(ca) [Uruguay] Escuelita sindical en Paysandú

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Fri Jan 16 22:02:04 CET 2009


En el correr de este año se fue desarrollando una experiencia en el
departamento, una coordinación de sindicatos que funcionó al margen del
Plenario Departamental del PIT-CNT; estuvieron dentro del Plenario,
estuvieron en la directiva, estuvieron fuera, y ahora están al margen pero
han coordinado con el Plenario para realizar alguna acción en conjunto.
"¡Divisionistas!” gritaron algunos, "no, clasistas" dicen ellos.
Conversamos de estos temas con dos compañeros trabajadores curtidores,
integrantes de la UTP (Unión de Trabajadores de Paycueros).

Rojo y Negro: ¿Cómo está la situación laboral en Paysandú?

Martín  Andrada: Jodida, muy  jodida.  Hace  una semana  más  o  menos, 
sale  el  Secretario  de Promoción  y  Desarrollo  de  la  Intendencia
preocupado  por  la  situación  de  que  acá  no  ha mejorado  la 
situación  laboral,  ¿recién  ahora  se dan  cuenta  que  los  puestos 
prometidos  no  han llegado?

Y esto se agrava más ahora con esto de la  crisis.  Los  compañeros  de 
Paylana  que pasaron más de 200 al seguro de paro. Nosotros en  Paycueros 
estamos  desde  agosto  perdiendo los  días  sábados  de  trabajo.  La 
situación  está siendo difícil y todo indica va a ser peor. PILI con
problemas,  hace  rato  que  los  patrones  hacen  lo que quieren. Los
compañeros de  la construcción, y  las  muertes  de  trabajadores  que 
siguen ocurriendo.

Los  otros  días  los  del  Plenario corregían  a  los  trabajadores de la
forestal, y les decían “no, no quedan tantos en  la calle, quedan 18 no
más” Dieciocho familias quedan en la calle, y  lo  decían  como “no, no
era tanto” y eran 18! ¿Vos viste la visión que  hay en el movimiento
sindical en algunas  partes? Por eso nosotros decimos (y por esto  hemos
sido siempre criticados) que el problema de uno es de todos, y es  la 
manera que tenemos de solucionar las cosas.

RyN  ¿Y particularmente en Paycueros cómo está la situación?

Rafael Márquez: En particular nosotros iniciamos un proceso de luchas y de
cambios antes de que el Frente Amplio llegara al gobierno, y te digo esto
porque muchos dicen  “con este gobierno fortalecimos el movimiento
sindical”. Nosotros vivimos la  experiencia de ser trabajadores
tercerizados, y siempre nos llamó la atención el tema  del sindicato, pero
había mucho miedo.

Después un importante grupo de compañeros tomamos la iniciativa de
afiliarnos al  sindicato y logramos revertir en poco tiempo el tema de las
tercerizaciones en
Paycueros. Logramos  que  la plantilla que estaba afectada directamente a
la producción pasara  a  ser  trabajadores de la empresa, luego logramos
que eventuales  fueran efectivos, y ahora  lo único que queda es la gente
de limpieza que son unas 30 personas, pero que igual cobran el laudo de
curtidor. Acá somos un poco más de 500 trabajadores y tenemos una buena
cantidad de afiliados al sindicato, alrededor de 420. La situación
especial de este año cuando la empresa nos dice que por la crisis va a ir
gente al seguro de paro, y tuvimos que aceptar reducir la jornada laboral
para que no fuera nadie al seguro.

Pero la más jodida se va a venir el año que viene, cuando venga la crisis
propiamente, que la han querido maquillar de  todos  lados, por parte de
los representantes políticos; y sabemos que la crisis va a afectar a los
trabajadores.

M.A.: Capaz que el gobierno inyecta plata para salvar a las empresas, pero
¿se  acordarán de nosotros? No ha habido gobierno que no haga pagar las
crisis a los  trabajadores. Y acá la vamos llevando, ahora hicimos una
rifa, y con lo recaudado hicimos unas canastas para todos los compañeros.
Esto de salir y de enfrentar la crisis entre nosotros de forma solidaria
creo que también  tiene  otro  gusto... Y también porque estamos apostando
a la confrontación, acá no podemos hablar de que vamos a hacer no sé
cuando un programa de movilizaciones y  no  sé qué; tenemos que hacer un 
programa para confrontar al enemigo, y el enemigo son los patrones y el
gobierno de  turno, no hay otra. Ahí tiene que apuntar el movimiento
sindical, a la confrontación.

RyN: Y en cuanto al plenario departamental del PIT-CNT, sabemos que lo
integraron y...

M.A.: Mirá, hace como un año más o menos que un  grupo  de  sindicatos 
nos  venimos  reuniendo, llegamos a ser 13 sindicatos, pero sabíamos que
cuando entráramos en  la discusión mismo se  iba a  complicar,  y  fue 
así  porque  algunos  al  ser sindicatos a nivel nacional asumieron la
línea que bajó  la  cabeza  de  sus  sindicatos,  por  eso
perdimos  (va,  no  perdimos,  porque  los compañeros  están  ahí). 
Empezamos  a  trabajar juntos  porque  pensábamos  parecido,  y
presentamos  al  plenario  (departamental  del  PIT-CNT)  propuestas  de 
conducción.  Algunas  se aceptaron  y  ahí  asumieron  compañeros  del
Sindicato  de  Payscueros  y  de Azucarlito  que estuvieron  en  la 
conducción. Pero  llega  un momento  que  no  se  puede  convivir.  Te 
critican las  opiniones  como  si  fueran  cosas descabelladas,  te 
critican  hasta  la  manera  de expresarte,  entonces  llegó  un  momento 
en  que dijimos  “no”,  vamos  a  mantenernos  al  margen, cuando 
tengamos  que  salir  a  la  calle  juntos salimos,  y  cuando  tengamos 
que  salir  nosotros solos  vamos  a  salir,  pero  siempre  respetando 
la plataforma de  la Central, no somos divisionistas, tenemos  propuestas 
distintas,  miradas  distintas: Unidad en la acción, en el pensamiento
único no. El pensamiento único no existe. Pero esto no es solo acá en
Paysandú, allá en Montevideo se da, nada más  que  Paysandú  tuvo  otra 
connotación, dijo Basta  y  acá  estamos,  coordinamos  con  el Plenario
Departamental  cuando da  para coordinar. En Montevideo no, allá  siguen
confrontando  de  adentro. Cuando fija un paro la central  nosotros  lo 
hacemos,  pero  con  los condimentos propios; y discutiendo  las cosas, no
acatando por acatar. En el paro anterior, que era por consejos de
salarios, querían hacer un acto en Plaza Constitución, no  tiene sentido,
¿a quién  le vamos a decir algo en Plaza Constitución?

R.M.: Claro,  nosotros  ya  avistando  las  cosas como  se  venían 
hicimos  el  acto  ahí  en  la  zona industrial,  e  hicimos  la 
invitación  abierta  a  quien pudiera o a quien quisiera sumarse.

RyN: ¿La invitación era solo a estar ahí o también a hacer uso de la palabra?

R.M.: Y si no dejamos hablar a los que invitamos, ¿para  qué  los 
invitamos? Claro, la  palabra era para el que la quisiera, había gente que
ya traía proclamas hechas en sus  sindicatos, aquel sindicato que se
acercaba al micrófono a hablar hablaba, y no le leíamos antes el papel que
traía. Y como te decía, elegimos para los actos la zona industrial porque
ese ha sido un lugar de incansables luchas obreras durante años,  donde
siempre fueron explotados los trabajadores por las multinacionales; igual
que  hoy. En ese lugar había que protestar y ahí lo hicimos.

M.A.: Y bueno, también fuimos criticados por eso por  el  tema  de  “la 
unidad”.  ¿Unidad  entonces para qué? ¿A quién tenemos que pegarle? ¡Pero
che, no es un acto patriótico para hacerlo ahí en la plaza! Tenemos que ir
a gritarle a los patrones y al gobierno que está con ellos, no hay otra.

R.M.: A veces escuchamos dirigentes nacionales hablar, porque son finos
oradores ellos, y a la montonera a veces le llega, pero no hay que dejarse
llevar por palabras  lindas. Yo escuché el otro  día  a  un  compañero 
dirigente  de  la  Salud allá,  hablando  del tema de la unidad y cuando
hubo que votar ese paro solidario con los trabajadores  del CASMU y de los
frigoríficos, él mismo dijo que no, entonces de qué están hablando (se
refiere al último Congreso del PIT-CNT). Porque nosotros tenemos una
postura clara acá, si les están pegando a unos ahí vamos todos  y en  todo
caso que no peguen a  todos, o nos  salvamos  o  nos  hacemos  matar  con 
él, vamos hasta lo último, esas son las convicciones de nosotros.

