(ca) cnt valladolid es: Maternidad subrogada o la compra de "mini-yos"

a-infos-ca en ainfos.ca a-infos-ca en ainfos.ca
Jue Ago 3 07:07:32 CEST 2017


La CNT de Valladolid comparte argumentos contra el último caramelo envenenado de falsa 
libertad difundido por quienes hacen propaganda del orden establecido: la libertad 
aparente del "alquilar vientres", conseguida a costa de la libertad y bienestar de muchas 
mujeres. ---- Son muchos los motivos por los que la llamada "eufemísticamente" maternidad 
subrogada no debería legalizarse o regularse. Es obviamente un nuevo ataque a la dignidad 
de las mujeres, una forma más de explotarlas y de aprovecharse de situaciones de pobreza y 
por tanto de la inferioridad de condiciones y oportunidades. Otra manifestación del modo 
en el que se producen las relaciones de poder y de dominación que el patriarcado 
capitalista ejerce sobre las mujeres, que intenta camuflarse con denominaciones 
eufemísticas y engañosas, con el fin de satisfacer el ego y ansias de transcendencia de 
algunas personas.

Es interesante aclarar que la Subrogación es un concepto que en derecho hace referencia a 
la delegación o reemplazo de competencias hacia otros. Eso significa que previamente 
alguien tiene que poseer esas capacidades o competencias para transferirlas a otra 
persona.  Y aquí estamos hablando,en general, de personas incapacitadas para gestar hijos 
o reproducirse, ya sea por impedimentos biológicos, ya porque su desarrollo sexual se lo 
dificulta o impide. Por lo tanto dejemos de hablar de "subrogación", pues no se puede 
transferir una capacidad que no se posee.

El concepto de Subrogación tiene su traslado al mundo "productivo" dentro de este modelo 
de explotación capitalista y patriarcal.  El art. 44 del Estatuto de los Trabajadores, 
sobre sucesión de empresas, posibilita que se pacte la "Subrogación de las trabajadoras" 
cuando se cambia la empresa que presta el servicio, o se dan cambios de empresa.  Se logra 
con ello garantizar que las trabajadoras continúen en sus puestos de trabajo aunque haya 
cambiado el patrón.

El que actualmente se aplique esta palabra -"subrogación"- a la maternidad, dentro de un 
contexto mercantilista y de explotación, nada tiene que ver con lo laboral y sí mucho con 
el estatus y posición que se adjudica a la mujer en el patriarcado capitalista, como un 
producto más, objetivizada y mercantilizada hasta el extremo de producir en su útero un 
ser que nada lleva de la mujer (en teoría no tiene ninguna relación genética con lo que 
gesta), salvo su tiempo y salud.

Las primeras mujeres en prestarse a tener hijos de otras personas fueron mujeres pobres de 
países pobres, que vieron en esta opción una forma de obtener recursos económicos para 
sacar adelante a sus propios hijos. La desesperación y la pobreza llevaban a algunas 
mujeres a vender a un hijo para sacar al resto adelante, así que ¿por qué no parir para 
otros y ejercer de incubadora? Pero las condiciones de vida y salud de estas mujeres no 
eran las más deseadas, ni tampoco las garantías sanitarias de estos países, sin olvidar lo 
peligrosos que son sus mosquitos y chinches que traen mal "dengue" que te mata. Esto ha 
llevado a quienes demandan  este servicio -cómodos residentes de países desarrollados- a 
buscar una oferta de mujeres en sus países de residencia donde no es legal comprar 
mini-yos,  y por lo tanto a emprender acciones para lograr legalizarla.

Quienes defienden la maternidad subrogada, hablan descaradamente y sin vergüenza alguna 
del "derecho a la paternidad/maternidad", de modo que parece que quienes nos oponemos a 
ello les estamos negando su derecho a ser padre o madre,  y no es así.

Lo que realmente desean establecer como derecho no es ser padre o madre, sino reproducirse 
genéticamente, transferir sus genes a un nuevo ser. En muchos casos, ser padre o madre 
parece que les importa un pimiento si la criatura no lleva sus genes. Desean perpetuar su 
estirpe y su sangre. Y esto no puede elevarse a la categoría de "Derecho".

No confundamos las cosas entonces. Es un derecho vivir dignamente, poder hacerlo bajo 
techo, alimentarse adecuadamente, acceder a la educación, a la sanidad, tener un medio de 
vida digno, disfrutar de vacaciones pagadas...   Y es un "deseo" vivir en un ático con 
piscina o en un chalet en el campo, comer langosta y percebes, estudiar en el extranjero, 
e irse de vacaciones a la otra parte del mundo.

La diferencia es clara. La maternidad/ paternidad es un derecho al que podemos libremente 
optar, o bien renunciar a él -aunque haya quien se empeñe en prohibir el aborto-. Sin 
embargo tener descendencia que lleve nuestros genes no es un derecho, es un deseo que no 
todo el mundo puede ver satisfecho.

Si lo que necesitasen estas personas fuera desarrollar sus ansias maternales y paternales, 
bien podrían adoptar y pelear para que los procesos de adopción fueran más sencillos, sin 
tantas trabas. Hay miles y miles de niños y niñas en situación de orfandad o de abandono, 
y necesitan padres y madres que los cuiden y preparen para la vida

En el mundo salvaje y natural sólo transfiere sus genes el "macho de la manada", y en el 
mundo salvaje y patriarcal-capitalista  quien buenamente puede y quiere y, como estamos 
viendo, quien tiene dinero para alquilar el útero de una mujer, comprando así la 
trascendencia genética, es decir:  su"mini-yo".

Hay quien argumenta a su favor mirando por los recién nacidos mini-yos. .Hablan de 
reconocer al bebé y darle un estatus "legal", con derechos de ciudadanía en el país de los 
padres/madres -alguna solución habrá que darle a esas nuevas criaturas que no tienen 
responsabilidad alguna-,  o quienes piensan que es necesario legalizarla porque  ya existe 
esta práctica regulada en otros países.  Pero la ablación es también legal en algunos 
países y se practica en muchos otros donde no lo es, como sucede con la esclavitud, el 
trabajo infantil, etc. ¿Vamos a regular su práctica por ello?

Crear un marco legal para permitir la maternidad subrogada es inadmisible. Significa dar 
un paso más en la explotación de las mujeres y continuar consolidando las relaciones de 
dominación imperantes,  capitalistas y patriarcales, cerrando los ojos ante la pobreza. 
Supone mercantilizar totalmente la vida humana y dar status de  "derecho" a lo que no es 
más que un deseo ególatra.

Para luchar contra las falsas libertades del capitalismo patriarcal, y para mucho más, 
#CuentaConCNT

La última ilustración de este artículo es de un grupo feminista argentino, Artemisas. Las 
anteriores son de Gerd Arntz, grabador que intentó hacer con su arte una radiografía de la 
Europa que parió el fascismo y que resulta de extraña actualidad.

https://www.cntvalladolid.es/maternidad-subrogada-o-la-compra-de-mini-yos/


Más información sobre la lista de distribución A-infos-ca