(ca) Rebeldía Contrainformativa: Siempre viva Camila...

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Jue Feb 15 06:54:34 CET 2018


El día domingo 11 de febrero una fatal noticia nos sorprendió a muchas personas: Camila 
Gutiérrez Sabogal, compañera nuestra, había fallecido en el resguardo misak de Guambia, 
Cauca, producto de un accidente en su bicicleta. ---- Camila se destacaba por su sonrisa, 
alegría, capacidad de hacer ameno cualquier espacio donde estuviera y total entrega hacia 
la libertad, tanto de vivirla en todo su esplendor como estar junto a quienes luchan y se 
desvelan por ella. Eso mismo hizo que desde hace más de un año dejará aplazado su estudio 
como Licenciada de Ciencias Sociales en la Universidad Pedagógica Nacional en Bogotá en la 
línea de Interculturalidad y Territorio, donde solo le faltaba su tesis de grado, para 
vivir con la comunidad nasa en el norte del Cauca. Su espiritú libertario siempre estuvo 
presto a acompañar el proceso de liberación de la Madre Tierra, las experiencias de 
educación propia en rescate y fortalecimiento de la memoria territorial, la lengua propia, 
el cultivo de la tierra en colectivo y el tejido comunitario, trabajos en los cuales 
destacó por su diálogo horizontal con la comunidad y la entrega total, sobresaliendo por 
supuesto en su rol como comunicadora popular desde Enraizando y de la mano con Rebeldía 
Contrainformativa.

Su personalidad libre hizo que su ser nunca se contentará en un solo lugar: era una 
viajera por excelencia, lo que la acercó bastante también a la comunidad misak del centro 
del Cauca, donde constantemente iba a aprender y compartir, así como también entabló una 
estrecha relación con otras comunidades en varias partes del Cauca. Precisamente mientras 
visitaba a sus allegadas en el resguardo de Guambia, en el municipio de Silvia, falleció 
intempestivamente mientras recorría el territorio en bicicleta, producto de una caída en 
un hueco que la hizo llegar finalmente a un río, caída que terminó siendo fulminante y 
falleció instantáneamente a sus 23 años.

La falta de su persona, de la persona que era pero del recuerdo vivo que ahora es y sigue 
caminando la palabra, no solo nos deja un profundo vacío imposible de llenar, sino que 
también deja un gran vacío en la comunidad indígena nasa de Corinto y el norte del Cauca 
en general, ambos vacíos que solo será posible llenar aunque sea un poco continuando 
tejiendo la liberación de la tierra y nuestras mentes, de poder caminar la palabra con la 
mayor humildad posible pero también con el orgullo de saber que son nuestras manos las que 
nos van liberando. Así, la única manera certera de recordarte es liberando(nos):

Compartimos finalmente unas palabras escritas por una amiga suya y replicadas a nombre de 
Liberación de la Madre Tierra - Territorio Bakatá, espacio de solidaridad y apoyo a las 
comunidades liberadoras del Norte del Cauca y donde por supuesto Camila actuaba como 
puente para transmitir la palabra, además de recibirnos allá siempre con una gran sonrisa:

La vida transcurre en medio de caminos tan distintos el uno del otro, que a veces solemos 
echar a andar y nos perdemos como si viviéramos en un eterno laberinto, a veces nos 
perdemos en el camino de las palabras, otras veces somos tan frágiles que nos perdemos en 
el camino de las sombras y los espejos, donde nada es lo suficientemente claro, también 
solemos extraviar la mirada pero de repente nos atrae el fuego y ahí ardemos y en otras 
ocasiones es tan solo el sentir y la pasión que se le puede tener a la libertad lo que 
guía el camino; esta fuerza maravillosa fue la que te elevó hasta la montaña, el páramo, 
la llanura, el mar, el río. Y nunca pudiste volver tu mirada a la monotonía que persistía 
en las paredes fantasmales de la ciudad, no soportabas lo agobiante que era el aire, 
impregnado del deber y la moralidad en cada espacio, te hartaste de ese pensamiento 
lineal, de sus relaciones opositivas donde se establece lo que es malo o bueno, sin 
discusiones porque está legitimado en una institución; de la verticalidad del laberinto 
quisiste huir y decidiste perseguir la tan añorada espiral, te empeñaste en comprender 
cómo somos por individual y cómo somos colectivamente en esta gran espiral de la cual nada 
se escapa, toda la naturaleza con su misticidad se encuentra en ella y se expande en el 
universo al mismo tiempo que volvemos a su seno y podemos revisar lo que hemos hecho bien.

Cada vez que llenabas tu retina de los mil colores que ofrece el mundo eras más feliz, 
alimentabas tu espíritu con grandes piedras que brillan como ventanas en las montañas, con 
la neblina del amanecer, con el caudal de agua bajando por las figuras de la madre y el 
padre, con la lana deslizándose por tus dedos mientras formabas una de esas pequeñas 
jigras que eran ideales para guardar semillas, con la tierra labrada, el sudor y la sangre 
que venía con la recompensa del trabajo. Llegaste a la liberación porque amabas la tierra, 
porque sabías que el pueblo merecía lo que le ha correspondido ancestralmente, porque 
creías en la libertad y sabías que para alcanzarla plenamente es necesario rebelarse 
contra lo establecido y luchar sin descanso; lucha contra la mentira, contra el engaño, 
contra el monstruo que monopoliza y erosiona la tierra, tu misma decías que no ibas a ser 
ni verdugo ni víctima y mucho menos ibas a servir a la guerra porque no te interesaba, lo 
que deseabas era el resurgir de la vitalidad en nuestros territorios; y codo a codo, mano 
a mano, fuiste entrando en los corazones y en las vidas de las personas que como tú le 
disputan la comida y la medicina al opresor. Tus manos y tu voz siempre prestas a ayudar, 
tejías ideas y proyectos en tu mente al calor del fogón, al tiempo que eras sabia y sabías 
callar cuando era necesario para poder aprender a dar la palabra precisa.

Camila, compañera de tantas andanzas, risas y nostalgias; tu cuerpo abandona este mínimo 
espacio que habitamos para devolverse a la fantástica espiral, seguirás tan cerca de 
nosotras porque ahora tu materia no se condensa en un cuerpo, por el contrario ahora eres 
aire, hoja, nota musical, cultivo, árbol, estrella, mariposa, semilla de zapayo, frijol, 
maíz, plátano, yuca, tabaco, prontoalivio, eres medicina, eres un pensamiento en la tulpa 
al que le vamos a brindar. Aún nos cuesta invadidos por nuestra pésima aceptación de la 
muerte entender cómo pasó todo tan rápido, sin señales, cómo tu ser terrenal se esfuma tan 
efímeramente, sin embargo no hay cabida para las grandes tristezas, tu huella es 
permanente y no se irá en las brumas del olvido, nuestra tarea siempre será recordarte. Te 
recordaremos desalambrando, jugando en los arboles, captando momentos con la cámara y 
llenándolos de poesía, leyendo en esos pequeños espacios que pueden ser grandes centros de 
conspiraciones como la cocina, la hamaca, la quebrada, la parcela; vivirás tocando 
melodías en la quena, cantando y gritando al compás del primer instrumento que sonara; 
escogiendo las semillas que germinarán liberadas vivirás en nuestros pensamientos así como 
tus palabras atizarán el fuego, la valentía que te caracterizaba y que impregnabas jamás 
se irá; ahora tu sonrisa larga, tu mirada sincera, tu gesto contemplativo le pertenecen a 
la luna, buen viaje y un ancho camino te esperan. Sigue revolucionando este mundo, tus 
compañeras y compañeros te queremos en términos no calculables, solo está la certeza de 
que cuando queramos verte bastará con evocar el cielo y su inmensidad, o las flores y sus 
millones de variedades y nos darás la fuerza que a veces nos hace flaquear.

Siempre viva Camila.
Febrero del 2018.

https://rebeldiacontrainfo.wordpress.com/2018/02/12/siempre-viva-camila/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca