(ca) [EEUU] Brooklyn: explotación en la industria alimenticia y respuesta de I WW

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Fri Jan 5 20:06:25 CET 2007


El regalo de navidad de los jefes de los almacenes de Brooklyn:
explotación en la industria alimenticia

El dos de enero de 2005, a las 5 de la tarde, en Brooklyn (Nueva York),
trabajadores del Sindicato de Alimentación y Derivados (Industrial Workers
of the World, I.U. 460) y gente que los apoya organizaron un piquete
contra la empresa Amersino Marketing Group en el 161 de la Avenida
Gardner, Brooklyn, NY.

Los trabajadores marcharon frente a la distribuidora de productos
alimenticios para llamar la atención sobre el juicio civil que tendrá
lugar con el apoyo de los IWW en la corte federal, en relación a salarios
y horas extraordinarias no remuneradas. La marcha del nuevo año servirá de
"recordatorio amigable" al jefe de la compañía de que el salario mínimo en
el Estado de Nueva York ha alcanzado 7,15 dólares la hora, el cual
Amersino se ha saltado en el pasado.

La historia de la lucha de estos trabajadores comenzó en junio de 2005
cuando varios empleados tuvieron la iniciativa de poner una demanda por
violaciones salariales y horarias ante el Departamento de Trabajo. Los
trabajadores de Amersino trabajaban siempre una jornada de 65 horas
semanales, recibiendo entre 300 y 350 dólares o menos por su trabajo por
ese periodo. Desafortunadamente, este trato denigrante es más la norma que
una excepción en esta industria plagada de violaciones legales flagrantes,
en el que se paga por semana trabajada y no por hora.

José Flores, un trabajador de la empresa cercana de Queens EZ-Supply, otra
distribuidora de productos alimenticios cuyos trabajadores también se
organizaron en los IWW, dijo: "Antes de que nos organizáramos en el
sindicato terminábamos el reparto a las 9 o 10 de la noche. Nuestro jefe,
Lester, cargaba nuestros camiones tanto como podía, incluso sabiendo que
esto nos llevaría tanto tiempo terminar con los pedidos, porque nos pagaba
por semana. No le importaba cuánto tiempo trabajáramos, siempre cobrábamos
la misma cantidad. Por la mañana, Lester diría, ‘No me importa cuando
terminéis de descargar los pedidos, incluso si os lleva hasta mañana.
Terminad o no querré veros por aquí jamás’".

Después de que la demanda inicial fuese presentada, pasaron varios meses
en los que no ocurrió nada. Con pocas esperanzas en el Departamento de
Trabajo y los continuos abusos del jefe, los trabajadores de Amersino
decidieron constituir un sindicato después de que algunos conductores
conocieran militantes de los IWW en la calle. Con la ayuda del centro
comunitario de Brooklyn "Se Hace Camino al Andar", estos trabajadores
fueron capaces de usar un abogado para presentar nuevas demandas ante la
corte federal.

Pero hasta que los trabajadores se manifestaron valientemente ante su
centro de trabajo en marzo de 2006, ondeando la bandera de IWW y llevando
pins, el empresario no empezó a pagar el salario mínimo. En las próximas
cinco semanas, cinco huelgas salvajes siguieron protestando las pagas
atrasadas, la represión sindical y el abuso verbal. Esto culminó en un
cierre patronal de tres días en el que cinco trabajadores fueron
ilegalmente despedidos por esta acción sindical que está protegida
federalmente. Este tipo de explotación no es nada nuevo en la industria
alimenticia, lo novedoso es que los trabajadores empezaran a levantarse
por sus derechos y luchar contra el abuso y la avaricia de los
empresarios.

La campaña ha sido dura, pero la batalla dista mucho de haber terminado.
Afortunadamente, los trabajadores han sido capaces de arrancar algunas
concesiones a los empresarios. El principal acuerdo no-mayoritario del
sindicato en la indistria fue firmado con el distribuidor "Handy Fat",
destacando el salario base, las condiciones de las horas extraordinarias y
los procedimientos de las demandas. El primer convenio colectivo se iba a
firmar con EZ Supply, pero las negociaciones se han recrudecido
recientemente por el incumpimiento del empresario de las primeras promesas
y el despido de varios miembros del sindicato. Además, el sindicato ha
recibido noticias por parte trabajadores de almacenes del norte de
Brooklyn y Queens, de que algunos de los empresarios están empezando a
pagar el salario mínimo y las horas extras. Con todo, los IWW tenemos
presencia organizada en cinco distribuidores de alimentos en el área y a
pesar de que estos trabajadores no han ganado aun, permanecen juntos en
solidaridad y se resisten a darse pro vencido.

El trabajador de Amersino, Diego Lezama, resumía el sentimiento de los
trabajadores en una conversación telefónica con el militante de IWW Billy
Randal durante una de las huelgas salvajes. "El jefe me dijo: ‘Tu has
traído este jodido sindicato aquí y voy a cogerte por eso’". Los
trabajadores respondieron yendo a la huelga espontáneamente en masa,
forzando al empresario a disculparse por sus comentarios. La primera vez
que se ha disculpado por algo. "No vamos a tolerar esto nunca más", dijo
Diego. "Tienen que tratarnos como a seres humanos, no como esclavos".

Extraído de www.alasbarricadas.org



More information about the A-infos-ca mailing list