(ca) cgt catalunya: Los estragos de la reforma laboral - Artículo de Oscar Murciano

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Sab Jul 7 09:36:18 CEST 2018


«Mañana aprobamos la reforma del mercado laboral y ya verá que será extremadamente 
agresiva, con mucha flexibilidad en la negociación colectiva y reducción de la 
indemnización por despido». Quien se expresaba así no era otro que el Ministro de Economía 
de España, Luis de Guindos, en una conversación con el comisario de Asuntos Económicos de 
la UE, Olli Rehn. Las palabras fueron captadas por el sonido ambiente de una cámara que 
grababa los encuentros previos a una reunión del Eurogrupo. Y, efectivamente, al día 
siguiente, 10 de febrero del 2012, se aprobaba vía decreto ley la peor caída de derechos 
laborales y salariales de la clase trabajadora desde la muerte del dictador.
Cal posar-nos en context: l'estat espanyol estava profundament afectat per la crisi social 
i financera i amb un forat molt elevat en el seu sistema bancari per l'esclat de la 
bombolla immobiliària. L'aposta governamental per gestionar aquesta situació es va 
focalitzar en dos punts: d'una banda, incrementar el ritme de retallades seguint el dogma 
de l'austeritat imposada per la UE i, de l'altra, reduir fortament els costos laborals per 
tal d'incrementar la taxa de guany de les empreses i afavorir la falsa recuperació en què 
vivim.

Si nos detenemos en el segundo punto, la devaluación interna hecha sobre costes y 
flexibilidad de la mano de obra sólo se puede calificar de brutal. En sólo nueve meses 
desde la entrada en vigor de la reforma laboral, el peso de los salarios de los 
trabajadores sobre el total del PIB español bajó 2,6 puntos, la caída más importante de 
toda la crisis.

La caducidad de los convenios

Uno de los cambios más destacables fue la eliminación de la ultraactividad en la mayoría 
de convenios sectoriales. Desde la reforma laboral, cuando un convenio caduca, el 
contenido -recopilación de derechos, salarios base ...- deja de estar blindado si no se 
alcanza un nuevo acuerdo. Así, cuando pasa un año después del fin de la vigencia, el 
convenio se elimina totalmente, como ha ocurrido recientemente con el convenio de oficinas 
y despachos de Vizcaya. Esta espada de Damocles ha permitido a las patronales obtener 
muchas concesiones en cada negociación, para que los trabajadores quieren evitar el mal 
mayor de perderlo todo.

Otra vía para reducir derechos laborales es permitir que los convenios de empresa tengan 
condiciones peores que el convenio sectorial, lo que desencadena un dumping social cuando 
empresas con comités de empresa dóciles firman salarios por debajo del mínimo por 
categoría. Destaca la proliferación de las llamadas "empresas multiservicio» que, a menudo 
con un comité de empresa creado ad hoc, aprovechan las peores condiciones firmadas para 
ofrecer tarifas reducidas en la prestación de servicios a terceros. Un clásico ejemplo de 
estas prácticas lo encontramos en las ínfimas condiciones de trabajo de las kellys, muy 
por debajo de lo que debería ser el convenio de referencia de hostelería.

En cuanto a la reducción en el coste del despido que hizo la reforma, si bien la parte más 
llamativa parece que sea el paso de 45 días de indemnización por año trabajado a 33 en el 
caso de los despidos improcedentes, la descalabros está determinado por los despidos 
objetivos: indemnización de 20 días por año trabajado.

Tanto en los casos de despido objetivo individual o colectivo (ERE), se acepta como causa 
válida la «previsión económica negativa de la empresa» para ejecutar la modalidad. Una 
ambigüedad así es una puerta abierta al uso a discreción. Cabe destacar, también, que la 
eliminación de la aceptación de la consejería o del Ministerio para sacar adelante 
cualquier ERE ha permitido reducir el número de trabas.

La ampliación de las causas de despido objetivo por enfermedad fue otro de los puntos 
negativos incorporados con afectaciones muy graves. Por ejemplo: la semana pasada, la 
plantilla de Correos de Barcelona hizo cinco días de huelga contra los despidos producidos 
por esta razón.

horas extraordinarias

Otro aspecto para eliminar condiciones laborales ha sido la relajación de las condiciones 
para hacer modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo. En sólo 15 días y 
aduciendo alguno de los motivos de trámite existentes, muchas empresas han podido reducir 
cualquier garantía, salario o derecho de la plantilla. El escaso periodo de negociación 
pretende limitar las posibles respuestas en forma de huelga.

En relación al trabajo a tiempo parcial, como que se permite hacer horas extraordinarias 
en esta modalidad, se dio a las empresas la clave para que las plantillas se adapten a las 
curvas de producción. Se paga así por el tiempo de trabajo imprescindible, y con un 
contrato para seis horas se amplía a ocho cuando conviene. El número de trabajadores que 
tienen este tipo de contratos contra su voluntad ha pasado del 30% al 62% en 2017. Uno de 
cada tres nuevos contratos firmados en 2017 es a tiempo parcial.

Este panorama desolador es inamovible? En absoluto. En todos los sectores o empresas en 
las que el conflicto dirigido por los trabajadores y las trabajadoras se ha expresado de 
forma decidida, las patronales han retrocedido y se han logrado avances. Quizás la clave 
para defender y mejorar los derechos de la clase trabajadora es en las asambleas y la 
acción sindical colectiva, sin que haga nada lo que dice la letra de ninguna ley.

* Artículo de Óscar Murciano, Secretario de Acción Social de CGT Cataluña, publicado en el 
diario Jornada
https://www.diarijornada.coop/opinio/20180630/estralls-reforma-laboral

http://www.cgtcatalunya.cat/spip.php?article12889#.WztPNp9fjCI


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca