(ca) ruptura colectiva: Nuevo Balsas, el pueblo rebelde que le declaró la guerra al narcotráfico (y a la incertidumbre)

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Mie Feb 15 11:13:57 CET 2017


"A la memoria del camarada Rogelio Hurtado, asesinado el 10 de enero de 2014 en una 
cobarde emboscada de La Familia Michoacana". -- Demián Revart ---- El origen de la palabra 
Cocula es trifascético, la acepción con mayor uso es "cocolli/cocollán", viene del náhuatl 
  y significa "riña" o "discordia", por tanto, el lugar se traduce en "el sitio de las 
riñas o las discordias". Esto sonará algo cliché. Cocula apareció en el mapa nacional 
hasta que la versión de la Procuraduría General de la República señaló a este municipio 
como pieza clave en el asunto de la desaparición forzada de los 43 normalistas de 
Ayotzinapa, argumentando "científicamente" que fueron incinerados en el basurero municipal 
- ubicado a 3.7 km. de la cabecera coculeña- por integrantes del cartel de Los Guerreros 
Unidos.

Este punto-cliché me servirá para explayar en el artículo[1]las características más 
visibles del imperio territorial del narcotráfico en el norte de Guerrero, y que en una de 
las comunidades más azotadas por dicho imperio, se gritó valerosamente "¡QUE SE VAYAN 
TODOS!",  esquematizando una resistencia que sigue vigente por la fundación de una Policía 
Comunitaria en coordinación permanente con los pobladores de Nuevo Balsas. "Nos sentimos 
seguros en nuestra propia tierra, pero la lucha contra el narco sigue", y en efecto, si 
bien el lienzo de la violencia está casi pintado de blanco, permanece aún la huella y la 
zozobra de las células delictivas.

Algo es claro: el miedo logró cambiar de bando.

Integrantes de la Policía Comunitaria de Nuevo Balsas se cubren el rostro para evitar ser 
fotografiados durante la búsqueda de 18 personas secuestradas el 7 de febrero de 2015.

I

La guerra contra el narcotráfico es la guerra generalizada contra los pueblos
Guerrero ha sido dominado sistemáticamente por grupúsculos del capital en alianza con todo 
tipo de políticos profesionales que nacen desde las oligarquías del cielo, hasta las 
montañas, riberas y desiertos del México pobrista.

El collage de ejemplos va así: los grandes terratenientes a inicios del siglo XX, las 
empresas intermediarias para la exportación de los productos del campo, la megaminería y 
la burocratización del Instituto Mexicano del Café (INCAFE) -de 1975 durante las heladas 
en Brasil que volcaron a México como una nación caficultora en potencia, hasta su 
liquidación en 1989, provocando  la reducción del precio del café a la mitad durante la 
crisis de la sobreproducción-. Estos y más ejemplos han dejado las puertas abiertas a 
elementos intermedios que se han aprovechado de las condiciones territoriales y de 
marginación de la gente para instalar sus negocios que van desde el control económico de 
la producción de marihuana, aguacates, drogas sintéticas, el "cobro de piso", los 
impuestos en las actividades ganaderas, pesqueras y artesanales, así como la colusión 
directa en los puestos gubernamentales (entendida, más popularmente, con los hashtags de 
#FueElNarcoEstado) dándole a los mexicanos una visión primaria de que "el gobierno y el 
narcotráfico son la misma cosa". Así es, el jugoso fetiche del poder económico se inyecta 
en cualquier individuo o colectividad que tenga disposición de explotar al-otro y 
los-otros. El caso del narcotráfico es que no lo hemos analizado como una extensión del 
Estado, transfigurándose por lo tanto en una extensión de las contradicciones de clase, 
¡es un enemigo de la emancipación de los pueblos! Basta visitar parte de la frontera norte 
del país y las zonas guerrerense que describiré para entender lo que es un "imperio 
territorial".

El narcotráfico no se contenta con pequeños y medianos espacios de cooptación económica, 
necesita concentrar sus cobros en donde se producen más ganancias, a lo que lógicamente, 
deberá generar mayores niveles de violencia y estrategias de intimidación territorial para 
avasallar a quien se le cruce por el camino.

Los antecedentes en Nuevo Balsas se dan principalmente en las actividades económicas desde 
finales del siglo XX. Al estar regulada la economía por mercados que atienden el flujo del 
capital antes que las necesidades regionales y locales, los "coyotes" (especuladores de la 
mercancía) interceden fácilmente en las comunidades más alejadas de las cabeceras 
municipales, en este caso, regulando los precios de la pesca de mojarra y huachinango. La 
misma limitación comunicativa y de las vías de transporte en la zona del Río Balsas 
dificultan en gran medida la posibilidad de ejercer la autonomía el comercio de sus 
productos, por eso, la entrada de estos ‘especuladores' es muy común en zonas como 
laderas, barrancas, montañas, ríos extensos o desiertos semipoblados.

La riqueza natural de uno de los cauces del Río Balsas. Fotografía: Demián Revart / 
Ruptura Colectiva (RC)

Dialogando con los pobladores, ellos recuerdan que los grupos criminales -antes de la 
insurrección- "cobraban cuota por pescar, les quitaban 2 pesos por cada kilogramo de 
mojarra a los pescadores, nos dificultaban el trabajo, nos sentíamos acorralados", lo que 
es necesario interpretar como una desmesurada cuantificación del crimen, donde estos 
grupos no se conforman con un impuesto contabilizado por persona, sino por la cantidad 
exacta de la producción, para "cobrar más a quien pesque más".

A partir de 2009, inicia una "película" de terror en el poblado; el cártel de La Familia 
Michoacana  mostró su presencia con una ola de secuestros a pescadores y campesinos con 
indómitas técnicas de terror como la extorsión, el homicido y las violaciones a mujeres. 
Reducidas células delictivas de Los Guerreros Unidos también se adentraron, y aunque 
poseen un enorme potencial armado debido a su reciente creación por la ‘liberación' de 
plazas del extinto Cartel Beltrán Leyva, La Familia Michoacana es mucho más ambiciosa 
gracias a su rápida extensión desde Tierra Caliente. A la cabeza de la organización va el 
famoso sicario Uriel Wences Delgado, alias "La Burra" o "El 50", operador mediano del 
cártel y originario de Nueva Balsas, principal encargado de realizar las llamadas 
telefónicas y elegir a las víctimas que el grupo ha secuestrado.

La fecha en la que comenzó esta "película" tiene una respuesta lógica con base en la 
explicación económica que di previamente: una gran minera multinacional = un gran flujo de 
capitales. La Minera Media Luna -subsidiaria de la empresa canadiense Torex Gold- arribó a 
Cocula en 2008 con tan sólo unas 15 personas, entre geólogos y personal de recursos 
humanos dedicados durante 3 años a inspeccionar los cerros que han ‘pelado' por la 
actividad a cielo abierto y también de los recursos minerales que aguarda esta rica zona 
orográfica. Además de dividir a las comunidades de La Fundición, Real de Limón, Atzcala y 
al propio Balsas[2] por la inapelable contaminación ambiental y la doble afectación 
-primero a las condiciones de trabajo de los pescadores, y en segunda, a la vida, 
preservación y fauna del Río Balsas-, ha propiciado que el concepto "extracción de oro" no 
se refiera únicamente al extractivismo de este metal precioso, sino a una oportunidad 
colosal para el narcotráfico y los gobiernos locales de enriquecerse a costa de las 
ganancias de la mina.

A la delincuencia organizada no le bastó con hacer cobros millonarios para permitir la 
operatividad de la mina, el ingreso de camiones de carga, unidades de 
exportación-importación y de sus mismos trabajadores, multiplicó también los secuestros y 
extorsiones contra los mismos residentes de la región.

Uno de los factores para la futura insurrección fue la humillación machista que 
engendraban los integrantes del cártel contra las esposas de sus víctimas, les decían 
frases como "está muy buena tu hija/esposa, me la alistas porque mañana me la voy a 
llevar" o "qué rica está tu vieja, me la preparas porque ahora es mía", afectando tanto el 
tejido familiar como las relaciones afectivas en la comunidad.

Pobladores han denunciado ante diversos medios que la mesa directiva de Media Luna pagaba 
hasta 1 millón de pesos por mes a "La Burra" para permitir que "los dejaran chambear". 
Esta declaración nos hace pensar que el poder logístico de La Familia es tan grande para 
que un grupo armado tenga a sus pies a una multinacional de tal envergadura. En varios 
tramos de los caminos de terracería que llevan a la entrada de la minera, se pueden 
observar distintos letreros y señales de tránsito balaceados como una "alegoría 
identitaria", el narco dice con estos balazos: "¡este negocio también es mío".

Elevemos el pensamiento a un plano estatal; el 38% del territorio hidalguense es explotado 
por empresas mineras que extraen minerales metálicos y otros no-metálicos, por lo que 
debemos entender que la incidencia del narcotráfico con dichas empresas se reproduce 
parasitariamente en otros poblados. ¿De cuánto serán sus ganancias netas?

Señal de precaución balaceada en un tramo de la carretera hacia la mina.

II

De la rabia y la desesperación a la reapropiación de la vida comunitaria: la conformación 
de la Policía Comunitaria en Nuevo Balsas
En los principios básicos de la psicología moderna se dice que es sugestivo afirmar que el 
ambiente condiciona totalmente el comportamiento humano. La cuestión de la violencia ha 
llegado a una normalización descomunal como fenómeno social, donde el ambiente -biológico 
y social- ya no responde a este principio relacional ambiente-individuo. Pienso que es 
otro principio psicológico el que determina, en un panorama más amplio, al comportamiento 
y las actitudes: la motivación. En el caso de esta resistencia, el acto de insurrección 
fungió como un acto de configuración y motivación psicológica al mismo tiempo. ¿Qué podían 
perder los pobladores si se encontraban al borde de la desesperanza?

¿Cómo se dio la insurrección de Nuevo Balsas? Por la tarde del 13 de diciembre de 2013, un 
grupo de sicarios asesinó a sangre fría a un muchacho que buscaba la ayuda desesperada de 
un grupo de militares, a los cuales cruzó en su lancha a una de las laderas más retiradas 
del lago del pueblo donde se supuestamente se encontraban integrantes del cártel. La 
venganza fue hacer correr su sangre.

La noticia -y la imagen del cadáver- corrió de casa en casa, de voz en voz. Por la noche, 
entre la rabia y la desesperación, un grupo de hombres de la localidad sacaron sus 
escopetas tlaxcueras, rifles calibre .22, revólvers[3]y palos. En la explanada, justo en 
la parte trasera de la Comisaría Municipal, tocaron las campanas con enjundia y llamaron 
con bocinas -conectadas por cables casi improvisados- a que la población se congregara y 
en un acto de reapropiación comunitaria, pudiera requisar el control de sus vidas. Así se 
fundó la Policía Comunitaria de Nuevo Balsas, literalmente, en un santiamén que superpuso 
a la valentía sobre la incertidumbre del "¿qué podría pasar si nos rebelamos?".

Durante esa insurrección armada, la gente desterró a Uriel Wences Delgado "La Burra" y a 
cada uno de las personas ligadas a La Familia Michoacana. Se dieron jaloneos y percances 
en los límites del pueblo con la policía estatal, federal y el ejército mismo. En sí, el 
proceso de conformación de la PC ha sido interpretado por sus integrantes como un 
"pleito-diálogo". No existe confianza plena en el gobierno, porque "el gobierno no nos 
aceptó del todo porque se supone que ellos salvaguardan el orden", comenta en entrevista 
el comandante de la  PC.

Comunitarios en un rondín por la noche de un caluroso enero de 2017. Fotografía: Demián 
Revart / Ruptura Colectiva (RC).

La PC ha realizado trabajos rigurosos de autoconciencia para entender que siguen viviendo 
en un estado de vulnerabilidad y por eso, entienden la importancia de la resistencia. 
"Sabemos que el gobierno domina, por eso nos peleamos con ellos porque poseen armas buenas 
y largas: cuernos de chivo, lanzagranadas, calibres 50 (...) que son armas exclusivas del 
ejército pero incluso los policías que rondaban aquí las traían", cuenta otro de los 
integrantes de la PC.

Sin embargo, con el tiempo el asunto de la seguridad se moldeó más a la autonomía 
normativa de Nuevo Balsas, por lo que la tranquilidad es la nueva fragancia del pueblo.

El comandante de la PC relata que previamente a la formación de este órgano de seguridad, 
"ocurría una incursión violenta de estos grupos cada semana, y sí, la gente sólo andaba 
pensando a quién le tocaría mañana ser la próxima víctima". En la escalada más bárbara de 
violencia, ocurrieron 36 secuestros y 4 desapariciones forzadas en sólo un año y medio. 
Las cantidades por el rescate iban de entre 20,000 y 50,000 pesos, aunque aparentemente 
parezca poca cuantía, esto figuraba meses y meses de ahorros para los pobladores.

