(ca) [Haití] Nuestro Primero de Mayo, machacado

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Fri May 8 15:59:49 CEST 2009


Este viernes primero de mayo del 2009, el gobierno Préval - Pierre-Louis
ha finalmente y definitivamente revelado su verdadera naturaleza, dejando
de lado su máscara democrática para exponer lo que es realmente: el
protector indefectible de la burguesía haitiana la más reaccionaria,
guardián domesticado de sus únicos intereses y, con esto, una reproducción
en germen “revisitado y corregido” de las dictaduras las más feroces a la
Franco, Batista, Trujillo, Pinochet, Duvalier
 lacayo, fantoche.

La represión del derecho más legítimo de los trabajadores -manifestar- fue
violentamente ejecutada por las fuerzas especiales CIMO de la policía,
negando el elemento esencial de nuestras conquistas post duvalieristas al
igual que del movimiento obrero internacional del siglo XX, el derecho a
la libre expresión, es la manifestación la más repugnante pero concreta
del abandono total del mandato dejado por el pueblo haitiano a este
gobierno, de su traición, de su vil sometimiento a los intereses
capitalistas internacionales.

Pues, sí, nuestra manifestación de miles de personas, obreros,
trabajadores, militantes del ámbito universitario, desempleados,
marginalizados de todo tipo, excluidos, de sensibilidades políticas
diversas, reagrupándose por primera vez en un “Colectivo para OTRO Primero
de Mayo”, se ha visto amenazada, intimidada, atacada, machacada. Dos
personas heridas: una, de un golpe al tímpano, la otra intoxicada por el
gas lacrimógeno. Mucho peor pudiera haber sido el descuento: el pánico
provocado por los tiros de estas fuerzas especiales prohibiendo el acceso
a la plaza central del Campo de Marzo era tal que no se pudiera suponer
los desastres.

De hecho, reunidos frente al Palacio Legislativo desde las nueve horas de
la mañana, el Colectivo[*] acompañado de la distintas delegaciones
extranjeras de solidaridadCoordinación Nacional de Lutas (Conlutas) y el
Movimiento de Campesinos Sin Tierra (MST), los dos de Brasil; el Lyannay
Kont Pwofitasyon (LKP) de Guadalupe; y el Public Service International
(PSI) de Trinidad y Tobago[†] se desplegó rápidamente. Del Palacio
Legislativo al Ministerio de Asuntos extranjeros (para antes que nada
denunciar la ocupación); luego las oficinas del correo, la alcaldía, la
telefónica (para protestar contra el no pago desde meses a los
trabajadores, las revocaciones arbitrarias y la privatización amenazante
de los servicios públicos); pasando por la Corte Suprema Fiscal (para
denunciar la corrupción rampante en este país tan desnudado); luego por el
Ministerio de Asuntos Sociales y del Trabajo (para exigir un salario
conforme ajustado a la inflación y denunciar el papel reaccionario jugado
por esta institución en este asunto); para, finalmente, pasando por el
barrio popular del Bel-Air; acabar en la plaza del Cimarrón Desconocido en
el Campo de Marzo, punto culminante de la marcha, significado a la
policía.

Respecto a esta última consideración, hay que decir que fue después de
numerosas “negociaciones” que los responsables de este cuerpo han
“aceptado” otorgarnos el “permiso” de manifestar; ellos a quienes,
supuestamente, no hay más que notificar de la movilización (Art.31.2 de la
Constitución).

Y
 alrededor del medio día, habiendo llegado casi a la Plaza Central, el
movimiento cuya potencia claramente se leía más y más, tuvo que por
primera vez enfrentarse a esos especiales agentes del “orden” vestidos de
uniformes de guerra. Coléricos al máximo, empujaban con sus bastones
puestos en el estómago de los manifestantes.

La Coordinación del Colectivo logró forzar una discusión. Esas
negociaciones, transmitidas por radio a sus superiores, confirmaron que,
efectivamente, el circuito había sido notificado y “aceptado”. Pudimos
entonces seguir. Pero para inmediatamente ser detenido en la próxima
esquina con, esta vez, la consigna clara y radical: ¡prohibido dar un paso
más! Como tratábamos de imponer de nuevo cierto “debate”, cayeron entonces
los gases y, enseguida, ¡los tiros!

Sucedió un pánico general (varios de los trabajadores proveniente del
mundo rural ¡se encontraban en la capital por primera vez!). Pánico y casi
caos. La manifestación de los trabajadores y sectores populares había sido
detenida y desagregada.



*


Todo ello, para evitar un encuentro entre nuestra reivindicativa
manifestación y aquel desfile de sindicalistas amarrillos apoyados de
cooptados “representantes del campesinado”. También para no dejarnos
llegar al Bel-Air y sumar fuerzas con quienes nos estaban esperando,
organizados. Y, así, sobre todo, lograr proteger la feria
gobierno-burguesía presentada, este año, en la misma Plaza Central bajo el
demagógico lema de “Solidaridad patronos, obreros y artesanos
” y donde se
encontraban carpas tanto de instituciones corruptas de este Estado
podrido, como de 
firmas capitalistas. ¡En un primero de mayo!

Será esto para significar al pueblo su definitiva negación al derecho a
expresarse? Su rechazo a eventos públicos que no sean elecciones? En un
caso como en otro, nuestro ultraje es infinito, el odio sube. La decisión
abierta de este gobierno da asco, frente a la deterioración continua de
las ya pésimas condiciones de trabajo y de vida del pueblo haitiano.


*


Uno debe entender que sólo en Haití se da tal primero de mayo que llega a
ser “celebrado” ¡por la burguesía misma! Apoyada por los gobiernos de
turno. Suena surrealista pero, es así. Estábamos acostumbrados a los 8 de
marzo de “mujeres” (mientras que, en las fábricas donde se quemaban las
camaradas aquel día, las mujeres burguesas estaban claramente 
al lado de
su esposo – propaganda burguesa que todavía se esta tratando de
rectificar), pero nunca se había llegado a bloquear y hasta machacar las
manifestaciones de los trabajadores.


*


A esta pandilla de renegados, no le queda más remedio que celebrar el
próximo 18 de mayo, día de la creación de la bandera revolucionaria
nacional, o aún el primero de enero, día de celebración de esta tan
gloriosa independencia 
en la embajada francesa, o, mejor aún, en las
oficinas de la MINUSTAH y abiertamente, volver a poner el blanco en medio
de la bandera revolucionaria[‡]. De todas maneras, es el papel que la
ocupación asigna a estos cobardes renegados, papel que asuman ahora
abiertamente.

Estamos en presencia, nuevamente pues, de una creciente dictadura, donde
los derechos adquiridos de alta lucha, nacional e internacionalmente,
empiezan a ser definitivamente pisoteados. Todo esto, dicho sea de paso,
¡en nombre de la democracia! 
reducida ella a simples elecciones, que el
pueblo, con su reciente gesto disgustado de evidente abstención, acaba de
mandar al basurero de la historia.

Nuestra exigencia deja espacio nada más para una desaprobación de parte
del gobierno, completa y sin equivoco, del acto policial y una declaración
formal de rectificación respecto a las próximas manifestaciones de los
trabajadores. Sino, entenderemos el nuevo paso decisivo que se está dando
en este país.


Puerto-Príncipe
2 de mayo del 2009

BATAY OUVRIYE

--------

[*] Batay Ouvriye, Trabajadores de los Servicios Públicos (CTSP), Antenn
Ouvriyè, Tèt Kole ti Peyizan Ayisyen, Mouvman Demokratik Popilè (MODEP),
Solidarite Fanm Ayisyen (SOFA), Solidarite ant Jèn (SAJ/ Veye yo),
Chandèl, Rasanbleman d’Organisations pour une nouvelle Alternative (RONA),
Réseau d’Organisations de la Zone Ouest (ROZO), al igual que varias otras
de barrio y de pequeñas vendedoras


[†] Coordinación Nacional de Lutas (Conlutas) y el Movimiento de
Campesinos Sin Tierra (MST), los dos de Brasil; el Lyannay Kont
Pwofitasyon (LKP) de Guadalupe; y el Public Service International (PSI) de
Trinidad y Tobago

[‡] Dessalines, general en jefe del ejército revolucionario, creando la
bandera haitiana, le sacó el blanco del medio a aquella francesa e unió
así el rojo con el azul que sigue vigente hasta hoy




More information about the A-infos-ca mailing list