(ca) anarkismo.net: ¡Democracia directa ya! ¡Barrar las reformas en las calles y construir el Poder Popular! by Cordinación Anarquista Brasileña (CAB) (pt)

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Mie Mayo 31 09:27:27 CEST 2017


Texto de la CAB acerca de situación en Brasil. ---- Barricadas en Paraná (Brasil) ---- 
Brasil vive un terremoto político, escancando la podredumbre de las élites del país y 
debilitando aún más los lazos que las sostienen en el poder. La operación orquestada que 
posibilitó la grabación entre el presidente Michel Temer y el dueño de JBS, la mayor 
empresa de carnes del mundo, altera la correlación de fuerzas en el país y juega gasolina 
en la crisis política y social. Con la inestabilidad política, el gobierno tiene más 
dificultades para movilizar su base y avanzar con las reformas de la jubilación y de los 
derechos de los trabajadores, los mayores ataques a la clase obrera. Eso no es motivo para 
conmemorar, no debemos sacar peso destas luchas. Ahora es la hora de avanzar, masificar 
las movilizaciones con el bloqueo de las calles, paralizaciones hacia la huelga general 
para trancar los recortes sociales y las reformas. Debemos profundizar la democracia, pero 
la democracia directa, donde las / las trabajadoras / es en sus locales de trabajo, 
estudio y vivienda decidan el rumbo del país. No podemos aceptar las migajas de los de 
arriba, necesitamos imponer un programa popular de derechos sociales construido y decidido 
por el pueblo. Necesitamos construir la democracia directa, en los barrios, en las 
favelas, en los barrios pobres, en las ocupaciones de tierra y de vivienda, en las 
fábricas, en las escuelas fuera de los acuerdos de los de arriba.

El golpe que destituyó el cuarto mandato del PT / PMDB de la presidencia posibilitó en su 
empiezar un éxito en aprobar duras medidas contra el pueblo en un ritmo abrumador, con 
amplio apoyo en el congreso y en los medios, principalmente de la red de telivision Globo. 
Michel Temer aprobó la reforma de la enseñanza, la ley del techo de gastos, ley de la 
tercerización, privatizaciones y distintos ataques - empiezados os durante el propio 
gobierno del Partido de los Trabajadores (PT). Décadas de burocratización de las luchas 
por las grandes centrales sindicales y la práctica de la cooptación de dirigentes de 
grandes movimientos sociales por el PT, ayudaron y aún ayudan a desmovilizar al pueblo y 
dificultan la masificación de la resistencia contra estos ataques. A pesar de ello, otros 
sectores como los estudiantes y indígenas, dan el aliento renovado a la lucha social. El 
crecimiento de la insatisfacción popular con las reformas de la jubilación y laborista de 
Temer se manifestó con gran impacto en las calles, en las movilizaciones por la huelga 
general de los días 15 y 28 de abril, haciendo los golpistas retrocedieren con sus propuestas.

Con más del 90% de rechazo, el gobierno Temer no tiene legitimidad ni para sostener ese 
falso sistema democrático. Esto sólo sirve para mantener a los empresarios y la clase 
política robando y matando al pueblo. El gobierno de conciliación de clases de Lula y 
Dilma fue un gobierno para los empresarios y ricos, con algunas migajas para los pobres. Y 
las innumerables denuncias de corrupción sólo dejan evidente la asquerosa relación de 
favorecimiento que existe entre grandes empresas y el Estado. Los casos de corrupción no 
son hechos aislados, pero es lo que hace mover la rueda del Estado y del sector privado. 
Es decir, el sistema representativo no sirve para los intereses del pueblo, sino para el 
capitalismo, para que la clase política y empresarial pueda hacer avanzar sus proyectos.

Por eso las "soluciones mágicas" como privatizaciones, tercerizaciones, ataques a los 
derechos laborales sólo sirven para que los empresarios se beneficien más. De la misma 
forma son los ataques a los derechos sociales, ataques a los indígenas y sus territorios, 
sin tierras y campesinos, a las mujeres, LGBTTs, el genocidio del pueblo negro y moradores 
de favelas y barrios pobres, la criminalización de la pobreza. Todas son medidas y 
políticas para que la derecha y los sectores conservadores, empresarios, terratenientes, 
banqueros imponen su ideología, lucren más, concentren más riqueza y exploten más al 
pueblo. Los empresarios, como João Dória, no son distintos de los demás políticos, son 
enemigos del pueblo. Si los políticos profesionales están en descrédito, el sistema de 
justicia intenta valerse de legitimidad con las operaciones anticorrupción para aumentar 
su poder en la estructura de Estado. La cúpula del Poder Judicial, la Policía Federal y el 
Ministerio Público, con sectores alineados directamente a Estados Unidos, cuentan con el 
apoyo masivo de la red Globo para acumular poder con sesgos peligrosamente autoritarios. 
Es preciso repudiar esa escalada y evitar cualquier ilusión en salvación por la justicia 
burguesa.

