(ca) [Chile] Boletín Tribuna Libertaria

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Sun Jun 29 00:05:27 CEST 2008


Tribuna Libertaria, Boletin de FEL Universidad ARCIS

Índice:

0.- Editorial

I.- Perspectivas y objetivos para el movimiento estudiantil.

II.- Peticiones y actuar concretos

III.- Horizontalidad y participación, un viejo pero actual debate

IV.- La instrucción Integral, Bakunin (extracto)

V.- Balance de la situación y propuesta de trabajo en Arcis.



0.- Editorial:

El movimiento estudiantil del año 2006 hizo verosímil e instalo la
posibilidad de que sectores que tradicionalmente se mantenían al margen
del "mundo estudiantil" lograsen identificarse con el conflicto general y
mas profundo, ampliando el campo de acción y, obviamente, haciendo mas
complejo el panorama para los propios estudiantes, exigiéndoles propuestas
nuevas en términos organizativos y programáticos. Hablamos de los sectores
tradicionalmente privados de la educación (Ues privadas, centros de
formación técnica, Institutos profesionales, etc.). Y es allí donde entran
universidades como las nuestras. Es como si recién despertásemos a la
historia. Por lo cual, nuestra obligación es pensar y hacer en un lugar
donde el hacer y el pensar se creían exiliados bajo el mando despótico de
los patrones del sistema educativo. Debemos tener claro que somos el
resultado desastroso de una política determinada, al servicio de una clase
particular. Esa idea debe estar en el fondo de nuestrso diversos
planteamientos. Hoy lo que hace aguas por todos lados no es solo un modelo
educativo, sino un modelo de sociedad. Hoy, el capitalismo, no puede sino
generar catástrofes y penurias. La llamada crisis de la educación no es
sino una expresión de ese tema mas complejo y profundo que demanda una
respuesta por parte de los diferentes sectores que configuran el mundo de
los explotados.

Como decíamos, esta posibilidad abierta por lo sucedido el 2006 es solo
eso, una posibilidad. La liberación es posible, no inevitable o necesaria,
así que queda en nuestras manos llevarla adelante. Y para empezar debemos
entender de que el actual movimiento estudiantil no es un ente autónomo,
sino que esta conformado por los hijos e hijas de los trabajadores, muchos
de ellos endeudados y entregados resignadamente a la explotación más
brutal, esperanzados en que quizás con "educación" podemos tener un futuro
mejor y seguro. Pero todos sabemos que no es así, con el actual sistema
educativo solo tenemos un futuro: el de ser una pieza mas en la compleja
escena de explotación sistemática. Hoy se educa en beneficio de la
burguesía y en desmedro de los trabajadores. Además, debemos hacer énfasis
en que las soluciones parciales no son posibles si no se trata de un
cambio generalizado, es decir, mientras no seamos capaces de romper las
utopías del gremialismo estudiantil, no tendremos solución. Así lo dejo en
claro el termino de las movilizaciones del 2006, donde los estudiantes,
aislados, no pudimos sino dar pie a la fraudulenta mesa circense levantada
por la clase dominante. Si somos atentos, debemos aprender del pasado. Es
así que hoy se hace categórico avanzar en nuestros acuerdos, unificarnos
orgánicamente como Universidad y darnos objetivos comunes para avanzar y
plegarnos de forma permanente al escenario nacional, para luchar por una
educación en beneficio de las mayorías y controlada por los hijos e hijas
de los trabajadores. Hoy debemos luchar por una educación 100% financiada
por el estado pero controlada por las propias comunidades educativas, sin
filtros de ingreso (ni académicos ni económicos), y regida por las
necesidades de los explotados de este país. Pero para esto debemos
fortalecer las instancias de coordinación de las bases (los cordones
zonales u otras instancias), intensificar las relaciones con otros
sectores (bases de profesores, organizaciones sindicales, de padres y
apoderados), y avanzar hacia la unidad de criterio. La lucha por nuestra
educación es una lucha de todos los explotados, no solo de los estudiantes
y solo teniendo eso en claro podremos avanzar en lo abierto el 2006.

Adelante, con toda la fuerza de los explotados

Arriba los y las que luchan


I.- Perspectivas y objetivos para el movimiento estudiantil.

Estamos en un momento histórico interesante que comienza a reflejar un
rearme de todos los sectores sociales, de todos los frentes de la clase
que al calor de la lucha ha ido forjando su experiencia para tomar el
papel de actores activos a la hora de decidir como vivir y obtener lo que
realmente nos pertenece. La clase trabajadora, los estudiantes y los
pobladores deben reflexionar y aprender de su lucha contra la sociedad de
clases, para evitar nuevamente el entreguismo y las salidas cupulares. Es
por ello que se torna necesaria la creación de un horizonte que, en base a
perspectivas y objetivos claros y concretos, haga posible la unidad
colectiva en el sector estudiantil, para darle la cara a las nuevas luchas
que protagonizaremos. Luchas enmarcadas en las primeras respuestas
concretas de los explotados a la política del pacto social impulsado por
la burguesía. Y es por ello que la necesidad de un movimiento estudiantil
clasista y con un programa transversal se torna cada vez más urgente

Necesitamos unidad de clase por el hecho de que la educación es victima de
la mercantilización de los servicios sociales en general, a partir de la
imposición brutal de las políticas neoliberales en desmedro de las grandes
mayorías trabajadoras del país, empujándonos a una vida precaria y
deficiente. El movimiento estudiantil debe tener autonomía de clase para
no perder de vista las aspiraciones de terminar con la mercantilización,
ya que la burguesía jamás permitirá que se le arrebate esa gran conquista
que es el obtener excedentes y ganancias a costa de nuestras necesidades
básicas. Sin ir muy lejos, el 2006 vimos a la prensa burguesa saludar las
movilizaciones estudiantiles, así como también no faltaron parlamentarios
solidarios, ambos, con una demagogia poco disimulada, miraban con
"respeto" y se mostraban dispuestos a dialogar con los pingüinos
movilizados, pero nunca con la intención de terminar el carácter mercantil
de la educación.

En cuanto al programa transversal del movimiento estudiantil, a demás de
considerar la unidad entre los secundarios y universitarios, debemos ser
enfáticos en que lo abierto el 2006 solo será posible si demás sectores en
lucha son capaces de plegarse a la demanda transversal que levantamos los
estudiantes: un cambio profundo en el sistema educativo chileno, un cambio
que apunte a diseñar una política  educativa en beneficio de lo explotados
de este país.

Por otro lado, como libertarios creemos imprescindible el promover las
practicas altamente democráticas y participativas del movimiento
estudiantil (en especia los secundarios), en donde la horizontalidad es
algo mas que mera forma a la hora de decidir, pasando a ser el medio de
conquistar objetivos que tengan un contenido y aspiraciones de caracteres
revolucionarios; ¡la democracia directa como practica revolucionaria! Ella
ha ido inyectándole creatividad y energía a las espiraciones del
estudiantado y se convierte en un ejemplo a seguir por los demás sectores
del proletariado. A demás es, a nuestro parecer, la única forma real de
superar las cúpulas partidarias o burocracias que puedan jugarnos en
contra -como ya nos ha pasado un sin numero de veces-.

Desde la lucha y la acción los compañeros secundarios, han confirmado que
las propuestas libertarias de construcción pueden ser reales y eficientes,
así como también son el ejemplo evidente de poder estudiantil, que se ha
ido creando y debe potenciarse urgentemente.

Como libertarios consideramos fundamental el avanzar en la reconstrucción
desde las bases de los organos estudiantiles,  hacia la   conformacion de
un UNICO referente de masas que federe nuestras fuerzas, así como también
el Aunar y levantar instancias de unidad (y no solo articulación) con
otros sectores del proletariado en lucha. Todo esto para poder comenzar la
construcción de un proyecto educativo desde los sectores explotados que
sobre pase la idea de un mero retorno a la educación estatal y sea capaz
de generar un proyecto integral de clase. Todos estos elementos
estratégicos deben gestarse desde lo que hoy se muestra como demandas
necesarias, es decir, desde la exigencia de una educación gratuita,
desmercantilización de la educación, co-gobierno efectivo,
desmunicipalización, libre acceso a la universidad, fin a la PSU, terminar
con la LOCE y no a la LGE.

            Pero hoy, en este duro avance hacia la superación de la
sociedad de clases, debemos considerar principalmente dos
cosas. Uno es el fortalecer el trabajo de bases, los cordones
zonales, y las instancias de masas en general, procurando
participación y radicalidad; el otro aspecto es que, junto al
avance en numero debemos lograr generar las instancias
participativas de varios sectores de explotados en lucha para
darle contenido a esta misma. No basta con impedirla LGE o que
se derogue la LOCE, necesitamos generar hoy un proyecto propio
de la clase en su conjunto y que contemple  todos los ámbitos
de la vida tales como la salud, la vivienda y la educación...
en donde todos participemos en la construcción de tal proyecto
de clase.


¡Desde abajo construyendo el poder popular contra el poder del estado y el
capital!

¡Arriba l at s que luchan!

Salud y revolución social.


II.- Peticiones y actuar concretos

Dentro del contexto actual en la movilización estudiantil, es importante
resaltar que todas las formas de presión que utilizamos para provocar
nuevos cambios en el sistema educacional, como son las tomas, marchas,
manifestaciones, etc, no lograrán ser una verdadera fuerza de cambio real
y tangible, sino emprendemos por una parte, la práctica de un verdadero
cambio social en la cotidianidad, es decir, asumir la responsabilidad de
continuar esta lucha de forma permanente dentro de nuestros lugares de
estudio. Aplicando de forma práctica la toma de decisiones horizontales,
no solo entre el estudiantado, sino también con trabajadores y profesores,
fomentando la participación de todos quienes estén al interior de cada
institución educativa, interiorizándonos y siendo participes constantes de
las decisiones que se tomen en ellas, puesto que solo nosotros, somos y
podemos, ser concientes de nuestras necesidades y darles solución a ellas
mediante la intervención directa dentro del funcionamiento de nuestros
lugares de estudio. Por otro lado, si pretendemos infringir dentro del
orden actual poniendo en marcha desde ya la participación en conjunto con
profesores y trabajadores de los distintos establecimientos, no debemos
olvidar que la mayoría de los que podemos acceder a la educación
universitaria, tenemos esta posibilidad  por los medios económicos que
tenemos, que nos permiten pagar o endeudarnos, para poder estudiar en las
universidades tanto privadas como tradicionales. Por lo que la demanda mas
inmediata es pedir que la educación sea financiada en su totalidad por el
estado en todos los establecimientos educacionales, por lo cual es
necesario desarrollar paralelamente un plan económico que permita hacer
esto posible. Si es necesario, debemos volver a manos de los trabajadores
-o del estado, en el peor de los casos- empresas privadas para hacer
posible esta financiación, como lo son las empresas del cobre, de energía,
telefonía etc. Habrá que estar a la altura de proponer salidas concretas y
serias en lo que respecta al mantenimiento económico de nuestras
peticiones. Por esta razón el movimiento estudiantil no debe estar aislado
de los movimientos de los trabajadores, debemos crear programas únicos de
lucha y tratar de integrar de forma real a la gran masa de jóvenes que
pudiendo tener capacidades para recibir educación superior, no pueden
acceder a ella. Y puesto que son los hijos de lo trabajadores mal pagados
y explotados los que no pueden acceder a la educación por que se le es
negada por las condiciones económicas imperantes, es necesario promover la
movilización en todos los lugares de trabajo que existen en el país.


III.- Horizontalidad y participación, un viejo pero actual debate

A los libertarios se nos ha reprochado cierto fetiche respecto de la
horizontalidad y las asambleas. Si bien no podemos negar que existen
personajes que caen en esta actitud un tanto infantil, debemos decir
también que esto sucede porque su concepción de la democracia directa (DD)
no es muy distinta al de los que se oponen burlonamente a ella. En nuestra
opinión, estas dos perspectivas invertidas coinciden en que, a pesar de
pretenderse opuestas, consideran a la DD como un asunto meramente
cuantitativo.