RyN: Acá hubo un hecho que marcó  también esa  diferencia  que  ustedes 
señalan,  fue  con aquella  compañera,  empleada  de  un  motel sanducero,
 que  la  echaron  por  querer  armar el sindicato...

M.A.:  Claro, ahí  estuvieron  las  dos  posiciones distintas,  de  cómo 
encarar  cuando  un  patrón  le pega  a  un  compañero.  Vos  fíjate  que 
hubo dirigentes departamentales  que salieron a la prensa a pegarnos a
nosotros más de lo que le pegaron  a  ese  patrón.  Y  todo  porque 
nosotros (sindicato  de  Paycueros)  al  finalizar  una Asamblea  fuimos 
con  los  300  y  pico  que estábamos y nos metimos pa’ dentro del motel a
gritarle a ese en la cara que era un explotador. Y le  dejamos  bien 
claro  que  hasta  que  no  se
recontratara  a  la  compañera no lo íbamos dejar trabajar, íbamos a venir
a “pasear” todos los días por acá. Y eso  fue lo que lo sacudió, porque
con denuncias en un diario... no sirve.

R.M.: Nosotros  tomamos  la  iniciativa por cuenta nuestra no más, porque
vimos que estaba  fea  la cosa.  Fíjate  que  acá, en  un motel  “de 
prestigio” que  te entren  todos  los días 300 negros a armar relajo... no
le debe de haber gustado mucho, no? Imaginate los clientes... (risas).

Otra  importante  fue  con  los  compañeros  de AZUCITRUS,  nosotros  que 
estábamos  con  el consejo de salarios, hicimos una plataforma con toda 
la  gente  de  la  industria,  e  hicimos  una movida,  de  las más 
grandes  que  se  han  hecho en estos últimos tiempos. E incluso nos
paramos en  la puerta del Telégrafo  (diario de Paysandú), un  diario  de 
derecha  que  en  su  historia  ha apoyado  la  dictadura, a  cuanto 
patrón  exista,  le ha  pegado  a  cuanto  sindicato  hay,  ha  sacado
notas  enteras  de  sindicatos  amarillos. A  ese diario fuimos a
apuntarlo directamente. Y por eso también  fuimos criticados, y es otra de
las cosas más por las que nos dicen divisionistas.

M.A.: Con  este  gobierno  las  cosas  no  han cambiado,  las 
multinacionales  se  han beneficiado, se han extendido  las zonas 
francas, las papeleras, el pago de la deuda externa.
R.M.: A  nosotros  en  el Congreso  nos  pasó  una cosa  muy  especial. 
Llegamos  ahí  y  nos sentíamos   como   sapo   de   otro  pozo,  aparte
andábamos  todos  juntos viste,  y  nos  miraban como  si  fuéramos 
locos,  o  como  si  fuéramos  a atacar a alguien.
Y capaz que éramos sapos de otro pozo no más. Porque  para  mí fue  muy
raro que  ahí  no se discutió  si  hay  trabajadores  en  la  calle,  no 
se discutió  de  la  gente  pasando  hambre,  que  está pasando de verdad
con la educación, ¿sabes de lo  que más  se  discutió? De  si  le  daban 
5  años más  a  este  gobierno  o  no,  y  eso  me  parece lamentable. 
Con  la  cantidad  de  gente  que  hay acá con ganas de trabajar, y no hay
trabajo. Acá no más,  a todos estos  compañeros que  tienen que trabajar 
en  negro,  de  bolseros,  una  cosa jodida  en  Paysandú,  ¿que  le 
vamos  a  ir  a explicar? ¿Que el congreso del PIT-CNT discutió sobre si
hay que darle tiempo o no al gobierno?

Es  así  viste,  nosotros  no  vamos  a  dividir  nada, pero  no  vamos  a
 regalar  los  principios.  Porque acá si hay sindicatos en conflicto y
hay que salir a  la calle vamos a salir, como hemos salido sea quien sea
que esté a la cabeza de ese sindicato, porque no es una cuestión de
dirigentes es una cuestión de clase.

RyN:  Cuenten  un  poco  como  fue, y viene siendo,  la  experiencia  de 
la  Escuelita  de Formación Sindical.