Las estadísticas sí funcionan en este caso. Entre diciembre de 2013 e inicios de 2017, 
sólo se han dado entre 4 o 5 actos delictivos, yendo de delitos menores a algunos otros 
graves (extorsiones e intentos de secuestro) en lo que son Nuevo Balsas, Fundición de 
Limón y Atzcala, lo que demuestra que se ha reducido drásticamente la violencia en una 
región entera, pero aún existe una minúscula intención, tanto de la Familia Michoacana 
como de los Guerreros Unidos, por seguir extrayendo comisiones de los pobladores y a los 
dueños de la mina. Si dibujamos estos reducidos casos de violencia en una imagen para 
darnos a la idea del cambio de metodología del narcotráfico, se cuenta que "ellos nada más 
llegan de repente a los límites de nuestro territorio y hacen sus cosas ‘a la malagueña'", 
lo que significa que existe un gran temor hacia la PC y el pueblo organizado. ¿Cuánto 
habrá declinado su negocio al ser expulsados, con todo el odio de la gente, para intentar 
ingresar de nueva cuenta a la localidad?

Integrantes de la PC rescatan a uno de los secuestrados del 7 de febrero de 2015 y le 
brindan auxilio médico.

Tres sucesos para forjar carácter

De mi investigación, recobro tres eventos en los que los dos cárteles predominantes 
intentaron desarticular la organización pueblo-policía comunitaria para volver a penetrar 
en este territorio, mas sin en cambio, "tomaron una prueba de su propia medicina" y han 
fortalecido la autonomía de acción en Nuevo Balsas. La memoria no debe olvidarse

1) El cobarde asesinato de Rogelio Hurtado (principal fundador de la PC) el 10 de enero de 
2014 por una emboscada de La Familia Michoacana en los primeros días de funcionamiento de 
este nuevo proyecto, es digno de ser mencionado antes de los dos siguientes hechos.

2) El 7 de febrero de 2015 ocurrió un suceso muy polémico, un comando armado realizó un 
retén en la "Curva del Dulce", tramo de la carretera Nueva Balsas-Cocula que conduce al 
poblado de Olea, secuestrando una combi con 18 civiles, 12 de ellos contratistas de la 
Minera Media Luna provenientes en su mayoría del norte del país. Los medios oficiales y de 
"investigación imparcial" responsabilizaron de una forma muy sosa a los cárteles culpables 
(diciendo con temor en sus titulares que "los pobladores dicen que tal cartel" ó "acusan a 
La Familia pero..." etc. y no mediatizando esa incuestionable verdad ante las 
declaraciones del Estado) mientras que los integrantes de la PC enfatizaron una y otra vez 
que esto fue un suceso perpetrado por "La Burra" -ya que conocen muy bien sus nexos y 
metodologías criminales- y La Familia Michoacana.

Un día después del secuestro, La Burra dejó libre a una persona que transmitió, 
literalmente, un mensaje para todos los que lo buscaban: "vengo por mi dinero, el de la 
mina y de los pobladores"[4].

El rescate se llevó a cabo sin la participación de las fuerzas federales ni del ejército, 
limitándose estos a resguardar parte de las carreteras aledañas. Cuenta la PC que ese día, 
encontraron a los rehenes en la parte alta de un cerro y que sus raptores, al ser 
superados a razón de "10 a 100", huyeron despavoridos, pudiendo liberar a los 
secuestrados. Otros 2 tuvieron que pagar el rescate.

3) El 21 de mayo de 2016, cinco extorsionadores provenientes de Iguala y adheridos a la 
estructura ‘de cobro' de Los Guerreros  Unidos, fueron capturados y atados en la explanada 
del poblado. Fueron identificados como: Adriana Rodríguez Fierro de 24 años, Zaira Juárez 
Hernández de 19, Maritza Juárez Hernández de 25, Asahel Benjamín Ramírez García de 39 años 
e Isaac Soto Estrada de 18 años. La gente les arrojó gasolina y casi los linchaba, pero 
negociaron su entrega a las autoridades estatales después de varias horas de duda, pues 
"casi siempre dejan libres a estos delincuentes y más cuando son del crimen organizado".

En venganza, el cártel inició un operativo silencioso de amenazas el 24 de mayo contra 
transportistas, maestros foráneos, camioneros, comerciantes de pescado y vecinos de otras 
comunidades, diciendo que "su vida corre peligro si se acercan a Nuevo Balsas". El grupo 
culminó este "plan maestro" bloqueando el paso de las salidas del pueblo hacia el centro 
de Cocula, además de otros caminos rurales. "Parecía un pueblo fantasma, todas las 
escuelas cerradas (José María Morelos y Pavón, Amado Nervo y el Jardín de Niños "Thomas 
Alva Edison"), no llegaban los alimentos, sólo la gente de la mina. Los únicos activos 
eran los de la policía comunitaria".

Con el tiempo, la vida productiva y social volvió a la normalidad, demostrando que la 
perseverancia deliberativa de no dejar el proyecto de seguridad autónoma era lo primordial.

Re-tejer lo que la violencia nos arrebató
En la ladera positiva, el tejido social se recompone poco a poco. Volvieron las fiestas y 
las ferias tradicionales de a principios de enero, a lo que el comandante expresa que 
"ahorita ya hay gente en la noche, hace 3 años era como un toque de queda, a las 7 pm, 
todos estaban en sus casas y nadie salía hasta el siguiente día". Al igual con la llegada 
de nuevos vecinos de la minera, la gente originaria se "está poniendo a la moda", es 
decir, el ingreso a la vida comunitaria de oficinistas y profesionistas que actúan y 
visten de una manera más cosmopolita, permite una interacción cultural entre ambos sectores.

Algunos pobladores, comentan incluso que sus hijas "ya no piden permiso para salir de la 
casa, muchas trabajan más tiempo para comprarse uno de esos celulares ‘touch' y les agrada 
conversar con los trabajadores y demás personal de la mina".

La PC no tiene equipamiento oficial ni salarios, por lo que se conforma por voluntarios de 
todas las edades y oficios, hay pescadores, campesinos y estudiantes. La edad mínima de 
ingreso es de 16 años, con la previa autorización de sus padres. Actualmente sigue 
operando noche tras noche, recibiendo a periodistas y escritores -como nosotros- de una 
forma muy afable y abierta para conocer la historia que he decidido redactar.

Las camionetas de la PC no son especializadas para las tareas de vigilancia, se han ido 
adaptando con accesorios y rótulos en caso de un enfrentamiento armado. Fotografía: Demián 
Revart / Ruptura Colectiva (RC).

  III:

Corolario (y una pizca de optimismo)
Me hubiera gustado en demasía titular este texto como "La Policía Comunitaria de Nuevo 
Balsas, el pueblo que derrotó al narcotráfico (y la incertidumbre)" pero pecaría de 
optimista, sin embargo, no dejo de serlo, porque el ejemplo de valentía que hoy impregno 
en estas líneas.

Recurro a la experiencia propia de pisar estas tierras. Hay una esencia muy distinta a 
toda la conflictividad escrita, el bloqueo económico se ha eliminado, las rutas de 
transporte pasan más seguido por el poblado y como mencioné en unas partes, "la gente ya 
está en las calles y se siente segura".

Eso sí, la guerra -simbólica- sigue latente, y desde cada entrada, calle, hogar y rincón 
de Nuevo Balsas, se escucha un #NoMásUnGuerreroSinNosotros.

Notas y referencias críticas
[1]La principal fuente del texto proviene de la información directa recogida en 
entrevistas y diálogos realizados los días 2, 3 y 4 de enero de 2017 con pobladores e 
integrantes de la Policía Comunitaria que han preferido guardar el anonimato.

[2]Todas ellas, claves en la formación de la Policía Comunitaria y su lucha contra el 
narcotráfico, tanto por los sucesos del 7 de febrero de 2015 descritos en el siguiente 
apartado, la coordinación táctica entre los órganos de seguridad independiente a las 
policías y el ejército, y en última instancia, por su ubicación geográfica.

[3]En remembranza de la anécdota que cuenta el compañero historiador Víctor Hugo Sánchez 
Reséndiz sobre la riña entre los pobladores adscritos a la Junta de Aguas del Amatzinac 
que cargaban armas simples, contra los pobladores de la parte alta donde incursionó 
fuertemente el narcotráfico y daba armas largas a las células en diversos pueblos de 
Tetela del Volcán.

[4]"Suman 18 los secuestrados por comando en Cocula; culpan a operador de La Familia", 
Proceso, Ezequiel Flores Contreras, 7 de febrero de 2015. 
http://www.proceso.com.mx/395330/suman-18-los-secuestrados-por-comando-en-cocula-culpan-a-operador-de-la-familia

http://rupturacolectiva.com/nuevo-balsas-el-pueblo-rebelde-que-le-declaro-la-guerra-al-narcotrafico/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca