(ca) Los Anarquistas sobre la insurrección ecuatoriana

a-infos-ca at ainfos.ca a-infos-ca at ainfos.ca
Mon May 16 20:52:54 CEST 2005


Aquí una declaración internacionalista sobre lo acontencido el mes pasado
en Ecuador. Los Anarquistas mexicanos instamos al pueblo ecuatoriano a
proseguir la lucha, hasta que caiga el sistema. ¡Se fue Lucio, pero
continúa el capitalismo!

¡Viva la Insurrección popular ecuatoriana! ¡Que se vayan todos! ¡Por una
América Latina Libre del Capitalismo y del Estado!

Las calles ecuatorianas son el escenario donde se desata la furia popular,
que a base de una gran movilización y lucha, organizada al margen total de
la basura partidista, ha echado al presidente Lucio Gutiérrez. Además, las
calles ecuatorianas han sido el nuevo espacio a donde se ha extendido el
ya conocido y revolucionario “Que se vayan todos”, que se reproduce cada
vez con mayor frecuencia en los distintos puntos de América Latina, por
sus masas proletarias, las únicas que pueden destruir el hambreador y
asesino sistema capitalista.

Obreros, campesinos, estudiantes y pequeños comerciantes empobrecidos,
tomaron las calles y mostraron el grado de desesperación y hartazgo a que
han sido conducidos por el podrido sistema económico capitalista. Las
masas ecuatorianas, venían desde semanas atrás manifestando su oposición
al gobierno capitalista de Lucio Gutiérrez, por asuntos políticos muy
sucios en los que el presidente estaba involucrado, como el hecho de
retirar los juicios y brindar perdón judicial al expresidente Abdalá
Bucaram, que también había sido echado por la presión popular, por estar
inmiscuido en asuntos de corrupción por el mal manejo de fondos públicos
en 1997.

El hecho de que se le concediera perdón a ese político burgués, indignó al
pueblo ecuatoriano, que se decidió por la vía de la movilización para
mostrar su descontento, con el objetivo de echar a Lucio Gutiérrez y a
todo el aparato político junto con él. Las movilizaciones se
caracterizaron por ser exclusivamente populares, se excluyó por completo a
los partidos políticos de la oposición, que de manera oportunista
quisieron usurpar el movimiento, de hecho, durante una de las marchas
multitudinarias, un grupo de miembros de partidos políticos y algunos
funcionarios, fueron expulsados de la marcha y se les dijo que no eran
bien recibidos, ni ellos ni nadie que perteneciera al poder político, lo
que nosotros caracterizamos como un acto muy importante y muy positivo,
pues denota que las masas en Ecuador se han dado cuenta que el poder
político del Estado solo se representa a sí mismo y a los intereses
económicos de la clase capitalista.

Se fue Lucio, pero continúa el capitalismo ¡Acabemos con el problema de raíz!

Ante la inmensa presión ejercida por los manifestantes y ante el temor de
que el pueblo se radicalizara aún más, el congreso decidió votar por la
destitución de Lucio Gutiérrez y dejar en su lugar al vice-presidente
Alfredo Palacio. Ésta ha sido la salida que se ha planteado la burguesía
ecuatoriana y el imperialismo yanqui, que tiene como objetivo claro, el
adormecer a las masas empobrecidas de Ecuador, haciéndoles creer que el
problema ha sido solucionado.

Pero Alfredo Palacio no es mas que un político burgués, que tomará las
riendas de la economía capitalista ecuatoriana, que como toda economía
capitalista, genera un enorme abismo entre ricos y pobres, donde la
inmensa mayoría de la población apenas sobrevive y una minoría, compuesta
por los patrones y por los funcionarios del Estado, viven en medio del
lujo y los privilegios. Ecuador es un país con alrededor de 13 millones de
habitantes, de los cuales mas de nueve millones viven en la pobreza, lo
que significa que mas de las 2/3 partes de la población son victimas del
actual sistema económico, que debe de ser echado abajo a nivel mundial, a
través de la Revolución Social, llevada a acabo por la clase obrera y todo
el conjunto del pueblo pobre y oprimido, solidarizado a nivel
internacional.

El nuevo presidente continuara con las políticas a favor del imperialismo
norteamericano, como lo hiciera Lucio Gutiérrez, que trabajó de manera
cercana con la administración del asesino Bush, dejando que operaran
grupos militares estadounidenses en Ecuador, que daban entrenamiento a los
cuerpos armados de aquel país, con el objetivo de reprimir mas eficazmente
a las luchas proletarias, así como favorecer las negociaciones para la
firma del Tratado de Libre Comercio entre ambos países, lo que agudizará
la miseria de la clase trabajadora ecuatoriana.

Los trabajadores ecuatorianos de las ciudades y de los campos, esos
millones de proletarios explotados, deben de organizarse para llevar la
lucha aún mas allá de lo que lo han hecho hasta aquí. El haber derrocado a
Lucio Gutiérrez, ese lacayo de la burguesía nacional y del imperialismo,
que llegó a autoproclamarse como el “principal aliado de George Bush en
América Latina”, ha sido un gran primer paso, pero debe de ser solo eso,
un primer paso, y seguir avanzando hasta derrocar a la dictadura del
capital que se ha mantenido en pie, se tiene que avanzar hacia la
destrucción de la propiedad privada de los medios de producción, por la
socialización de todos los instrumentos de trabajo, en manos directas del
proletariado autoorganizado, por una economía colectivizada para acabar
con la miseria y la explotación.

América Latina y la Efervescencia popular.

Lo que ocurre en Ecuador es el común denominador de toda Latinoamérica, en
la cual la pobreza y marginación están desatando la furia e indignación de
las masas laboriosas, que ya no están dispuestas a seguir viviendo en la
más cruda de las miserias. En los últimos años, las insurrecciones
populares han abarcado diferentes países del continente, donde
lamentablemente, hasta hoy, no se ha logrado derribar al capitalismo y en
donde la burguesía, la clase explotadora y dominante, ha sabido salvar su
sistema de lucro y dominación.

Esto demuestra que los mayores problemas que aquejan a la inmensa mayoría
de la humanidad, únicamente pueden ser resueltos de manera internacional,
por eso nosotros, los Anarquistas Revolucionarios, levantamos la bandera
del internacionalismo proletario, y declaramos que la lucha que lleva
acabo el pueblo trabajador ecuatoriano es la misma que la de cualquier
otro pueblo en el mundo, lejos de buscar una resolución al problema a
nivel nacional, el proletariado debe de unificarse como uno solo a nivel
mundial, dejando de lado las fronteras de los Estados y el discurso
patriótico de la burguesía.

Las luchas en Ecuador, son la lógica extensión de las heroicas luchas que
se desarrollan en Bolivia, donde también hace un año y medio se derrocó al
presidente Sánchez de Lozada y donde ahora también corre peligro el actual
presidente Carlos Mesa. Todas esas insurrecciones, como lo decimos, tienen
en común, no sólo el haber echado presidentes, sino que son provocadas por
el mismo sistema económico que impera en el mundo. En ambas también la
burguesía ha colocado a nuevos presidentes que llegaron con promesas de
cambio social, pero que obviamente solo representaban el rescate de los
intereses de la clase patronal. Es deber de los revolucionarios el
insistir en nuestro mensaje, de que solo la clase trabajadora y el pueblo
en general, por si mismos, deben de luchar por su emancipación, sin
confianza alguna en los partidos, ni en sectores de la patronal que se
hace pasar mentirosamente por amiga del pueblo.

de: acl_cri at yahoo.com.mx
www.comunismolibertario.cjb.net






More information about the A-infos-ca mailing list