(ca) [Argentina] Las contradicciones del oficialismo y las tareas del clasismo

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Thu May 28 01:30:40 CEST 2009


Contexto latinoamericano

Un hecho destacado de la I Cumbre Energética Sudamericana representa el
acuerdo de que Venezuela y Bolivia pongan a disposición de los países
sudamericanos sus principales recursos naturales, petróleo y gas. En un
contexto en la que varios especialistas pronostican que los principales
conflictos en adelante estarán relacionados con la posesión de dichos
recursos, esto no representa un dato menor. La efímera visita del
presidente de EEUU a Brasil y Uruguay constituye un aspecto de la
decadencia de su figura y una expresión del deterioro de la hegemonía del
imperialismo yankie. Trata de buscar aliados de su patio trasero,
acordando con Brasil el desarrollo de biocombustibles con la intención de
mostrar una perspectiva de independencia al petróleo venezolano.

Este movimiento pendular inicialmente de Uruguay y recientemente de
Brasil, entre el MERCOSUR y afianzar procesos bilaterales con EEUU, si
bien generan tensiones, por ahora es tolerado por la región. Si bien la
victoria de Correa en Ecuador alienta la continuidad de un proceso
antiimperialista, no menos cierto es que la necesidad de atender las
consecuencias de las políticas neoliberales de los 90’ y romper la
dependencia económica con el imperialismo, requiere de recursos naturales
y tecnológicos que no cuentan los países que motorizan este proceso. Y acá
es que aparecen los negocios de Techint, Roggio, Pescarmona, Grobocopatel
y Macri en Venezuela.

Como vemos estamos ante una situación regional que permite un marco de
debate interesante, pero que lo pasos en falso pueden ser letales.

El gobierno de Kirchner, sin ninguna perspectiva antiimperialista, no es
ajeno a este escenario.

Tensar las contradicciones

Arranca marzo con nuevas discusiones paritarias, en un contexto de
crecimiento de la rentabilidad de los monopolios industriales y agro
exportadores , continuidad del superávit en materia fiscal, y una
acumulación de divisas en el Banco Central que supera los niveles
pre-crisis. En este marco, el rol de las conducciones de CGT y CTA, con
sus respectivas políticas, no es otro que contener la lucha salarial
dentro de los acuerdos paritarios. Al igual que el 2006 se reitera el
techo "público" de 19%, condicionando toda lucha salarial. En plena
campaña electoral y ante la posibilidad de que el FPV (con el aparato
peronista y sus aliados sociales y políticos) renueve su mandato y
consolide su fuerza, a Kirchner le interesan los números. De ahí el
control de precios de determinados productos, la intervención al INDEC, el
techo salarial hasta la contención de las tarifas de los servicios.
Pero no todos lo números le juegan a favor.

Y acá vemos algunas de las contradicciones que muestra este proceso de
ofensiva burguesa representada por Kirchner. Si bien el desempleo bajo
considerablemente, el trabajo en negro con un pico que rozo el 50% de los
trabajadores en lo peor de la crisis descendió solamente a un 43% en la
actualidad. Casi 5 millones de personas ganan en promedio menos de la
mitad de los trabajadores en blanco, sin ninguna cobertura social, seguros
por accidentes laborales ni a la posibilidad de acceder a una jubilación.
"Estiman que en el 2007 se venderán 500000 autos" titula Clarín ,
alcanzando los niveles de producción de 1998. No solo mayor producción,
también mayor productividad, lo que implica un mayor disciplinamiento de
la fuerza de trabajo.

Sin la mínima intención de revertir la estructura montada en los 90’ y
para contener el incremento de tarifas, el gobierno destino $115 millones
en el primer bimestre del 2005 mientras que en los dos primeros meses del
2007 desembolso $541 millones en subsidio al transporte publico nacional,
sin controlar calidad y seguridad en los servicios, solo garantizando el
lucro privado. Mientras tanto el básico de un docente en la provincia de
Buenos Aires es $520 y en Santa Cruz $160.

Las limitaciones del reformismo sindical

La situación del sector docente en el ámbito nacional muestra el limite
hasta donde la política conciliadora de la CTA-CTERA puede estirarse.
Yasky, en su lamentable rol de asesor educativo del gobierno, acuerda un
"piso" salarial ($1040) que no contempla las diferencias salariales de
cada provincia, consolida el salario en "negro" y avanza con el
achatamiento de la escala salarial. Le garantizo a Filmus, ministro de
Educación y candidato por el FPV, evitar dar un traspié en su campaña
electoral garantizando el inicio de clases a nivel nacional, a pesar de
que ocho provincias estaban en conflicto por discusiones saláriales. Así
es como CTERA, en su nuevo rol de paritaria nacional, deja a cada
provincia a su propia suerte, en sintonía con un criterio del gobierno
nacional, el problema salarial de cada provincia es de su propia
incumbencia. El paro nacional de CTA del 9 de abril, como respuesta a la
represión en Salta y Neuquen (y el posterior asesinato de Fuentealba),
disocio el masivo repudio a la represión a los trabajadores de la
necesidad de iniciar un plan de lucha nacional con eje en el salario.

Mientras que Sobisch, oposición electoral por derecha al kirchnerismo, era
el blanco de la bronca popular y de la propia CTA-CTERA, esta en un
consentimiento al gobierno nacional y de cara a las elecciones de octubre,
hace la "vista gorda" al conflicto estatal en Santa Cruz. La crisis actual
en esta provincia K, como "continuidad" del conflicto del 2006 con los
petroleros, revela las limitaciones y contradicciones de la política
oficialista.

Construir una alternativa de Clase

Ante esta situación, el único agrupamiento de trabajdores/as con una gran
potencialidad clasista, el MIC, no puede avanzar por las discusiones
desgastantes de "mesas chicas". Hay mas preocupación en cerrar una mesa o
dirección que un genuino y permanente desarrollo regional y de base. Y en
este giro es donde el MIC puede consolidar esa potencialidad. Insistimos,
desde una perspectiva de acumulación de clase, en la necesidad de
desarrollar una corriente clasista en el seno del movimiento obrero,
nutrida por agrupamientos, tendencias y/o militantes.

En otro nivel y en este proceso de politización que representa un contexto
electoral (con una posible polarización entre el oficialismo y la
centro-derecha), los agrupamientos con intención revolucionaria debemos
sentar posición, intervenir conjuntamente mostrando una opción de
independencia política y antielectoral.

Organización Socialista Libertaria




More information about the A-infos-ca mailing list