M.A.:  La  idea  empezó  por  querer  profundizar discusiones  y  empezar 
a  formarnos  juntos,  y romper  un  poco  con  algunas  “clases  de
sindicalismo”  en  las  que  hemos  estado presentes,  ahora hasta hemos
escuchado  como iniciativa  de  los  compañeros  del  Plenario, diciendo 
que  hay  “clases  de  sindicalismo” por Internet
  ¡es  una  vergüenza 
hermano!  No,  no, pero  así  estamos,  nos  vamos  deteriorando,  por eso
es que la gente cada vez cree menos en los sindicatos, este  tipo de cosas
asustan. Y  la  idea empezó  por  ahí,  traer  compañeros  que  vengan con
otra mentalidad más abierta, y hemos tenido varios  talleres  este año, 
sobre Derecho Laboral hubo varios, fueron  los primeros esos, que nos
daban como una  introducción y después  incluso hacíamos  debates. Hemos 
traído  economistas, un  compañero  también que  vino  a  hablar  sobre el
 marxismo que creo que es algo que los trabajadores también tenemos que
saber.

Ta,  y  ese  tipo  de  cosas,  sin  ser  pesados  ni aburridos  fuimos 
arrimando  gente,  y fundamentalmente  porque  fomentábamos el debate en
todos los temas, y no aceptar  todo lo que  decían  los  que  vinieran  y 
nada  más.  Y bueno, también recuperamos un poco los locales de  algunos 
sindicatos,  donde  compartíamos  la charla y unos mates,  tortas  fritas,
y se  formaban ambientes  buenos.  El  último  taller  que  tuvimos fue  
con Gonzalo Abella, que nos habló del Artiguismo, y la verdad que ahí la
gente estuvo tres horas sin abrir la boca y sin moverse, aunque  después 
hubo  un  poquito  de  debate igual. Y bueno, y ahí la fuimos llevando.

RyN: ¿Se piensa continuar con la experiencia de la escuelita?

R.M.: Sí, sin duda, ahora estamos  terminando el año, pero el año que
viene arrancamos de vuelta, sí. Esto tenemos que continuarlo por lo que ha
sido, y por  lo que esperamos que sea, que siga llegando a más y más
trabajadores, los mismos con  los  que  nos  encontramos  en  la  calle.
Siempre es bueno fomentar este tipo de cosas.

RyN: Bueno compañeros, muchas gracias por su tiempo.

M.A.:  No  sé  si  se  nos  ha  entendido,  viste  que nosotros  somos
medio entreverado  para  hablar, no somos de  los “finos oradores” que
decía este otro.

R.M.: Es que nosotros no somos mucho de notas así, hacemos prensa a veces
por ahí, pero ta, no es  lo  central,  vos  fíjate  el  bruto laburo que
estamos  haciendo  ahora (se  refiere  a  la distribución  de  las 
canastas  para  los compañeros, en ese momento en el local de UTP había 
unos  25  trabajadores  armando  las canastas)  y  ni  siquiera  a  la 
prensa  llamamos, cuando  hay  otros  que  con  cualquier  cosita  que
hacen se están mandando la parte.

En  este  momento  llega  el  compañero  Marcelo Bóffano  (integrante  de 
esta  coordinación  de sindicatos, trabajador bancario), que llegó tarde a
la  entrevista  debido  al  conflicto  en  su  sector,  pero igual
aprovechó a "meter un bocado" (y salir en la foto).

M.B.: No sé de que estaban hablando exactamente, pero vengo pensando una
cosa y te la voy a decir: qué bueno sería leer y ponerse a discutir a
pensadores como Bakunin por ejemplo, sobre todo para entender este tema de
la unidad, de lo que es y de cómo se construiría la unidad de verdad;
teniendo en cuenta que ahora te meten "unidad  a  prepo". Una de las
trampas en que a veces los trabajadores caemos es pensar "si no estás
conmigo, sos divisionista". Vos fíjate una cosa, estamos viviendo en un
sistema  capitalista, y capaz que no estamos de acuerdo con el oxígeno,
pero tenemos que respirar todos los días, y es difícil pensar como hacemos
para respirar y luchar al mismo tiempo. Pero hay que hacerlo, es lo
principal, y la unidad a  veces puede servir para luchar, por supuesto que
sí, pero viste como es...

RyN: Salud compañeros

EXTRAÍDO DEL Nº4 DE "ROJO Y NEGRO", PUBLICACIÓN ANARQUISTA DE URUGUAY





More information about the A-infos-ca mailing list