(ca) el miliciano cnt-ait chiclana: Del Sindicalismo como medio, al Sindicalismo sin fin

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Vie Jul 12 08:49:12 CEST 2019


"...Los hay que han luchado por hacer desaparecer a la Asociación Internacional de los 
Trabajadores (AIT), y como no lo han conseguido (...) han creado otra Internacional, la 
Confederación Internacional del Trabajo (CIT), a su medida y oscuros intereses y con 
compañer en s de viaje que antes habían sido expulsados de la propia AIT por contravenir sus 
Principios." ---- Este pequeño trabajo sólo tiene por misión poner sobre la mesa un 
problema al que la CNT, principalmente desde el Congreso de Córdoba, celebrado el año 
2010, está siendo abocada a marchas forzadas y que no es otro que el de la dejación de un 
Principio estatuido desde su fundación en 1910, y que es el de que el sindicalismo para 
ella es un medio y no un fin.
Nuestr en s predecesoras, anarquistas la mayoría, fundan la CNT, que fue el colofón final de 
toda una serie de pasos y organizaciones que la precedieron, para poner en manos de la 
clase trabajadora un arma de lucha, contra el Capital y el Estado, que fuese capaz de 
ponerlos en jaque para conseguir un mundo mejor para tod en s.
Por eso, desde el sindicalismo revolucionario crearon el Anarcosindicalismo y luego los 
Sindicatos Únicos de Ramo, que fue el colofón de la modernización del sindicalismo en la 
época para aglutinar a to en s los obrer en s de un mismo ramo en un Sindicato y tener más 
fuerza en la lucha contra l en s patron en s. Por eso la CNT no era un Sindicato al uso. Fue una 
Organización revolucionaria, como ya demostró en su momento, con capacidad para aglutinar 
en su seno a la mayoría de l en s trabajadoras españoles, y para ello, como Organización 
revolucionaria, no se dedicó solo a la mejora de las condiciones laborales, sino que, como 
su lucha estaba encaminada a la consecución de una Sociedad más justa, libre, igualitaria 
y solidaria, se implicó en la lucha por todo aquello que afectaba a la clase trabajadora 
en su vida diaria. Y esa fue la grandeza de la CNT, que sus mujeres y hombres estaban allí 
donde había, aparte de las fábricas, los grandes problemas que acuciaban y hacían malvivir 
a l en s obrer en s y sus familias, es decir, en los barrios, que fueron el mejor caldo de 
cultivo para el anarquismo y el anarcosindicalismo.
Por eso nuestr en s viejo en s compañer en s, ya desaparecid en s, siempre nos decían que vivieron en 
una Sociedad paralela a la que les tocó vivir, y, de 1936 a 1939, tras el golpe de estado 
de los militares fascistas y la Iglesia Católica, vivieron y lucharon por aquella sociedad 
de recambio que durante tantos años llevaban en su pensamiento. Lo que ocurrió es de 
sobras conocido y no es el tema de este escrito.

Tras la muerte del dictador fascista la CNT volvió a renacer y a ella se acercaron hombres 
y mujeres con ideas muy dispares y criterios muy alejados de lo que realmente era el 
Anarcosindicalismo. La Confederación comenzó a crecer (había rechazado los Pactos de la 
Moncloa, firmados en octubre de 1977) y al Estado, el Capital y a los sindicatos 
reformistas llamados a ser los que vivirían del Sistema (UGT y CCOO y algunos otros), esto 
les empezó a preocupar y las Cloacas del Estado, a través del Ministerio del Interior y de 
su ministro de entonces, Rodolfo Martín Villa, comenzaron a preparar el golpe contra el 
Anarcosindicalismo, que se materializó en el incendio de la sala de fiestas Scala de 
Barcelona, el 15 de enero de 1978, y en el que murieron dos trabajadores de la UGT y dos 
de la CNT. Los servicios secretos habían preparado la sala para que ardiera rápidamente. 
Este hecho hizo que l en s trabajadoras/es se asustaran y abandonaran, o no se acercaran a la 
CNT. Es a partir de esos momentos que comienza el retroceso, por no afiliación de 
trabajadoras/es, de la CNT.

Aparte de lo apuntado anteriormente, la CNT durante todos estos años, desde la mal llamada 
transición del franquismo a la democracia, porque en realidad fue del franquismo a una 
monarquía constitucional impuesta por Franco, y Congreso tras Congreso ha tenido que estar 
siempre intentando que propuestas reformistas, ajenas al sentir Anarcosindicalista, dieran 
al traste con sus Principios, Tácticas y Finalidades de siempre.
Oscuros pactos de elementos dentro de la CNT, José Bondía, secretario general del Comité 
Nacional, con el Partido Socialista también hicieron mella en la misma. El tema de las 
Elecciones Sindicales, que la CNT rechazaba, también hizo que otros grupos internos al 
final dividieran la Organización, con lo que surgió, por expulsión de l en s mismas, la 
Confederación General del Trabajo (CGT), que se reclaman hereder en s de la CNT, como si ésta 
hubiese muerto.
Durante años ha habido sindicatos que han luchado por hacer desaparecer a los sindicatos 
pequeños de Oficios Varios, y hasta que no lo han conseguido no han parado. Los hay que 
han luchado por hacer desaparecer a la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT), 
y como no lo han conseguido porque esta no se ha plegado a sus intereses para poder 
controlarla, cuando han podido, por tener el control de votos en Plenos o Congresos en la 
CNT y previa expulsión de Sindicatos que molestaban a sus oscuros intereses, han creado 
otra Internacional, la Confederación Internacional del Trabajo (CIT), a su medida y 
oscuros intereses y con compañer en s de viaje que antes habían sido expulsados de la propia 
AIT por contravenir sus Principios.

Ahora hay una organización sindical que nada tiene que ver con aquella CNT de siempre. 
Esta de ahora se está convirtiendo en una caricatura de lo que fue, en la que se están 
creando nuevas estructuras que van en detrimento de la Acción Directa y en favor, 
económicamente hablando, de aquell en s que cobran por solucionar lo que la Acción Directa de 
los Sindicatos Confederales debería solucionar. Esto es, simple y llanamente, hacer lo 
mismo que hacen l en s polític en s y los sindicatos vendidos al Sistema con respecto al pueblo 
y l en s trabajadoras/es, es decir: "déjame, no te preocupes por nada, que yo me ocuparé de 
solucionar todos tus problemas".

No es esta la primera vez en la historia de la CNT que algun en s Sindicatos, controlados por 
elementos políticos, en momentos de debilidad de esta, o por estar las cárceles llenas de 
anarquistas y anarcosindicalistas, se hacen con el control de esta. Pero siempre la CNT 
fue capaz de rehacerse de estas traiciones y sucias maniobras. Desgraciadamente hoy, la 
clase trabajadora no está concienciada y está desideologizada y la CNT no está repleta de 
trabajadoras conscientes que puedan, como antaño, revertir esta situación de sindicalismo 
poco, o nada, anarcosindicalista que padece.

Es sólo desde la toma de conciencia como trabajadoras, de tod en s aquellas que se dicen 
libertarios y anarquistas, que se podrá volver a hacer de la CNT aquella Organización 
sindical revolucionaria y arma de lucha contra el Capital y el Estado.
Para ello tienen que tomar conciencia que hay que constituir Sindicatos en sus localidades 
o afiliarse a los ya existente para, desde dentro, comenzar a hacer de los Sindicatos 
Confederales esa arma de lucha tan poderosa que nuestr en s predecesoras anarquistas pusieron 
en marcha y que fueron capaces de enfrentarse a la Patronal y el Estado consiguiendo 
mejoras para el trabajo y la vida del pueblo y de la clase trabajadora. Y con ello no 
estoy dando por sentado que se ha de luchar de la misma forma que lo hicieron nuestr en s 
compañer en s de entonces. No.
Han pasado casi cien años de entonces y el trabajo, las personas, el Estado y el Capital 
no son los mismos de entonces. Pero hay una cosa que no ha cambiado, que es que siguen 
existiendo trabajadoras y patronos y, por tanto, explotad en s y explotadoras/es. Por tanto, 
sí que hay que repensar las formas de lucha y de llegar a la conciencia de l en s 
trabajadoras y del pueblo. Pero para esto no es necesario hacer que los Principios, 
Tácticas y Finalidades, que conforman el cuerpo doctrinal y ético del Anarquismo y del 
Anarcosindicalismo, se diluyan y se integren dentro del Sistema Capitalista.

"Del Sindicalismo como medio, al Sindicalismo sin fin"
Artículo de Rafael Sánchez García
Revista "Orto", nº 193

http://elmilicianocnt-aitchiclana.blogspot.com/2019/07/del-sindicalismo-como-medio-al.html


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca