dólares). Para la construcción de viviendas se otorgan 
solamente 300 millones de pesos en el año 2019 y nada en 2020. Se incluyen 198 millones de 
pesos por año para el pago de nocturnidad a la policía, para que patrullen los barrios y 
repriman a los jóvenes y pobres noche a noche, como ya ocurre... pero ahora se le va a 
pagar doble. Sin embargo, el sistema de cuidados solo aumenta en 170 millones de pesos por 
año, es decir, importa más reprimir que cuidar a segmentos de la población que lo necesitan.

Como siempre, las promesas se las lleva el viento. El tan prometido 6% del PBI para la 
Enseñanza no será alcanzado, el gobierno no va a cumplir su promesa de campaña electoral. 
Apenas sobrepasarán el 5%, tomando la medición del gobierno. Pero para ANEP y UDELAR 
apenas se supera el 4% del PBI.

En el caso de la Universidad, sólo se otorgan 430 millones de pesos por año para salarios. 
Para la ANEP (escuelas, utus y liceos) no hay incrementos presupuestales para 
infraestructura. Todos los nuevos edificios serán por PPP, privatizando la educación por 
esta vía, ya que deja la administración de centros de estudio en manos de las empresas 
constructoras por más de 20 años. Además, no sólo se hacen incrementos salariales por 1942 
millones de pesos por año. Con el agravante, de que el aumento del 3,5% anual para llegar 
al salario docente de 25 mil pesos y de 23400 para funcionarios no docentes a valores de 
2015 no está contemplado, y anuncia el gobierno sin ningún empacho, que violará el 
Convenio Colectivo firmado en 2015. Convenio Colectivo que ya era una burla, porque los 
montos ya estaban incluidos en el Presupuesto sin negociación alguna con los trabajadores.

El gobierno como administrador del Estado, es decir la patronal con más empleados del 
país, dice sin ningún prurito que va a violar un Convenio Colectivo- y lo hace-; por lo 
tanto, la señal para todas las Cámaras Patronales es que pueden violar todos los convenios 
con los sindicatos y los acuerdos que hayan firmado. Todo ello puede barrerse de un 
plumazo sin problemas. Ello de cara a la ronda más grande de Consejos de Salarios de estos 
últimos años.

Consejos de Salarios

                 Las pautas para esta ronda de Consejos de Salarios son de pérdida 
salarial en términos generales. Para muchos gremios no se cubre la inflación y no se 
prevén aumentos por encima de ella. Unas pautas acordes a las cuentas de los patrones, de 
modo de ir trasladando hacia los sectores patronales la riqueza social.  Pautas que son 
parte de la política económica que el gobierno lleva adelante y que intentan congelar la 
situación social, no concediendo ni un peso más a los sectores populares. Pero no se puede 
congelar el reparto de la riqueza; tampoco la lucha de clases.

Estos Consejos de Salarios deben ser de confrontación. De lucha directa y abierta contra 
los patrones. Si el propio Estado no cumple los Convenios Colectivos que firma, no podemos 
esperar de las cámaras empresariales una conducta diferente, al contrario, su conducta 
será peor y tiene todo el aval estatal. Allí está el conflicto de los trabajadores de 
Bimbo que nos habla a las claras de la prepotencia de las patronales multinacionales, que, 
en aras de maximizar sus ganancias, despiden trabajadores, cierran líneas de producción e 
intentan abrir negocios en Paraguay, donde se violan los derechos laborales y sociales más 
elementales.

27 de junio: 45 años del golpe y de la Huelga General

Esas pautas salariales, como otras tantas medidas y subsidios con los que se beneficia a 
los sectores patronales, como las que se han otorgado a los sectores "autoconvocados" del 
agro, esos reaccionarios de siempre que sostienen que los sindicatos son un problema para 
"los sectores productivos en crisis", son medidas de claro sostén y apoyo a las clases 
dominantes. Esas mismas clases dominantes, que a través de la Unión de Bancos del Uruguay, 
la Asociación Rural, la Federación Rural, la Cámara de Industrias, la Unión de 
Exportadores, fueron los verdaderos promotores y artífices del golpe de Estado del 27 de 
junio de 1973.

La "tarea sucia" no la podían hacer los Gari, los Peirano, los Strauch. Por eso llamaron a 
los militares y les dieron vía libre -con consentimiento parlamentario- para masacrar y 
reprimir al pueblo, ya en 1972 con el "Estado de Guerra Interno". Un golpe de Estado que 
se fue dando en etapas desde 1968 al menos, con las Medidas Prontas de Seguridad de 
carácter permanente del gobierno de Pacheco y de su "delfín", Bordaberry.

Fraude electoral mediante, Bordaberry es electo presidente, y en 1973 se pone al frente 
del Golpe de Estado. Una dictadura militar con ropaje civil y articulada en la estrategia 
imperial para el área: el Plan Cóndor. La dictadura uruguaya es responsable directa de más 
de 210 desapariciones, similar cifra de compañeros asesinados -muchos en la tortura -, 
secuestro de bebés, decenas de miles de presos, y el hambre y empobrecimiento general del 
pueblo.

Aún hoy queda mucho por hacer para saber toda la verdad, pero sobre todo, para establecer 
algún mínimo de justicia. Pero fundamentalmente, no olvidamos y no perdonamos y decimos 
muy claramente, que no hay reconciliación posible con los asesinos del pueblo.

Pero el pueblo uruguayo no se quedó quieto ni callado frente a la dictadura. La Huelga 
General mostró el rechazo popular ante el avance autoritario y la fortaleza organizativa 
del pueblo. Mostró también las debilidades y límites de la estrategia del reformismo, que 
impidió una correcta preparación de la misma y de la continuidad de la lucha -con otros 
medios- a lo largo del tiempo. Amplios sectores populares ocuparon fábricas, hospitales y 
sanatorios, centros de estudio, la Refinería de La Teja, el puerto, bancos, etc.

Se inició así un largo camino de Resistencia, clandestina, en medio de las más brutales 
persecuciones. Porfiada Resistencia de nuestro pueblo, enraizada en lo mejor de nuestra 
historia.

Los mensajes desde arriba y un camino de lucha

Una cosa es clara: esta Rendición de Cuentas va a ser financiada en un 60% por dineros del 
Banco República y el restante 40% por el crecimiento económico. No se va a tocar la 
riqueza.  De los 6800 millones de dólares que la burguesía uruguaya tiene en cuentas 
bancarias en el exterior, no se tocará un peso. Tampoco se revisarán las exoneraciones 
fiscales al capital extranjero, incluyendo zonas francas, que anualmente representan 1800 
millones de dólares que no se aportan y enriquecen a esas empresas. Los sectores 
agro-exportadores (los que integran "Un solo Uruguay"), las empresas multinacionales, las 
zonas francas, el capital financiero no van a aportar un sólo peso más para cubrir las 
necesidades populares. Siquiera el gobierno toma una medida redistributiva mínima.

Estos sectores económico- sociales se han enriquecido como nunca y desde el gobierno se 
nos dice que no se les va a quitar un peso, que pueden llevarse tranquilamente las 
ganancias a donde gusten. Garantías totales para el capital y un castigo importante para 
los sectores populares. Ese es el mensaje claro que se da desde arriba y es el eje 
cardinal de la política económica en curso.

                 Son esas mismas patronales las que lloran y exigen no más aumentos 
salariales en los Consejos de Salarios, las que dicen que los sindicatos les están 
fundiendo sus empresas y posibilidades de negocios. Esos hambreadores que dieron el golpe 
de Estado de 1973, hoy quieren avanzar en imponer un orden más conservador. Ese proceso no 
se frena desde el gobierno ni desde el Estado: desde allí solo se es condescendiente con 
los que tienen el poder real, tal como demuestran las políticas llevadas adelante por el 
gobierno. El "bloque social de los cambios" que incluye a Astori (hombre del Fondo 
Monetario Internacional) y a todo el equipo económico que sostiene que no hay negociación 
de la Rendición de Cuentas con los trabajadores y a la ministra Muñoz, adalid de la 
Esencialidad en 2015, que ahora dice "que no hay más plata" para la Enseñanza, ¿es 
verdaderamente el camino y el sistema de alianzas necesarias para el movimiento popular? 
Nos parece equivocada esta opción, pero los acontecimientos hablan y hablarán por sí 
mismos, clarificando las confusiones a que se prestan varios discursos.

Por ello, para obtener conquistas en el marco de la Rendición de Cuentas y Consejos de 
Salarios ahora, debemos impulsar medidas de lucha que cuenten con participación masiva de 
trabajadores y otros sectores populares. Así como los estudiantes de Secundaria han 
ocupado sus centros de estudio, han salido a la calle, y profesores y otros sindicatos de 
la Enseñanza impulsan y desarrollan medidas de lucha, debemos empujar para que cada gremio 
y cada sindicato haga lo propio. Rodear los conflictos de solidaridad, como ha sido el 
caso de los trabajadores de Bimbo en defensa de los puestos de trabajo, estar hombro con 
hombro en estas luchas que se vienen.

Este paro parcial y el paro de 24hs de julio deben ser aprovechados para poner gente en la 
calle y coordinar más acciones de carácter general en defensa del salario, del trabajo, de 
la enseñanza, de la salud y los servicios públicos. A no cejar en el esfuerzo y a poner 
toda la militancia de lleno a enfrentar las embestidas que se vienen.

"Hay que cuidar al gobierno", dirán muchos. "No hacerle el juego a la derecha", 
complementarán otras voces. Pero lo cierto es -y lo que pasa en la región habla a las 
claras de ello-, de que hacer frente al avance de la derecha es tarea del movimiento 
popular en la calle, con un proyecto propio e independencia de clase. "Sólo el pueblo 
salvará al pueblo", este grito recorría las calles y montes de nuestra América Latina en 
los años 60 y 70.

                 Por lo tanto, si el pueblo no se moviliza, lo que es seguro, es el 
retorno de la derecha por cualquier vía, ya sea electoral o diversas modalidades de golpes 
de Estado. La derecha no va a renunciar al gobierno, a tener la administración del Estado 
en forma permanente y aplicar políticas neoliberales puras y duras, de retorno al FMI como 
está ocurriendo en la vecina orilla.

En nuestro país, lo que está en discusión, no es realmente si "retorna la derecha" o se 
"profundiza el proceso de cambios", sino cómo y quién procesa el ajuste. Todo parece 
indicar que el FA tendrá un nuevo período de gobierno. ¿Aplicará una política de ajuste 
gradual, "a la uruguaya"? ¿En qué grado? La política económica hasta ahora aplicada da 
señales en ese sentido: las pautas de Consejos de Salarios, el Presupuesto insuficiente y 
el no cumplimiento de la promesa del 6% para la Enseñanza, la falta de gravámenes al gran 
capital, las privatizaciones vía PPP o tercerizaciones como viene ocurriendo en todos los 
Entes públicos...

Con ese marco de fondo de mediano -y largo- plazo, las preguntas que debemos hacernos no 
están en el orden de apoyar a tal o cual candidato, o incluso incidir en la interna de 
algún partido para que gane un candidato más "favorable a los intereses de los 
trabajadores". Esas preguntas en realidad, están en el orden de ¿cómo defendemos nuestros 
derechos y obtenemos nuevas conquistas?, ¿cómo favorecemos la organización popular?, ¿cómo 
movilizamos a todo un gremio o un sector de la sociedad?, ¿cómo acumulamos en unidad y 
solidaridad concretas?, ¿cómo nucleamos a la militancia de cada gremio que quiere ir a más?

Todas esas preguntas -y otras-deben tener un debate y una respuesta colectivas. Los 
anarquistas de FAU sumamos nuestro grano de arena a la construcción de un pueblo fuerte, 
de un pueblo protagonista y hacedor de su destino. A eso lo llamamos poder popular, a la 
capacidad de acción del pueblo y de sus organismos de avanzar luchando, construyendo 
espacios donde se vaya prefigurando la vida y la sociedad nueva.

Por ello, ahora a luchar y organizar en la base de cada fábrica, cada centro de estudio, 
oficina, comercio, taller, campo y en el barrio. Allí reside la verdadera garantía de un 
triunfo popular.

¡PRESUPUESTO PARA LAS NECESIDADES POPULARES!

¡A LUCHAR POR SALARIO AHORA!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DE PODER POPULAR!

¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN!

FEDERACIÓN ANARQUISTA URUGUAYA

http://federacionanarquistauruguaya.uy/carta-opinion-junio-2018-rendicion-de-cuentas-sin-palabras/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca