(ca) [Mexico , Chiapas] Mujeres, salud y educación en el Encuentr o

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Mon Jan 1 12:38:41 CET 2007


ENCUENTRO ENTRE LOS PUEBLOS ZAPATISTAS Y LOS PUEBLOS DEL MUNDO.
Boletín 03
31 de diciembre de 2006.

Con la participación de cerca de 2 mil compañeras y compañeras de 44
países del mundo, transcurrió el segundo día del Encuentro entre los
Pueblos Zapatistas y los Pueblos del Mundo, durante una jornada en la que
se desarrolló el trabajo de las mesas correspondientes a La Otra
Educación, La Otra Salud, y la lucha de las mujeres.

En la mesa de La Otra Educación participaron, como en el resto de las
mesas de trabajo, autoridades autónomas de las cinco Juntas de Buen
Gobierno y de los Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas (MAREZ),
quienes explicaron la manera en la que los pueblos organizan la educación
en la autonomía y en la resistencia.

Los representantes autónomos detallaron el número de escuelas construidas
en su territorio, algunas con recursos solidarios y muchas más con las
aportaciones de las propias comunidades. Hablaron también de la
importancia de la formación de promotores de educación, quienes son
elegidos en asambleas comunitarias para capacitarse e impartir clases en
sus pueblos.

Explicaron que la educación zapatista relaciona las 13 demandas de su
lucha con cuatro áreas de conocimiento: vida y medio ambiente,
matemáticas, historias y lenguas. La educación verdadera, dijeron, es la
que parte de los pueblos y no la que imponen los malos gobiernos.

A las participaciones de las autoridades zapatistas siguieron las de los
compañeros y compañeras de muchos países del mundo. Habló Mixper, chicana
con raíces huicholes, del colectivo APC y del proyecto educativo Semillas
del Pueblo, quien explicó que en Estados Unidos la gente de color, los
hijos de los migrantes e indígenas son marginados, ridiculizados, tratados
como inferiores y sus sueños son robados en las escuelas gubernamentales.

La escuela “Academia semillas del pueblo” fue formada de muchos sueños de
la gente de la comunidad para rescatar la identidad y las tradiciones
indígenas y para crear estudiantes que tengan una identidad indígena
firme.

Por su parte, Juan Chávez, del grupo de estudiantes en resistencia del
tecnológico de Oaxaca, esbozó un proyecto de educación alternativa llamado
“Brigada Comunitaria”, que consiste en dar asesorías gratuitas de
matemáticas, física, y la historia que el gobierno nos oculta.

Desde Argentina una compañera de la Red Trashumante relató que este
proyecto surgió en 1998, en un contexto difícil con mucha desesperanza y
un fatalismo muy grande. Un grupo tuvo la idea de salir a recorrer el
país, a preguntar cómo estábamos sintiéndonos. A bordo de un camión
amarillo llamado “Quirquincho”  salimos con talleres de reflexión sobre la
realidad con la palabra y lo artístico. Se llama trashumante porque vamos
en busca de las mejores tierras.

Desde la Universidad de Berkeley, California y Radio Zapatista, un
compañero expuso que en dicha Universidad se está formando un Colectivo de
alumnos y profesores zapatistas que impulsan un cambio a través de, por
ejemplo, clases de español para alumnos latinos, hijos de migrantes, como
una forma de recuperar su identidad.

Participaron también hermanos y hermanas de Mexicanos sin Fronteras;
además de compas de Ya Basta de Italia; del proyecto Escuelas para
Chiapas, también de Estados Unidos; y de una Escuela popular de adultos de
prosperidad de Madrid.

Simultáneamente a los trabajos de la mesa de La Otra Educación, se llevó a
cabo la reflexión sobre La Otra Salud, en la que los representantes
autónomos de las cinco Juntas de Buen Gobierno destacaron la importancia
de rescatar la medicina tradicional en los pueblos indígenas. Hablaron de
cómo organizan la salud en la resistencia a través de la capacitación de
promotores de salud y la construcción de pequeñas casas de salud,
microclínicas y hospitales zapatistas.

Los y las representantes de las comunidades en resistencia expusieron su
postura frente al aborto. Señalaron que el aborto muchas veces pasa sin
que nadie lo provoque, pues es una situación que se vive en las
comunidades. “Muchas mujeres sufren este problema, no lo practican ni lo
buscan, se da por las condiciones de vida indígena”, dijeron.

En la sesión de preguntas y respuestas, se destacó la importancia de
fortalecer la educación sexual y la salud reproductiva. Se habló también
de los problemas de salud mental, de la importancia de las campañas de
vacunación sin la participación del gobierno, del uso de estufas
ecológicas que eviten los daños que provoca la inhalación del humo de la
leña en las mujeres, y de la importancia de la educación para planificar
la familia.

Los zapatistas explicaron que su precario sistema de salud atiende
gratuitamente a todas las bases de apoyo de sus pueblos y que, incluso,
ofrecen el servicio de salud a los indígenas que no son zapatistas pues
“la salud es un derecho que no debe distinguir, como lo hace el mal
gobierno”.

En su turno, 20 compañeros y compañeras de muchas partes del mundo
expusieron diferentes experiencias de salud alternativa. El Colectivo
Brigada Callejera, del Distrito Federal, habló de su trabajo con
trabajadoras sexuales en la ciudad de México, mientras que otro colectivo
de Michoacán se refirió a la importancia de la fisioterapia en la salud.
“El capitalismo enferma y da únicamente soluciones parciales a las curas”,
señaló el colectivo.

Desde Chile, Ximena Castillo habló de la salud mental y de su trabajo en
su centro comunitario de rehabilitación para esquizofrénicos; mientras que
Gisela Morales, de Monterrey, explicó que trabaja en una zona marginada
donde las comunidades buscan reptiles para comer. “Es necesario buscar no
reproducir el sistema dentro de nosotros, crear otro paradigma. Hay que
recordar que la tierra y la naturaleza son los médicos y los hospitales
más antiguos”, señaló Gisela.

Edgar Ibarra, de la Granja del Sur Central de Los Ángeles, California,
explicó que su proyecto comunitario y autogestivo nació en 1992 y contaba
con 14 hectáreas donde la gente podía cultivar sus propios alimentos,
además de contar con talleres de medicina tradicional y agricultura.
Fueron desalojados del terreno pero aún mantienen un local donde continúan
ofreciendo el servicio de salud basado en plantas medicinales.

Dentro de las participaciones se escucharon también las voces de una
misionera independiente; de una médica de la ciudad de México que trabajó
con los médicos descalzos en China; de un compa de la Sierra Totonaca que
impulsa un proyecto de salud comunitaria; de un colectivo de Yucatán; una
experiencia de musicoterapia de Buenos Aires, y una con movedora historia
de una indígena de Canadá. Participaron también hermanas y hermanos de
Guatemala, de Amatlán (Morelos), de Costa Rica y del Distrito Federal.


LA LUCHA DE LAS MUJERES

Una sinfonía de 20 mujeres zapatistas se presentó hoy para exponer de
manera clara y contundente los retos de la mujer indígena, los desafíos de
la mujer dentro de la lucha, la participación de las zapatistas en la
autonomía, sus pequeños logros, sus enormes problemas, su horizonte y el
largo camino de su lucha por la igualdad en las comunidades.

Una a una las zapatistas tzotziles, tzeltales, tojolabales, choles, zoques
y mames, detallaron su vida dentro de los pueblos en los que se vive y se
sufre el machismo; comunidades en las que sus propios compañeros les
niegan su participación política se burlan de ellas o de sus esposos por
involucrarse en los trabajos que nos son tradicionales de las mujeres.

Hablaron una y otra vez de la importancia de organizarse como mujeres, de
participar en cualquier trabajo de la resistencia, de lo que consideran
sus propias limitaciones por no saber español y muchas veces ni leer ni
escribir. “Pero vamos aprendiendo poco a poco y nos vamos haciendo
conscientes”, dijeron.

De frente, sin miedo, las zapatistas respondieron una a una las preguntas
lanzadas por un público ávido de respuestas sobre su manera de organizarse
y sobre las dificultades que enfrentan. Dijeron que ya tienen el derecho a
decidir junto con sus parejas el número de hijos que quieren tener, aunque
reconocieron que muchas veces “hay esposos que no obedecen”.

Todas coincidieron es que “es necesario organizar un Encuentro entre
mujeres para intercambiar ideas e ir organizando la lucha juntas”.

En la enumeración de sus pequeños y grandes logros, las mujeres del EZLN
señalaron que hay hombres que ya se ocupan del trabajo de la casa (cuidar
a los hijos, hacerse de comer, cuidar a los animales, etcétera); que cada
vez hay más participación de las mujeres en los trabajos de la autonomía
(salud, comercio, educación, autoridades municipales, integrantes de las
Juntas, etcétera); resaltaron que hay mujeres insurgentes con diferentes
grados militares, además de milicianas e integrantes del Comité
Clandestino Revolucionario Indígena.

En el turno de las participaciones de México y de otros países del mundo,
se transmitió un mensaje de las mujeres de Kurdistán, quienes están
formando una brigada que lleva el nombre de la Comandanta Ramona. También
participó el colectivo Regeneración Cuidado Infantil, de Nueva Cork;
compañeras de La Otra en el Otro Lado; de la de la Red de Apoyo Zapatista
de Madrid; del Movimiento Independiente de Mujeres, de Chiapas; del Frente
de Trabajadoras del IMSS; del Centro de Derechos de la Mujer; del
Colectivo Rompiendo la Noche, de Nuevo León; y del Colectivo Lucio Blanco
de Tamaulipas.

Agradecer a todas las mujeres zapatistas a las que están aquí por la
enseñanza que nos handado en todo lo que nos han hablado, agradecer por
este encuentro, por que nos han dado esperanza, esperanza para encontrar
un mundo con vida en este mundo y no en otro. Quisiera ser como ellas pero
no puede porque no nació indígena, pero desde su mundo es importante
tratar de cambiar las cosas, aprender de ellas en el mundo vivimos en el
engaño que ha sido heredado, se  piensa en el progreso pero en el progreso
que se nos ha enseñando, lo que hay que aprender de las mujeres zapatistas
es que querer y hace falta aprender a querer antes de hablar del deber.

Alfinalizar la mesa, las mujeres zapatistas lanzaron una pregunta a las
participantes: “¿Qué piensan hacer ustedes por el maltrato, la violación y
los golpes a las mujeres del mundo?”. De entre el auditorio surgió la
respuesta: “Levantar la voz, educar, denunciar
”

La coordinación de esta mesa estuvo a cargo de la Comandanta Sandra y del
Comandante Moisés, pertenecientes a la región de Morelia, quienes
recordaron que este 31 de diciembre “se cumplen 13 años de nuestra lucha,
cuando dijimos Ya Basta a la discriminación y al desprecio de las mujeres
indígenas”.  

Un programa cultural, baile y canciones prosiguieron para despedir el año
y darle la bienvenida al año 14 de la lucha zapatista.

-- 
Comité de solidarité avec les peuples du Chiapas en lutte (CSPCL, Paris)
33, rue des Vignoles - 75020 Paris - France
réunion (ouverte) le mercredi à partir de 20 h 30
http://cspcl.ouvaton.org
cspcl at altern.org
liste d'information : http://listes.samizdat.net/sympa/info/cspcl_l







More information about the A-infos-ca mailing list