(ca) Primero de Mayo de 2011: Contra la explotación y opresión capitalista - ¡Acción Directa y Solidaridad!

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Tue Apr 26 22:54:01 CEST 2011


En el momento en que escribimos, hay guerras en Libia, Costa de
Marfil, Irak y Afganistán, revueltas en el Magreb y Oriente Medio y
los trabajadores de todos los continentes están resistiendo los
intentos de imponer medidas de austeridad. Los poderes capitalistas
están peinando desesperadamente todos los rincones del globo en busca
de un aumento de beneficios y por el control del mercado, mientras se
mantienen unidos en su determinación de declarar la guerra a la clase
obrera. Ésta es la verdadera realidad del capitalismo global ¡muerte,
destrucción y ataques implacables a los derechos y condiciones
salariales de la clase trabajadora! --- Mientras celebramos el Primero
de Mayo debemos recordar que la globalización no es nada nuevo. Entre
1870 y 1914 el capitalismo atravesó un periodo similar de expansión
global. Entonces, como ahora, el capitalismo usó las fuerzas de la
globalización para atacar a los trabajadores, lo que condujo a una
revuelta mundial por parte de la clase obrera. El origen del Primero
de Mayo data de hace 125 años. En Estados Unidos, el 1 de mayo de
1886, se lanzó una huelga en apoyo de la jornada de 8 horas. Durante
esta campaña, una bomba fue lanzada a una manifestación en Chicago, la
policía arrestó a varios anarquistas que habían destacado en la lucha
por la jornada de 8 horas.

Los arrestados eran claramente inocentes, pero cuatro de ellos fueron
ejecutados por el estado mientras otro murió en su celda,
presuntamente suicidándose. La ejecución de los cuatro hombres, que
llegaron a ser conocidos como los Mártires de Haymarket, hizo saltar
la chispa de las protestas obreras masivas por todo el mundo, lo que
hizo que el Primero de Mayo fuera declarado día internacional de los
trabajadores, en conmemoración del sacrificio de los cuatro hombres
asesinados. En este Primero de Mayo, no debemos simplemente recordar
el sacrificio de los Mártires de Haymarket, sino también celebrar el
internacionalismo del primer movimiento obrero que llevó a protestas
masivas contra su ejecución.

Y, en el día internacional de los trabajadores, podemos poner el
corazón en el hecho de que el espíritu de la revuelta está emergiendo
de nuevo en la clase obrera. Los trabajadores de Oriente Medio y del
Norte de África se levantaron contra las dictaduras, el paro en
aumento y la creciente pobreza. En Winsconsin (EEUU) la lucha contra
el intento de destruir la negociación colectiva ha llevado a una
protesta internacional. En Bolivia hay en la actualidad una huelga
general contra las reformas neoliberales y en demanda de un aumento de
salarios. También por toda Europa ha habido protestas contra los
recortes, ocupaciones en Londres, huelgas y protestas en Grecia,
Francia, España, Italia, Portugal, Irlanda, etc.

Estas movilizaciones están demostrando una vez más el poder que tiene
la gente común para producir un cambio a través de la
auto-organización y las acciones propias. Puede haber luchas de futuro
si van más allá de cambiar un régimen y/o gobierno por otro. Los
gobiernos por su propia naturaleza intrínseca están ahí para servir a
los intereses de la dictadura económica capitalista. ¡El cambio real
vendrá cuando los trabajadores organicen sindicatos libres y
luchadores, que reten a todo el sistema capitalista de explotación y
opresión!

El capitalismo, impulsado por la codicia, se adapta constantemente y
evoluciona para proteger sus intereses. Por todo el mundo, el
capitalismo está imponiendo el trabajo a tiempo parcial, contratos de
empleo flexible y horario flexible para los trabajadores. La necesidad
de ajustar constantemente la producción es lo que guía al capitalismo,
creando un ejército de trabajadores a tiempo parcial que pueden ser
contratados y despedidos a voluntad y que harán cola para pedir
trabajo. Esto ha llevado a un aumento en todo el mundo de las Empresas
de Trabajo Temporal, atraídas por los beneficios masivos que se pueden
lograr a través de la explotación de trabajadores que no pueden
encontrar un empleo permanente.

La globalización convierte al proceso de producción en vulnerable de
ataque. La resistencia de la clase obrera en un país interrumpe la
cadena de producción, lo que conlleva resultados de pérdidas en otros
países. Esta vulnerabilidad está forzando un cambio en el pensamiento
militar. Al igual que el capitalismo se hace más internacional, otro
tanto debe ocurrir con el poder militar que lo defiende. Bajo la
globalización, los ejércitos del estado ya no son fuerzas estáticas
que están allí para proteger las fronteras. El ejército capitalista
moderno debe ser altamente movible, estar preparado para responder con
rapidez, y con abrumadora brutalidad, a cualquier “interrupción” sin
que importe el país en que ésta pueda ocurrir.

El Nuevo Concepto Estratégico de la OTAN acordó el año pasado
establecer cómo occidente puede combatir todas las amenazas, y no
solamente las “militares”… Y, tal como estamos viendo ahora, cuando la
tragedia de Japón está afectando a la producción de compañías como
Toyota por todo el planeta, la amenaza del capitalismo global no se
limita simplemente a incomodar a los obreros. El documento de la OTAN
delinea cómo se pueden neutralizar amenazas potenciales, sea en la
forma de ciber-ataques, ataques terroristas, los efectos del
calentamiento global o el riesgo derivado de catástrofes naturales.

Para alcanzar su propósito, el capitalismo global busca extender el
poder del estado a todos los aspectos de nuestras vidas. El dominio
privado no es “privado”, y todos son sospechosos hasta que se
demuestre lo contrario. Este capitalismo cada vez más totalitario aún
necesita organizaciones leales, subvencionadas, así como partidos
políticos parlamentarios, para mantener una ilusión de “democracia”.

La opresión en el interior va de la mano de la expansión en el
exterior. La globalización conduce a una competición creciente entre
los bloques capitalistas. Y la competición entre las naciones en
desarrollo y el, una vez, todopoderoso capitalismo occidental va en
aumento. Como el poder económico de Estados Unidos se encuentra en
decadencia, este país se irá haciendo incluso más dependiente de su
masivo poder militar para mantener su dominio, incrementando así la
amenaza de guerras capitalistas.

Al confrontar al capitalismo global, la clase trabajadora
internacional no solamente debe luchar contra la explotación
capitalista y la opresión del estado –se debe oponer a todas las
guerras del capital. Las guerras capitalistas ponen a un trabajador
contra otro trabajador y llevan a una total carnicería de la clase
trabajadora. En la lucha de los trabajadores debe ser central el
anti-militarismo, el espíritu de oposición a la máquina de guerra
capitalista.

Como anarcosindicalista, la AIT está comprometida con la organización
contra los males de la explotación y la opresión y tiene una larga
tradición en anti-militarismo. Nuestro internacionalismo está basado
en la lucha de clases y el apoyo mutuo. Rechazamos la idea del estado
nacional y lo consideramos un medio de dividir a los trabajadores en
interés del capitalismo. Estamos a favor de la auto-organización;
nuestro esfuerzo como trabajadores procede de nuestra capacidad de
organizarnos, de la solidaridad de clase y de la acción directa que
empleamos contra el capitalismo y el estado.

La AIT rechaza la colaboración de clase en todas sus formas. Los
comités de empresa y otros cuerpos corporativos, basados en la
cooperación social, son medios para socavar la lucha de clases. Las
subvenciones del estado están diseñadas para socavar la acción y la
organización independientes por parte de la clase trabajadora. Nuestra
forma de organizarnos se expresa a través de estructuras federalistas
democráticas, basadas en delegados revocables.

Para la AIT, la lucha de clases no es una abstracción teórica, sino un
hecho de la vida diaria de los trabajadores. En los últimos años, la
AIT ha organizado incontables campañas internacionales en apoyo de los
trabajadores en todas partes del mundo. En la fase previa al Primero
de Mayo de este año, la AIT ha lanzado unos “Días anarcosindicalistas
internacionales de lucha contra las fronteras y en solidaridad con los
trabajadores inmigrantes”. Es una campaña contra la explotación brutal
de los trabajadores inmigrantes por parte del capitalismo.

Y en la medida en que la AIT crezca y se difunda, nuestra lucha contra
el capitalismo se intensificará. Para nosotros, la única relación
posible entre trabajador y jefe, es la lucha de clase. Y la lucha de
clase debe ir en aumento hasta que el estado sea barrido por la
solidaridad de la clase obrera internacional ¡para ser sustituido por
la federación libre de asociaciones obreras basadas en el comunismo
libertario!

¡Es en este espíritu de verdadero internacionalismo que, en el Primero
de Mayo, la AIT envía sus saludos y apoyo a todos los trabajadores
comprometidos en la lucha contra la explotación y la opresión!

Contra la explotación y opresión capitalista - ¡Acción Directa y Solidaridad!
¡Viva la AIT y el Anarcosindicalismo!

Oslo, 26 de abril de 2011
Secretariado de la AIT

www.iwa-ait.org


More information about the A-infos-ca mailing list