(ca) FAI, Tierra y Libertad #257¡Maldita miseria!

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Jue Abr 5 07:08:06 CEST 2018


Pobreza: carencia de recursos materiales necesarios para satisfacer las necesidades 
primarias. ----- La definición es la misma en cualquier lugar del mundo. ----- Según los 
contextos geopolíticos, socioculturales, estilos de vida o recursos disponibles, las 
mayores agencias económicas mundiales fijan líneas convencionales, parámetros utilitarios 
que establecen el umbral de la pobreza, condición en la que no se alcanza el mínimo para 
la supervivencia, equivalente para la banca mundial a aproximadamente un dólar al día para 
los países más pobres de la tierra. ----- No existen, por el contrario, indicadores 
válidos del estado de miseria. Se habla de una pobreza digna, pero no se puede decir una 
miseria digna. Si los parámetros se refieren solo a las condiciones económicas, tablas, 
teoremas, estadísticas, esquemas, gráficos, porcentajes, cálculos y fórmulas, no pueden 
cuantificar el umbral de sufrimiento, vulnerabilidad, fragilidad, desesperación, 
humillación o dignidad moral.
En su significado original, pobre es quien produce poco, culpable de su condición, 
desafortunado o demasiado incapaz. Descrita durante siglos como culpa individual, diseño 
divino inescrutable o defecto de carácter, en la sociedad de las grandes transformaciones 
industriales, la pobreza empieza a ser tenida en cuenta como cuestión social y problema de 
orden público. Junto a vagabundos, huérfanos, viudas, madres solteras, viejos, enfermos 
mentales y físicos, la figura del pobre incluye al trabajador en paro.
Si antes todos estos individuos sobrevivían de la caridad, mendigando y vagabundeando en 
busca de trabajos temporales entre la ciudad y el campo, mucho antes del siglo XVIII, en 
Gran Bretaña, una serie de leyes proscribe el vagabundeo y los subsidios caritativos. Las 
inclosure acts ("leyes de cerramiento de tierras") impiden la posibilidad de cultivar las 
tierras abandonadas, de pastorear libremente y de recoger leña en los bosques. Una 
multitud de gente sin recursos se dirige esperanzadamente hacia las nuevas ciudades. Las 
leyes sobre la pobreza obligan a vivir en edificios creados para ello. Las workhouses 
("casas de trabajo") se construyeron con la falsa promesa de ofrecer un techo, un plato 
caliente, un trabajo, cuidados sanitarios y formación para los niños, pero eran auténticos 
campos de prisioneros.
Los edificios, divididos en pabellones, con altos muros de ladrillo, alojaban por separado 
al menos a cuatro grupos distintos: los viejos y los enfermos, las mujeres y hombres 
"hábiles", los niños. Esas barreras servían para facilitar el control y la gestión.
Una workhouse tipo albergaba a alrededor de doscientos pobres. Una especie de 
administradores locales, generalmente agricultores y comerciantes acomodados, llamados 
"guardianes", gestionaban la estructura. Ayudados por sus mujeres y por un equipo de 
instructores, enfermeras y cuidadores, pensaban solo en cómo aprovechar la situación y 
sacar el máximo partido. Cuando ingresaba el pobre, era despojado de todo cuanto tenía y 
desinfectado. Sus ropas se apartaban, hervidas o impregnadas de azufre. Tenía que vestir 
un uniforme igual para todos: los hombres, una camiseta a rayas, chaqueta y pantalón; las 
mujeres un vestido a rayas blancas y azules, las prostitutas uno amarillo, las menores 
embarazadas uno rojo. Las familias eran separadas, e incluso si estaban en el mismo 
edificio solo podían verse y hablar en días establecidos. Grandes dormitorios fríos y mal 
ventilados contenían camas de paja con un recipiente en el centro para las necesidades 
fisiológicas.
La comida consistía a menudo en un pedazo de pan y una sopa de avena, y estaban prohibidos 
el tabaco y la cerveza.
Había que trabajar duro para merecerse todo esto.
Generalmente, los hombres picaban piedra, trabajaban en los campos y en los molinos, o 
trituraban huesos de animales para hacer abono. Las mujeres lavaban, cocinaban y tejían. 
Los más débiles eran destinados a la elaboración de estopa. No existía salario: los 
beneficios iban directamente a los bolsillos de los "benefactores". En teoría, los niños 
tendrían que haber sido escolarizados, pero en realidad se les enviaba a trabajar. Muchos 
de ellos fueron a las colonias americanas y australianas para aumentar la población.
Quien no seguía las reglas era severamente castigado.
Teóricamente se podía salir del edificio, previa petición, y estar fuera alrededor de tres 
horas. Volver tarde podía significar la prisión bajo la acusación de robo. ¿Robo de qué? 
Del uniforme que eran obligados a vestir, y que era propiedad de la institución.
Charlie Chaplin vivió la experiencia de las workhouses. A los siete años de edad fue 
registrado como "menesteroso" y confinado en Lambeth y Hanwell. Le fue prescrita la dieta 
mínima establecida para los niños, lo justo para sobrevivir: sopa de avena. Chaplin fue 
encerrado junto a su hermanastro Sidney al ser abandonado por su alcohólico padre, y tras 
el ingreso de su madre, Hanna, en un centro para enfermedades mentales. La miseria y el 
hambre se reflejan en muchas de sus películas.
Las workhouses fueron oficialmente abolidas en 1930, pero perduraron hasta el final de la 
Segunda Guerra Mundial. Muchas de sus estructuras se reconvirtieron en hospitales.
El Estado del bienestar de la posguerra nace como respuesta al proceso de modernización. 
Según los periodos históricos y los países, se establecen una serie de intervenciones 
públicas que regulan la distribución de servicios considerados esenciales, y subsidios 
económicos. Objetivo declarado fue reducir las desigualdades sociales y asegurar mejores 
condiciones de vida. Ante políticas redistributivas, las desigualdades afloran a otros 
niveles. Distribuir la posesión de una cierta cantidad de riquezas, sean rentas básicas u 
otros bienes disponibles, no implica la libertad de opción y de acción.
Lo que debería contar es cuántas cosas pueden hacer las personas con recursos a su 
disposición. Aunque está claro que un mínimo de medios y recursos es esencial, la pregunta 
es ¿qué oportunidades o posibilidades existen de convertir el bienestar en calidad de vida 
con las políticas del Estado del bienestar?
Bienestar, pobreza, deberían evaluarse en el ámbito de las oportunidades reales que tienen 
las personas para escoger la vida a la que atribuyen valor.
Se trata de considerar una condición más amplia que comprenda proyectos de vida, 
solidaridad, participación, libre expresión y dignidad personal.
A partir de los años ochenta, el economistas indio Amartya Sen desarrolla un "nuevo y 
revolucionario" planteamiento metodológica para medir pobreza y desigualdad, retomado por 
la filósofa estadounidense Martha Nussbaum. Nobel y lluvia de reconocimientos académicos 
internacionales por haber focalizado la atención sobre las capacidades, entendidas como la 
efectiva oportunidad de un individuo, incluso si es pobre, de poder escoger en función de 
una plena realización propia.
Han descubierto la pólvora.
Esto lo escribió mucho antes un hombre de corazón indómito: "Cada uno podrá actuar e 
influir en proporción a su capacidad y conforme a sus pasiones y a sus intereses (...) la 
libertad que queremos no es el derecho abstracto de hacer lo que se quiere sino la 
posibilidad de hacerlo" (Errico Malatesta).

Saltamontes

https://www.nodo50.org/tierraylibertad/357articulo3.html


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca