(ca) [Colombia] Corteros de caña: a las puertas de una victoria histórica

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Sat Nov 15 19:29:46 CET 2008


El 15 de Septiembre, 12.000 corteros de caña del Valle de Cauca y de
Cauca, decidieron ir a huelga protestando por las condiciones inhumanas de
trabajo en los ingenios azucareros, exigiendo el término de la
contratación indirecta mediante Cooperativas de Trabajo Asociado y
exigiendo también mejoras salariales, ya que los empresarios azucareros
han aumentado enormemente sus ganancias a causa del negocio del etanol,
sin que esto haya tenido ninguna clase de impacto positivo en los salarios
de los corteros.

Desde el comienzo esta huelga enfrentó la represión violenta por parte de
las fuerzas especiales de policía (ESMAD), la satanización de los medios
de comunicación masivos y los ataques del propio gobierno, llegándose a
afirmar de boca del presidente Uribe que esta huelga estaba "infiltrada"
por las FARC-EP. Esta reacción no es casual, ya que los biocombustibles
son una de las áreas estratégicas de la economía colombiana que el
gobierno de Uribe trata de estimular, a la vez que uno de los más
importantes empresarios colombianos, Ardila Lulle, tiene un monopolio
efectivo sobre la asociación patronal ASOCAÑA.

Sin embargo, los trabajadores supieron enfrentar como un sólido bloque a
la represión directa, así como los múltiples intentos por dividir a los
trabajadores entre ellos, intentando poner a trabajadores con contrato
directo contra trabajadores contratados mediante las cooperativas.
Incluso, se llegó en un momento a despedir a 900 trabajadores contratados
directamente aludiendo las "pérdidas" ocasionadas por la huelga de los
contratados "indirectamente". También se intentó dividir a los corteros de
la comunidad, propiciando choques con transportistas y comerciantes. Nada
de esto resultó.

Como tampoco resultó la criminalización de la protesta y de la
solidaridad: El 22 de Octubre fueron arrestados los voceros de los
huelguistas, compañeros Oscar de J. Bedoya Muñoz, Omar Enrique Sedano
García y José Valencia Llanos, así como dos asesores del senador opositor
Alexander López: Alberto Bejarano Schiess y Juan Pablo Ochoa. Los cargos,
supuestamente, se vinculaban con incitación a la violencia, pero ni el más
ingenuo podía no darse cuenta del carácter de persecución política tras
esta redada. Finalmente quedaron en libertad dos semanas más tarde.
También, durante la huelga, se expulsó del país a tres extranjeros,
vinculados a organizaciones sociales, por el "delito" de visitar a los
corteros y solidarizarse con ellos. Al igual que en el caso de los
asesores del senador Alexander López (quien también fue demonizado por el
"delito" de haberse reunido con los corteros), el mensaje claro del
gobierno es que la solidaridad de los sectores populares es un delito.

Pero la determinación de los trabajadores nos demostró, una vez más, que
la unidad de los trabajadores, que la unidad de la clase trabajadora, es
la condición necesaria para el triunfo popular. Esta unidad férrea, pese a
las enormes dificultades enfrentadas, garantizó que hasta el día de hoy se
haya resuelto la situación en siete de los ocho ingenios azucareros, en
términos muy favorables para los trabajadores. Esta unidad es el logro más
grande de la huelga, más aún que los beneficios directos obtenidos
mediante la lucha. En palabras de un cortero:

"Hemos avanzado en este conflicto laboral en la unidad y en la
organización de los corteros de caña, de los obreros de la agroindustria
de la caña de azúcar. Hoy somos unos hombres y mujeres diferentes, hoy
podemos decirles que nuestro mayor logro es sentirnos diferentes, ya no
pensamos en un cortero de caña oprimido y vilipendiado, hoy pensamos como
obreros organizados, como hombres y mujeres que a través de la unidad, la
organización y la lucha avanzamos por la conquista de mejores condiciones
de trabajo y de vida.

(...) Con este conflicto laboral, con este paro seguimos fortaleciendo de
unidad de los corteros, de nuestras organizaciones y de nuestros pueblos.
Hoy hemos visto un nuevo amanecer para los pueblos del Cauca y del Valle
del Cauca, ya no somos los que agachamos la cabeza cada vez que la
oligarquía azucarera levanta su voz esclavista y opresora. Ahora somos las
grandes mayorías, los negros, los indios, los zambos y los mestizos los
que a una sola voz levantamos nuestro grito rebelde y libertario." [1]

Algunos de estos logros son, en palabras de Adolfo Tigreros, secretario de
relaciones intersindicales de SINALCORTEROS:

"Se logró un aumento salarial promedio del 15 por ciento, que los ingenios
reconozcan y paguen los tres primeros días de enfermedad que la Previsión
Social no remunera, se iniciarán planes de vivienda para los trabajadores
y trabajadoras en todos los ingenios, siendo el del Cauca el más
significativo con el compromiso de entregar 120 viviendas por año, se
consiguió también la concreción de un fondo de educación en todos los
ingenios, y en este caso también el más importante es el del Cauca, con
mil becas para trabajadores, trabajadoras y sus hijos e hijas.

Se estableció que la jornada laboral no podrá extenderse más allá de las
cuatro de la tarde, lo que significa que se trabajará ocho horas más un
máximo de dos extras por día, frente a las 12 ó 14 horas que se trabajaba
hasta ahora; las empresas se comprometen a respetar el derecho a la libre
asociación de los trabajadores y trabajadoras, y se dejó constancia de que
los corteros seguiremos luchando por lograr la contratación directa y el
abandono definitivo del sistema de cooperativas de trabajo asociado. En la
caña está apenas el 1 por ciento de estas cooperativas, y solos es muy
difícil romper el modelo. Será necesario un movimiento más amplio.
Asimismo, se logró que las empresas asuman los costos de la Seguridad y la
Previsión social, lo que deja a los corteros en la misma situación que los
demás trabajadores y trabajadoras colombianos.

(Otro logro fue) el control del pesaje de la caña, sobre el cual siempre
hubo discusión porque los ingenios y sus mandos medios hacen muchas
maniobras para burlar el verdadero peso de la caña cortada, y roban al
trabajador. Ahora habrá una veeduría de los corteros en este aspecto."

Y el compañero Tigreros remata sus opiniones dando la razón a lo que
mencionábamos anteriormente, y es que el triunfo más grande fue los
niveles mayores de organización, conciencia y unidad de los corteros:

"Hubo conquistas grandes, y algo muy importante es que se fortaleció mucho
la organización sindical: de 900 trabajadores que teníamos afiliados
llegamos al final del conflicto con más de 3.000, lo que significa que los
trabajadores están entendiendo la importancia y la necesidad de la
organización sindical, lo que nos coloca en una mejor posición para
enfrentar futuras luchas (...) En Colombia este conflicto es histórico
para la clase obrera, muy golpeada por este gobierno neoliberal que ha
pretendido acabar con el sindicalismo. Esta lucha de los corteros ha
reanimado al movimiento obrero, para que nos reorganicemos y, mediante la
movilización, reconquistemos los derechos que nos arrancaron y alcanzar
otros nuevos." [2]


Celebramos de todo corazón la victoria que han alcanzado los corteros en
los ingenios de Central Tumaco, Pichichí, Incauca, Manuelita, Central
Castilla, Providencia y Mayagüez. Pero no podemos olvidar que hay aún un
ingenio donde las negociaciones se dilatan y donde la tozudez patronal no
permite avanzar: se trata del ingenio María Luisa. Y no podemos celebrar
una victoria cuando un sector de los trabajadores se quede excluido de los
beneficios obtenidos por el resto. Así como la unidad ha sido la clave
para llegar hasta este punto donde la victoria está garantizada, es
importante conservar esta unidad hasta el final, hasta que esta victoria
sea compartida por todos por igual. Un comunicado de la dirección nacional
del sindicato de trabajadores del sector de alimentos (SINALTRAINAL), nos
recuerda el deber de redoblar el apoyo y la solidaridad a los corteros de
María Luisa para que nadie se quede abajo del tren. Reproducimos íntegro
el comunicado que han enviado al mundo:

"Se cumplen el día 61-sesenta y uno- del paro de los corteros de caña, se
ha levantado el cese de actividades en siete -7- ingenios, pero aún falta
el acuerdo para levantar el paro en el ingenio María Luisa. La lucha en
este período NO ha terminado, no podemos dejar solos a estos valientes
luchadores, es obligación proletaria de todos los corteros del Valle y el
Cauca, de los trabajadores sindicalizados del país, de las instituciones
solidarias, de las organizaciones sociales y políticas nacionales e
internacionales volcar toda la solidaridad hacia los obreros en paro
laboral.

Es ahora, es hoy, no puede haber ni descanso ni tregua, un solo minuto de
retraso en la tarea puede ser la clave entre el triunfo o la derrota, no
sabemos que se trae esta empresa, pero cualquier intención de dañar a los
corteros tiene que parar con la muestra efectiva y en la práctica de
nuestra solidaridad: visitas diarias a los sitios de concentración,
solidaridad económica, notas de protesta a los gobiernos departamental,
nacional, denuncia nacional e internacional, visita a los medios de
comunicación , chapolas, boletines, movilizaciones en las poblaciones del
Valle del Cauca y Cauca, en fin todas las expresiones de solidaridad
posibles deben ponerse en marcha ahora mismo."[3]

La importancia de este enorme paso adelante dado por los trabajadores
colombianos no puede ser subestimada. El sindicalismo colombiano ha sido
sometido a décadas de exterminio, en que desde el año 1991 se han
asesinado a más de 2500 sindicalistas, más de 40 solamente en lo que va
del 2008. De cada 10 sindicalistas asesinados, 9 son dados de baja en
Colombia. A lo que hay que sumar los nefastos efectos que la apertura
económica iniciada a principios de los ’90 tuvo para la organización
sindical, y la hostilidad con que el sindicalismo es enfrentado por Uribe,
quien como fiel representante de una de las oligarquías más retardatarias
y conservadoras de América Latina, hace todo cuanto puede para desmantelar
lo que queda de sindicalismo en Colombia. Con esta victoria, se demuestra
que la clase trabajadora colombiana puede volver a retomar la iniciativa y
que puede derrotar al enorme yugo impuesto por la patronal y el uribismo.

Saludamos a la CUT, a SINALCORTEROS y a SINALTRAINAL, y a todos los
corteros que se han movilizado en estas históricas jornadas de lucha
obrera. Saludamos también a los trabajadores que aún están en huelga en el
ingenio María Luisa: a ellos nuestra solidaridad y ánimo. Sin ustedes, la
victoria se queda coja.

¡Viva la unidad de la clase trabajadora! ¡Vivan los corteros de Colombia!


José Antonio Gutiérrez D.
14 de Noviembre del 2008

Notas:

(1) http://www.anarkismo.net/article/10666
(2) http://www.rel-uita.org/campanias/corteros-2008/con_tigreros2.htm
(3)
http://www.sinaltrainal.org/index.php?option=com_content&task=view&id=533&Itemid=1




More information about the A-infos-ca mailing list