(ca) [Buenos Aires] Volante: Unidad de los que luchan

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Mon Jul 2 12:38:04 CEST 2007


Texto del volante repartido en el puente pueyrredón este 26 de Junio:

26 de Junio de 2002, las columnas piqueteras cercan la ciudad de Buenos
Aires bloqueando todas las rutas de acceso. La fortaleza está sitiada. El
gobierno promete represión, y sabemos que cumple. Pero no importa, el
hambre recorre los barrios y toca en todas las puertas. Los compañeros
saben que la mano viene jodida aunque no alcanzan a imaginar cuanto. No
importa, discuten entre todos y deciden salir a pelear, saben que peleando
se les va la vida.

Ese día el gobierno se impuso, mostró su mueca más siniestra y escupió
fuego. Y el fuego tocó a Darío y a Maxi, mientras miles de daríos y maxis
ponían el pecho para bancar la retirada. Armados hasta los dientes, los
milicos hicieron tronar el escarmiento contra el pueblo que clamaba por
justicia. Y cuando el humo de los gases se fue despejando, las mentiras de
miles de voceros oficiales y oficiosos fueron inútiles. Con el pueblo en
la calle rodeando de solidaridad a los desocupados vieron que el costo de
quedarse era muy alto y tuvieron que irse. O hacer como que se iban, y
entonces llamaron a elecciones. Y vino Kirchner y prometió mucho, y dijo
que no pagaría la deuda con el hambre de los argentinos. Y pagó. Y el
hambre sigue.

Por más que hayan vuelto las changas y algunos hasta consiguieron laburo,
sabemos que la cosa no cambió tanto, que aún hay mucho por lo que luchar.
Muchos laburamos 10 horas o más, sin protección alguna, arriesgando todo
el tiempo la vida y la salud. Viajamos dos horas o más todos los días, en
trenes, subtes y colectivos llenos a reventar, cuando no se quedan a mitad
de camino. Cobramos salarios que apenas alcanzan para la comida y un par
de gastos más, viviendo al día y haciendo muchos esfuerzos para llegar a
fin de mes si tenemos familia.

Nos echan cuando quieren y nos hacen trabajar el doble para ahorrarse
tener que tomar más gente. Hablan de aumentos de sueldo que son una burla
porque los precios corren pisándoles los talones. Comprar leche o verduras
pareciera que creen que tiene que ser un lujo. Ni hablar de algún remedio
si tenemos la desgracia de que alguien de la familia se enferme. Están
ganando mucha, pero mucha guita así, y van a hacer todo lo posible para
hacer que las cosas no cambien.

Por eso ya desde hace un par de años en muchos lugares de trabajo los
compañeros empezamos a levantar cabeza. Para muchos es su primer laburo,
pero no su primera lucha. Vienen de los movimientos de desocupados, dónde
aprendieron a discutir y decidir entre todos en la asamblea. Aprendieron
de piquetes y ollas populares. Y aprendieron que la lucha da lo que la ley
nos niega o promete y no cumple. Su experiencia puede ayudar mucho en esta
reconstrucción del movimiento obrero en la Argentina retomando lo mejor
que supo dar en cada momento de su historia.

Aunque no todos podamos estar hoy en el puente acompañando, en CoSiBa nos
pareció importante acercar nuestra propuesta e invitar a seguir peleándola
juntos. ¡Nos vemos en la lucha compañeros y compañeras!

-------------------------

Texto de la presentación de cosiba del boletín distribuido el primero de
mayo:

En los últimos años, trabajadores de distintos gremios venimos dando la
pelea en nuestros lugares de trabajo, pero atomizados y aislados esas
luchas tomaron carácter local, debilitándolas. Las distintas condiciones
de trabajo, producto del avance acelerado de la burguesía, han creado una
clase trabajadora heterogénea que oculta a simple vista lo que nos une
como explotados, dificultando aun más la coordinación de acciones comunes
como fue en su momento la lucha por las ocho horas. Por eso, desde
Co.Si.Ba avanzamos en el camino de ir recuperando la organización en el
lugar de trabajo, ya sea dentro o fuera de las estructuras existentes, con
una orientación clara y que sea para la lucha, que tenga como base el
clasismo, nutrida de distintas experiencias a lo largo de nuestra
historia. Pero no entendemos el clasismo como una propuesta acabada o como
un techo, sino como un factor de unidad dentro del cual desarrollamos una
propuesta propia, que incluye democracia directa, acción directa,
federalismo, solidaridad de clase e internacionalismo. Además proponemos
avanzar en la construcción de espacios de socialización por fuera del
ámbito laboral, como ateneos, bibliotecas, etc, que vayan recuperando a
identidad de clase y una cultura propia, con la perspectiva de ir
acumulando fuerzas para gestar un cambio social que rompa con este sistema
y genere las condiciones para un proceso de autogestión de los
trabajadores.

CLASISMO: la autodeterminación de la clase en su lucha contra el estado,
la patronal y la burocracia manteniendo la autonomía de los partidos
políticos. No pretendemos un clasismo dirigencial, sino un clasismo de
base, que no tenga como fin agrupar a los dirigentes clasistas sino
construir una política para que las bases seamos clasistas. Debemos dar la
pelea por no dirigir ni que otros nos dirijan.

FEDERALISMO: Entendemos el federalismo a la articulación, a la unidad en
la diversidad, en oposición a la idea de centralización como forma de
organizar el movimiento.

ASAMBLEA DE BASE: Es la unidad funcional en la cual cada uno de los
integrantes de la asamblea es un poder, una voz participativa que forma
parte del debate, la toma de decisiones. Debemos promover que en dichas
instancias de decisión participen la mayor cantidad de compañeros
posibles. También esa es nuestra tarea.

ACCIÓN DIRECTA: es la acción llevada adelante por los propios interesados
y decidida en asamblea. Los trabajadores deciden en democracia directa y
ejecutan mediante la acción directa ya sea con una huelga, piquete, olla
popular, etc
 sin delegar la lucha en un representante

SOLIDARIDAD DE CLASE O APOYO MUTUO: la más antigua y eficaz de las armas
con las que cuentan los trabajadores en su lucha, rompiendo con todas las
barreras impuestas por el sistema capitalista que nos divide
constantemente. Permite estrechar lazos efectivos con otros trabajadores
en conflicto, juntando fondos de huelga, apoyo a conflictos, propaganda y
acciones comunes por y para la lucha.

INTERNACIONALISMO: Si bien reconocemos y respetamos la identidad que se da
cada pueblo, no respetamos los límites artificiales y las divisiones que
impone el sistema capitalista. Por lo tanto, la lucha de los trabajadores
es una sola. No vemos posibilidad de pactar con la burguesía local para
luchar contra una burguesía extranjera. Alianzas como estas, fundadas en
la falacia del nacionalism, arrastraron a los trabajadores a derramar su
sangre en un campo de batalla que no les correspondía. Para luego volver a
la fábrica y ver como su verdadero enemigo seguía explotándolo,
condenándolo a la inanición y la miseria. Lucharemos contra el
imperialismo hasta destruir al capitalismo.

Construcción Sindical de Base




More information about the A-infos-ca mailing list