(ca) anarkismo.net: [Catalunya] Propuesta de creación de un movimiento popular de la vivienda por Embat (it, en)

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Dom Abr 22 08:46:02 CEST 2018


El ámbito de Vivienda de Embat (Organización Libertaria de Cataluña) se constituyó hace 
unos meses y está formado esencialmente por militantes de base de varios grupos, 
sindicatos, asambleas o asociaciones vinculadas a la lucha por el derecho a la vivienda. 
---- Nos dotamos de este espacio para poder plantear cuestiones de carácter más analítico 
y estratégico, que echamos de menos en nuestros espacios de militancia habituales por el 
ritmo frenético y de conflicto cotidiano que se deriva de la lucha por la Vivienda. ---- 
Las principales carencias que encontramos en este ámbito de cara a mejorar nuestra 
incidencia social, capacidad de movilización, reconocimiento público y construcción de 
poder popular en definitiva, son a nivel organizativo. Vemos la necesidad de construir un 
movimiento popular organizado.

¿Qué significa esto exactamente y cómo proponemos hacerlo?

Recientemente se han producido varias reuniones, al menos en el área metropolitana de 
Barcelona, que denotan cierto interés por remar en la dirección que apuntamos, por empezar 
a actuar más como un Movimiento Popular Organizado. Se mencionó la idea de la organización 
a medio y largo plazo durante el debate Por una posible ofensiva, el Movimiento de la 
Vivienda más allá de la resistencia, en el Ateneo Cooperativo La Base el día 24 de 
febrero; y también se tanteó durante el último encuentro del espacio Barcelona No Está en 
Venta, el 10 de marzo, con una alta participación de los movimientos de vivienda de 
Barcelona,  que consideramos podría ser un precedente importante a tener en cuenta. 
También durante las últimas semanas hemos visto como, a raíz la represión que ha sufrido 
la PAC Badalona, se ha creado un espacio de coordinación entre colectivos.

Parece evidente pues, la necesidad de profundizar a nivel organizativo en Catalunya, tanto 
para mejorar nuestras capacidades defensivas como para obtener victorias que puedan darnos 
un empujón, demostrando que más allá de la resignación y la resistencia ante las 
vulneraciones más flagrantes, se puede hacer frente a las mafias a las que nos enfrentamos 
día a día en nuestros barrios. Somos conscientes de la diversidad que puede existir entre 
los grupos de vivienda y de lo importante de fortalecer la apuesta por la organización de 
base en los barrios, pero creemos que es posible y es imprescindible dotarnos de 
estructuras que vayan más allá de la atomización o de encuentros puntuales. Grupos, redes, 
sindicatos, oficinas de vivienda... Podemos ponerle nombres diferentes pero en el fondo es 
mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Hay que hacer pues, de estos 
planteamientos comunes una fuerza que nos multiplique.

Es por ello que creemos necesario imaginar un Movimiento Popular Organizado por la Vivienda.

¿Cómo? Pues, aunque sabemos que no tiene ningún precedente claro en estas latitudes en los 
últimos años, creemos que la celebración de un congreso de movimientos sociales vinculados 
a la lucha por la vivienda, a la manera, salvando las distancias, del congreso de Sants de 
1918, puede ser una fórmula a explorar. Para nosotros, hay tres elementos que definen un 
Movimiento Popular Organizado:

La existencia de objetivos comunes definidos a corto, medio y largo plazo. Más allá de la 
consigna "Ninguna vecina fuera del barrio" hay que analizar conjuntamente la situación y 
establecer objetivos alcanzables y contrastables.
Herramientas organizativas que nos permitan actuar como un solo músculo social cuando sea 
necesario. Tanto a escala de acción como de comunicación. Es decir, por un lado ser 
capaces de golpear juntas cuando la ocasión sea más propicia. Por otro, aumentar la 
eficiencia de nuestro esfuerzo cotidiano.
La existencia de tácticas y estrategias comunes que nos ayuden a alcanzar los objetivos. 
Como el enemigo, nosotros también necesitamos actualizar nuestras herramientas de lucha, 
que las compartimos y las podamos defender y desplegar juntas. Por ejemplo, si el objetivo 
común es evitar la expulsión del vecindario, la estrategia podría ser lograr una victoria 
contra un gran fondo de inversor concreto para marcar un precedente y la táctica podría 
ser detener su actividad económica a través de la acción directa o señalar a los 
responsables a través de escarnios u otras formas de ostracismo social.

Evidentemente organizarse como movimiento requiere profundizar en nuestra capacidad para 
comprometernos entre nosotras, ser capaces de cumplir con unos acuerdos aunque manteniendo 
nuestra autonomía en lo cotidiano. El equilibrio entre esta autonomía y la creación de una 
fuerza colectiva es la clave para que este proceso nos potencie y nos lleve más allá de lo 
que los encuentros y coordinadoras precedentes nos han llevado.

Un congreso se trata de un encuentro de diferentes actores sociales con el objetivo de 
debatir y aprobar una serie de materiales (documentos, dinámicas, responsabilidades, 
creación de comisiones, etc.) con carácter vinculante y que es finito en el tiempo. Hay 
que apuntar que el congreso es un proceso que dura meses en su preparación y que 
finalmente concluye en un encuentro presencial de varios días donde tomar decisiones. 
También creemos que la celebración de un congreso, además de hacernos más capaces a nivel 
organizativo, puede servir para dar visibilidad al movimiento e iniciar un proceso de 
ampliación de la base social organizada en este ámbito, aspecto del todo imprescindible si 
queremos cambiar la situación, pues, mal nos pese, seguimos siendo pocas en comparación a 
los ataques que estamos recibiendo. La preparación del congreso nos daría la oportunidad 
de reunirnos, debatir, dinamizar y decidir los puntos que nos organizarían como movimiento 
sin necesidad de prescindir de la fuerza militante del día a día, delegando esta tarea a 
un grupo reducido de gente.

Un congreso se puede montar de multitud de maneras hay toda una serie de cuestiones a ser 
habladas y debatidas antes de que se fije una fecha para celebrarlo.

Es necesario que exista, por tanto, un grupo motor que dedique parte de su tiempo 
militante a cerrar estos temas. Este sería el responsable de elaborar los documentos base, 
preparar la convocatoria y crear, en definitiva, una propuesta completa de congreso. Hemos 
detectado varios retos de cara a comenzar un proceso de esta magnitud: ¿Qué colectivos 
estarán invitados? ¿Qué herramientas y documentos tendremos para deliberar, debatir y 
hacer enmiendas? ¿Cuál será la forma de voto? Individual por militante, delegado por 
grupo? ¿Cuál sería el alcance de los debates dentro de este congreso para poder llegar a 
acuerdos y no atascarse en los ámbitos donde seguramente no se pueden dar acuerdos? Este 
trabajo, no es fácil, ni tendrá resultados inmediatos, pero en el medio y largo plazo 
puede ayudar a dotarnos de un esqueleto a los pequeños músculos sociales que tenemos 
repartidos por el territorio. Tampoco pueden primar las prisas en un proceso así. Si la 
propuesta se ve con buenos ojos y se comienza la preparación de un congreso de este tipo, 
es posible que no pueda celebrarse hasta que hayan pasado algunos meses.

Con este documento queremos haceros llegar la propuesta formal de poner en marcha un 
proceso que, en resumen, sería el siguiente:

- Aceptación por una parte importante de los colectivos y grupos de vivienda en la 
participación en un congreso que nos ayude a conformarnos como Movimiento Popular Organizado.

- Creación de un grupo motor con delegadas con capacidad ejecutiva por parte de los 
diferentes grupos involucrados.

- Apertura de un período de unos meses para la preparación del congreso en dos fases: 
definición del modelo de congreso, inicio del proceso deliberativo con la definición de 
los puntos a tratar y el envío de ponencias.

- Congreso presencial de un par de días de donde pudiéramos salir con acuerdos claros y, 
porque no, con algún tipo de declaración pública.

Sabemos que no todos los grupos tienen las mismas energías ni situaciones, por eso para 
valorar si sacar adelante una propuesta como esta os pedimos una respuesta de entre las 
siguientes:

A- Nuestro grupo quiere participar en el congreso y puede destinar al menos una persona en 
su preparación.

B- Nuestro grupo quiere participar en el congreso pero actualmente no puede destinar 
ninguna persona a su preparación.

C- Nuestro grupo no quiere participar en el congreso.

Conscientes de los ritmos que tenemos los grupos de vivienda, hemos pensado dar un mes de 
margen para recibir las respuestas de todos los grupos, en función de la cantidad de 
grupos interesados (respuestas A y B) convocaremos un primer encuentro del grupo motor.

Aclarar que el papel de Embat-Habitatge en este asunto acabaría con la convocatoria de 
esta primera reunión donde participaremos, si así lo decide nuestro grupo, como militantes 
de nuestros respectivos colectivos y no como Embat-Habitatge.

Saludos fraternales, arriba las que luchan!
Related Link: http://embat.info/cap-a-un-moviment-popular-de-lhabitatge/

https://www.anarkismo.net/article/30946


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca