(ca) grupo via libre: Balance de la movilización del 8 de marzo de 2019

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Mie Mar 27 08:46:02 CET 2019


El pasado viernes 8 de marzo, se realizó una nueva jornada de protesta feminista por el 
día internacional de las mujeres trabajadoras y la convocatoria del paro internacional de 
mujeres. En la ciudad de Bogotá, aunque se sucedieron diversos actos en universidades 
públicas y sindicatos, la principal actividad del día giro en torno a la movilización 
nocturna de entre 3.000 y 5.000 personas, mayoritariamente mujeres, por el centro de la 
ciudad, en la que ya es de hecho la movilización feminista más grande de la historia 
reciente en la capital. ---- La jornada convocada desde las 4:00 de la tarde, inicio hacia 
las 6:00 de la noche su recorrido como marcha de antorchas. La misma partió del Centro de 
Memoria Histórica, para luego atravesar la empobrecida localidad de Los Mártires y 
especialmente el sector de Santa Fe, tradicional zona de trabajo sexual de la ciudad, en 
donde la marcha fue acogida con alborozo por decenas y decenas de mujeres en situación de 
prostitución, que vitoreaban a las activistas, coreaban las consignas y se unían por 
algunas cuadras al recorrido. La movilización luego se dirigió por la avenida 19 hacia el 
oriente y posteriormente por la carrera séptima hacia la Plaza de Bolívar, donde se 
desarrolló el tradicional acto cultural. La jornada transcurrió en medio de demandas por 
el igual trabajo e igual salario entre hombres y mujeres, el aborto legal, seguro y 
gratuito, la defensa de la educación sexual integral y la pedagogía anti patriarcal, así 
como el cese inmediato de las violencias contra las mujeres, entre varias más.

Sobresalió el importante número de mujeres jóvenes e independientes que se sumaron a la 
jornada, aunque también fue relevante la presencia de las veteranas del movimiento de 
mujeres que irrumpió en el país especialmente desde 1970. Resulto renovadora la 
participación de un pequeño pero activo bloque de estudiantes de la Universidad Nacional 
de Colombia, liderados por la Coordinadora Antripatriarcal que marcho desde la 
institución, y en el que participaban grupo de mujeres y delegaciones de procesos 
gremiales locales, así como grupos estudiantiles más pequeñas de varias universidades 
públicas y privadas de la ciudad. Especial mención merece la labor de acompañamiento y 
seguridad colectiva realizada por la Red Distrital de Derechos Humanos, formada en la 
coyuntura del paro nacional universitario del año pasado, con gran protagonismo femenino.

Fue importante la presencia de organizaciones de mujeres como La Morada, la Marcha de 
mujeres contra la guerra o la Campaña por el derecho al aborto, así como organizaciones 
defensoras de derechos humanos o fuerzas políticas como Mujeres Farianas y FARC, Modep, 
Congreso de los Pueblos, Partido Comunista, Brigadas Antiimperialistas y el Comité de 
Solidaridad Kurdistán-Colombia.

Aunque algunas activistas de la Asociación Distrital de Trabajadores y Trabajadoras de la 
Educación (ADE) de docentes del sector estatal de la ciudad se sumaron a la marcha y la 
Central Unitaria de Trabajadores (CUT) había invitado a participar de la misma, una vez 
más fue clara la casi completa ausencia de las organizaciones obreras, algunas de las 
cuales realizaban en ese mismo momento un aislado y vaciado conversatorio a puerta cerrada 
en una sede sindical.

De gran relevancia resulto la actividad del bloque libertario, que supero en número y 
actividad a la mayoría de fuerzas de la izquierda leninista. Así a la cabeza de Mujeres en 
Lucha organización feminista de tendencia libertaria con sus pañuelos morados y rosados y 
la Colectiva Libertaria Severas Flores con sus banderas rosadas y negras, se movilizaba la 
columna del Encuentro por la Autonomía y la Vida Digna de la que también participaban 
delegaciones de la Coordinadora de Procesos de Educación (CPEP) En Lucha, Acción 
Libertaria Estudiantil (ALE), el Rincón Cultural El Caracol, así como activista 
animalistas independientes y el Grupo Libertario Vía Libre.

No dejo de ser curiosa la presencia de representantes parlamentarios de la oposición 
progresista en la movilización, varios de los cuales realizaron gestos de sorpresa y 
desagrado ante la fuerte presencia libertaria, que ya es tradicional y continuada en la 
lucha del movimiento de mujeres y disidencias sexuales. Su sorpresa revela su condición de 
turistas extraviados que no se enteran de estas actividades ni en las fotos de las redes 
sociales.

Discusiones de la jornada

Esta marcha supuso un salto de cantidad y calidad con respecto a lo conseguido en términos 
de movilización callejera del movimiento feminista en años anteriores. Factores como la 
labor de la Coordinadora Feminista que logro reunir más de un treintena de organizaciones 
de mujeres, el carácter unitario y central de la convocatoria, y la creciente influencia 
de los movimientos anti patriarcales internacionales, confluyen para explicar el por qué 
la marcha se masifico en lo que respecta a las convocatorias que se vienen presentando 
desde 2016 y suponían la organización de 2 o 3 actos paralelos, reducidos y separados. Sin 
embargo, aún es claro que en el país existe un movimiento muy pequeño en comparación con 
nuestros pares hispanoamericanos y es necesaria redoblar esfuerzos de proyección social.

Registramos las fallas logísticas que se presentaron en el recorrido de la movilización y 
el importante error de no hacer contacto con la Red de Mujeres Trans tal y como se había 
proyectado inicialmente. Creemos que las organizadoras se vieron desbordadas por la 
masividad de la jornada, y se presentaron errores tácticos influidos por las fuerzas 
antidisturbios de la Policía Nacional que la fuerza de nuestra movilización hubiera podido 
rectificar. La parcial desarticulación de la marcha con las mujeres trans, nos muestra la 
gran importancia de incluir de forma más plena y coherente la perspectiva, el trabajo y 
las demandas de los movimientos de disidencias sexuales en el movimiento feminista, para 
luchar desde hoy por reivindicaciones que resultan urgente y vitales como la inclusión 
laboral trans o el cese de la violencia contra esta población fuertemente marginada.

El recorrido por la zona roja del barrio Santa Fe, en pleno apogeo de la actividad por ser 
la noche de viernes, resulto educativo y revelador para una mayoría de la concurrencia que 
desconocía la geografía del sector. Anotamos que la extraordinaria acogida que muchas de 
las trabajadoras del sector mostraron hacia la movilización fue sorprende y conmovedora. 
Sin embargo, el éxito momentáneo no debe hacernos perder de vista que aunque hay algunos 
trabajos, este sector explotado entre los explotados, sigue requiriendo muchísimos más 
esfuerzos por parte del movimiento de mujeres y disidencias sexuales.

Es claro que la marcha misma, no es el lugar ideal para resolver diferencias doctrinales 
sobre la regulación o la abolición del trabajo sexual, aunque es claro que estas 
diferencias arreciaran durante la actividad. En ese sentido la postura mayoritariamente 
regulacioncita del movimiento bogotano se reflejó precisamente en la organización de esta 
ruta colectiva. Frente a esta discusión, consideramos que es importante tener presente que 
en la ciudad y en el mismo sector de Santa Fe, coexisten por un lado una práctica 
mayoritaria de trabajo sexual "voluntario" en condiciones de precariedad y una más 
marginal práctica de elite con altas ganancias, con una minoritaria pero angustiante 
realidad de esclavitud sexual y tráfico de mujeres con fines sexuales, especialmente 
fuerte entre la población migrante más pobre. Consideramos que ambos fenómenos deben ser 
investigados y abordados en su complejidad por el movimiento de mujeres y disidencias.

El crecimiento exponencial que mostro esta jornada, es un pequeño triunfo del movimiento 
de mujeres que nos marca tareas para el futuro. Una nueva sensibilidad más crítica hacia 
las estructuras patriarcales se está colando entre la grietas de la cultura hegemónica, y 
está llamando a la lucha a nuevas generaciones de mujeres, muchas de ellas sin experiencia 
política y social previa y con fuertes distancias iniciales con las propuestas 
revolucionarias. Es nuestra tarea construir con este nuevo sector, alternativas militantes 
acordes a la nueva población, para potenciar el feminismo en clave libertaria, socialista 
y popular, crear un movimiento de mujeres y disidencias sexuales fuerte, democrático y 
articulado, para estimular la plena participación de las silenciadas de ayer, en todas las 
luchas sociales y populares del presente.

¡Arriba las que luchan!

Grupo Libertario Vía Libre

https://grupovialibre.org/2019/03/21/balance-de-la-movilizacion-del-8-de-marzo-2019/

https://www.anarkismo.net/article/31347


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca