(ca) [Costa Rica] A un año del referéndum: la comedia continúa

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Thu Oct 9 10:23:31 CEST 2008


Hoy martes 7 de octubre de 2008, y habiendo transcurrido el primer año de
la concreción de uno de los fraudes más grandes de la historia republicana
de Costa Rica, podemos constatar como los voceros del régimen imperante y
la legión de corifeos que lo siguen se aprestan a continuar protagonizando
su, cada vez más desteñida, comedia de siempre. Se trata de una
representación teatral de la peor calidad y dentro de la cual el
presidente Oscar Arias Sánchez acepta ser humillado por el nuevo embajador
de los Estados Unidos, quien lo reprende por sus declaraciones recientes
en Europa, en las cuales plantea críticas y dudas acerca de la política
exterior de esa superpotencia, además de permitirse lo que calificó como
coquetear con el gobierno venezolano del presidente Hugo Chávez. Todo sea
por obtener una nueva prórroga para la ratificación del TLC CAEU-RD, por
parte de Costa Rica y la entrada de este país centroamericano a ser socio
del imperio, previa certificación del presidente estadounidense. Don Oscar
llega a decir que el nuevo embajador yanki es un amigo de esta pequeña
nación ¿Qué tal si no lo fuera? decimos nosotros entonces

El grupo de cortesanos opera incluso al interior de la Asamblea
Legislativa, conformado por el bloque de los 38 diputados liberticidas y
la parlamentaria número 39, encarnada en la impúdica y hasta ayer diputada
del PAC, Andreíta Morales alguien que, por cierto, terminó por mostrar su
verdadero rostro, después de varios meses de representar un novelón del
peor gusto, no sin antes jugar la vedette nacional por excelencia. Podemos
constatar que simplemente la comedia continúa y que el diálogo de sordos
entablado por el diario La Nación con el resto de los habitantes del país,
no hace sino que proseguir dentro de los términos de un nuevo episodio,
sólo que en esta oportunidad caricaturesco. Apenas ayer, un año atrás
operaron con el memorándum del terror actuando en el terreno para obligar
a los votantes indecisos a tomar el camino, previamente elegido por los
amos de este país, de entregar la soberanía nacional y renunciar a
cualquier proyecto serio de nación para Costa Rica. Pese a ello, hoy se
lamentan de los pobres resultados obtenidos, a pesar de tanto chantaje y
burla a las leyes y a una constitución de la república que se supone
todavía vigente.

Mediante el terror mediático y el concurso descarado de Alberto Padilla de
la cadena de televisión CNN en español, al igual que algunos funcionarios
de la Secretaría de Comercio del país del Norte, el gobierno, las cámaras
patronales y la cínica embajada de los Estados Unidos le vendieron a todo
un sector de la población la idea y la concreción de un miedo pánico de
que podríamos quedar fuera de cualquier trato comercial con ese enorme
mercado.
De esta manera, muchos de los que se aprestaban a votar no, sintieron el
llamado de los amos del norte y cegados por el miedo decidieron, a última
hora, votar que sí. El miedo a la libertad se impuso por el momento,
aunque estamos seguros de que esta larga lucha habrá de dar sus frutos más
temprano que tarde. Nos lo indican, desde ahora, entre otras cosas, la
desesperación de Oscar Arias y sus cortesanos del PLUSC, quienes todavía
no han podido culminar su asalto a la institucionalidad costarricense, a
pesar de tener casi todos los resortes del poder a su favor.

Apenas una semana antes del referéndum, efectuado hace un año, tuvimos una
de las más grandes movilizaciones de nuestra historia cuando miles y miles
de compatriotas llenaron el Paseo Colón y la Avenida Central, las
expectativas de victoria aparecían en el horizonte. Lo que no pudimos
captar, en un primer momento, fue la particular naturaleza del gigantesco
fraude que se estaba gestando y cuyos resultados iban a ser vendidos por
el régimen imperante y sus voceros como la expresión de la voluntad
popular, la que se debía acatar celosamente permitiendo la aprobación de
la mal llamada agenda de implementación al TLC, por cierto que sin ningún
tipo de debate.

La naturaleza antidemocrática y totalitaria de las sociedades que se rigen
por los dictados de los apóstoles del libre mercado terminó por
evidenciarse, de la manera más brutal. Sin embargo, la última palabra no
está dicha y hay todavía una gran voluntad de lucha, tal y como lo
demostró nuestra querida esposa recientemente fallecida, la escritora Luz
María de la Cruz Redón, quien con miles de sacrificios fue a votar contra
el TLC de los filibusteros, aquel domingo 7 de octubre, de hace un año, en
la Escuela Dante Alighieri de Lourdes de Montes de Oca.

Rogelio Cedeño




More information about the A-infos-ca mailing list