(ca) gesta libertaria: EL VIENTO SE LEVANTA (ANÁLISIS DE LA COYUNTURA ESTUDIANTIL) Por Joaquín Romero.

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Wed Jun 1 13:54:38 CEST 2016


Nuevamente los estudiantes comienzan a movilizarse. La necesidad de retomar la iniciativa 
política en el actual escenario parece ser un imperativo para los revolucionarios. ---- El 
año se ha desarrollado con importantes movilizaciones de trabajadores. A la coyuntura 
abierta por la reforma laboral, sumada a las importantes movilizaciones de funcionarios 
públicos, se suma el masivo levantamiento de pescadores a lo largo de la isla de Chiloé y 
por toda la décima región. Masivas asambleas con participación de trabajadores, 
pobladores, pueblos originarios de la zona e incluso estudiantes dieron vida a un 
importante movimiento que más allá de sus conquistas reivindicativas inmediatas se 
configura como un importante aprendizaje de lucha para nuestra clase, es en la 
movilización donde los trabajadores desarrollan todo su potencial creativo, es en su 
propia iniciativa donde la clase oprimida y explotada descubren el alcance de sus propias 
fuerzas, nuestras falencias como revolucionarios se ven superadas ahí donde la propia 
iniciativa de las masas toma el papel protagónico, es nuestro deber llamar a profundizar 
esa iniciativa , a que los trabajadores y trabajadoras confíen en su propias capacidades, 
en momentos de total desapego por las instituciones políticas tradicionales, como 
anarquistas tenemos una importante oportunidad de potenciar las organizaciones de base, la 
movilización directa y confrontacional como mecanismo de nuestro pueblo para alcanzar sus 
propias conquistas, para desarrollar sus propios medios para salvaguardar su vida y 
llegado el momento producirla también.

El Gobierno de la Nueva Mayoría ha sido claro al señalar que su obra estructural ha sido 
finalizada, el mensaje para los trabajadores y los empresarios es claro, de una parte se 
señala que es imposible avanzar más en la actual configuración de fuerzas políticas, 
institucional, social y económica, son tiempos de crisis y hemos de conformarnos con lo 
poco que se ha avanzado en estos tiempos, para los empresarios el mensaje es de 
tranquilidad, sus intereses se encuentran salvaguardados , incluso nuevos mecanismos 
represivos se pondrán a disposición de los mismos para garantizar su sacrosanto derecho a 
la propiedad privada, para que aquellos sectores sociales que no se conformen con los 
estrechos márgenes que ofrece el gobierno progresista serán acallados con la bota policial 
tan pronto se atrevan a cruzar esa línea. La clase dominante sabe que vienen nuevos 
embates, que la lucha entre clases se agudizará ahí donde el modelo económico hace crisis, 
envalentonados por el avance de la reacción en todo el continente no les temblará la mano 
con precarizar aún más las miserables condiciones de vida de los trabajadores y apaciguar 
con el garrote todo intento por cambiarlas.

La casta política, pierde día a día más relevancia para la sociedad, impotentes por los 
escándalos de corrupción y la nula credibilidad que generan sus movimientos, sin 
iniciativa política para conciliar los intereses en conflicto , se mantienen de rodillas 
frente a los mismos que han financiado sus privilegios egoístas y sus lujos banales, la 
iniciativa hoy la tienen los empresarios quienes manejan la agenda política, los temas a 
discutir y los impulsos institucionales para garantizar la permanencia del modelo.

El viento se levanta, todo lo sólido se desvanece en el aire.

El movimiento estudiantil atraviesa una importante crisis orgánica. Las organizaciones 
políticas parecen coaptadas por el debate superestructural de la burocracia del CONFECH, 
con el cual se ha perdido importantes días para preparar una ofensiva en un debate 
profundamente desconectado de los intereses de las bases, no es menor que la fuerza que 
hoy ostenta la conducción, la Izquierda Autónoma, parece más preocupada de los movimientos 
del gobierno y de las invitaciones del ministerio de educación que estimular en los 
espacios de base. Esta misma desconexión ha permitido que se pierdan importantes 
coyunturas para fortalecer la movilización por un nuevo sistema de educación pública y 
gratuita, como lo fue la movilización de las bases del colegio de profesores, cuyo 
dinamismo emanado de las bases de las organizaciones gremiales con suerte fue percibido 
por nuestras dirigencias quienes no supieron aunar en un relato político y coherente lo 
que también las bases del movimiento estudiantil venían exigiendo durante la movilización 
del año pasado, claridad y dirección para enfrentar una lucha que requiere ensanchar las 
espaldas de nuestro movimiento.

Lejanas parecen las lecciones del año 2011 cuando las masivas movilizaciones de estudiante 
por todo el país se enfrentaron ante la realidad de la política, sin una correlación de 
fuerzas sociales favorables no se pueden obtener victorias significativas, la necesaria 
alianza con los trabajadores, lección importante de aquellos años, para obtener la 
victoria no aparece hoy en ningún sitio, prueba de ello es la deriva en la que se 
encuentra el debate estratégico de nuestro movimiento , debilidad endémica con la que 
enfrentamos las movilizaciones que se están levantando nuevamente en el curso de estos meses.

Las organizaciones secundarias no escapan de este diagnóstico. Sin representatividad real, 
coaptada por organizaciones políticas que guardan con celo sus pequeños feudos , se baten 
mano a la burocracia para garantizar que sus golpes efectistas y mediáticos fortalezcan a 
sus propias orgánicas, cegados por el hecho ineludible de que la historia siempre condena 
al olvido a quienes confían más en sus propias fuerzas que en la fuerza de las masas, por 
que más vale ser oposición en una organización de masas que ser conducción en una 
organización vacía y desconectada de ellas.

Como Gesta Libertaria somos claros en nuestra propuesta, emanada por nuestro primer 
congreso, para el actual estado del movimiento estudiantil: requerimos alianzas con los 
trabajadores, para lograrlo proponemos la conformación de un Frente de Lucha Educativo, 
que agrupe a estudiantes universitarios, secundarios, técnicos, profesores y trabajadores 
de la educación, en un único frente de combate por un nuevo sistema de educación público, 
democrático y gratuito. Este frente no puede ser meramente la suma de las siglas de 
orgánicas que hoy se desvanecen y desconectan cada vez más de las aspiraciones reales de 
los sectores movilizados, debe superarlos, debe constituir una dinámica creada desde las 
bases, que articule en los espacios a los diferentes sectores que los constituyen y 
constituirlos bajo la única bandera de nuestra clase, debemos construir posiciones que 
desaten el dinamismo de la movilización, la creatividad organizativa que caracteriza a los 
sectores en lucha, que tensione los pilares del modelo educativo, que cuestione las raíces 
económicas y políticas a las que sirve y que sea una importante experiencia de unidad y 
combate para toda la clase trabajadora y las futuras luchas por transformar la sociedad.

Nuevamente los colegios amanecen tomados, los centros educativos votan paroy los 
estudiantes irrumpen la normalidad de la ciudad con marchas, barricadas y manifestaciones 
en las calles, la represión ataca con todas sus fuerzas. Este escenario ha forzado a las 
dirigencias a llamar a un paro indefinido, sin un programa de discusión clara, ni 
perspectiva de victoria ¿Nuevamente iremos a una movilización donde se nos llamará a un 
repliegue ordenado para masticar una nueva derrota? ¿Porque insisten las dirigencias en 
prepararnos para la derrota en vez de confiar en la victoria?

Nuestro llamado debe ser claro, estudiantes , deben confiar en su propias fuerzas, es su 
propia iniciativa, su propia disposición al combate la fuerza capaz de superar a quienes 
vacilan, a quienes no poseen perspectiva de triunfo, a quienes prefieren aferrarse a las 
estructuras burocráticas que en las nuevas instituciones creadas por la propia 
movilización. Enfrentemos el sectarismo de las organizaciones políticas quienes por 
defender sus trincheras eluden la disputa de las organizaciones de trabajadores y del 
pueblo, las bases no tienen colores ni distinciones, nuestro interés en común a todas las 
luchas, a todos los sectores de los trabajadores, solo organizaciones de base, sólidas, 
amplias, que representen a los trabajadores podemos construir bases sólidas para enfrentar 
al empresariado y al gobierno.

Nuestros compañeros y compañeras están golpeados por la falsa gratuidad del gobierno, que 
termino por precarizar aún más las condiciones actuales de estudio, están golpeados por 
las faltas de beneficios para garantizar su permanencia en los centros educativos, por el 
endeudamiento, por los controladores de las universidades e institutos técnicos que lucran 
a costa de venderles humo con su futuro, con los colegios municipales cada vez más 
precarizados y abandonados, poco les importa quienes son los actuales voceros o si se 
adhiere o no a las marchas de otras organizaciones, el debate que los revolucionarios y en 
especial los anarquistas que debemos dar es como conquistamos para todos y todas esa 
educación que nos permita superar el actual estado de crisis, como estimulamos a nuestra 
clase para que se sume a nuestra lucha, no olvidemos que son las condiciones materiales 
las verdaderas aspiraciones de nuestros compañeros y compañeras aquellas que realmente 
pueden darnos perspectivas de victoria.

Levantemos la ofensiva, fortalezcamos nuestras posiciones.

Las movilizaciones siempre son importantes lecciones para las futuras batallas de nuestra 
clase, sus resultados no pueden medirse en cuanto alcanzamos de nuestro marco de 
reivindicaciones, más la posibilidad de alcanzarlas es lo que realmente consigue 
conquistar en las masas la confianza en sus propias fuerzas y en su propia capacidad creativa.

Constantemente circula en los debates de la izquierda, como construimos posiciones, 
centros de gravedad, en los cuales nuestra política adquiera una dimensión real desde la 
cual reproducirse y enfrentar al sistema. Muchas organizaciones creen que asegurando estas 
posiciones es como nos enfrentamos mejor al sistema, por lo que constantemente se nos 
llama al repliegue cuando estas no están asegurada o cuando no podemos ir más allá de los 
márgenes que nos entrega actualmente la sociedad capitalista. Esta perspectiva es falsa, 
puesto que la fuerza centrífuga del sistema capitalista termina siempre por absorber las 
posiciones que al no encontrarse en movimiento, terminan cediendo ante su poder, por lo 
mismo es que la estrategia del “Poder Popular” resulta un error estratégico que los 
anarquistas debemos rápidamente rechazar, una estrategia que no se plantea un centro real 
en la clase para construir posiciones de combate por un lado, que apela a sectores con 
intereses contrapuestos que son conciliados por la organización de vanguardia que se 
impulsa de la fuerza social succionada de los mismos ( pero que sus bases son tan 
movedizas que terminan por arrastrarlos nuevamente hacia la centrifuga del capitalismo) 
para alcanzar sus objetivos políticos y que no confía en la fuerza propia de los 
trabajadores para hacer la revolución , sino que solo en su fuerza orgánica degenerando en 
un aparatismo que obstaculiza el propio desenvolvimiento de las masas, constituye el 
fantasma autoritario que los anarquistas históricamente hemos rechazado y al que debemos 
oponernos con la mayor de nuestras fuerzas.

La vida de esta en el movimiento, la dialéctica está en la vida, solo es en el movimiento 
constante donde se estimulan y desarrollan las fuerzas sociales de manera de romper con 
los márgenes de la sociedad que nos es impuesta y construir una nueva, solo es en la 
ofensiva donde se consolidan las posiciones que hacen real nuestra política, solo son los 
trabajadores quienes pueden garantizarnos el triunfo y la victoria, ninguna vanguardia 
autoproclamada del pueblo ni ningún aparato que defienda celosamente sus baluartes de 
arena movediza, es solo el impulso y la auto-organización de las masas obreras la que 
puede construir una nueva sociedad, nuestro deber como revolucionarios debe ser dar la 
lucha política, para que esto sea posible, con toda nuestra fuerza, con toda nuestra 
moral, con todos los medios que dispongamos, para arrojar a los abismos del olvido a los 
vacilantes, a las vanguardias, a los defensores de este sistema que cae a pedazos y 
amenaza la vida de todos los seres de este planeta.

Los estudiantes nuevamente salen a la calle, el movimiento feminista se rearticula en un 
importante encuentro de mujeres, los trabajadores se organizan y salen a la lucha, El 
llamado es a los anarquistas y revolucionarios para que salgamos a enfrentar a este 
sistema que impone la muerte, que impone la injusticia, que impone la miseria a nuestro 
pueblo.

El viento se levanta, debemos comenzar a vivir

https://gestalibertaria.wordpress.com/2016/05/30/el-viento-se-levanta-analisis-para-la-coyuntura-de-lo-estudiantil/


More information about the A-infos-ca mailing list