(ca) verba-volant: Hablemos del fascismo moderno, parte I (gr, pt)

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Mie Nov 8 07:02:06 CET 2017


En esta entrada inauguramos una serie de artículos temáticos sobre el fascismo en el 
territorio del Estado griego. El artículo original, titulado "Hablemos del fascismo 
moderno" y subtitulado "actualizando nuestro análisis y organizando la guerra contra sus 
raíces y no sólo contra los fascistas declarados", fue publicado en la página web de la 
colectividad anarquista de Volos Manifesto. ---- Cuatro años después del asesinato del 
antifascista Pavlos Fyssas por un batallón de asalto de los neonazis de Aurora Dorada "No 
luchamos contra el fascismo junto con el gobierno, sino a despecho del gobierno. Sabemos 
muy bien que ningún gobierno en el mundo quiere aplastar de verdad el fascismo, porque los 
burgueses necesitan recurrir a él cada vez que el Poder se les escapa de las manos".
Buenaventura Durruti, 1936, entrevista a un corresponsal del periódico Toronto Star
Como ocurrió en los casos del 17 de noviembre de 1973 (rebelión de la Escuela Politécnica) 
y del 6 de diciembre de 2008 (asesinato de Grigorópulos por el Estado), cada año, el 18 de 
septiembre, se realizan marchas y concentraciones antifascistas de manera coordinada, en 
el aniversario del asesinato del antifascista Pavlos Fyssas por un batallón de asalto de 
los neonazis de Aurora Dorada, el 18 de septiembre de 2013.
Es un asesinato que en aquel entonces, no se pudo silenciar, a pesar de los intentos 
coordinados del Régimen y de sus medios de desinformación masivos de minimizar su 
significado, como había pasado unos varios meses antes en el caso del asesinato del 
inmigrante Sahzat Lukmán por otra banda fascista de Aurora Dorada. Al final el asesinato 
de Pavlos Fyssas por los fascistas funcionó como un hito a nivel político y social, así 
que se retuviera la promoción y el desarrollo - rápidos en aquel entonces - del 
nacionalismo y del fascismo a nivel político en el territorio del Estado griego. Hasta 
aquel momento, en varias ocasiones los partidos y los medios de desinformación habían 
apoyado directa o indirectamente a los fascistas de Aurora Dorada, o más a menudo habían 
callado de manera sonora frente a la operación de su promoción política y sobre todo de su 
legalización social, planificada por el Estado y el Capital. El significado de docenas de 
ataques (agresiones) fascistas de los batallones de asalto contra inmigrantes, romá, 
lugares de culto musulmanes, locales y okupas, homosexuales, comunistas, anarquistas y 
antifascistas, eran minimizado (si la noticia no era silenciada del todo) por los medios 
de desinformación masivos, los partidos leales al Régimen, los maderos y los fiscales. 
Estos casos permanecían archivados, bien encerrados en los cajones de los aparatos 
represivos del Estado, y finalmente se encubrían. Este encubrimiento sigiloso de los 
ataques fascistas era el mejor regalo que les podría ofrecer (a los fascistas) toda esta 
chusma del Régimen, así que ellos siguieran sus ataques asesinos, aumentando su cantidad e 
intensidad.
Aquel año era el tercero después de la imposición de los memorandos, en el marco de la 
re-estructuración capitalista violenta, y de una operación coordinada de devaluación 
rápida y fuerte del trabajo en el territorio del Estado griego, planificada y 
constantemente supervisada por el Capital financiero internacional (bancos, Banco Central 
Europeo, Fondo Monetario Internacional, funds) y de sus representantes políticos. En 
realidad la pretensión de todos los componentes del sistema político burgués, 
parlamentarios o extraparlamentarios, derechistas-neoliberales o 
izquierdistas-socialdemócratas, era, es y será el incremento de la explotación económica 
de los estratos sociales inferiores, la reproducción y ampliación de la soberanía 
(dominación) del Capital, "nacional" y "trasnacional", así como la propagación de los 
