(ca) ANTE LA SITUACIÓN EN CATALUNYA: CGT. CNT. SOLIDARIDAD OBRERA. POR SECCION METRO DE MADRID 3

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Mar Nov 7 07:27:53 CET 2017


Las tres organizaciones firmantes, sindicatos de ámbito estatal, compartimos nuestra 
preocupación por la situación en Catalunya, por la represión que el Estado ha desatado, 
por la merma de derechos y libertades que esto supone y va a suponer y por el auge de un 
nacionalismo rancio que está apareciendo de nuevo en gran parte del Estado.---- Defendemos 
la emancipación de todas las personas trabajadoras de Catalunya y del resto del mundo. Tal 
vez, en este contexto, sea necesario recordar que no entendemos el derecho a la 
autodeterminación en clave estatista, como proclaman los partidos y organizaciones 
nacionalistas, sino como el derecho a la autogestión de nuestra clase en un territorio 
determinado. Así entendida, la autodeterminación pasa más por el control de la producción 
y el consumo por parte de trabajadores y trabajadoras y por una democracia directa de 
abajo a arriba, organizada según los principios federalistas, que por el establecimiento 
de una nueva frontera o la creación de un nuevo Estado.

Como internacionalistas, entendemos que la solidaridad entre las personas trabajadoras no 
debe verse limitada a las fronteras estatales, por lo que nos preocupa poco dónde se 
dibujen éstas.

Lo que sí nos parece muy preocupante es la reacción que se está viviendo en muchas partes 
del resto del Estado, con la exaltación de un españolismo rancio, que más recuerda a 
épocas pasadas, jaleado desde los medios de comunicación y en sintonía con la deriva 
autoritaria del gobierno, patente tras el encarcelamiento de personas por convocar actos 
de desobediencia o la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

No se nos escapa que este brote nacionalista sienta las bases para posteriores recortes de 
derechos y libertades, contra los que nos debemos prevenir.

La bochornosa unidad de las llamadas "fuerzas democráticas" en la justificación de la 
represión, augura un panorama sombrío para todas las disidencias futuras.

Pareciera que el régimen posfranquista que nos gobierna desde hace 40 años, cerrara filas 
para asegurar su continuidad.

Dicho régimen, que ha existido y existe en Catalunya tanto como en el resto del Estado 
español, siente que su propia supervivencia está en juego. Cuestionado ampliamente y 
sumido en una profunda crisis de legitimidad, observa alarmado cómo se le acumulan los 
frentes abiertos.

La amenaza a la integridad territorial del Estado se suma a los escándalos por corrupción, 
  al desprestigio de la monarquía, al cuestionamiento de los rescates y recortes que se 
han aplicado sobre la población, al descontento por el esclavismo en el puesto de trabajo 
derivado de las últimas reformas laborales, por el alargamiento de la edad de jubilación y 
la minoración económica de las pensiones, etc... Las constantes llamadas a defender la 
constitución se deben entender como toques a rebato para atajar esta verdadera crisis 
existencial que le asedia. El peligro es que en el proceso se sancionen y se vuelvan norma 
comportamientos represivos como los que se han visto recientemente en muchas ciudades 
catalanas. O peores...

Evidentemente, no sabemos en qué sentido se decantarán los acontecimientos.

Permaneceremos atentas a lo que ocurra, dispuestas a defender los intereses de las 
personas trabajadoras de todo el Estado. Nos opondremos con todas nuestras fuerzas a la 
represión y a la normalización de actitudes ultraderechistas, que ya se percibe.

Por supuesto, tampoco nos dejaremos utilizar por las estrategias de los partidos políticos 
cuyos objetivos nos son ajenos. A la vez, no dejaremos de alentar las movilizaciones de la 
clase trabajadora cuando ésta decida, por fin, que ha llegado el momento de sacudirse el 
dictado de unas élites políticas y económicas que llevan demasiado tiempo gestionando el 
control del territorio para servir, en exclusiva, a sus propios intereses.

Como organizaciones sindicales de clase, libertarias y combativas, estaremos a pie de 
calle, en las movilizaciones, como ya hemos demostrado en muchas ocasiones, contra la 
represión, los recortes de derechos y libertades y contra la corrupción.

Puede que la crisis de Catalunya sea la puntilla de un modelo de Estado que agoniza. Que 
este cambio se decante en un sentido u otro dependerá de nuestra capacidad, como clase, de 
llevar el proceso en la dirección opuesta a la represión y al auge de los nacionalismos.

Confiemos en lograr que el resultado final sean más libertades y derechos y no al 
contrario. Nos jugamos mucho.

¡POR LOS DERECHOS Y LAS LIBERTADES!

¡CONTRA LA REPRESIÓN A LAS CLASES TRABAJADORAS!

CGT. CNT. Solidaridad Obrera.


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca