(ca) cgt catalunya: revista Cataluña #200 - Gemma Garcia, miembro de la redacción de la Directa: "Hay un retroceso democrático muy preocupante"

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Vie Abr 20 08:30:25 CEST 2018


"Las empresas propietarias de los medios, la mayoría de ellos en manos de la banca, 
imponen un relato teledirigido" ----  La Directa es un medio de comunicación ya de larga 
trayectoria, mucha gente lo conoce y está familiarizada con el mismo, pero quizás hay que 
no conocen los antecedentes y el contexto en el que nació, nos podrías hacer cinco 
céntimos? ---- Veníamos del movimiento antiglobalización de finales de los 90 y de 
diferentes experiencias contrainformativas. Fue a partir de la publicación Altavoz, 
impulsada desde los movimientos sociales con motivo de la cumbre de jefes de Estado y de 
Gobierno de la UE en Barcelona en 2002 y el interés que despertó, que se hizo evidente que 
había un agujero que había que llenar de forma estable. Asimismo, tanto la realidad 
mediática como el contexto político y social eran muy diferentes: no había estallado la 
crisis y había una legitimación general del statu quo. El panorama mediático era mucho más 
uniforme. Activistas de proyectos de contrainformación y periodistas desencantados con los 
mass media se sumaron a la idea de hacer un semanario que diera voz a los movimientos 
sociales, sin estereotipos, ni estigmas.

  ¿Qué nos puedes contar sobre la evolución de la publicación y del colectivo que la hacen 
posible a lo largo de estos años?

La Directa siempre ha sido posible gracias a las suscriptoras que han apoyado el proyecto 
- actualmente, representan un 84% de los ingresos- y en toda la red de colaboradoras: 
redactoras, fotógrafos, ilustradores ... que garantizan que salga cada quince días la 
publicación en papel y se actualice la web cada día. En cuanto a la evolución, creo que la 
Directa ha ido ganando legitimidad, tanto más allá de los movimientos sociales como entre 
el sector periodístico. Poner en duda la versión oficial, investigar los hechos y 
denunciar las injusticias con rigor nos ha hecho crecer como proyecto y ganar capilaridad 
social. Nuestro crecimiento ha sido lento pero sostenible y, para garantizar que no 
cambiaría en esencia: asamblearismo y autogestión; no depender de ningún poder económico o 
político, sino únicamente de las suscriptoras y lectoras. ahora, también de las socias, 
porque después de diez años, en 2016, creímos que era el momento de dar un paso adelante. 
Por ello, constituimos juntas una cooperativa de consumidores y usuarios con la 
participación de todos los grupos de apoyo que nos han acompañado desde el principio.

  El panorama de la prensa alternativa ha cambiado mucho a lo largo de estos tiempos, 
¿verdad? Como lo ves en la actualidad?

Quizás primero habría que definir qué es prensa alternativa ... En todo caso, cuando la 
Directa aún no había nacido, había varios proyectos alternativos, en contenido y forma, 
pero de ámbito local, como el Masala o Contrainfos, puntuales como el altavoz o el Diario 
de la paz contra la guerra de Irak o revistas referentes como Illacrua. El estallido de la 
crisis, que también ha tocado de lleno a los medios de comunicación que dependen de la 
publicidad, y los cambios de hábitos, han sacudido de lleno el panorama mediático. Han 
nacido y siguen naciendo proyectos nuevos que no dependen de grandes conglomerados 
mediáticos y muchos cooperativos; algunos, de trabajadores despedidos por los grandes 
medios. Por tanto, ahora las grietas informativas se han ensanchado, básicamente en 
prensa. La televisión pero sigue siendo "el narrador" con más impacto,

  La vulneración del derecho a la vivienda, desde el estallido de la crisis, ha cogido una 
gran relevancia. ¿Cuáles son los peligros actuales y como lo abordado desde la Directa?

Ya con el movimiento V de Vivienda, la Directa comenzó a cubrir las reivindicaciones por 
el derecho a la vivienda, y cuando nació la PAH, desde el principio, explicamos el 
sufrimiento de las personas afectadas y pusimos sobre la mesa los nombres de las entidades 
bancarias. En aquellos momentos no se hablaba, entre otros, para que los medios tenían -y 
siguen teniendo-, muchas deudas con la banca. Prisa, por ejemplo, debido a su 
endeudamiento, tiene la banca en el accionariado: CaixaBank, Santander y HSBC. Si en 
aquellos momentos ya señalábamos que para garantizar el derecho, la vivienda no podía ser 
una mercancía para especular y generar grandes plusvalías, ahora seguimos diciéndolo. 
Grandes empresas inversoras están expulsando el vecindario, en un efecto de onda expansiva 
que toca primero las grandes ciudades, pero que va afectando todos los eslabones del área 
metropolitana. No es un problema de falta de oferta, hay muchos pisos vacíos, sino un 
problema muy poco porcentaje de parque público de vivienda que puede ayudar a regular 
precios y al mismo tiempo la falta de unas políticas valientes que no hagan índice de 
precios orientativos , sino vinculantes, de obligado cumplimiento. Aquí ya entramos en la 
guerra de las competencias de las distintas administraciones ... Si no se actúa 
radicalmente, en pocos años, en muchos barrios de Barcelona, sólo habrá turistas y gente 
rica en pisos de lujo.

  Como valoras la situación política y social actual en Barcelona y en Cataluña?

Además del empeoramiento de las condiciones materiales de la población en los últimos 
años, actualmente se han agravado las vulneraciones en materia de derechos y libertades 
fundamentales, que afectan a un sector muy amplio de la sociedad. En Cataluña, de forma 
evidente con encarcelamientos preventivos, exilios, múltiples procedimientos judiciales y, 
en general, con una estrategia para aterrorizar y criminalizar la población y así 
desmovilizarse la. Asimismo, también se ha condenado raperos a prisión por las letras de 
sus canciones, como Valtònyc para criticar la monarquía, se ha secuestrado el libro Fariña 
o ha censurado una exposición sobre presos políticos en Madrid. Hay un retroceso 
democrático muy preocupante que ha puesto su foco-laboratorio en el proceso político en 
Cataluña, pero que también tiene efectos en el resto del Estado español.

En cuanto al derecho a la información, los días previos y posteriores al referéndum, 
también ha habido periodistas coaccionados, obligados a identificarse durante la cobertura 
de eventos públicos y que han sufrido presiones en las redacciones y advertencias 
judiciales. En la actual situación es ve más claro que nunca como las empresas 
propietarias de los medios, la mayoría de ellos en manos de la banca, imponen un relato 
teledirigido desde el Gobierno español. Los periodistas que trabajan no tienen 
prácticamente margen de maniobra para hacer periodismo. Es reescriben artículos, cambian 
titulares, se expulsa columnistas históricos o dibujantes críticos.

* Entrevista publicada en el núm. 200 de la revista Cataluña

http://www.cgtcatalunya.cat/spip.php?article12808#.WtWY3Z99LCI


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca