(ca) lasoli.cnt.cat: REFLEXIONES DESDE KURDISTÁN: LA REVOLUCIÓN ES (MÁS QUE) UNA FORMA DE VIDA. per Arturo Martínez (en)

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Jue Nov 2 11:26:18 CET 2017


"Vive como actúas, actúa como hablas, habla como piensas" -- Miembro de Komalen Ciwan 
(Movimiento de la Juventud) ---- Las noticias y análisis que nos llegan de la experiencia 
confederal y democrática kurda son muchas y variadas. Conocemos los rasgos principales de 
su proyecto político: liberación de la mujer, democracia radical, comunalismo, juventud, 
autodefensa, ecología. Admiramos a sus guerrilleras y la lucha contra el fascismo del 
ISIS. Aplaudimos los avances democráticos en el Norte de Siria y prestamos atención al 
modelo económico cooperativo que se empieza a cimentar. El logro de incluir a las 
distintas sensibilidades culturales y étnicas dentro de un mismo proyecto de convivencia 
lo tomamos como ejemplo a seguir para la región de Oriente Medio. Pero, ¿Realmente somos 
conscientes de la militancia política que hay detrás de todo eso? Esa militancia política 
que es la que ha posibilitado todo lo que ahora se desarrolla.

MAS QUE UN MOVIMIENTO, UN PUEBLO EN MOVIMIENTO

No podemos pensar el movimiento kurdo bajo los esquemas movimentistas occidentales. No son 
un movimiento social, son un pueblo en movimiento. No conforman colectivos, grupos 
activistas o campañas, conforman un sistema social, una institucionalidad propia. 
Academias, cooperativas, organizaciones juveniles y de mujeres o las comunas no forman 
realidades aisladas, si no que regulan la vida social en los territorios donde el 
movimiento democrático tiene la fuerza suficiente.

Existe un monolitismo ideológico. En la organización política de cuadros el proyecto es 
uno, el que colectivamente se decide en los Congresos y Conferencias. Las discusiones se 
tienen y dan a la interna en las distintas organizaciones e instancias. Pero la disciplina 
y la aceptación de los acuerdos colectivos se muestran como uno de los hechos 
fundamentales para el éxito del proyecto.

Los cambios ideológicos y estratégicos del conjunto del movimiento son una muestra de que 
existe una discusión, una crítica y una autocrítica constante. Por mucha importancia y 
peso que tenga Öcalan en el movimiento, los dictámenes de una sola persona no son 
suficientes para el desarrollo de todo un proyecto político. Y menos cuando esa persona 
lleva años de aislamiento carcelario. Es, fundamentalmente, el PKK el espacio donde se 
recogen todas las experiencias y prácticas, se discuten, se analizan, se les da forma y 
vuelven a la sociedad en forma de consignas y propuestas.

CUANDO DICEN QUE LA REVOLUCIÓN ES UNA FORMA DE VIDA, NO LO DICEN DESDE LA LECTURA 
INDIVIDUALISTA QUE ESA AFIRMACIÓN TIENE DESDE OCCIDENTE.
EL CUADRO POLÍTICO

Un cuadro político es una persona militante con una formación intensiva y una experiencia 
demostrada. Los cuadros políticos kurdos se forman a través de la red de Academias y 
dentro de las propias organizaciones políticas. Esta formación se fundamenta en la 
constante discusión entre militantes y en la práctica en todos los ámbitos de la vida de 
un militante: social, militar, económico, filosófico, ideológico...

Más allá de la formación, está el compromiso. El cuadro es una persona comprometida al 
100% para y con el movimiento. Es una persona que no posee bienes materiales, no tiene 
propiedades, no desarrolla una familia ni relaciones sexo-afectivas, no percibe un sueldo 
ni tiene un trabajo asalariado, no tiene una residencia fija. Su vida es dependiente del 
movimiento, su vida está dedicada al paradigma revolucionario. Esta idea se fundamenta en 
que la revolución es una forma de vida, se trata de prefigurar en los cuadros políticos el 
ideal de ser al que se aspira, una persona liberada de los males de la modernidad 
capitalista: la propiedad privada, el patriarcado o el individualismo. La vida comunal se 
desarrolla allá donde los cuadros conviven.

De esta forma, la única ligazón material del cuadro político con la realidad es la 
materialidad constituida por el movimiento. Nada les ata al estado-capitalismo, su vida es 
por y para el movimiento y la revolución. Y son miles los cuadros políticos en todos los 
frentes y territorios. El respeto ganado les constituye como auténticos héroes y 
referentes del pueblo kurdo.

Cuando dicen que la revolución es una forma de vida, no lo dicen desde la lectura 
individualista que esa afirmación tiene desde occidente. Lo dicen porque solo un cuerpo de 
personas liberadas de los males de la modernidad capitalista podrá desarrollar una 
ideología, un sistema y un paradigma social capaz de romper con las estructuras sociales 
de dominación arraigadas en lo más profundo de cada individuo.

Si tienen la capacidad de tener este cuerpo de cuadros políticos es porque tienen un 
movimiento de masas que los sustenta, los apoya y reproduce las consignas de este núcleo 
del nuevo pueblo.
Esta forma militante existe desde los orígenes del PKK, donde conciben que no puede haber 
revolución sin revolucionarios plenamente dedicados a su tarea. Hoy los cuadros no son 
exclusivamente los guerrilleros de las montañas de Qandil, si no que están allá donde el 
movimiento popular les necesita. Por ello no tienen una residencia ni una tarea fija, es 
la organización, y sus decisiones y necesidades colectivas, las que orientan la acción de 
cada cuadro. Hoy en Qandil, mañana en Qamislo y pasado en Ahmed.

VIDA COMÚN

Los cuadros políticos desarrollan, dentro de lo posible y según las circunstancias, una 
forma de vida comunitaria. El no tener posesiones materiales los lleva a desarrollar estas 
prácticas comunales de vida. Esto no es algo exclusivo de los cuadros, en las Academias de 
jóvenes también se llevan a cabo estas prácticas, así como en las organizaciones de mujeres.

Esta forma de vida significa el compartir todos los aspectos de la vida cotidiana, desde 
la alimentación hasta el descanso. Esto permite generar unos lazos de confianza 
imprescindibles en un movimiento revolucionario y con componentes militares. Además, la 
convivencia continua se aprovecha para llevar a cabo una formación política constante por 
medio de la discusión.

LOS PATRIOTAS

Quien no es cuadro, pero apoya o participa del movimiento, es nombrado como patriota. Lo 
que une a todos los patriotas es su vinculación activa con el movimiento democrático de 
diversas formas. Por lo general, los patriotas aportan la cantidad de un mes de sueldo al 
movimiento cada año. Los patriotas son también los activistas, quienes forman las 
organizaciones, participan en las comunas, acuden a los actos o dan soporte a los cuadros.

Son el grueso de la población que en última instancia vive y reproduce el sistema social 
generado por el movimiento. La relación patriotas-cuadros es de profunda admiración. Por 
lo general, el pueblo kurdo se había visto desprovisto de su identidad y cultura, y ha 
sido la acción de los cuadros constituyendo el movimiento que hoy son lo que ha devuelto 
el orgullo de ser al grueso del pueblo kurdo.

LOS CUADROS EN ACCIÓN

Para que nos hagamos una idea de la importancia de los cuadros políticos, podemos dar una 
muestra de su acción a brocha gorda.

El Norte de Siria, el Oeste de Kurdistán, Rojava, se encuentra asediado por ISIS. Las 
autodefensas populares no son suficientes para combatir. Es entonces cuando guerrilleros, 
cuadros político-militares, se desplazan desde las montañas de Qandil (Iraq) al territorio 
de conflicto. La suma de fuerzas consigue ganar territorio y expulsar ciudad a ciudad a 
los invasores de ISIS.

Es entonces cuando, una vez liberado el territorio, la acción política de los cuadros se 
pone en marcha. Son los cuadros los que forman los Consejos Civiles que sientan las bases 
de la nueva Institucionalidad Democrática, las Comunas y el Confederalismo. Los cuadros 
construyen toda la estructura social y ocupan los puestos de responsabilidad, de esta 
forma orientan bajo la idea del paradigma democrático las políticas. Cuando el sistema 
está montado y ha pasado un tiempo durante el cual también se han dedicado a formar a la 
población local, los cuadros ya han cumplido con su objetivo y se retiran a otra tarea 
donde sean requeridos.

Makhmur, kurdistán Iraquí, Bashur. En 2014 ISIS empieza a tomar de forma acelerada 
territorio del norte de Iraq. El pueblo de Makhmur huye hacia las montañas de Qandil antes 
de que llegue ISIS. Qandil son los cuarteles generales de la guerrilla, a donde la 
población acude en busca de ayuda y protección. Los guerrilleros organizan a los 
desplazados, consiguen alojamiento y cubren sus necesidades. Mientras, otro grupo numeroso 
de guerrilleros, recordemos: cuadros político-militares, se dirigen a Makhmur, ya tomado 
por ISIS, y en cuestión de días lo liberan.

En Makhmur durante la invasión de ISIS ningún civil murió. Una vez liberado, la población 
volvió a Makhmur y se establecieron 3 líneas defensivas. Una forma de policía comunitaria 
(Asayish), un cuerpo de participación voluntaria y rotativo que realiza guardias en los 
alrededores de Makhmur y la tercera línea son grupos guerrilleros que vigilan en las zonas 
colindantes con el pueblo.

En 2015 dos militantes de ISIS trataron de cometer un atentado, pero las autodefensas 
populares abatieron a los dos terroristas, un kurdo cayó mártir.

LA REVOLUCIÓN ES COMPROMISO

El ejemplo kurdo no es reproducible de una forma mecanicista en nuestro territorio. Pero 
por supuesto que debemos tener en cuenta que los rasgos generales que han desarrollado 
son, muchos de ellos, indispensables para cualquier proyecto realmente revolucionario.

La construcción de un paradigma, el compromiso, la formación y la disciplina, entendida 
como respeto de los acuerdos colectivos, son puntos necesarios y comunes a todo movimiento 
emancipador.

La existencia de una organización matriz, el PKK, ha posibilitado la formación de varias 
generaciones de cuadros militantes que han sido capaces de desarrollar diferentes 
estructuras arraigadas en los territorios para la satisfacción de necesidades sociales. 
Aun con todo, el PKK dista mucho de ser el partido central y centralizador que fue antaño. 
La linea estratégica del partido consiste en ser cada vez más un movimiento político 
social que un partido al uso. De ahí procede la idea de que el PKK es una ideología en si 
mismo, dejando las labores de generación de institucionalidad y de proyecto político a la 
Koma Civakên Kurdistán (KCK - Unión de Comunidades de Kurdistán), entidad transnacional 
que aglutina todo ese magma de organizaciones, cooperativas e instituciones.
COMPARTE:   VALORA

http://lasoli.cnt.cat/27/10/2017/reflexiones-desde-kurdistan-revolucion-mas-que-forma-vida/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca