(ca) cgt.org.es: El ERTE de GSS Venture terminará en los tribunales

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Thu May 12 14:27:21 CEST 2016


Lo que mal empieza mal acaba y las chapuzas del Grupo GSS de nuevo serán examinadas por 
los tribunales. El Grupo GSS presentó el pasado 14 de abril un expediente de regulación 
temporal de empleo que afectaba a más de 50 trabajadores/as del servicio de la Oficina de 
la Vivienda de la Comunidad de Madrid. ---- CGT-GSS VENTURE ---- Vamos a exponer de manera 
detallada cuestiones de forma y de fondo de toda esta “negociación”. ---- Nos vamos a 
“enrollar” un poco, pero creemos que hay que sacar las conclusiones de todo este proceso 
porque sin duda quien no aprende las lecciones de la historia está condenado a repetirla. 
---- Para empezar, contaremos que este ERTE se presentó porque el Grupo GSS alegó que la 
Comunidad de Madrid había tardado en licitar el nuevo pliego porque la Consejería de 
Vivienda no tenía presupuesto debido a una enmienda parlamentaria de otros grupos políticos.

No te fíes de los políticos si no quieres salir escaldado

Como diría el refrán, “los unos por los otros y la casa por barrer”. Realmente el pliego 
no ha salido todavía pero eso no significa que haya causa productiva y organizativa para 
mandar tres meses a los trabajadores al paro. Con respecto al tema político, CGT se 
reunión con el Director General de Vivienda de la Comunidad de Madrid y con los grupos 
parlamentarios, pero los políticos son políticos y, salvo buenas palabras, no hubo ninguna 
solución al conflicto, por lo que por esa vía no había ninguna solución. Sí nos sorprende 
y destacamos la actitud del Director General de Vivienda de la Comunidad de Madrid, José 
María García, que solo atendió las directrices de la empresa y, cuando esta le pedía un 
papelito aparecía de manera inmediata y cuando los representantes de los trabajadores le 
pedíamos soluciones reales se hizo el longuis. Nada que CGT no advirtiera a los 
trabajadores/as, que los problemas de los trabajadores los tenemos que solucionar los 
trabajadores porque si esperamos que los solucionen los políticos estamos apañados.

Las trampas de GSS

Cerrado este paréntesis, nos enfrentamos a un expediente en el que la empresa quería que 
nos tragáramos que no tenía carga de trabajo para que los trabajadores/as estuvieran 
temporalmente reubicados hasta que saliera el pliego definitivo. La empresa quería una 
solución fácil, que el Comité de Empresa le firmara un ERTE, mandarles tres meses al paro 
y ahorrarse los salarios de sus trabajadores/as, pero sin embargo, cuando CGT se puso a 
ver la documentación presentada al Comité de Empresa y a la autoridad laboral se dio 
cuenta de que nada de lo que decían se sostenía.

GSS Venture es una filial de GSS que tiene actualmente los contratos del Canal de Isabel 
II, de la Comunidad de Madrid y de la Oficina de la Vivienda de la CAM, pero GSS Venture 
en realidad no existe, dado que ni tiene una dirección propia, ni tiene entidad propia 
real, simplemente a nivel mercantil los trabajadores/as están adscritos a esta sociedad 
pero en realidad GSS es una única empresa y así funciona en Madrid desde hace más de una 
década. Esto puede parecer superfluo, pero no lo es, porque la jefa de personal y el 
director de relaciones laborales que negociaban el ERTE eran los mismos que llevan meses 
firmando contratos eventuales y centenares de contratos con ETT para realizar trabajos en 
Madrid. Es absolutamente inadmisible utilizar una fórmula legal como un ERTE, que sirve 
para las empresas que no tienen capacidad productiva durante un tiempo determinado, cuando 
simultáneamente se están contratando centenares de trabajadores/as en Madrid de manera 
precaria.

El desarrollo del período de consultas no evidenció nada más que lo que CGT constató con 
la documentación inicial. El Grupo GSS quería utilizar al Comité de Empresa de GSS Venture 
para que firmara lo que ellos querían y ahorrarse el dinero que deben pagar a sus 
trabajadores.

La legislación dice que durante el período de consultas se debe negociar de buena fe. Lo 
que CGT encontró en la mesa de negociación por parte de la empresa fue una actitud 
autoritaria y prepotente de la empresa con afán de imponer su voluntad. La empresa se negó 
a reubicar a los trabajadores/as pactándolo con el Comité de Empresa, pero cuando quería 
reubicaba a espaldas de los representantes legales de los trabajadores a quien ella 
determinaba. Los afectados del ERTE deben ser elegidos mediante criterios objetivos, según 
los principios de igualdad que marca cualquier procedimiento de este tipo. Sin embargo, la 
empresa pretendió que aceptáramos que eligiera a dedo a los trabajadores/as afectados, sin 
aceptar ningún criterio transparente como se le repitió una y otra vez por parte de CGT.

La empresa, a la vez que negociaba el ERTE, seguía realizando contrataciones a través de 
ETTs y lo único que quería era complementar el dinero que los trabajadores iban a percibir 
por el paro sin llegar en ningún caso al 100% del salario que habrían recibido por 
desempeñar el trabajo al que tenían derecho, y cargando a cuenta del paro sus propios 
costes laborales.

El papel de CCOO y UGT

CGT respeta mucho en todos estos procesos traumáticos la unidad de todas las 
organizaciones sindicales en defensa de los derechos de los trabajadores/as. En ese 
sentido no ha habido ni una sola crítica a nadie durante todo este proceso, pero eso no 
significa que no tengamos ojos y no veamos cómo se ha comportado cada organización 
sindical y cada delegado/a en este proceso.

Cuando se trataba de luchar contra la Comunidad de Madrid, al igual que la empresa, 
tuvieron mucha prisa en legalizar paros en el servicio de la Oficina de la Vivienda y 
reunirse con la Administración autonómica y con los grupos parlamentarios de la Asamblea 
de Madrid. A pesar de que CGT es el sindicato mayoritario, no tuvimos ningún inconveniente 
en colaborar con las demás organizaciones sindicales sin protestar porque se les había 
olvidado avisarnos de la convocatoria de la huelga, de la legalización de la concentración 
y de todos los actos que querían impulsar a la limón con la dirección de GSS Venture.

En todas las reuniones en las que participamos dimos argumentos legales para que el 
problema se desactivara a este nivel pero a la vez les explicamos a los trabajadores/as lo 
que pensábamos: que los políticos no iban a solucionar el problema que ellos habían creado 
y que la empresa realmente estaba intentando utilizar a sus sindicatos para que 
solucionaran lo que ellos no habían podido solucionar.

Pero este proceso político terminó rápidamente y nos sentamos al principio de las 
negociaciones del ERTE los sindicatos CGT, CCOO y UGT, en principio con un mismo objetivo: 
defender los derechos de los trabajadores/as. El papel protagonista de CGT durante todo 
este proceso fue evidente. Nosotros argumentamos que era inaudito intentar enviar al paro 
a 50 trabajadores/as, mientras se contrataba masivamente.

Sin embargo, hay una cierta doctrina que siguen en los últimos años estos sindicatos que 
CGT combate día a día. CCOO y UGT defienden que vale más un mal acuerdo que un buen 
juicio, o dicho de otra manera, que más vale tragar con las migajas que da la empresa que 
luchar por la dignidad y los derechos de los trabajadores/as. A espaldas de la mesa 
negociadora oficial, intentaron la jugada que hacen siempre en estos procesos: llegar a un 
acuerdo con la dirección de la empresa que ratificara la asamblea de los trabajadores/as 
afectados. De la noche a la mañana se olvidaron de los principios e intentaron que los 
trabajadores/as aceptaran una oferta de complementar su salario hasta el 95%.

Cuando ofrecieron esto a la asamblea se olvidaron de los trabajadores/as despedidos del 
servicio de atención de la Oficina de la Vivienda, se olvidaron de los criterios 
unilaterales de afectación impuestos por la empresa y, sobre todo, se olvidaron de lo 
fundamental: que en este ERTE no hay causa, dado que se pretende mandar al paro a 50 
trabajadores/as cuando se contrata simultáneamente a 200 a través de ETT. Se las prometían 
muy felices cuando, sin una razón muy clara, se amplió el último día del período de 
consultas para plantear a los trabajadores/as la última oferta de la empresa en la sede de 
UGT. Una encerrona sin duda.

Antes de contar el final de esta historia, recordamos que en el año 2012 GSS presentó en 
Madrid un expediente de regulación de empleo que afectaba a un grupo de trabajadores/as 
escogidos a dedo. El ERE no tenía causa real, por circunstancias parecidas a las actuales, 
pero CCOO intentó la misma jugada entonces: presentó firma de la mayoría de los 
trabajadores/as afectados para que se firmara el ERE y se validaran las causas de la 
empresa. Sin embargo, en esta ocasión ni CGT ni UGT cedimos a estas presiones, no tragamos 
el acuerdo, impugnamos ante los tribunales y el ERE fue nulo 
(http://cincodias.com/cincodias/2012/07/19/economia/1342677380_850215.html).

Volviendo al 2016 y a la Oficina de la Vivienda, en este caso eran ya CCOO y UGT los que 
estaban de acuerdo en firmar lo que fuera justificándolo en que así lo querían los 
trabajadores/as, pero no contaban con que estos estaban muy bien informados por CGT y, 
sobre todo, tenían una dignidad de la que ellos carecen.

CGT fue el martes 3 de mayo a las instalaciones de UGT a esa asamblea de trabajadores/as 
por el ERTE, pero prácticamente no habló. En sucesivas intervenciones los trabajadores/as 
demostraron una dignidad impresionante. Le dejaron claro a UGT y CCOO que no se vendían 
por esas migajas que daba la empresa y que se ganara el juicio o se perdiera ellos querían 
luchar por lo que era justo. CCOO y UGT sacaron un comunicado lamentable el día anterior 
intentando meter miedo a los trabajadores/as y apelando a que tomaran la decisión pensando 
en “sus circunstancias económicas y familiares” y pensando “si podían asumir el coste que 
va a suponer un ERTE”. CGT no enturbió ni la asamblea ni el proceso criticando esas 
intervenciones, pero creemos imprescindible sacar las conclusiones que nos da este proceso.

Los sindicatos servimos para algo, y sin duda gracias a la lucha de muchos compañeros en 
el pasado disponemos de mucha más información que los trabajadores/as en este tipo de 
procesos. Nuestra obligación es defender a los trabajadores/as en todo momento y no firmar 
acuerdos que permitan a las empresas seguir haciendo lo que les da la gana. Que una 
empresa con beneficios, que está contratando a centenares de trabajadores/as intente hacer 
un ERTE es absolutamente inmoral, además de ilegal, y eso no es necesario consultárselo a 
ningún trabajador/a. Hay que tener claros los principios y actuar conforme a ellos. Los 
sindicalistas tenemos que aprovechar nuestras garantías y toda la información de la que 
disponemos para que las empresas cumplan la ley.

Roma no paga traidores

Este proverbio se lo deberían aplicar aquellos sindicalistas que creen que haciéndole 
favores a la empresa les espera un futuro mejor. Llegado el momento el Grupo GSS en este 
caso, tal y como ha hecho a lo largo de su historia, buscará sus propios intereses (su 
beneficio económico) sin importarle en ningún caso los intereses de los trabajadores/as 
que le hacen obtener mes a mes una cuantiosa plusvalía. Nos gustaría que de este ERTE 
todos aprendamos varias lecciones y por eso hemos explicado en esta noticia todo lo 
sucedido en este caso. CGT ya ha puesto en manos de su asesoría jurídica la impugnación 
del ERTE y defenderá hasta el final a los trabajadores/as con todas las herramientas a su 
alcance.

http://cgt.org.es/noticias-cgt/noticias-cgt/el-erte-de-gss-venture-terminara-en-los-tribunales


More information about the A-infos-ca mailing list