Por un lado, para la burocracia vertical la asamblea es inútil porque es
caótica, lenta, poco decidida, y se presta para manipulación o simplemente
es "muy participativa". Para estos pequeños stalins la solución yace ya en
sus pequeñas cabecillas, y sólo esperan las facultades formales para
ejecutar y decretar la solución del problema que se presente. La
preferencia por la verticalidad tiene que ver más que nada con la eficacia
y la rapidez que con la reflexión efectiva de un grupo humano que lucha
por mejorar sustancialmente su vida a través de si mismos y no de un
tercero. Generalmente, para los pequeños burócratas, un mundo mejor es "un
ideal", una horizonte al cual hay que sólo acercarse, sea como sea, a
cualquier costo -eso que Lenin, ídolo de muchos burócratas, llamó el
"acercase a la verdad". Por lo tanto, da lo mismo si es que una posición
se decide colectivamente en una asamblea participativa o aisladamente
desde un cargo político, ya que el fin es el mismo. De ahí se puede
entender la actitud de un Brecht cuando, frente al levantamiento de los
obreros en el lado estalinista del mundo, específicamente en Berlín, el
año 53, decía: "¿No sería más simple en ese caso para el gobierno disolver
el pueblo Y elegir otro?". El partido estaba bien, sólo que los obreros no
entendían muy bien lo largo y costoso del proceso; pero no importa,
siempre habrán tanques dispuestos a aplastar trabajadores y estudiantes.
Es así que en nombre de la eficiencia de la política esta actitud
procedimental sólo puede ser ingenuidad o derechamente totalitarismo
propio de , por ejemplo, los Partidos Comunistas. A demás, estos
burócratas en miniatura están convencidos de que la participación es mera
adherencia a un ideario, basta con votar y hacer saber mi elección, es
decir, sólo estoy capacitado para elegir en lo que hay, sin posibilidad de
modificar las condiciones mismas en que se presentan las alternativas que,
por otro lado, siguen operando en una estructura que implica la delegación
del poder político, es decir, la capacidad de una colectividad de
modificar su entorno de manera directa, bajo medios construidos y
sustentados por ella misma, a partir de sus reflexiones como comunidad. Y
no es sino esto último lo que constituye el núcleo de la DD.

Pero al otro lado de los burócratas verticales, tenemos la burocracia
horizontal. Para esta última la DD no se traduce sino en la inmovilidad
creada por la falta de dinamismo político a partir de negar a priori una
división del trabajo bajo control del conjunto del grupo. Para estos un
delegado es ya una delegación del poder político que le privará al grupo
de intervenir directamente. Para estos tipos, el todo no es un todo
significativo, en tanto la comunidad como tal se da una dinámica propia,
modificable a su vez por ella en cualquier momento si es que la lectura de
la actualidad lo impone, sino que se trata simplemente de que sean de
hecho todos, cada uno de los integrantes, los que participen en todo. Este
asunto es, por la experiencia, insostenible en el tiempo, desgastador, y
poco deseable.

Este "basismo" enfermizo es generalmente aprovechado por demagogos
"defensores de las bases" que, "en nombre de estas" -ausentes en quizás
que lugar-, retrasan decisiones de asambleas generales de una forma
oportunista y desmovilizadora, o juzgan injustificadamente a compañeros de
una manera negativa y que sólo busca deslegitimarle para sacar provecho a
posteriori. Un gran ejemplo de ello es la última gran movilización del
pedagógico, el año 2007, donde el fraccionamiento demagógico jugo en
contra de la unidad del proceso y su proyección eficiente, una vez pasado
el periodo mas álgido del conflicto. Estos mismos defensores de las bases
son los que luego no fueron capaces de hacerse responsable de las
comisiones que quedaron comprometidas para re-formular una serie de
aspectos importantes del Peda. Sin ir mas lejos,  otro ejemplo oportunista
del uso de "las bases" fue el de la toma de Arcis. En este polémico
conflicto la dirección de la universidad, el PC, y otros personajillos
indeseables, levantaron la consigna de la "democracia" y de "la libertad
para estudiar" a partir de que la toma fue llevada por un grupo
minoritario de estudiantes. Si bien esto fue cierto en un principio, mas
de la mitad de los estudiantes se adhirieron y trabajaron en alternativas
para la universidad que, por otras razones, no pudieron llevar adelante,
por lo cual decir que era un proceso no legitimo era impreciso. Por otro
lado -y acá se demuestra el carácter oportunista tanto del PC como de los
patrones de la universidad-, una vez finalizado el conflicto las promesas
de rearticular la política interna de la universidad quedo estancado:
Margota nunca renuncio para llamar a elecciones democráticas, el consejo
universitario superior sigue siendo un mono vacío, etc. La actual
democracia arciana sólo se apega a los requisitos mínimos y formales que
impone la acreditación, pero esta lejos de ser la democracia esperada, o
la que necesitamos. Conclusión, para los burócratas verticales la
democracia no fue sino una consigna de batalla para detener un proceso de
democratización real que asegurara la participación directa de los
estudiantes y trabajadores. Elemento que quedaba claro en la propuesta que
se levanto desde la toma de un consejo universitario tristamental,
paritario y resolutivo.

Pero el tema que nos interesa remarcar es que la DD no es ninguna de las
dos alternativas expuestas. No es necesariamente sinónimo de ineficacia y
chacota, aunque puede llegar a serlo. Pero tampoco es sólo la asamblea y
la absurda y cuantitativa horizontalidad. La DD directa, más allá de un
puro asunto procedimental es la forma en que el movimiento de trabajadores
y sectores populares lograba un acuerdo político colectivo que apuntaba a
avanzar en un mayor control de diversos aspectos de la vida y lo realizaba
a partir de un plan de acción acordado por la mayoría mediante la
participación directa de la colectividad, controlando directamente a los
delegados y con un rendimiento constante de cuentas a los demás. Es decir,
la DD va relacionada de lleno con los contenidos mismos creados por dichas
colectividades y no es sólo una forma particular o fetiche de organizarse.
La historia esta plagado de estas situaciones. Desde la Comuna de París,
la experiencia de Consejos en Rusia y Alemania, Hungría el 56; y hasta en
Chile tenemos expresiones de dicha forma de hacer política real de las
clases oprimidas: el 72 y 73 con los cordones industriales, los comandos
comunales, el campamento Nueva la Habana, las últimas experiencias del
movimiento secundario, los CGR en la Chile, y las formas de organizarse en
el Peda y muchos mas.

Combatir la burocracia a partir de la democracia directa es combatir en
estos dos frentes: el de los demagogos que sólo detiene y boicotean los
procesos y el de los verticalistas que sólo esperan poder ocupar un cargo,
ya sea por beneficio propio o por el ideal emancipador que se sostiene en
el horizonte como la estrella polar que guía a la humanidad a la
redención. Ni lo uno ni lo otro. La liberación de los explotados será obra
de los explotados mismos, sólo ellos pueden decidir sobre el presente para
construir su futuro.


IV.- La Instrucción integral (extracto)

Hay un hecho que debe impactar a todos los espíritus concientes, a cuantos
aspiran a la dignidad humana, a la justicia, o sea la libertad de cada uno
en la igualdad y por la igualdad de todos. Todas las invenciones de la
inteligencia, todas las grandes aplicaciones de la ciencia a la industria,
al comercio y en general a la vida social, sólo aprovecharon hasta ahora a
las clases privilegiadas, como al poder de los Estados, protectores
eternos de todas les inequidades políticas y sociales, nunca a las masas
populares. Basta con que citemos las máquinas, para que cada obrero y cada
partidario sincero de la emancipación del trabajo nos den la razón. ¿Con
qué fuerza se mantienen las clases privilegiadas aún hoy en día, con toda
su felicidad insolente y todos sus disfrutes inicuos contra la indignación
tan legítima de las masas populares? ¿Por una fuerza que les sería
inherente? No, es únicamente por la fuerza del Estado, en el que además
sus hijos cumplen ahora, como siempre lo hicieron, todas las funciones
dominantes, e incluso todas las funciones medias e inferiores, excepto las
de trabajadores y soldados. ¿Y qué constituye hoy principalmente toda la
potencia de los Estados? Es la ciencia.

Sí, la ciencia. Ciencia de gobierno, de administración y ciencia
financiera; ciencia de esquilar los rebaños populares sin hacerles gritar
demasiado, y cuando empiezan a gritar, ciencia de imponerles el silencio,
la paciencia y la obediencia por una fuerza científicamente organizada;
ciencia de engañar y dividir a las masas populares, de mantenerlas siempre
en una ignorancia saludable, a fin que no puedan nunca apoyándose
mutuamente y reuniendo sus esfuerzos, crear un poder capaz de derrocar [a
sus enemigos]; ciencia militar ante todo, con todas sus armas
perfeccionadas, y esos formidables instrumentos de destrucción que
funcionan de maravilla; ciencia de la ingeniería por fin, la que creó los
buques de vapor, los ferrocarriles y los telégrafos; los ferrocarriles
que, usados por la estratagema militar, multiplican la potencia defensiva
y ofensiva de los Estados; y los telégrafos que, transformando cada
gobierno en un [gigante] Briareo de cien, mil brazos, les da la
posibilidad de estar presentes, de actuar y agarrar por doquier, crean las
centralizaciones políticas más formidables que existieron nunca en el
mundo. ¿Quién puede pues negar que todos los progresos de la ciencia, sin
excepción alguna, han beneficiado hasta ahora al aumento de la riqueza de
las clases privilegiadas y al poder de los Estados, a expensas del
bienestar y de la libertad de las masas populares, del proletariado? Pero,
se objetará, ¿acaso no aprovechan también a las masas obreras? ¿No son ya
mucho más civilizadas en nuestra sociedad que lo eran en los siglos
pasados?

A eso vamos a responder por una observación de Lassalle, célebre
socialista alemán. Para juzgar los pro-gresos de las masas operarias, en
el plano de su emancipación política y social, no hay que comparar su
estado intelectual en el siglo presente, con su estado intelectual en los
siglos pasados. Hay que considerar si a partir de una época determinada,
constatada la diferencia existente en aquel entonces entre ellas y las
clases privilegiadas, éstas progresaron en la misma medida que las
últimas. En efecto si hubo igualdad en estos dos progresos respectivos, la
distancia intelectual que las separa hoy del mundo privilegiado será la
misma. Si el proletariado progresa más y más rápidamente que los
privilegiados, esta distancia se habrá vuelto necesariamente más pequeña.
Pero si al contrario el progreso del obrero es más lento y por
consiguiente menor que el de las clases dominantes, en el mismo espacio de
tiempo, esta distancia se agrandará. El abismo que les separaba es más
amplio, el hombre privilegiado se ha vuelto más poderoso, el obrero más
dependiente, más esclavo que en la época tomada como punto de partida. Si
dejamos a ambos, a la misma hora en dos puntos diferentes, y usted está a
100 pasos delante de mí, caminando 60, y yo sólo 30 pasos al minuto, al
cabo de una hora la distancia que nos separará, ya no será de 100, sino de
1.900 pasos. Este ejemplo da una idea totalmente justa de los progresos
respectivos de la burguesía y del proletariado hasta hoy. Los burgueses
caminaron más de prisa por la vía de la civilización que los proletarios,
no porque su inteligencia fue naturalmente más poderosa que la de éstos, -
hoy con razón se podría decir todo lo contrario, - sino porque la
organización económica y política de la sociedad fue tal hasta ahora,
porque los burgueses únicamente pudieron educarse, porque la ciencia sólo
existió para ellos, y el proletariado se encontró condenado a una
ignorancia forzada, de modo que inclusive si adelanta, - y sus progresos
son indudables, - no es gracias a la sociedad, sino a pesar de ella. Vamos
a resumir. En la organización actual de la sociedad, los progresos de la
ciencia fueron la causa de la ignorancia relativa del proletariado, tanto
como los progresos de la industria y del comercio fueron la causa de su
miseria relativa. Los progresos intelectuales materiales contribuyeron por
tanto a aumentar su esclavitud. ¿Qué resulta de esto? Debemos rechazar y
combatir esta ciencia burguesa, igual que debemos rechazar y combatir la
riqueza burguesa. Combatir y rechazarlas en el sentido de que destruyendo
el orden social pilar del patrimonio de una o varias clases, debemos
reivindicarlas como el bien común de todo el mundo.

 (M. Bakunin, 1869)


V.- Balance de la situación y propuesta de trabajo en Arcis:

Este pequeño balance pretender ser un aporte para el actual momento que
cruzamos los estudiantes de Arcis. En medio de esta reactivación
necesitamos, más que nunca, debatir respecto de nuestra propia
trayectoria, sacar lecciones y avanzar.

Para entender el actual momento por el que pasa Arcis, se hace necesario
repasar lo ocurrido en los meses de mayo y junio del año 2006, en medio
del contexto de la mal llamada "revolución pingüina", abierta por el
movimiento secundario.

Arcis, como el resto de los aparatos de Estado destinados a la
valorización de la fuerza de trabajo y la reproducción de las actuales
relaciones de producción, no puede sino ser también un síntoma de las
contradicciones inherentes a la educación de clase. Y es sólo en este
recuadro en donde el actual balance puede tener sentido, ya que expone de
forma evidente las contradicciones entre el control directo de la
producción del saber bajo los intereses de los trabajadores y las
necesidades del empresariado que busca, en los procesos de valorización de
la mano de obra, el lucro.

Hace ya varios años, a partir de la entrada de llamados "socios
estratégicos" Arcis presentó una serie de recambios estructurales que
pueden resumirse como el traspaso de altas cuotas de poder desde lo
académico a lo financiero. El círculo de inversionistas era ahora el que
tomaba -igual que hoy- las decisiones y se saltaba todas las instancias
democráticas que, por lo demás, nunca tuvieron un mayor uso por parte de
los estudiantes. En este mismo contexto de nula participación estudiantil,
es que todo lo que de forma subterránea trastocaba a la universidad se
expresó de forma brutal en el cambio de rector. Al renunciar Mulian, por
una serie de presiones y desencuentros con las nuevas autoridades, asume,
designado por los nuevos dueños: Arrate, ex-ministro de educación (entre
el 92 y el 94). Lo que produjo una fuerte molestia entre los estudiantes,
lo que, al corto plazo, logró hacer emerger todo lo que soterradamente se
venía consumando a nuestros pies.

Es así que de manera fragmentada, se inicia una serie de paros reflexivos,
asambleas generales, etc., que tenían como objetivo el exigirle a los
estudiantes mismos una salida al evidente estado de descomposición de la
universidad. Todo esto se ve acelerado de una manera errada por una toma
llevada  adelante por sólo un grupo de estudiantes que, en un delirio
vanguardista, deciden presionar a través de la toma de la sede de
Libertad, presuponiendo una respuesta favorable de los demás compañeros,
lo que no fue así. Pero tampoco se dio una respuesta completamente
negativa al panorama, sino que logró dividir a los estudiantes en partes
casi iguales y colocar un gran impase a la posibilidad de tratar los temas
de fondo. La reacción burocrática-comunista no cesó de boicotear el
proceso, colocando todo el énfasis en este nuevo elemento que si bien
emergió de una forma ilegitima (a los ojos de muchos estudiantes), fue más
un chivo expiatorio para hacer pasar soterradamente la crisis que cruza la
universidad. Es así que, bajo las consignas de "Libertad para estudiar",
las JJCC y las autoridades de la institución plegaron a la otra mitad del
universo estudiantil. Pero esto no se dio de una forma mecánica. Sino que,
a nuestro juicio, por la irresponsabilidad de la "avanzada política" que
no supo dar una alternativa de trabajo antes y durante la toma, así como
tampoco lo supo hacer la gran cantidad de carreras que participamos la
interior tratando de elaborar alguna respuesta. Simplemente dejamos pasar
el tiempo, y no fuimos capaces, sino de forma tardía, de elaborar
propuestas.

Lo que se podría haber esperado de aquellos que llevaron adelante la
aceleración del proceso nunca apareció. No existían planes de trabajos y
su entusiasmo revolucionario demostró ser sólo eso: entusiasmo. Al no
tener un plan de acción que procurar hegemonizar a lo demás sectores de la
comunidad universitaria, el proceso se presentó como un atolladero que
entrampo y sobrepasó las capacidades reales del movimiento, lo que no
podía terminar sino era en el desgaste casi total y el facilitar la
desaparición de la oportunidad para profundizar la participación directa
de trabajadores y estudiantes en el control de la universidad. Todo este
fracaso político sólo dio paso al enemigo dejando con la ventaja a los
nuevos inversores, al alero de las políticas del partido comunista.

Pero antes de que se crea que todo fue una pura perdida de energía,
debemos dejar claro que, a pesar del retraso y de su fracaso (que
achacamos más al contexto en el cual se desarrollo que a los temas mismos
que planteó), creemos que la toma de Arcis logró dar con aspectos
centrales en un programa de lucha de los estudiantes en general, pero que
a pesar de ello deben ser evaluados y retocados para colocarlos en
sintonía con la actualidad. El petitorio contemplaba temas como los
siguientes:

a) democratización absoluta de la universidad, proponiendo un consejo
universitario tri-estamental, paritario y resolutivo, en oposición a al
autoritarismo reinante, encarnado en la asamblea de inversionistas y en
todas as estructuras meramente consultivas..

b) Esto se pretendía instalar a través de una mesa de trabajo
triestamental que revisara y reestructurara las formas mismas que
constituyen el aparato de gestión política de la universidad, es decir, re
fundar arcis de forma democrática, no de manera turbia y deshonesta como
lo hacen hoy los patrones de Arcis.

Estos dos puntos deben ser rescatados como fundamentales, ya que son el
eje político que definía al movimiento en un claro espíritu libertario y
socializador del poder político.

A pesar de las buenas intenciones, recalcamos que la falta de manejo
político, la falta de un plan de acción, la casi nula organización
interna, etc., no pudo traducirse sino en el paulatino aislamiento del
movimiento y su rotundo fracaso.

Además, como resultados, la catastrófica toma dio un saldo de al menos 7
compañeros expulsados a través del tribunal universitario (una oscura y
autoritaria institución), se echó a varios académicos y trabajadores y se
levanto una federación estudiantil vacía y carente de representatividad
real que hoy ni siquiera parece existir. Pero con todo, la institución
Arcis quedo profundamente dañada. Las nuevas autoridades siguen sin
legitimación, ya sea en los trabajadores, académicos y/o estudiantes. Por
lo que aún podemos pensar abierto el conflicto, pero en un nivel de
intensidad muchísimo mas bajo.  A pesar de que todo aún siga inestable
bajo los pies del estudiantado, este empieza a salir, en el marco de
movilizaciones nacionales y un proceso de re estructuración de la
Universidad, de su letargo de ya un año. Actualmente, lo que mas debe
preocuparnos es la re-composición de la base estudiantil, en su nivel mas
básico. Hablamos de estructuras de coordinación, de discusión y
resolución. Es mas, en un nivel mas profundo, hablamos del
re-encantamiento del estudiantado. Y este reencantamiento, la resurrección
de la energía luchadora del estudiantado de ARCIS, se ha ido plasmando en
asambleas por escuelas,  asambleas generales de carreras, en asambleas de
delegados ínter-carrera. Hay que reconocer que si ahora bien esta
construcción orgánica del estudiantado esta en sus primeras fases, es
menester impulsarla y fortalecerla, para que estas no se diluyan después
de la coyuntura nacional.

En esta situación crítica de rearme, pero que se abre desde una memoria
fresca y un clima nacional propicio, creemos que debemos profundizar en lo
siguiente:

Democracia absoluta de la universidad bajo el control de un consejo
universitario superior resolutivo, tri-estamental y paritario que, de
facto, se oponga a la LOCE que aún nos rige.

Autonomía universitaria: Esta debe ser entendida como la marginación del
directorio (compuesto por los accionistas) de las decisiones académicas y
políticas de la universidad para que todos los estamentos de la comunidad
universitaria participemos directamente (los trabajadores junto a los
estudiantes) a la hora de construir el proyecto educativo.

Unidad a nivel estudiantil con otras universidades y colegios en
instancias como la ACEUS y los cordones territoriales, siendo esta ultima
para darle legitimidad y respaldo de bases a la primera. Tampoco olvidamos
la necesidad de unidad con otros sectores en lucha y en especial con los
trabajadores de ARCIS. A estos últimos debemos mostrarles nuestra madurez
y creatividad; hacer de sus demandas nuestras demandas, y lograr
comprender, entre todos, que esto solo puede ir a algún lado si trabajamos
en la unidad contra los patrones.

Pero estos elementos generales deben desarrollarse, en nuestra opinión, a
partir de lo que ya mencionamos, es decir, Estructuración y
fortalecimiento de la organización estudiantil. Sin este punto no es
posible lograr lo anterior, por lo cual se presenta como un punto
estratégico. Hablamos de asambleas de base, y de órganos que coordinan y
unifican los trabajos parciales de cada carrera, así que como también
logren unificar la lucha social a una mayor escala.


Contra la sociedad de clases y la educación de mercado,

Frente de estudiantes libertarios.

¡Arriba los que luchan!




More information about the A-infos-ca mailing list