(ca) Entrevista a Miami Autonomía y Solidaridad

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Sun Sep 12 12:40:17 CEST 2010


Entrevista a Miami Autonomía y Solidaridad ----Manu García y Carmen
Sánchez----Con motivo de su visita a tierras ibéricas tuvimos la
oportunidad de hablar con Christine y Thomas, dos militantes de Miami
Autonomía y Solidaridad (MAS), una organización joven que trata de
impulsar ideas y prácticas libertarias entre las clases populares de
esa ciudad al sur de los Estados Unidos.----¿Cómo nace Miami Autonomía
y Solidaridad y qué objetivos se propone?----Miami Autonomía y
Solidaridad (MAS) es una organización que desarrolla su labor en
Miami, Florida, en el sur de los Estados Unidos. Se constituyó en
noviembre de 2008 teniendo como base a un grupo de estudio del
comunismo libertario que quería evolucionar hasta constituirse en
organización política libertaria. Nace de un proceso de maduración
colectiva que sigue en marcha, uno de sus puntos clave fue la adopción
de unas Bases de Acuerdo que marcan la identidad de la organización.

Nuestro trabajo actual se enfoca hacia tres vertientes: el estudio
colectivo de la teoría y de la estrategia, la educación popular y la
coordinación de nuestras actividades en los movimientos populares,
sobre todo allí donde tenemos presencia: los lugares de trabajo, las
comunidades o barrios y la universidad.


¿Cuál es la composición social de MAS y en qué sectores y movimientos
está activa?


Los miembros de nuestra organización son en su gran mayoría de
extracción popular y nacidos en Latinoamérica o de origen latino. Como
punto flaco, podemos hablar de la escasa presencia de mujeres en su
seno, pero estamos viendo cómo articulamos esfuerzos para que se
involucren más.

En lo relativo a nuestra militancia, en el sector de la Enseñanza
estamos potenciando una red de trabajadores que busca tener una
presencia alternativa al sindicato, burocratizado y muy vinculado a
intereses ajenos a los de los empleados de la enseñanza. La idea de la
red es trabajar tanto dentro como fuera del sindicato.

El origen de la red lo encontramos en la oposición por parte de los
trabajadores del sector a un proyecto de ley en Florida que quería
establecer escalas en el pago de los salarios en relación al grado
obtenido por la escuela en la que se trabaja. Este grado se otorga a
través de exámenes realizados a los alumnos periódicamente donde se
determina su nivel de conocimientos. El problema es que se trata de un
sistema que beneficia a las escuelas donde acuden los sectores
sociales más favorecidos. En Miami, por ejemplo, hay muchos
inmigrantes que apenas saben inglés, las escuelas a las que van, por
tanto, no obtienen buenos puntajes. El proyecto de ley establecía que
los trabajadores de estas escuelas, que son mayoría en Miami,
cobrarían menos que los de escuelas con mayores recursos.

En respuesta, cerca de 1.000 profesores y otros trabajadores de la
educación se dieron de baja simultáneamente el mismo día y se
reunieron en un parque en señal de protesta, una protesta que el
sindicato no apoyó. El epicentro estuvo en Miami, pero hubo
manifestaciones en toda Florida. Este fue el origen de la Red de
Trabajadores de la Educación, donde algunos compañeros de nuestra
organización intervienen activamente.

También tenemos compañeros trabajando en el sector del Taxi en una
asociación en la que los taxistas, en su mayoría de origen haitiano,
se han organizado para luchar contra los abusos de la patronal y de la
administración del condado. Ellos no tienen derecho legal a formar
sindicatos porque son considerados contratistas independientes por la
ley de los Estados Unidos (aunque en realidad se trate de “falsos
autónomos”), por eso se organizan, desde hace unos diez años, bajo el
nombre de la Asociación de Taxistas Nueva Generación. La Asociación ha
intentado trabajar con abogados y entidades oficiales y no han
recibido respuestas. Nosotros les hablamos de Autonomía y Acción
Directa, tratando de hacer más democrática su organización. Así es
como han ganado luchas importantes, por ejemplo consiguieron abolir la
utilización obligatoria en los taxis de un cobrador automático para
autovías de peaje, lo que significaba para la mayoría de ellos un
gasto mensual innecesario.

También estamos trabajando en el sector de la Sanidad, donde los
sindicatos oficiales tampoco representan los intereses de los
trabajadores.

En la actualidad, en Miami, no hay ninguna organización que agrupe al
estudiantado, otro campo en el que mantenemos esfuerzos, aunque hay
coordinación alrededor de demandas como la congelación del precio de
las matriculas. Nosotros tratamos además de incentivar la reflexión
crítica mediante talleres y actividades culturales, algunas de las más
recientes han sido el pase del documental “La Batalla de Chile” y
charlas sobre la situación en Haití.


¿Podéis hablarnos acerca de la estructura social y las luchas
populares en Miami?

En Miami se nota intensamente la división en clases. Hay personas que
tienen muchísimo dinero y poder, latinos que tienen empresas en sus
países y también negocios acá, y al mismo tiempo gente muy pobre, en
ese sentido se podría decir que es como una ciudad de Latinoamérica.

Miami es muy diferente a otras ciudades de Estados Unidos. La mayoría
de la gente habla español, porque hay muchos inmigrantes de
Latinoamérica o de descendencia latina, que se agrupan en comunidades
bastante homogéneas respecto al lugar de procedencia. Al mismo tiempo,
es una ciudad muy conservadora en muchos aspectos, debido a que en los
años 60, después de la caída de Batista, comenzó a refugiarse aquí la
burguesía cubana. Esa burguesía fuerte creo un ambiente muy derechista
en Miami, y su hegemonía cultural se ha mantenido desde entonces.

En Miami, por eso, es complicado llevar a cabo nuestra labor
organizativa. Ya que no sólo son los cubanos los que sufren esa
hegemonía conservadora, sino los centroamericanos en general (a
excepción de los haitianos) ya que también llegaron a la ciudad en su
momento nicaragüenses seguidores de Somoza, y se puede observar algo
similar con los trabajadores procedentes de Honduras o El Salvador,
que es complicado arrancarles de la influencia derechista.

Debido a ello, todo lo relacionado con el socialismo es un tabú en
esta ciudad, entonces estamos tratando de potenciar espacios donde
nuestras ideas y prácticas puedan abrirse paso. También tenemos que
decir que, afortunadamente, ese control político por parte de la
derecha ya no es tan acentuado y que, por ejemplo, los cubanos que han
venido desde los 80-90 ya no son tan conservadores, se trata de una
emigración fundamentalmente económica a la que les es más difícil
llegar a los reaccionarios, pero el clima macartista hace que mucha
gente prefiera abstenerse de expresar lo que de verdad piensa, y por
supuesto que la derecha está muy bien organizada y es influyente
políticamente, eso no ha variado.

El sector económico predominante en Miami es el turismo: turistas
estadounidenses y de todo el mundo vienen a sus playas. Acompañando al
auge del turismo se desarrolló el boom de construcción y durante un
tiempo se construyeron muchos edificios, pero desde el comienzo de la
crisis esta actividad se ha estancado, y el paro ha aumentado a un
11%, según las cifras oficiales. Muchos de estos puestos de trabajo
eran ocupados por inmigrantes ilegales y desde que perdieron sus
empleos, su condición de ilegales les impide recibir ayudas públicas,
por lo que su situación es en muchos casos desesperada.

En Miami la comunidad afroamericana es también muy numerosa y muchas
veces hay tensión entre ellos y los latinos. De un lado por el
racismo, que fomenta la burguesía latina, y por el otro por la
percepción por parte de los afroamericanos de que los latinos les
“roban” el trabajo. A falta de procesos fuertes de organización y de
lucha de clases, el conflicto social tiende a darse entre los de
abajo.

http://www.anarkismo.net/article/17518


More information about the A-infos-ca mailing list