conceptos de la delegación y del gubernamentalismo, como las únicas alternativas que 
tienen los oprimidos y los explotados. Y como históricamente se ha demonstrado en el siglo 
XX, los fascistas son los mercenarios más fieles (leales) de los soberanos, sirviendo de 
manera constante y consecuente a ellos, y ayudando a sus amos a alcanzar sus deseos al 
máximo y lo más rápido posible.
Con el asesinato de Pavlos Fyssas cambió radicalmente el "ambiente" en la sociedad, sobre 
todo después de las manifestaciones combativas realizadas unos días después del asesinato, 
y después de los enfrentamientos generalizados en la calle entre los antifascistas y la 
colaboración entre los batallones de asalto fascistas y la Policía. Percatándose de que, a 
causa de aquellos hechos, el antifascismo combativo iba adquiriendo una legalización en la 
sociedad y un discurso hacia ella, y temiendo una repetición de los hechos del 6 de 
diciembre de 2008, cuya continuación sería incontrolable, los partidos leales al Régimen y 
los medios de desinformación, cambiaron de táctica. Después de proceder a llorar con 
lágrimas de cocodrilo por el joven asesinado, enseguida adoptaron de manera coordinada el 
"antifascismo institucional" hipócrita del denominado "arco constitucional". La democracia 
burguesa trataba de atraer la atención, pretendiendo recuperar la legalización social a 
nivel comunicativo, con varios pretextos y vistiendo su traje "antifascista". Con su bien 
conocido tacticismo de camaleonte, el Régimen retrocedió durante un tiempo, "puso en el 
congelador" a los fascistas con procesos judiciales, sin dejar, desde luego, de integrar 
en su retórica una versión actualizada de la teoría bien conocida de los "dos extremos", 
con constantes menciones a ella, con el fin de despreciar a nivel político ante los ojos 
de los estratos sociales más bajos los grupos antifascistas combativos que durante muchos 
años habían dado muchas batallas, haciendo frente y reteniendo a los fascistas en la 
calle. Se trata de una guerra que estaba en curso tras el escaparate de la "prosperidad 
nacional" y tras la versión brillante de la "Grecia moderna".
El Sistema montó un largo juicio-lavadora de los fascistas, con el fin de apaciguar las 
reacciones sociales después del asesinato de Fyssas. Hoy, cuatro años después, toda la 
cúpula ex encarcelada de la organización fascista (líder, diputados, miembros suyos y 
juntos con ellos el asesino neonazi Rupakiás) está excarcelada. Los autores por comisión y 
por complicidad del asesinato de Fyssas y de decenas de agresiones fascistas, gozan de la 
protección del Sistema. El juicio montado después del asesinato de Fyssas avanza lo más 
despacio posible. La tarea que tienen que llevar a cabo las fuerzas políticas leales al 
Régimen, el aparato estatal y el Capital, es la conversión paulatina, bajo condiciones de 
chantaje político, de Aurora Dorada en un partido parlamentario "fiable" y "serio", como 
el partido de Lepen, listo para participar de manera "responsable" en alguna coalición 
gubernamental, o para apoyar a tales coaliciones. Tales colaboraciones serán necesarias 
para poder gestionar políticamente el empobrecimiento y la indigencia cada vez más 
extendidos de los estratos sociales más bajos, bajo el régimen de la devaluación constante 
del trabajo. En este juicio no se pone en duda el racismo y el nacionalismo. Durante 
muchas décadas el "fracaso"-negación del componente judicial del Sistema de poner a las 
organizaciones fascistas fuera del marco constitucional, confirma que sus raíces están en 
el Estado. Como ocurre con todos los Estados a nivel mundial, desde su fundación el Estado 
griego ha incorporado y reproducido el conjunto de los principios autoritarios que 
posteriormente constituyeron las raíces del fascismo político: Explotación de clase, 
racismo, nacionalismo, patriarcado.

http://verba-volant.info/es/hablemos-del-fascismo-moderno-parte-i/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca