(ca) cnt catalunia: [OPINIÓN] REFORMISMO O CONSERVADURISMO A LA CNT ACTUAL

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Mie Abr 18 10:42:06 CEST 2018


Hace días que le doy vueltas a hacer un escrito sobre mi paso por la CNT, una militancia 
que se acaba después de 20 años. La verdad es que he hecho varias versiones, pero son 
bastante destructivas y, aunque para construir algo sólido no hay que tener miedo de 
destruir lo que es improductivo, no quería hacer un escrito que no tuviera al menos un 
punto constructivo y positivo. ---- INICIOS ---- Mi paso por la CNT comienza a los 18 
años, afiliándose me a un sindicato que tenía poco de sindicato: militar a la CNT de los 
años 90 era la cosa más sencilla del mundo. Todo era discurso y crítica coherente del 
sistema capitalista, pero sin aportar absolutamente nada en positivo ni alternativo; todo 
era responsabilidad del sistema, y los sindicatos, los partidos políticos y el Estado no 
hacían nada al respecto. La militancia pasaba por los locales y decía la suya, pero nunca 
hacía nada; teníamos un punto de "superioridad" respecto de los otros grupos de izquierda, 
y si se participaba con otros colectivos no anarquistas era con posturas del todo o nada. 
Muchas veces se utilizaba el término "talibán" o "ayatolás" para referirse a los 
militantes de CNT, términos utilizados incluso para otros sectores del anarquismo para 
describir este inmovilismo disfrazado de radicalidad:

La cultura antisocial, el punk, cierta apología del "abajo el trabajo" así como de la 
violencia, hacía que los que conformábamos la militancia de CNT (sobre todo formada por 
estudiantes, jubilados, parados de larga duración, pensionistas de incapacidad permanente 
y algunos intelectuales) nos pasáramos tres pueblos con la radicalidad el discurso, del 
todo o nada, alejados de la experiencia en el mundo laboral que se suponía debían tener 
los militantes. Esto llevaba a la adopción de actitudes antisociales minoritarias y de 
rebeldía vacías (vestimenta, música, postura de "pasotismo"), tanto contraria a la 
emancipación obrera y al anarquismo que prácticamente convertían el movimiento en una 
tribu urbana, con una militancia que estaba muy a gusto en grupos pequeños,

Así pues, hasta el año 2000 era normal encontrar sindicatos locales de CNT reducidos, de 5 
o 10 afilados, cerrados, de los cuales los pocos trabajadores que se acercaban huían por 
piernas por culpa de los discursos, -sólo discursos-, radicales, negativos y poco útiles, 
de nostalgia histórica oa veces incluso de de apología de una lucha armada anarquista 
inexistente.

RENACIMIENTO

A partir del año 2005, el aumento de la edad de una serie de militantes que empezamos a 
tener problemas en nuestros puestos de trabajo y que vemos que los discursos de "enterrar 
al patrón" no sirven para nada, - y por lo tanto que la CNT no es una herramienta sindical 
útil-, empieza a extenderse entre algunos militantes de CNT la idea de que para ganar y 
crecer en militancia obrera se debe actuar en donde se desarrolla el capitalismo, que es 
las empresas y los puestos de trabajo. Es así como con la combinación de actividad 
jurídica y protesta se inicia una época de cierta incidencia en algunas empresas, con 
pequeñas victorias y también derrotas (pagos de despidos, algunos despedidos readmitidos ...).

Esta postura se consolida en el X Congreso de Córdoba (2010), y el sindicato se dota de 
herramientas para poder actuar con más eficacia a las empresas, se crea el Gabinete 
Técnico Confederal (GTC) (1), una órgano jurídico y económico de carácter consultivo y 
técnico para los conflictos colectivos, que permite detener algún ERE. Asimismo permite 
también convertir los sindicatos en herramientas útiles y serias: ahora los trabajadores 
que se acercan no huyen y esto hace aumentar la afiliación de trabajadores a algunos 
sindicatos. En Sabadell en concreto, se pasa de 10 a 60 afiliados / as, afiliación nueva 
que, si bien lucha ejerciendo una estrategia 100% anarcosindicalista en los centros de 
trabajo, no se implican en la estructura de la CNT, sin preocuparse por el su 
funcionamiento orgánico y sin considerarse anarquistas. Estos trabajadores están muy 
alejados de una parte minoritaria de la militancia que critica su poca implicación en el 
día a día del sindicato, minoría esta si, muy activa en los órganos de decisión de los 
sindicatos, pero muy poco implicada en las luchas laborales. (2)

Este cambio del congreso de 2010 no gusta una parte del sector antiguo de la CNT, que no 
están cómodos con esta decisión (GTC) empiezan a incomodarse por lo que llaman crecimiento 
incontrolado de los sindicatos. Se empieza a gestar una división entre la gente que quiere 
hacer crecer los sindicatos y una parte que podríamos definir como conservadora, que 
prefiere seguir en grupos reducidos, exclusivamente propagandísticos e inoperantes, 
refugiándose en un purismo anarquista, esta minoría comienza a llamar a los otros como 
reformistas.

En cuanto al sindicato de Sabadell algunas secciones sindicales empiezan a obtener 
pequeñas victorias, se empieza a aparecer en la prensa local, como por ejemplo una huelga 
indefinida en la Residencia "Casa de Las Monjas" que se gana utilizando el Gabinete 
Técnico (GTC) y se termina pactando un control económico de la empresa y posteriores 
aumentos de sueldo para las trabajadoras en un acuerdo de final de huelga. La CNT a nivel 
de organización comienza a crecer, lo que en algunos casos hace un efecto "llamada" a otra 
parte del movimiento anarquista de fuera del sindicato y que no es capaz de consolidar una 
alternativa anarquista social real, como por ejemplo la FAC (Federación de Anarquistas de 
Cataluña).

La militancia que apuesta por la conflictividad en las empresas enseguida se encuentra que 
la militar a la CNT no puede limitarse a participar en las asambleas, seguir un discurso, 
encartelar, hacer 4 pegatinas contra el Estado o vender libros, al contrario , descubren 
que para poder ejercer el anarcosindicalismo hay formación, disciplina y un trabajo 
responsable y constante, desde estar pendiente de las notificaciones (3) hasta nociones de 
atención a trabajadores o resolución de conflictos en las empresas. Aquí no todo el mundo 
se apunta a estas tareas, y convive a los sindicatos un sector minoritario serio que está 
pendiente de los casos laborales con todo lo que ello implica con otro, que, o bien 
directamente no hace nada, o en el peor de los casos " lo arregla todo "con discursos 
radicales hablando -sólo hablando- de dar hostias a empresarios sin aportar casi nada más, 
todo lo contrario, muchas veces criticando a los trabajadores y participando en las 
reuniones con las secciones sindicales sin estar preparados o siendo irregulares en la 
participación (4). Por otra parte, el sector clásico (talibán) de la CNT de los 90, está 
incómodo con el crecimiento de los sindicatos (5), y critica los sindicalistas con 
discursos como que la CNT no puede ser sólo sindicalista y debe promover el anarquismo 
social, algo que no pasa de charlas, librerías y alguna protesta o publicación, y que de 
todos modos nadie impide que se lleven a cabo, además, con la ventaja de no ser tanto 
sacrificado como el anarcosindicalismo (estudio de documentación y legislación, estar 
pendiente de plazos, reuniones con empresas o con abogados, juicios ...). muchas veces 
criticando a los trabajadores y participando en las reuniones con las secciones sindicales 
sin estar preparados o siendo irregulares en la participación (4). Por otra parte, el 
sector clásico (talibán) de la CNT de los 90, está incómodo con el crecimiento de los 
sindicatos (5), y critica los sindicalistas con discursos como que la CNT no puede ser 
sólo sindicalista y debe promover el anarquismo social, algo que no pasa de charlas, 
librerías y alguna protesta o publicación, y que de todos modos nadie impide que se lleven 
a cabo, además, con la ventaja de no ser tanto sacrificado como el anarcosindicalismo 
(estudio de documentación y legislación, estar pendiente de plazos, reuniones con empresas 
o con abogados, juicios ...). muchas veces criticando a los trabajadores y participando en 
las reuniones con las secciones sindicales sin estar preparados o siendo irregulares en la 
participación (4). Por otra parte, el sector clásico (talibán) de la CNT de los 90, está 
incómodo con el crecimiento de los sindicatos (5), y critica los sindicalistas con 
discursos como que la CNT no puede ser sólo sindicalista y debe promover el anarquismo 
social, algo que no pasa de charlas, librerías y alguna protesta o publicación, y que de 
todos modos nadie impide que se lleven a cabo, además, con la ventaja de no ser tanto 
sacrificado como el anarcosindicalismo (estudio de documentación y legislación, estar 
pendiente de plazos, reuniones con empresas o con abogados, juicios ...).

REFORMISTAS VS CONSERVADORES

Hay sectores dentro de la CNT a quienes les da miedo el crecimiento, y están más cómodos 
en grupos pequeños radicales de discursos pero inmovilista en la realidad: sectores 
falsamente considerados radicales, son en realidad muy conservadores y empiezan a criticar 
el funcionamiento de la organización (6), así como la tarea de los que sí creíamos 
necesario este crecimiento de la CNT. Esta parte conservadora centra las críticas en el 
Gabinete Técnico Confederal, acusando a los anarcosindicalistas de falta de radicalidad y 
aferrándose a una cierta pureza de funcionamiento Aquí el sector "anarquista" que se había 
apuntado al carro del crecimiento de CNT, se siente cómodo y se une al sector talibán "CNT 
de los 90" en lo que es una alianza sin precedentes, que pretende de forma más o menos 
consciente frenar el crecimiento de los sindicatos.

Esta pretensión de cerca del mantener los sindicatos pequeños para salvaguardar cierta 
pureza, supone una incoherencia y una cosa totalmente contraria a la ideología 
anarcosindicalista o anarquista, que sólo funciona si es masiva, estos grupos que están 
más cómodos en grupos pequeños totalmente inoperantes no sólo son conservadores, si no que 
no podemos considerarlos revolucionarios aunque ellos mismos se presenten como tales, pues 
no pretenden cambios, y frenan el único cambio posible por miedo a salir de su zona de 
confort personal.

MI MILITANCIA.

De los 20 años que he formado parte de CNT destacaría sólo los últimos 7 años, donde con 
constancia, disciplina y trabajo diario de algunos compañeros hemos llevado adelante 
iniciativas interesantísimas de emancipación obrera, luchando contra el capitalismo en las 
empresas, que es el único lugar donde el anarcosindicalismo considera que los trabajadores 
podemos incidir, lo hemos hecho, siendo conscientes del esfuerzo enorme que supone hoy en 
día por un trabajador el hacer frente a su empresario, con una actitud de empatía que 
parecía que superaba a este sector conservador de CNT.

Hoy, tengo que decir que lo que entre unos cuantos pudimos crear como mínimo a Sabadell 
era muy frágil, efímero, y cayó por la falta de relevo. Pero también por una falta de 
capacidad y de interés de un importantísimo grueso de la militancia del sindicato de 
Sabadell, hoy en día cerca del centenar, que no ha sido capaz de asumir una tarea 
constante y disciplinada: palabras que seguramente a la mayor parte del sector conservador 
de los sindicatos le suenan a capitalismo puro.

Militar en el anarquismo no es fácil. Una ideología que pretende la autogestión y la 
revolución social no puede estar formada por gente perezosa que no sabe ni quiere trabajar 
de forma voluntaria y regular, y que no es capaz de confrontar con quien no está de 
acuerdo o respetar al que sí confronta, refugiándose o huyendo de los problemas. No se 
puede ser revolucionario en las urnas, pero tampoco a las asambleas los lunes o los 
miércoles, o el bar. La gente que deja que las cosas pasen sin ser consciente de la 
capacidad de incidir o que no tiene fuerza para intentarlo, que se conforma, no es 
anarquista por mucho que se considere.

Con el tiempo, creo que la mayoría de militantes de CNT que he conocido no se creen la 
capacidad transformadora de la clase trabajadora, y están cómodos en grupos pequeños de 
propaganda. Una postura conservadora, vergonzosa e indigno respecto nuestra ideología, y 
yo no quiero ni participar de eso, ni de que entre pocas personas hacemos el trabajo para 
que acabe siendo una parte mas de su propaganda.

FUTURO

La disciplina, el esfuerzo, la constancia, que deberían ser esenciales en la actitud 
anarquista, quedan muy lejos de la manera de funcionar de mucha de la gente que forma hoy 
los sindicatos de CNT. Y añadiría dos más que también nos faltan, que son ambición y 
responsabilidad. La responsabilidad anarquista debería hacernos preguntar qué hago yo por 
el anarcosindicalismo; y, si no soy anarcosindicalista, que hago a una organización que sí 
lo es? Hay contribuyo o soy un lastre? Y actuar en consecuencia.

Con todo, todavía quedan algunos sindicatos a la confederación que crecen y que buscan la 
emancipación obrera con una mirada realista y que trabajan día a día para conseguir la 
revolución social, un camino muy largo y duro al que se le debe dedicar horas de trabajo 
disciplinado que los discursos o la voluntad no cuentan: al contrario, tal vez hacen 
retroceder.

Puede que no sea el Estado, ni siquiera los empresarios, el principal enemigo del 
anarcosindicalismo hoy en día.

NOTAS

1. El Gabinete Técnico Confederal se crea como una herramienta de asesoramiento jurídico 
formado por 3 afiliados a la CNT, dos abogados y un economista que estudiaban los casos de 
conflictos colectivos y daban asesoramiento jurídico ante EROS y yertas, la CNT pagaba 
estos servicios de su bolsillo. Algunos sectores de CNT estaban en contra de que el 
sindicato pagara estos servicios y prefería prescindir de él utilizando abogados que 
cobraban una parte de las indemnizaciones ganadas.

2. Que conste que los órganos de decisión de la CNT son y deben ser abiertos a todos, pero 
los trabajadores que venían nuevos o bien no se atrevían a contradecir a gente que hacía 
muchos más años que estaba al sindicato y que sí se proclamaban anarquistas o también se 
daba el caso de desconexión total entre la mayoría de los afiliados y esta minoría más 
activa el funcionamiento del sindicato pero inactiva o contraria a la actividad en las 
empresas.

3. Como ejemplo fue el menos un caso de no responder a un certificado de correos con la 
consecuencia de quedar fuera de plazo en una reclamación judicial por lo tanto la pérdida 
de un juicio. Otros casos menos importantes o no, serían abrir el correo con regularidad, 
abrir los locales de manera puntual ...

4. Como ejemplo puedo poner 2 vividos por mí. En una reunión de trabajadoras que venían 
desde Madrid, un "compañero" del sindicato apareció y dijo en voz alta -cuando Podemos 
empezar a quemar sucursales de Vuestra empresa? Y ahí se acabó la aportación. Otro ejemplo 
sería una sección de 8 trabajadores de un ayuntamiento al que un "compañero" les pregunta: 
porqué estais Trabajando para el estado? Nosotros no Tenemos Porque Ayudar a gente que 
cobra del estado.

5. No sólo son comentarios, hay posturas formales de algunos sindicatos que "alertan" del 
crecimiento "incontrolado" de sindicatos por afiliación de trabajadores que denotan el 
miedo que los hace a los conservadores el crecimiento de CNT.

6. A veces algún sindicato de 10 afiliados defendía (en nombre del anarquismo) tener la 
misma voz que uno que tiene 100 afiliados, quien escribe estas líneas ha escuchado 
textualmente a un pleno regional que con 50 € (10 cotizaciones de 5 afiliados ) ya se 
puede formar un sindicato (mes ve por la organización) pero un despropósito lo que supone 
entender un sindicato como una herramienta de emancipación obrera.

https://lasoli.cnt.cat/16/04/2018/opinio-reformisme-o-conservadurisme-a-la-cnt-actual/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca