(ca) [Argentina] Resurgen las protestas de los movimientos barriales y de desocupados

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Sat Apr 18 20:24:12 CEST 2009


A pesar del manto de invisibilidad que echan sobre las protestas populares
los medios de comunicación de las grandes corporaciones y también los
oficiales, en los últimos meses diversas organizaciones que agrupan
trabajadores desocupados protagonizaron protestas en distintos puntos del
país apelando a los viejos métodos que hicieron famoso al movimiento
piquetero: la movilización, el corte de ruta, la asamblea.

El reclamo, en grandes rasgos, es el mismo: la necesidad de tener
respuesta por parte del Estado frente a las consecuencias de la crisis en
los sectores de menos recursos económicos. Volvieron los piquetes de los
pobres en la ruta 34 de Mosconi (Salta), el puente interprovincial
Cipolletti-Neuquén, los accesos a Rosario, la autopista Richieri, el
Puente Pueyrredón y la Autopista Buenos Aires-La Plata, y movilizaciones
en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, el de la provincia de
Buenos Aires, y delegaciones del ministerio en distintas provincias.

Mientras los despidos y las suspensiones (y la amenaza de que puedan
multiplicarse) aparecen como corolario de los límites del modelo
neodesarrollista de los Kirchner sumado a la crisis económica mundial,
dentro de las organizaciones independientes que tienen su origen en el
movimiento piquetero (hoy conformadas como agrupaciones territoriales, con
desarrollo social más amplio y mayor vocación política, aunque no tengan
expresión partidaria o electoral) el hambre, la pobreza y la falta de
respuestas por parte de los gobiernos de turno aparecen como un elemento
constante.

El pasado 12 de marzo diversas organizaciones piqueteras, entre ellas el
Movimiento Teresa Rodríguez y el Bloque Piquetero Nacional, movilizaron a
los Ministerios de Desarrollo Social y de Trabajo, en Capital, para exigir
generación de trabajo a través del plan de obra pública y un subsidio de
540 pesos para todas las personas desocupadas.

Una semana después las agrupaciones barriales y Movimientos de
Trabajadores Desocupados (MTD) del Frente Popular Darío Santillán
realizaron cortes de ruta en la Autopista Buenos Aires-La Plata y en el
Puente Pueyrredón (acceso a la Capital que volvió a ser bloqueado
totalmente, con quema de neumáticos y participación masiva de vecinos,
después de 4 años) reclamando subsidios para cooperativas de trabajo. A la
siguiente semana el Frente de Organizaciones en Lucha y la Federación de
Organizaciones de Base realizaron un “escrache productivo” frente al
Ministerio de Desarrollo Social de Buenos Aires.

En el interior del país también se multiplican el descontento y las
protestas. En Tartagal, miles de personas nucleados en la Unión de
Trabajadores Desocupados (UTD) de Mosconi iniciaron el 25 de marzo un
corte en la ruta nacional 34 en reclamo del inicio de obras públicas que
se habían prometido, que terminó con la detención de uno de los referentes
de la organización, Juan Carlos Fernández y su posterior liberación, tras
el escrache y el repudio de un amplio abanico de organizaciones.

En la provincia de Chaco, el Movimiento de Trabajadores Desocupados 17 de
julio protagonizó varias protestas, al igual que otras organizaciones de
la zona. En Tucumán, Cipolletti y Rosario, los movimientos barriales del
Frente Darío Santillán salieron a la calle el 30 de marzo para reclamar
que la crisis no la pague el pueblo trabajador, al igual que en Misiones
lo hizo la CTD Aníbal Verón.

Finalmente, la semana pasada el Frente Territorial 26 de Junio, junto a
otras agrupaciones realizó una actividad en varias provincias y cortes en
la rotonda de Alpargatas y 2 horas y media la autovía Mar del Plata –
Buenos Aires.

Más allá de las diferentes acciones emprendidas por las organizaciones
populares, existe un punto en común entre ellas que tiene que ver con la
denuncia de la insuficiencia de las políticas para el sector más pobre.

“Nuestras luchas no tienen nada que ver con la derecha antipopular que se
agazapa detrás de los reclamos del mal llamado “campo”; rechazamos los
intentos reaccionarios por volcar a la derecha a la sociedad; pero también
decimos que este gobierno, al no resolver el problema estructural de
pobreza e injusticia en nuestro país, también fue funcional a que mucha
gente se vea frustrada y sobre esa frustración avancen planteos por
derecha. Nuestro rol ante esta situación es impulsar una verdadera
alternativa de transformación social, y eso va a surgir de un pueblo
movilizado, por eso nuestra respuesta a la crisis y al agotamiento del
kirchnerismo, es la movilización”, aseguró Federico Orchani, vocero del
Frente Popular Darío Santillán.

Los analistas adeptos a las estadísticas deberían ya estar tomando nota de
esta tendencia a la recomposición de luchas populares que surgen desde
abajo, desde los movimientos que se organizan en los barrios más humildes.
Estas luchas dejan en evidencia las limitaciones estructurales de un
gobierno que apostó a la subordinación de las organizaciones y a la
diversificación de las políticas sociales para debilitar y desmovilizar a
un potente movimiento social surgido de los años calientes de la crisis de
fines de los 90. Los resultados de esa estrategia no fueron malos para el
gobierno: notorios referentes sociales engordaron el consenso de las
políticas K.

También habrá que anotar errores, cuando no aberraciones políticas, al
analizar las decisiones de aquellos partidos de izquierda que encuadraron
a sus organizaciones sociales tras los reclamos reaccionarios del bloque
agrario. Distante de la resignación de unos y de las alianzas con el
enemigo de otros, un abanico disperso de organizaciones populares resurge
con un proyecto independiente como horizonte, la lucha popular como
método, y el desafío de la unidad como principal cuenta pendiente.

Fuente: Prensa de Frente




More information about the A-infos-ca mailing list