(ca) periodico-solidaridad: 1 de mayo: la urgencia de aglutinar a la clase trabajadora en una central única y de lucha Por Nahuel Valenzuela

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Sat May 7 11:58:30 CEST 2016


Nuevamente miles y miles de trabajadoras y trabajadores salieron a marchar en las 
distintas ciudades del país, recordando la heroica gesta de los “Mártires de Chicago” y 
reivindicando mejoras sustanciales para el pueblo que vive de su trabajo. Todo esto, 
enmarcado en un contexto adverso, caracterizado por la fragmentación de los sectores del 
sindicalismo clasista, democrático y combativo, y de la ofensiva patronal representada por 
el proyecto la “reforma” laboral –avalada por la CUT y por los partidos que la controlan-, 
la cual atenta directamente contra las ya deterioradas conquistas de nuestra clase. ---- 
La necesidad de una central única ---- Para la gran mayoría hace tiempo que no es una 
novedad, que la CUT no representa, ni defiende, los intereses históricos de la clase 
trabajadora. Pero no es solamente culpa de la burocracia sindical, ni de los partidos de 
la Nueva Mayoría –y el PC- que la controlan; la izquierda tiene una gran cuota de 
responsabilidad al no haber podido todavía construir una estrategia conjunta que aglutine 
en su seno a todas y todos los descontentos con la línea entreguista que ha implementado 
la multisectorial –que hoy por hoy, no es más que un apéndice del gobierno-. El fracaso 
del “Congreso por un Nuevo Sindicalismo”, da cuenta de ello.

Marcha en Valparaíso.

Por lo tanto, se hace imperioso construir una alternativa concreta entre todas las 
agrupaciones organizadas del “nuevo sindicalismo” que han surgido en el último tiempo, 
para hacer frente a esta situación, ya sea por fuera o por dentro de la CUT –o ambas 
tácticas a la vez-. Los referentes paralelos que se han articulado en el último tiempo son 
experiencias necesarias, aportes imprescindibles para la acumulación de fuerzas y el 
desarrollo político de la conciencia de nuestra clase, al igual que los movimientos 
críticos al interior de la Central. Pero cada uno por su lado, atomizados y aislados, no 
lograremos vencer ni a la burocracia enquistada en las cúpulas de la CUT, ni menos al 
empresariado, que sí actúa de manera unitaria contra el pueblo trabajador.

Es tiempo de que los sectores clasistas y combativos de la izquierda, que defienden una 
línea de actuación de lucha de clases en el seno de los sindicatos y agrupaciones 
gremiales, dejen de lado sus diferencias, se pongan de acuerdo y concreticen un pacto de 
unidad real, humilde y transparente. Más allá de las siglas, los egos, el sectarismo, las 
rencillas de pasillo y el “blindaje” de la parcela propia, es responsabilidad de 
absolutamente todas y todas dar un paso adelante y asumir un camino sin retorno hacia la 
necesaria tarea de construir una organización central que nos unifique a todas y todos los 
trabajadores de Chile. Nuestra actual desorganización y fragmentación solo favorece a los 
de arriba.

Marchas por todo Chile

En Santiago, miles se reunieron en el centro de la ciudad para marchar este primero de 
mayo. La CUT –y algunos sindicatos y grupos disidentes que defienden la estrategia de 
“recuperar la CUT”- y los partidos de la Nueva Mayoría, marcharon desde la Plaza Los 
Héroes hasta Portugal con la Alameda. El oficialismo de la central llamó a “defender la 
reforma laboral”. Bárbara Figueroa, presidenta de la multigremial, afirmó en este sentido 
que “no vamos a permitir que una minoría le doble la mano a los trabajadores de este 
país”, llamando a realizar un nuevo paro nacional el 31 de mayo en apoyo a “la reforma”.

Movilización clasista en Talcahuano.

Mientras tanto en Brasil con la Alameda, se agruparon la mayoría de los sectores de 
izquierda críticos a la CUT y la reforma laboral, en la denominada marcha “clasista”, 
quienes enfilaron en dirección al poniente hacia un escenario levantado en el frontis de 
la USACH. La multitudinaria marcha superó con creces la convocatoria oficial –marcha de la 
CUT-, y culminó con la intervención de fuerzas policiales quienes disolvieron a la 
muchedumbre de manera violenta.

Mientras tanto, en Talcahuano, con más de 4000 personas se llevó a cabo la marcha del 
primero de mayo clasista, donde asistieron organizaciones sindicales, sociales y 
políticas, cuyas principales reivindicaciones giraron en torno al retroceso que significa 
la reforma laboral para la organización sindical, el fin de las AFP y el establecimiento 
de un sistema solidario de reparto. Además, se dejaron ver las demandas sectoriales de las 
organizaciones de pobladoras y pobladores como la demanda por vivienda, y una solución 
favorable a los conflictos ambientales y territoriales que aquejan la zona. Esta marcha 
que se posiciona como la más importante en cuanto a convocatoria desde el 2012, reivindica 
un sindicalismo clasista y autónomo, razón por la cual existe como un llamado paralelo a 
la convocatoria de la CUT a marchar por el centro de Concepción. La movilización finalizó 
con un acto cultural en la plaza de armas de Talcahuano.

En muchos otros lugares la tónica se repitió; bloques críticos marcharon contra la reforma 
laboral y la política desmovilizadora de la CUT, tal y como ocurrió, en Valparaíso, Talca, 
Valdivia y Temuco.

http://www.periodico-solidaridad.cl/2016/05/01/1-de-mayo-la-urgencia-de-aglutinar-a-la-clase-trabajadora-en-una-central-unica-y-de-lucha/


More information about the A-infos-ca mailing list