Los viejos medios desempeñan un papel crucial en la maraña de intereses de la clase 
dominante. La red Globo, la misma que apoyó el Golpe Midiático Jurídico Parlamentario, 
construyó y legitimó el golpe actual, ahora se coloca del lado más fuerte, con la 
Procuraduría General de la República (PGR) por la salida de Temer. El propósito es 
recuperar las condiciones para aprobar las reformas con la elección de un nuevo presidente 
por elecciones indirectas. No podemos menospreciar el papel que las gigantes de 
comunicación cumplen en el campo ideológico. La posición de la Globo contra Temer no 
significa ningún avance para el campo popular. En el descrédito de los políticos 
profesionales ella descarta antiguas apuestas, como Aécio Neves, y orientan su agenda por 
la tendencia mundial de apalancar las candidaturas de personalidades aparentemente "de 
fuera" del campo político-partidária. (Doria, Meirelles), del poder judicial (Nelson 
Jobim, Carmem Lúcia, Joaquim Barbosa), o incluso de los medios de entretenimiento (Luciano 
Huck). Es estratégico avanzar en el descrédito de los viejos medios y fortalecer la pauta 
de la democratización de la comunicación con restricción al poder de estas empresas, así 
como fortalecer los medios de comunicación populares.

Es necesario cuestionar el motivo de que las denuncias lleguen sólo en este momento. A 
pesar de que han descartado algunos políticos y desencadenado cierta inestabilidad, la 
acción demuestra lealtad en los acuerdos entre Estado y capital. El criterio es económico 
y hay interés en defender una empresa que recientemente enfrentó la operación "Carne 
Débil"; Una acción que, si por un lado demostró la pésima condición que nuestra comida es 
producida, atendió primero a los intereses estadounidenses de debilitar a un competidor en 
la disputa internacional del mercado de la carne. Cabe señalar que fue el gobierno del PT 
/ PMDB que engordó a JBS vía BNDES con fomentos millonarios, transformando la empresa en 
una de las más grandes del mundo.

¡Abajo y Izquierda, Democracia Directa ya!
El hecho es que la pauta que llevó a muchas personas a las calles en ese 1 año de gobierno 
Temer puede convertirse en realidad: la salida de Michel Temer de la presidencia de la 
república. Y nos preguntamos: ¿y ahora? ¿Cuál es el siguiente paso? Sabemos que con los 
golpistas debilitados y su base parlamentaria oscilante, faltan condiciones para dar 
continuidad en la tramitación de las reformas laborales y de la previsión. Ahora es 
urgente masificar la lucha contra las reformas y retomar los derechos que fueron retirados 
por golpistas del pasado y de la actual coyuntura del PT / PMDB. Además de parar las 
reformas, necesitamos construir un proyecto que haga que los ricos paguen la cuenta de la 
crisis y que reconozca a la élite política, empresariado y medios de comunicación como 
enemigos del pueblo. Las grandes empresas como JBS deben al gobierno más de 400 mil 
millones, cerca de tres veces el valor que agregan al falso déficit de la Seguridad Social.

Sólo la organización del pueblo y la presión en las calles pueden impedir las reformas y 
los ataques a los derechos sociales. Nada saldrá en el sentido del parlamento. Tenemos que 
impedir que los empresarios y la elite política hagan sus acuerdos de cúpula y golpes para 
seguir con su proyecto. La movilización y la presión popular son necesarias y urgentes 
ahora para impedir el avance de las reformas en medio de esa inestabilidad. Son presiones 
necesarias para imponer al gobierno las pautas populares, también en el caso de una 
elección directa. Y la movilización del pueblo hoy es urgente para impedir el peor de los 
escenarios, que es una suspensión de las elecciones en 2018 a través de una intervención 
político-militar y la persecución a los sectores combativos de la izquierda.

La izquierda electorera exige directas ya a la Presidencia de la República y el lulismo 
puede aflorar, como en años atrás, logrando presentarse como supuesta salida popular en 
medio del terremoto de la crisis política. ¡No podemos engañarnos! Hemos afirmado y 
continuamos afirmando: hay que superar el petismo y toda su herencia en la izquierda. La 
creencia de que Lula tendrá como enfrentar la crisis y traer mejoras en las condiciones de 
vida de los de abajo no se sustenta. Una elección de Lula representaría sólo otro pacto de 
clases con la burguesía y los patrones, en términos aún más recuados que de los años 
anteriores.

Lo importante en este momento es que la lucha tiene que ser desde abajo y en las calles 
para hacer avanzar un programa popular de derechos! Promover organización, movilización 
contra la reforma de la jubilación y de los derechos laboristas y por la construcción de 
un proyecto popular con independencia de clase. Catalizar la insatisfacción popular en 
revuelta y avanzar en las luchas en los locales de militancia. No se dejar llevar por 
soluciones pontuales, en ese proceso de reorganización de la izquierda y acuerdos de 
cúpula para salvar la democracia burguesa. No hay conejo en cartulina, la salida es 
construir organización popular en los barrios, en las escuelas, en los locales de trabajo 
con el pueblo pobre y oprimido. Debemos exigir la suspensión de todas las medidas 
antipolíticas iniciadas en el gobierno PT y continuadas por el golpista Temer.

El momento es desfavorable para nosotros oprimidos y oprimidas, pero la crisis y la 
disputa entre las élites abren margen para otros proyectos. Necesitamos utilizar la 
insatisfacción para deslegitimar ese sistema y canalizar la lucha social.

¡Democracia directa ya! ¡Por la suspensión de todas las medidas antipolíticas! ¡Contra el 
ajuste fiscal y los recortes en los derechos! ¡Fuera Globo golpista! ¡Construir el Poder 
Popular contra el ajuste y la represión!
Related Link: https://anarquismo.noblogs.org/?page_id=761

Protesta en San Pablo (Brasil)

https://www.anarkismo.net/article/30300


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca